March 15, 2021
De parte de Nodo50
149 puntos de vista


Hoy hace un año que comenzó el primer estado de alarma por la pandemia de COVID-19, que ha desembocado en una crisis económica. Pero todos los laboreros recordaréis o deberíais saber que entgre los años 2008 y 2014 hubo otra crisis económica muy importante, que se agravó especialmente en 2010 con los llamados “rescates” de Grecia, Irlanda y Portugal.

Sin embargo, las medidas laborales que tomaron los gobiernos españoles en una y otra crisis han sido totalmente diferentes. Como la memoria es mala, hoy en Laboro vamos a recordar y comparar estas medidas concretas. Como en otras ocasiones anteriores, no con opiniones o argumentos de cuñado en la barra del bar, sino con el BOE en la mano, que cualquiera que sepa puede consultar para comprobarlo.

Medidas laborales del gobierno del PSOE entre 2010 y 2012.

  • Facilitaron el despido objetivo que en aquella época costaba menos de la mitad que el despido improcedente (20d/año frente a 45d/año). Recordemos que en el ET pusieron textualmente que el despido objetivo se consideraba procedente cuando “se deduce mínimamente la razonabilidad del despido”.
  • No solo se facilitó el despido objetivo sino que se redujo su preaviso de 30d a solo 15d.
  • Se introdujo que si la empresa no paga la indemnización de despido objetivo o si no indica con claridad sus causas, se transforma en improcedente. Antes se transformaba en nulo con readmisión obligatoria.
  • Se inventaron un nuevo “contrato de fomento de la contratación indefinida” con indemnización de despido improcedente rebajada a 33d/año y sin pagar salarios de tramitación.
  • El FOGASA pagaba 8d/año de la indemnización de despido objetivo de los trabajadores con más de un año de antigüedad, sin necesidad de que la empresa fuera insolvente ni estuviera en concurso de acreedores. Es decir que de 20 la empresa solo pagaba 12, por lo que echar a los indefinidos le costaba lo mismo que echar a los temporales.
  • Se aprobó la distribución irregular de jornada, que digamos que permite que en casi cualquier empresa te puedan cambiar las horas de trabajo de una fecha a otra como le convenga a la empresa.
  • Se inventaron los ahora archiconocidos ERTE. Pero los ERTE normales, no los actuales extraordinarios de COVID-19. Recordemos que en los ERTE normales, que pronto volverán, sencillamente te mandan para casa o te bajan la jornada sin indemnización y tú cobras el paro como si te hubieran despedido, con lo que vas gastando el paro que cobrarías si luego te despidieran de verdad.
  • Por primera vez dieron preferencia a los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales, salvo que se prohibiera en el convenio sectorial estatal o autonómico.
  • Por primera vez limitaron la ultraactividad de los convenios que no tuvieran cláusula de prórroga automática. Pasados 14 meses como mucho tras su fecha de finalización, el convenio dejaba de prorrogarse, los trabajadores volvían a los derechos mínimos del ET y el convenio quedaba en manos de un árbitro.
  • Suspendieron por un tiempo la conversión automática en contrato indefinido por encadenamiento de contratos temporales.
  • Se inventaron un nuevo contrato de formación para menores de 30 años con duración de hasta 2 años, sin indemnización a su fin y con cotizaciones gratuitas para empresas de menos de 250 trabajadores, que son casi todas.
  • Se inventaron una especie de contrato de aprendiz para practicar las titulaciones, que no era relación laboral, cobrando una “beca de apoyo” de 426€, sin paro, sin cotización a la SS, sin vacaciones…
  • Pactaron con UGT y CC.OO. la rebaja de las nuevas pensiones de jubilación de un 15%.

Medidas laborales del gobierno del PP entre 2012 y 2014.

  • Se inventaron el contrato indefinido de apoyo a los emprendedores, con despido gratuito y sin causa durante el primer año, desgravaciones fiscales y bonificaciones de cotizaciones para la empresa.
  • Facilitaron el despido por absentismo, es decir por acumular faltas aunque estuvieran justificadas.
  • Se facilitó que las empresas unilateralmente cambiaran de funciones a los trabajadores, incluso cambiándoles de grupo profesional.
  • Se permitió por primera vez la rebaja unilateral del salario que esté por encima de convenio.
  • Por primera vez se rebajó la indemnización de despido improcedente. Antes era de 45d/año con tope de 42 mensualidades y ahora es de 33d/año con tope de 24 mensualidades.
  • Quitaron los salarios de tramitación de los despidos improcedentes indemnizados, por lo que los rebajaron doblemente.
  • Se facilitó aún más el despido objetivo.
  • Se eliminó el requisito de que la autoridad laboral aprobara los despidos colectivos por ERE.
  • Se dio prioridad absoluta al convenio de empresa sobre el sectorial.
  • Se hizo que los convenios sin cláusula de prórroga mueran automáticamente al año de no ser renovados.
  • Bajaron la prestación por desempleo (el paro). Antes era el 70% los primeros 180 días y el 60% el resto. Ahora es el 70% los primeros 180 días y el 50% el resto.
  • Bajaron la prestación del FOGASA, es decir lo que cobras cuando tu empresa es insolvente o está en concurso de acreedores. Antes tenía el tope del triple del salario mínimo y ahora el tope es el doble. Antes se pagaban hasta 150 días de deuda y ahora solo hasta 120.
  • Eliminaron la subida con el IPC de las pensiones de jubilación.

Medidas laborales del gobierno del PSOE+UP en 2019 y 2020.

  • Un año antes del inicio de la pandemia de COVID-19 subieron el salario mínimo de 735€ a 900€ y apenas un par de meses antes de la pandemia lo volvieron a subir a 950€.
  • Dificultaron el despido objetivo a causa del COVID, hasta el punto que lo hicieron directamente improcedente. Algunos tribunales incluso lo consideran nulo.
  • Prorrogaron la duración de los contratos temporales suspendidos.
  • Aprobaron unos ERTE especiales por COVID en lo que todos los trabajadores afectados tienen derecho a cobrar el paro aunque no tengan cotizado el tiempo suficiente. Sin gastarlo y siempre al 70%, sin bajar al 50%. Con bonificaciones de cotizaciones para las empresas. Posteriormente rebajaron las bonificaciones para las empresas pero mantuvieron las ventajas del paro para los trabajadores, salvo que el paro se considerará gastado desde noviembre de 2020 si el despido se produjera después del 2021.
  • Prorrogaron los plazos para demandar ante los juzgados de lo social y para pedir prestaciones al SEPE.
  • Aprobaron una reducción voluntaria de jornada de hasta el 100%.
  • Obligaron a un permiso retribuido recuperable en empleos presenciales no esenciales en los peores días de la pandemia.
  • Aprobaron la primera regulación específica sobre el teletrabajo, que deja claro que la empresa tiene que poner todos los medios y pagar todos los gastos.
  • Aprobaron el ingreso mínimo vital.

Por tanto, es obvio que los gobiernos del PP de Rajoy y del PSOE de Zapatero no se aprovecharon de la crisis de 2008 para bajarles los salarios y los derechos a los trabajadores sino que lucharon contra esa crisis quitando normas tontas que en realidad les perjudicaban porque impedían que los empresarios españoles salvaran España con el ejemplo de Juan Carlos Palito. En cambio, el gobierno actual no está luchando contra la crisis de la pandemia sino que se está aprovechando de ella aprobando medidas para comprar votos de trabajadores; así cualquiera. Que hay quien dice que es al revés, pero son gente desinformada que no consulta los programas… ni el de Ana Rosa ni el de Susanna.




Fuente: Laboro-spain.blogspot.com