January 6, 2022
De parte de A Las Barricadas
202 puntos de vista


Una compa帽era que quiero much铆simo, llevaba varios a帽os por la calle de la amargura. Melanc贸lica, deprimida. Ella dec铆a que porque el mundo era cruel (en resumen). Sicol贸gico (pensaba). Amante ella de las terapias alternativas, y rechazando de plano la medicina convencional por ser portadora de muerte al servicio del poder, se trataba con pamplinas: homeopat铆a, flores de Bach, oligoelementos, constelaciones familiares, osteopat铆a, dietas vegetarianas鈥 Y no levantaba cabeza. Mucho peor: empeoraba lentamente. Ap谩tica, todo le daba igual, perdi贸 sus amigos y amigas. As铆 a帽os, yendo de uno a otro, de otro a uno, y gastando una pasta en potingues y en el home贸pata de confianza. Y todo su entorno, angustiado.

Finalmente, tras mucho rogarle, la llev茅 al m茅dico del seguro hace unos meses, del m茅dico al endocrino, pruebas, anal铆ticas, y diagn贸stico: hipotiroidismo. Pastilla de tiroxina de por vida. Y se ha recuperado que pega unos saltos que no veas: va al gimnasio, hace yoga, recoge gatos perdidos, lee poes铆a, se toma la cervecita, al sol del invierno鈥 Qu茅 maravilla. A los setenta a帽os (lo menos), ha resucitado.

Bueno, pues ya me estaba diciendo que tomando no s茅 cu谩l suplemento de yodo que le hab铆a aconsejado un pendejo, pod铆a dejar la tiroxina. No s茅 qu茅 cara le he puesto, que me ha dicho denseguida que se va a tomar todo lo que le manden.

La moza discut铆a de vez en cuando conmigo, en el sentido de que quiere 鈥揷omo anarquista鈥, lograr la soberan铆a personal en materia de sanidad, autocurarse y prescindir del m茅dico鈥 Y a esto es a lo que voy.

El anarquismo, aparte de intentar lograr la mayor autonom铆a individual, reconoce al grupo como interdependiente. Todos dependemos los unos de los otros. Me atrever铆a a decir que en materia de sanidad, si alguien tiene a su hijito de dos a帽itos, lleno de ampollas, con fiebre de cuarenta, convulsionando, y sin saber qu茅 hacer, ir谩 disparado al hospital infantil m谩s cercano a pedir a los m茅dicos que salven al beb茅. Es m谩s, dir铆a que la soberan铆a sanitaria no sirve de nada a un muerto. A帽adir铆a adem谩s, que la sanidad no es solo la farmacia y el m茅dico, si no el agua potable, el alcantarillado, el alumbrado p煤blico, la recogida de residuos, la alimentaci贸n diaria, la ropa limpia, los detergentes, el dentista, y el insecticida si aparecen bichos indeseables en el escroto. 

Estos d铆as habl谩bamos tambi茅n de las vacunas, que est谩n tan de moda. Ella est谩 radicalmente en contra de la vacunaci贸n obligatoria. Yo, en general, no me pronuncio porque dicen que el 90% de la poblaci贸n est谩 vacunada, as铆 que鈥, 驴para qu茅 hacerla obligatoria, cuando aqu铆 casi todo Cristo conf铆a ampliamente en ese potingue? Por eso, simplemente a t铆tulo informativo, menciono que la 煤ltima campa帽a de vacunaci贸n obligatoria que hubo en Europa, se produjo en 1972 en la Yugoslavia Socialista (1). Las autoridades ante un brote de viruela pidieron ayuda a la OMS, implantaron la Ley Marcial, y llevaron a cabo una agresiva campa帽a de re-vacunaci贸n en toda la poblaci贸n. Y eso lo hicieron con vacunas que ten铆an montones de efectos secundarios. El resultado fue que en Europa se acab贸 la viruela, y cuatro o cinco a帽os despu茅s, se erradic贸 del resto del mundo (2). Y esa victoria se logr贸 gracias a la colaboraci贸n de las naciones y su compromiso en llevar la vacuna a todas partes.

No me canso de repetirlo: las terapias alternativas, solo curan a pacientes sanos. El que est谩 malito de verdad, mejor que se deje de buscar milagritos. Y sabed que en la anarqu铆a habr谩 soberan铆a sanitaria, interdependencia colectiva y, por supuesto, mientras llega la panacea, habr谩 campa帽as de vacunaci贸n, masivas, solidarias y mundiales. 

鈥斺斺斺斺斺斺斺斺斺斺斺斺斺斺斺-

(1) En el brote ocurrido en Yugoslavia en febrero de 1972 por un peregrino que regres贸 a su hogar desde la Meca con fiebre, tardaron cuatro semanas en saber que se estaban enfrentando a la viruela, y eso que todav铆a no se hab铆a logrado su erradicaci贸n mundial鈥 Dos semanas despu茅s de regresar el peregrino enfermo, once de sus amigos y miembros de la familia desarrollaron fiebre y exantema. Uno de ellos, un maestro de treinta a帽os, se encontraba en estado grave con petequias en la piel y mucosas, fue tratado en la cl铆nica local, trasladado a un hospital urbano, y trasladado de nuevo a la sala de un hospital de la capital. En el momento en que falleci贸 sin un diagn贸stico, el maestro hab铆a infectado a 38 individuos, incluyendo dos m茅dicos, dos enfermeras y dos trabajadores del hospital. En las cuatro semanas desde que por primera vez el peregrino experiment贸 fiebre, tiempo que como dijimos tardaron los m茅dicos y autoridades sanitarias en saber que se estaban enfrentando a la viruela, 150 individuos se infectaron en todo el pa铆s. Una campa帽a masiva de salud p煤blica limit贸 los estragos. Fueron vacunados 20 millones de individuos, 10.000 contactos conocidos fueron puestos en cuarentena durante, al menos, dos semanas, y las naciones vecinas cerraron sus fronteras. No obstante, contrajeron la viruela 175 individuos y en el brote de nueve semanas fallecieron 35. Estos acontecimientos tuvieron lugar en una poblaci贸n vacunada adecuadamente.

https://core.ac.uk/download/pdf/230316309.pdf

(2) El compromiso de Ia OMS en la erradicaci贸n de Ia viruela obedeci贸 a la insistencia de Ia Union Sovi茅tica, y el Gobierno ruso ha reclamado justificadamente el m茅rito de esa iniciativa. En 1958, el acad茅mico Viktor Zhdanov, propuso鈥 La erradicaci贸n de la enfermedad.

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/56752/WHF_1998_19_n2_p115-121_spa.pdf
 




Fuente: Alasbarricadas.org