July 9, 2021
De parte de El Miliciano
247 puntos de vista


Se asegura que el und茅cimo presidente de la Generalidad es el n煤mero 132 de una larga lista, que incluye a cl茅rigos, abades y obispos de un organismo de recaudaci贸n de impuestos medieval que nada tiene que ver con una Presidencia de la Generalidad, pero que le sirvi贸 de inspiraci贸n a Josep Maria Sol茅 Sabat茅 para presentarle a su amo y se帽or, Jordi Pujol Soley, lo que este le exig铆a: un pedigr铆 que le permitiese afirmar que exist铆an m谩s presidentes de la Generalidad que monarcas ingleses.
En 2003, Josep Maria Sol茅 Sabat茅, al servicio del todopoderoso mafioso Jordi Pujol, public贸 la obra colectiva Historia de la Generalitat de Catalunya i dels seus presidents, dentro de la Enciclop猫dia Catalana. 鈥 En esta obra, Sol茅 Sabat茅 inclu铆a una 芦lista de los presidentes de la Generalitat禄, confeccionada mediante el siguiente procedimiento: durante el periodo 1359 a 1914 (anterior a la creaci贸n de la Generalidad de Catalu帽a), Sol茅 Sabat茅 decidi贸 considerar 芦presidente de la Generalidad禄 al que determin贸 por razones protocolarias como diputado eclesi谩stico m谩s destacado de la Diputaci贸 del General de Catalunya, aunque ninguno de tales diputados ostentara jam谩s el cargo de 芦presidente禄 y pese a que la Diputaci贸 del General de Catalunya era un 贸rgano recaudatorio de las Cortes Catalanas, que nada ten铆a que ver con un gobierno, ni nada parecido. Por descontado, mezquindad mediante, caen de esa lista de cl茅rigos, abades y obispos aquellos botiflers que optaron por Felipe V. Ese organismo fue disuelto por el Decreto de Nueva Planta en 1716, aunque brevemente restituido durante dos a帽os en 1874-1875. La lista de JM Sol茅 Sabat茅, a partir de 1931, incluye tanto a los presidentes de la Generalidad reconocidos por el Estado espa帽ol, como a aquellos que se proclamaron 芦presidentes en el exilio禄, pero excluye a aquellos nombrados por el Gobierno espa帽ol durante el presidio de Llu铆s Companys en 1934-1936. 鈥
Quiz谩s ser铆a mejor no presumir tanto del n煤mero de presidentes como de su prestigio y calidad. Un prestigio que anda un tanto maltrecho y deteriorado, por no decir que en ca铆da libre, despu茅s de Josep Tarradellas, con la notable excepci贸n de Pascual Maragall.
Veamos sucintamente esos 11 presidentes:
Mac铆谩, primer presidente de la Generalidad, coronel del ej茅rcito espa帽ol, fallecido en la Navidad de 1933.
Companys, fusilado por los franquistas en octubre de 1940.
Irla, un presidente exiliado, no reconocido por el gobierno espa帽ol, que no sabemos si debiera figurar, o no, en la lista de presidentes reales de la Generalidad.
Josep Tarradellas, restaurador de la Generalidad y su cuarto presidente. Enlaz贸 la legitimidad republicana con su reconocimiento por el Estado espa帽ol. De ah铆, la inclusi贸n de Irla, que de otro modo no ser铆a admisible,
El quinto presidente fue Jord铆 Pujol Soley, acusado en estos momentos de esquilmar Catalu帽a durante 23 a帽os, mediante la construcci贸n de una mafia familiar y clientelar. Ha desacreditado, ultrajado y deshonrado el cargo de presidente de la Generalidad, quiz谩s de forma permanente e irremediable. Repugnante e inmoral. Indigno del cargo y de la instituci贸n: confundi贸 patria y patrimonio.
El sexto fue Pascual Maragall, el de las Olimpiadas de Barcelona y responsable de la mayor remodelaci贸n y modernizaci贸n de Catalu帽a. Situ贸 a Barcelona en el mapa internacional.
El s茅ptimo fue el cordob茅s y socialista Montilla, muy criticado en los medios nacionalistas por鈥 su acento.
El octavo, Artur Mas, desmantel贸 entusiasta y conscientemente la sanidad y la educaci贸n catalanas. Una manifestaci贸n de indignados rode贸 el Parlament para evitar la aprobaci贸n de unos presupuestos antisociales que destru铆an una sanidad y una educaci贸n p煤blicas de calidad. Se le ha castigado con una pensi贸n de m谩s de siete mil euros mensuales, a cobrar desde abril de 2021. Esa pensi贸n, sumada al pago de secretarias, c茅ntrico despacho, ch贸fer y aparato de seguridad le costar谩 al presupuesto de la Generalidad medio mill贸n de euros anuales.
El noveno y el d茅cimo no ganaron nunca unas elecciones, sino que fueron nombrados a dedo. Mas nombr贸 como su vicario y sucesor a Puigdemont de Waterloo, el de los siete segundos de independencia. El divino Puigdemont, a su vez, busc贸 al m谩s sumiso, fiel y maleable, nominando a Torra como su vicario en la Tierra. Torra, el in煤til con vocaci贸n fracasada de m谩rtir de la patria, incapaz de coordinar un gobierno porque no era tolerado por sus propios consellers, el insufrible solipsista que, en plena pandemia, subcontrat贸 la gesti贸n de las residencias de mayores a un amiguete del Tsunami. La Degeneralidad alcanz贸 cotas impensables de degradaci贸n, vodevil y dejaci贸n de funciones.
As铆, pues, Aragon茅s es el und茅cimo presidente de la Generalidad (d茅cimo si no contamos a Irla). Eso del 132 presidente de la Generalidad es una falacia de Sol茅 Sabat茅, encargada y pagada por el presidente Jordi Pujol, pecado venial de vanidad del mafioso con tratamiento de Honorable. Mejor una m铆nima calidad, honorabilidad y dignidad de quienes ostentan el cargo en la presidencia de la Generalidad, que un n煤mero tan astron贸mico como falso de presidentes.
Pujol, Mas, Puigdemont y Torra han conseguido hundir el prestigio de la instituci贸n de la Presidencia de la Generalidad a unos niveles tan despreciables y fr谩giles como indignos e insoportables, que probablemente Josep Tarradellas no hubiera imaginado jam谩s, ni en sus peores pesadillas.
La Degeneralidad de Pujol, Mas, Puigdemont y Torra no es sostenible, ni puede profundizar a煤n m谩s el desastre socioecon贸mico y pol铆tico que ha provocado en el pa铆s, por la sencilla raz贸n de que nos quedamos sin futuro y sin pa铆s. La decadencia catalana en todos los 贸rdenes y actividades, desde el terreno econ贸mico al social y pol铆tico, es una pendiente resbaladiza imparable. Catalu帽a se fue a la mierda con la mafia de los Pujol, y all铆 seguir谩 revolc谩ndose mientras su destino se decida en Sanedrines, Tsunamis o Consells de la Rep煤blica y las m谩s diversas organizaciones mafiosas y elitistas, salvadoras de la patria y vendedoras de humo.
Si Aragon茅s ha de someterse a un fantasmag贸rico Consell de la Rep煤blica, de gente cooptada entre s铆, no sometido a ning煤n proceso electoral o democr谩tico, enfrentando la mitad de los catalanes a la otra mitad por cuestiones ideol贸gicas y eternas disputas sobre el sexo de los 谩ngeles, el da帽o puede ser letal y definitivo, sin retorno.
隆Es la econom铆a, covidiotas!
Menos presidentes, pero mejores; aunque mejor ninguno: 隆Visca Catalunya sense govern ni presidents! 隆Visca Catalunya lliure d麓in煤tils, mafiosos i m脿rtirs!
Agust铆n Guillam贸n
Barcelona, junio de 2021



Fuente: Elmilicianocnt-aitchiclana.blogspot.com