November 13, 2020
De parte de Indymedia Argentina
113 puntos de vista


En las 煤ltimas horas comenz贸 a circular la noticia de la creaci贸n de una 鈥淢esa de Enlace鈥, pero ya no de las entidades del campo, sino de miembros 鈥搇a mayor铆a retirados- de las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad, en particular, en este caso, de la polic铆a bonaerense.

El anuncio, realizado por los propios protagonistas con un documento de 鈥渓anzamiento鈥 viene a traer a la primera plana de la escena pol铆tica nacional a las fuerzas armadas, luego de varios a帽os de trabajo en las sombras.

Luego del genocidio, d茅cadas de lucha por memoria, verdad y justicia, con el apoyo masivo de importantes sectores de la poblaci贸n, parec铆an haber vedado cualquier intento de intromisi贸n de las fuerzas armadas en asuntos de pol铆tica interna, por lo que esta iniciativa vuelve a encender todas las alarmas, m谩s a煤n cuando este 鈥渞esurgir鈥 militar en los espacios pol铆ticos no es algo nuevo en Am茅rica Latina.

Con la imposici贸n de Jair Bolsonaro en 2018 como figura trascendental de Brasil 鈥搎ue le vali贸 ser presidente luego de la persecuci贸n judicial a Lula-  y el golpe de estado llevado adelante en Bolivia contra Evo Morales, en ambos casos con el impulso de las fuerzas, los uniformados han vuelto a tener un papel relevante en la pol铆tica regional.

Despu茅s de la pat茅tica gesti贸n del gobierno de Mauricio Macri, con el protagonismo de Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad de la Naci贸n 鈥搚 su cuota caricaturesca en ropa de fajina como si persiguiera narcos-, y la participaci贸n marginal de G贸mez Centuri贸n en las 煤ltimas elecciones, los sectores m谩s reaccionarios de la derecha local 鈥搒iempre es solicitada en momentos de crisis del capitalismo- se ven en la necesidad de consolidar liderazgos, algo que el ej茅rcito les brindaba anta帽o y en la actualidad no pod铆an realizar.

Si el gobierno kirchnerista comenz贸 con una incipiente confrontaci贸n con las c煤pulas castrenses 鈥揳unque termin贸 imponiendo a Milani al frente del ej茅rcito-, el macrismo intent贸 lavar la cara de las FF.AA. Super贸 la teor铆a de los dos demonios, con  homenajes a militares represores, su aparici贸n en desfiles, el intento de la Corte del beneficio del 2脳1 a genocidas y recibi贸 con brazos abiertos grupos de negacionistas, en una clara pol铆tica de reivindicaci贸n y reconciliaci贸n con los sectores militares.

La gesti贸n de Alberto Fern谩ndez tambi茅n intent贸 un acercamiento con las FF.AA., cuando en febrero de este a帽o llam贸 a 鈥渄ar vuelta a la p谩gina鈥 en referencia al genocidio por ellos perpetrado, y luego al ponerlos al frente de las tareas asistenciales durante la pandemia; jerarquiz贸 a las fuerzas y les dio reconocimiento social en la presentaci贸n del Fondo Nacional de la Defensa (FonDef), y jug贸 al distra铆do cuando desde la cuenta oficial del Ej茅rcito Argentino se reivindic贸 el Operativo Independencia, puntapi茅 inicial para las pol铆ticas que llevar铆a adelante luego la 煤ltima dictadura c铆vico-militar-eclesi谩stica.

Ante este escenario, quienes han quedado relegados del armado del nuevo esquema de las fuerzas, buscan instalarse desde esa incipiente legitimidad que se ha intentado y se intenta seguir logrando, utilizando reclamos de los militares en servicio para obtener un peso mayor en las decisiones del sector y condicionar a un gobierno que ha demostrado ser endeble ante reclamos de este estilo. M谩s grave a煤n, a la iniciativa castrense se suma ni m谩s ni menos que el jefe de la polic铆a de la provincia de Buenos Aires durante la gesti贸n de Mar铆a Eugenia Vidal, el comisario general Pablo Bressi. Su presencia en la c煤pula de esta 鈥淢esa de Encuentro Libertador General San Mart铆n鈥 preanuncia la adhesi贸n, m谩s temprano que tarde, de otras fuerzas de seguridad federales o provinciales y demuestra que el plomo es m谩s denso que el agua.

En un contexto de crisis, con un escenario de ajuste, las cajas mutuales y previsionales de las fuerzas son un bot铆n jugoso al momento de echar mano a recursos necesarios para pagar la deuda impagable que nos ha dejado el macrismo y sus amigos, y de la que el gobierno de los Fern谩ndez resulta garante de pago.

Con esta excusa, ex oficiales y suboficiales de lo m谩s rancio que ha pasado por las fuerzas armadas y las de seguridad, salen a instalarse como nuevas figuras de la pol铆tica, con un pliego de reivindicaciones que causan preocupaci贸n a quienes conocemos su accionar:

  • Participar en el debate p煤blico y pol铆tico sobre la defensa y la seguridad nacional entendidas como elementos estrat茅gicos para el desarrollo nacional.
  • Amalgamar a la 鈥渇amilia de los uniformados鈥.
  • Determinar intereses comunes y particulares de los uniformados.

El primer punto apunta a un cogobierno de facto de las fuerzas con las instituciones constitucionales. El segundo busca lograr la cohesi贸n de un sector que no ha encontrado unidad de acci贸n desde las incursiones carapintadas de finales de los 鈥80 y principios de los 鈥90 por una parte, y con las asonadas y amotinamientos de polic铆as y otras fuerzas de seguridad desde entonces a hoy.

Y el tercero abre un espectro tan amplio como el de los reclamos policiales 鈥揹e ahora y de antes-, que abarca desde mejoras de sus ya abultados ingresos hasta reclamos de impunidad por los cr铆menes genocidas de la 煤ltima dictadura y por los cr铆menes represivos en democracia.

El presidente Fern谩ndez ha salido a hablar de 鈥渋ntento de operaci贸n pol铆tica de desestabilizaci贸n鈥, en consonancia con el Ministro de Defensa Rossi, que manifest贸 que el Ministerio se encontrar铆a estudiando y analizando las potenciales responsabilidades y sanciones de los que est谩n participando. Algo similar a lo que se dijo ante el 煤ltimo reclamo extorsivo de la bonaerense, que lejos de encontrar sanciones, fue premiado con un festival de aumentos, suplementos y beneficios a contrapelo de la situaci贸n de las y los trabajadores, con paritarias de miseria.

Ante la extorsi贸n de estos sectores oscuros, no sirven respuestas tibias y pronunciamientos de principios, sino que se necesitan decisiones firmes y sanciones a quienes intentan hacer pol铆tica desde la acci贸n de las armas y la represi贸n.

Nuestrxs 30 mil compa帽erxs desaparecidxs son raz贸n m谩s que suficiente para desarmar cualquier nueva incursi贸n en la pol铆tica de las FFAA, como lo son m谩s de 7.500 personas asesinadas en democracia respecto de las FFSS

Porque conocemos la Verdad, porque no nos falla la Memoria y porque siempre en nuestra boca va a estar el pedido de Justicia, es que desde CORREPI denunciamos y repudiamos la creaci贸n de la Mesa de Enlace militar y policial. Y aunque se quiera borrar el pasado, como bien dec铆a Galeano, 鈥no se necesita ser Sigmund Freud para saber que no hay alfombra que pueda ocultar la basura de la memoria鈥.


Fuente: http://www.correpi.org/2020/mesa-de-enlace-militar-y-policial-del-olor-a-bosta-al-olor-a-polvora/




Fuente: Argentina.indymedia.org