March 26, 2021
De parte de ANRed
396 puntos de vista


Foto: Alma Rios

La imágen impacta y refleja el dolor de un grupo de niñas cargando el ataúd de su compañera de secundaria asesinada. Wendy Yoselín tenía 16 años, había salido a pasear con su novio y jamás regresó. El femicidio ocurrió en la ciudad de Xonacatlán, en el valle de México. La menor fue encontrada sin vida en un canal de desague. Una multitud acompañó al cortejo fúnebre y entre ellas se escuchó la voz de una niña de 9 años que exigía «justicia y seguridad». Por ANRed


El lunes fue hallada sin vida Wendy Yoselín, de 16 años luego que su familia denunciara su desaparición. La joven había salido a pasear con su novio y no regresó. Su cuerpo fue encontrado en un canal de desagues en la ciudad de  Xonacatlán, en el valle de México.

Ayer se realizó el funeral, y la imágen de sus compañeras cargando el féretro impacta y nos recuerda el drama mundial que implica la violencia machista, que parece no encontrar solución. Las jovenes acompañaron el cortejo fúnebre y bajo una música de rap gritaron sus consiganas. Exigieron justicia por Wendy y seguridad, porque «cuando matan a una, nos matan a todas».

Una niña de 9 años, gritaba “Ni perdón ni olvido, que encuentren al asesino”. Las mas jovenes estan en peligro y un femicidio que coharta la vida de una mujer, tiene un impacto social que nos deja a la interperie a todas. La asesinada puede ser tu hija, tu sobrina, tu prima, tu mamá, vos.

Según datos prporcionados por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) en lo que va de marzo han registrado 24 muertes violentas de mujeres. Si bien no todos los casos se encuadran como femicidios, en México por protocolo todo asesinato de mujer es investigado desde esa perspectiva, pero en esa estadística podrían haber homicidios dolosos. Según la información, la mayoría estan relacionados con narcomenudeo.

«La violencia que se realiza en las mujeres, de la que evidentemente somos las víctimas, es una violencia que a través de nosotras se dirige a toda la sociedad. Porque el cuerpo de la mujer es un vehículo para un mensaje que se dirige a toda la sociedad; un mensaje de omnipotencia, de impunidad, de la capacidad de ser violentos de manera arbitraria, sin razón, sin una lógica utilitaria» explica la antropóloga argentina Rita Segato, especialista en violencia hacia las mujeres.

Agrega «aquí en México se habla de que todas las mujeres desaparecidas, secuestradas en el Metro, son llevadas a la trata; y aunque es fácil entenderlo así, yo lo dudo. Si yo quiero llevar a una mujer a la trata no la secuestro en el Metro. El secuestro en el Metro es un secuestro espectacular, que llama la atención de la sociedad; pero es más que nada un espectáculo de impunidad, de dominio, de arbitrio. Si yo quiero hacer algo así por una razón instrumental, utilitaria, como ganar dinero con ese cuerpo, la secuestro en otro lugar».

Por lo tanto, la violencia en el cuerpo de las mujeres en un síntoma social de lo que nos esta atravesando y deja en evidencia la ineficacia de los Estados para protegernos, y brindar soluciones para culminar con los femicidios.





Fuente: Anred.org