December 9, 2022
De parte de Indymedia Argentina
87 puntos de vista

M茅xico Zapatista
Relaciones sociales anticapitalistas
UNA OTRA MIRADA A LAS COMUNIDADES ZAPATISTAS
Ana Lilia F茅lix Pichardo
25.06.2020
Enlace al trabajo completo (PDF) 136 p谩ginas :
Resultado de muchos di谩logos y consensos es que nace la idea de La Escuelita Zapatista, de abrir el coraz贸n colectivo hacia las miradas distantes, pero nunca ajenas, de quienes luchan e imaginan otros mundos posibles.
La experiencia como estudiantes de La Escuelita signific贸 para las personas entrevistadas unmomento decisivo en t茅rminos personales y de militancia pol铆tica. Si bien, algunas de ellas ya ten铆an una trayectoria organizativa definida, esta iniciativa reafirm贸 posturas y tambi茅n implic贸 amplias reflexiones sobre las pr谩cticas pol铆ticas de car谩cter anticapitalista. La asimilaci贸n de muchos de los aprendizajes es posterior al regreso inmediato de lascomunidades, para muchas incluso tuvieron que pasar algunos a帽os para comprender o entender de otras maneras lo vivido en territorio zapatista. Los colectivos y organizaciones llevaron a cabo reflexiones internas y actividades de compartici贸n sobre la iniciativa en susciudades de origen. 
Para las y los alumnos de La Escuelita integrados a colectividades fue un per铆odo din谩mico en que, a su manera, en cada lugar se trataron de materializar nuevas relaciones sociales. La intenci贸n de construir formas no capitalistas de vida, dentro del ritmo de las grandes ciudades o en espacios urbanos coloc贸 a estudiantes de La Escuelita y dem谩s adherentes a La Sexta en una constante reflexi贸n y pr谩ctica sobre c贸mo lograr esa sobrevivencia y lucha frente al Capitalismo y sus despojos. 
En M茅xico, sobre todo en la Ciudad de M茅xico, los colectivos adherentes a La Sexta impulsaron diversos proyectos autogestivos como un intento de lograr trabajar en colectivoy crear alternativas de vida. La Escuelita represent贸 un impulso para esos colectivos yorganizaciones, que crearon y construyeron espacios cooperativos, autogestivos eindependientes. Algunos proyectos contin煤an vigentes, otros m谩s se diversificaron y enalgunos casos, en que ciertas cooperativas llegaron a su fin, las personas integrantescontinuaron en otros proyectos ya existentes o en la creaci贸n de otros. Cafeter铆as, panader铆as, librer铆as, comedores, espacios culturales, talleres de herrer铆a, de serigraf铆a, entre otros, fueronechados a andar como proyectos productivos que pudieran generar una sobrevivenciaecon贸mica y emocional colectiva. Pese a las dificultades, proyectos nacidos posterior a La Escuelita se mantienen y otros m谩s se han creado como un ensayo de las posibilidad y necesidad de construir espacios libres de explotaci贸n en escenarios completamente adversoscomo las ciudades, nacidas para el individualismo y el despojo.
Las vivencias en las comunidades, dentro de las din谩micas cotidianas e 铆ntimas de lasfamilias y de los pueblos descolocaron en muchos sentidos las preconcepciones de lo quesignifica una vida de lucha contra el Capitalismo. La asimilaci贸n de lo experimentado enterritorio zapatista radic贸 precisamente en el contraste personal y colectivo con las pr谩cticasde la vida cotidiana, en la desautomatizaci贸n de todos los procesos que permiten la vida y lacomprensi贸n de c贸mo la producci贸n y reproducci贸n llegan a ser procesos ajenos a la voluntadde cada quien. Es decir, que la lucha contra el capitalismo sigue siendo una tarea pendientede creatividad y, sobre todo, de ensayos colectivos e individuales para desfetichizar la vida y encontrar estrategias permanentes de emancipaci贸n. En algunos casos, la vuelta de La Escuelita, tambi茅n signific贸 un proceso de reflujo, dados los escenarios de militarizaci贸n y violencia en que los colectivos de Brasil viven, por ejemplo. 
El zapatismo como referente pol铆tico no representa un modelo ideal del que todas las colectividades puedan asirse e intentar llevar a otras realidades, eso fue uno de los aprendizajes claves de La Escuelita, sin embargo, la 茅tica zapatista tambi茅n fue una herencia para los estudiantes. 
En la lucha por la vida y contra el capitalismo, a veces la violencia va a replegar colectivos e intentar谩n los estados fulminar la rebeld铆a, pero es ah铆 cuando una militancia por vivir y no seguir muriendo puede hacer prevalecer la resistencia colectiva. Lo que pudieron atestiguar las estudiantes en las comunidades fue una serie de pr谩cticas sociales que podr铆amos denominar anticapitalistas. Las relaciones de producci贸n sefundamentan sobre la base material del trabajo agr铆cola y otros trabajos cooperativos que sedesarrollan de manera colectiva. 
La resistencia econ贸mica no est谩 escindida de las dem谩s resistencias mencionadas por las Bases de Apoyo en los textos de La Escuelita; es m谩s bien un conjunto integral de nuevas relaciones sociales que justamente no a铆slan la esfera pol铆tica,de la econom铆a y de la 茅tica. Por el contrario, la 茅tica pol铆tica se ejerce dial贸gicamente en los procesos productivos y reproductivos que hacen posible la vida en colectivo al margen del paternalismo del Estado. Las comunidades han creado sus propias instancias de producci贸n, reproducci贸n, distribuci贸n y consumo con base en las condiciones culturales y naturales decada una de las regiones que integran la zona de influencia zapatista. No existe homogeneidad en cuanto al ritmo y formas en que se resuelven las necesidades b谩sicas como salud, educaci贸n, seguridad y alimentaci贸n; existe, en todo caso, un proyecto pol铆tico en com煤n que se encuentra en permanente discusi贸n y cambio.
El proyecto de vida zapatista por esas razones es complejo de dimensionar, puesto que las formas han mudado desde el comienzo de la autonom铆a en 1994, incluso previo a este a帽o y previo al levantamiento armado, hasta el d铆a de hoy. 
Lo vivido en las comunidades durante La Escuelita puede ser diferente en distintos 谩mbitos a lo que hoy se pueda estar viviendo en los pueblos, pero permite observar la tendencia de las pr谩cticas colectivas de las comunidades zapatistas. La organizaci贸n de los trabajos denota una visi贸n de nuevas y diferentes formas de vida, en las que prevalece la sobrevivencia colectiva por encima de la ganancia y la acumulaci贸n. La propiedad colectiva de la tierra y dem谩s medios de producci贸n dentro de las zonas permite el sustento alimentario de las familias y la independencia de los trabajos asalariados, la funci贸n del dinero incluso queda muchas veces elidido por el intercambio de productos, de trabajo y de tiempo necesario para el apoyo mutuo. 
El ejercicio cooperativo es una manera mediante la cual ha sido 煤til para las comunidades realizar diversos tipos de trabajos; se privilegian las necesidades b谩sicas de quienes integran un proyecto productivo y cuando es necesario el esfuerzo de todos se focaliza en la necesidad apremiante de alguno o alguna de quienes participan del trabajo. El hecho que el sostenimiento de la actividad pol铆tico organizativa dependa del trabajo colectivo y que quienes asumen responsabilidades sean apoyados para el ejercicio desus tareas a trav茅s de tiempo de trabajo y cuidado de sus familias es clave para el caminar de la autonom铆a. La rotaci贸n de autoridades y la ausencia de paga para quien ejerce un trabajoespec铆fico obedece al proyecto pol铆tico zapatista, que se va ensayando con base en la experiencia permanente de las BAZ. 
El permanente trabajo pol铆tico es dial贸gico y colectivo, por ello la importancia de las asambleas como un ejercicio cotidiano de di谩logo y consenso,es decir, una democracia muy particular y nada cercana a la democracia liberal. En lasfamilias y en los pueblos en el d铆a a d铆a se experimenta una constante toma de decisiones delas cuales participan todos los miembros de la comunidad, desde los m谩s peque帽os hasta los m谩s mayores. La prox茅mica de esa democracia est谩 deslocalizada y es constante, es decir, no se resguarda s贸lo en un espacio f铆sico asambleario como pudieran ser las escuelas, losespacios abiertos, las oficinas de las JBG, sino que la b煤squeda de consenso se encuentra en la casa, en la milpa, en las fiestas, ese 鈥渃aminando preguntamos鈥 es la forma de hacer pol铆tica.
La autodeterminaci贸n es un proceso de aprendizaje colectivo, que se construye sobrelas formas culturales diversas distribuidas en el territorio. En el camino de discusi贸n y toma de decisiones las relaciones interpersonales van mudando y confront谩ndose con las anteriores formas de vivir colectivamente. 
Las mujeres han traspasado los tradicionales espacios ymaneras de participaci贸n hacia la toma de la voz activa y hacia la totalidad de los lugares quela vida pol铆tica zapatista tiene y va construyendo. Esta no es una mujer aislada, sino que es una sujeta colectiva hecha de muchas mujeres del presente y del pasado, una mujer que seconstruye a s铆 misma, pero en plural y de manera dial茅ctica. Las cooperativas de mujeresrepresentan esos espacios ricos en teor铆a y pr谩ctica que las zapatistas se comparten unas aotras y, sobre todo, transmiten a las m谩s peque帽as, las que se van sumando a las tareas pol铆ticas de la organizaci贸n, las que van sum谩ndose o creando nuevas formas de trabajo productivo. 
Luego de La Escuelita se suceden acontecimientos importantes en los cuales las zapatistas se convierten en las interlocutoras directas con mujeres de M茅xico y del mundo,siendo las responsables de llevar a cabo iniciativas como los encuentros internacionales deMujeres que luchan.Como en el proceso organizativo de La Escuelita, las posteriores iniciativa simplicaron grandes esfuerzos colectivos que para las comunidades significan tiempo,movilizaci贸n de recursos y personas, constantes reuniones y preparaci贸n. Los territorios entran en din谩micas que benefician la comunicaci贸n y discusi贸n para la toma de decisiones pol铆ticas y econ贸micas, trabajos a los cuales se van integrando las generaciones m谩s j贸venes.
La Escuelita implic贸 un intenso proceso de memoria y preparaci贸n de los contenidos queser铆an compartidos a los estudiantes. Ese ejercicio de pensar y organizar la historia propia para darles a otras y otros a manera de herencia pol铆tica es el modo muy otro que los pueblos zapatistas tienen para tejer v铆nculos organizativos. La potencia de la transmisi贸n de la memoria pol铆tica y de la experiencia auton贸mica radica en que para las culturas originarias que atraviesa el zapatismo la palabra verdadera funda la honestidad de las pr谩cticas organizativas. 
Resultado de muchos di谩logos y consensos es que nace la idea de La Escuelita Zapatista, de abrir el coraz贸n colectivo hacia las miradas distantes, pero nunca ajenas, de quienes luchan e imaginan otros mundos posibles. Las y los zapatistas en cada familia y comunidad que recibieron a estudiantes permitieron que su cotidianidad fuera compartida por quienes acudieron para aprender ytratar de encontrarse en el espejo de lucha y resistencia de los pueblos. 
En esa vivencia se entrevi贸 la posibilidad de que nuevas relaciones sociales son posibles; que es posible imaginar, pero tambi茅n construir todas las alternativas que la dignidad exige y necesita. La nominaci贸n ling眉铆stica de esas formas de vida en permanente nacencia es un proceso dial茅ctico mas no determinante de la realidad, sino que est茅tica y pol铆tica se interseccionan integralmente para permitir en la materialidad y en lo simb贸lico la existencia de esas relaciones antes inexistentes y por tanto inefables para las lenguas zapatistas. Pensar ahora en la ampliaci贸n de los caracoles es poner en perspectiva que nuevas relaciones se establecieron en m谩s comunidades y regiones, que las nomenclaturas para los nuevos territorios dan cuenta de c贸mo la imaginaci贸n y la utop铆a son posibilidades en tanto que existan alternativas colectivas de seguir viviendo dignamente.

脥NDICE

INTRODUCCI脫N 鈥. 1
CAP脥TULO I 鈥. 5
OTRAS GEOGRAF脥AS, MUCHOS MUNDOS 鈥. 5
I. LA PALABRA COMO PUENTE 鈥. 10
II. LA MATERIALIDAD DE LA PALABRA, EL TERRITORIO 鈥. 19
III. OTRA ECONOM脥A 鈥. 25
IV. ALGUNOS OBJETIVOS 鈥. 27
CAP脥TULO II 鈥. 30
VISIONES TE脫RICAS 鈥. 30
I. EL NACIMIENTO DE LAS RELACIONES SOCIALES Y EL PATRIARCADO 鈥. 31
II. LA ACUMULACI脫N CAPITALISTA 鈥. 40
III. EL ESTADO Y LA CONQUISTA PERMANENTE 鈥. 55
IV. LA IV GUERRA MUNDIAL SEG脷N L@S ZAPATISTAS 鈥. 61
1. Las cuatro ruedas del capitalismo: la conjugaci贸n de la guerra 鈥. 67 
2. El muro y la Hidra: modalidades interdependientes de la acumulaci贸n 鈥. 70
3. La Finca amurallada: el debilitamiento de las estructuras nacionales 鈥. 74
CAP脥TULO III 鈥. 79
ALGUNAS CONSIDERACIONES METODOL脫GICAS 鈥. 79
I. LA ENUNCIACI脫N DE LA MEMORIA 鈥. 81
II. LA ESCUELITA ZAPATISTA 鈥. 84
III. LAS Y LOS ESTUDIANTES 鈥. 90
CAP脥TULO IV 鈥. 95
EL CORAZ脫N COLECTIVO 鈥. 95
I. LA MEMORIA COMPARTIDA,  LA CLANDESTINIDAD Y EL LEVANTAMIENTO ARMADO 鈥. 98
II. EL TRABAJO COLECTIVO, LA COLUMNA VERTEBRAL DE LA AUTONOM脥A 鈥. 101
III. LAS MUJERES BASES DE APOYO ZAPATISTA 鈥. 109
IV. VOT脕N, O脥DO Y PALABRA DE LAS COMUNIDADES 鈥. 121
CONCLUSIONES 鈥. 127
BIBLIOGRAF脥A 鈥. 132

BIBLIOGRAF脥A

Agamben, G. (2017).
 El uso de los cuerpos: homo sacer IV, 2. Buenos Aires: AdrianaHidalgo editora.
Ambrosi, d. l. C. M. 
(2018). El Zapatismo como 鈥榬esistencia cr铆tica鈥檃l neoliberalismo. Chaki帽an, Revista de Ciencias Sociales y Humanidades (4), 28-42.
Anderson, P. 
Bajt铆n, M. M., Forcat, J., & Conroy, C. 
(1974). La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento: Barral Barcelona.
Baschet, J. 
(2018). 隆Rebeld铆a, Resistencia y Autonom铆a! La experiencia Zapatista.Ciudad deM茅xico: Ediciones E贸n.
Bruhn, K. 
(1999). Antonio Gramsci and the Palabra Verdadera: The Political Discourse ofMexico鈥檚 Guerrilla Forces.
Journal of Interamerican Studies & World Affairs, 41, 29-55.
CICR, C. I. d. l. C. R.
Curiel, O. 
(2015). La descolonizaci贸n desde una propuesta feminista cr铆tica. In ACSUR(Ed.), Descolonizaci贸n y despatriarcalizaci贸n de y desde los feminismos de AbyaYala. Las Segovias: ACSUR.
D铆az Garc铆a, R. L. 
(2011). La Comunicaci贸n, discurso e ideolog铆a: el discurso pol铆tico del Ej茅rcito Zapatista de Liberaci贸n Nacional (EZLN), 1994-1998. (Licenciatura enCiencias de la Comunicaci贸n Inedit), Universidad Aut贸noma de M茅xico, M茅xico.(001-00424-D5-2011)
Engels, F. 
(1987). El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. M茅xico: Premia.
EZLN-CCRI. (1995).
EZLN. (1993).
EZLN. (1994a). 
EZLN. (2013a).
Gobierno Aut贸nomo I Cuaderno de texto de primer grado del curso de 鈥淟a libertad seg煤n l@s zapatistas鈥  (Vol. I). Chiapas, M茅xico: Juntas de Buen Gobierno-EZLN.
EZLN. (2013b).
Resistencia Aut贸noma Cuaderno de texto de primer grado del curso 鈥淟a Libertad seg煤n l@s zapatistas鈥 (Vol. IV). Chiapas, M茅xico: Juntas de Buen Gobierno-EZLN
EZLN. (2014, Febrero 2014). Valoraci贸n de l@s zapatistas sobre la escuelita zapatista. Rebeld铆a Zapatista, la palabra del EZLN, 1, 96.
EZLN, C. S. (2015).
El Pensamiento Cr铆tico Frente a la Hidra Capitalista (Vol. I). M茅xico:Comisi贸n sexta EZLN.
Federici, S
(2010).Calib谩n y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulaci贸n originaria. (V. H. L.S. Touza, Trad. M. S. S谩nchez Ed.). Madrid: Traficantes de Sue帽os.
Fern谩ndez Christlieb, P.
(2014). Justicia Aut贸noma Zapatista. Zona Selva Tzeltal . M茅xico: Ediciones aut贸nom@s.
Fuentes, S. S. 
(2017). Crisis civilizatoria y la construcci贸n descolonizadora del saber desde el 鈥渕andar obedeciendo鈥: la actualidad de Mari谩tegui. Utop铆a y Praxis Latinoamericana, 22 (77), 77-88.
Galeano, S. 
Galeano, S. 
(2018). Balance colectivo de mujeres sobre el primer Encuentro Internacionalde Mujeres que luchan. Paper presented at the Conversatorio 鈥淢iradas, escuchas, palabras: 驴Prohibido pensar?鈥, Chiapas, M茅xico.
Galindo, M. 
(2015). La revoluci贸n feminista se llama Despatriarcalizaci贸n In ACSUR (Ed.), Descolinizaci贸n y despatriarcalizaci贸n de y desde los feminismos Abya Yala. LasSegovias: ACSUR.Harvey, D. (2014). Espacios del capital. Espa帽a: Akal.
Hern谩ndez G贸mez, A.
(2012). La palabra del EZLN: voz de la liberaci贸n :la filosof铆a pol铆tica zapatista y los pueblos ind铆genas de Chiapas. (Licenciatura en Filosof铆a inedit), Universidad Nacional Aut贸noma de M茅xico, M茅xico. Recuperado de http://132.248.9.195/ptd2013/Presenciales/0706021/Index.html Texto completo. (TES01000706021)
Hern谩ndez Navarro, L. 
Holloway, J.
(2002). Zapatismo and the Social Sciences.Capital & Class, 26, p153-160.
Holloway, J.
Kollontai, A. 
(1976). La mujer en el desarrollo social Barcelona: Editorial Guadarrama.Lenin, V. I. (1961). El imperialismo fase superior del capitalismo Obras escogidas Tomo I (Vol. I, pp. 373-421). Mosc煤: Progreso.
(1975). El Estado y la Revoluci贸n. Barcelona: Ariel.Lenkersdorf, C. (1996). Los hombres verdaderos. Voces y testimonios tojolabales. M茅xico: Siglo XXI.
Luxemburgo, R. 
Marcos, S. 
Marcos, S.
Marcos, S. 
Marcos, S.
Marcos, S.
Marcos, S. I. 
Marcos, S. I. 
(1997). 7 piezas sueltas del rompecabezas mundial (El neoliberalismo comorompecabezas: la in煤til unidad que fragmenta y destruye naciones) En S. R. Lascano(Ed.), Escritos sobre la guerra y la econom铆a pol铆tica (pp. 101-134). M茅xico:Pensamiento Cr铆tico Ediciones
Marcos, S. I. 
(1999). 驴Cu谩les son las caracter铆sticas fundamentales de la IV Guerra Mundial? En S. R. Lascano (Ed.), Escritos sobre la guerra y la econom铆a pol铆tica (pp. 153-183). M茅xico: Pensamiento Cr铆tico Ediciones.
Marcos, S. I. 
(2003). Siete pensamientos en mayo de 2003. En S. R. Lascano (Ed.), Escritos sobre la guerra y la econom铆a pol铆tica (pp. 185-205). M茅xico: Pensamiento Cr铆tico Ediciones.
Marcos, S. I.
(2017). Escritos sobre la guerra y la econom铆a pol铆tica (S. Rodr铆guez LascanoEd.). M茅xico: Pensamiento Cr铆tico Ediciones.Marx, K. Trabajo asalariado y capital (pp. 145-178).
Marx, K. 
(2010 [1867]- a). Cap铆tulo vig茅simo cuarto La llamada acumulaci贸n originaria. En C. Rendueles (Ed.), El Capital. Cr铆tica de la econom铆a pol铆tica. Antolog铆a (pp. 315-346). Madrid: Alianza.
Marx, K. 
(2010 [1867]- b). La ley general de la acumulaci贸n capitalista. En C. Rendueles(Ed.), El Capital. Cr铆tica de la econom铆a pol铆tica. Antolog铆a (pp. 288-314). Madrid:Alianza.
Marx, K. 
(2014 [1867]). XXIV La llamada acumulaci贸n originaria El capital, libro I, Tomo III (pp. 197-259). Madrid: Akal.
Marx, K. 
(2015 [1849]). Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850. Madrid: Fundaci贸n Federico Engels.
Marx, K. 
(2015 [1933]). El capital: libro 1-capitulo VI in茅dito. M茅xico: Siglo Veintiuno.Marx, K., & Engels, F. (1976 [1849]). Trabajo asalariado y capital. En Progreso (Ed.), Obras escogidas (Vol. I, pp. 145-178). URSS: Editorial Progreso.
Marx, K., & Engels, F.
(2000 [1848]). Manifiesto comunista. Canad谩: Elaleph.com.
Melenotte, S.
(2015). Zapatista autonomy and the making of alter-native politics: Views fromits day-to-day praxis. Focaal, 2015 (72), 51-63.
Mies, M. 
(1999). Patriarcado y acumulaci贸n a escala global  (P. M. Ponz, Trad.). Madrid:Traficantes de sue帽os.
Mois茅s, S. I. 
Mois茅s, S. I. 
Mois茅s, S. I. 
Mois茅s, S. I. 
Mois茅s, S. I., & Galeano, S. 
Mois茅s, S. I., & Galeano, S. (2018b).
Montesano Montessori, N. 
(2009). Contrastive analysis of the preferred and unpreferredreadings in political discourse in mexico: The contestations of presidential texts bythe zapatista army of national liberation (ezln). Oralia, 12,219-245.
Ozerin, I. P. 
(2014). El papel del feminismo en el movimiento antiglobalizaci贸n:contribuciones y desaf铆os/The role of feminism in the antiglobalization movement:contributions and challenges.
Revista CIDOB d鈥檃fers internacionals, 67-88.
Pav贸n Cuellar, D., Sabucedo, J. M., Alzate, M., & L贸pez, W. L. 
(2009). Construcci贸n ymovilizaci贸n de la sociedad civil en el discurso del Ejercito Zapatista de Liberaci贸n Nacional (EZLN). Revista Latinoamericana de Psicolog铆a, 41, 323-334.
Prado Gal谩n, J.
(1997). La etica discursiva: Una etica para la democracia. Xipe Totek, 6, 152-154.Reyes, A. (2015). Zapatismo: other geographies circa 鈥渢he end of the world鈥. Environmentand Planning D: Society and Space, 33 (3), 408-424.
Rodr铆guez Lascano, S. 
(2017, Enero-Abril 2017). Visi贸n zapatista sobre la tormenta que est谩sobre nosotros. Observatorio del Desarrollo, 6, 44-51.
Segato, R. (2015).
La Cr铆tica de la Coloniaidad en ocho ensayos. Buenos Aires, Argentina: Prometeo editorial.
Sig眉enza, R., & Ponce, K. 
(2018). 驴Es posible romper con el capitalismo desarrollista? Dos propuestas subalternas desde el Sur. Huella econ贸mica, Vol. 3 (1), 57-66.
Silva Maldonado, M. D. 
(2017). La defensa de la territorialidad por parte del ezln, ante eldesarrollo socioambiental capitalista. El Cotidiano(201).
Susana & Yolanda, C. 
(2001) Entrevista a las comandantas Susana y Yolanda/Interviewer: G. Rovira. Enlace Zapatista.
Tischler, S. 
(2014). El muro, las grietas y la idea de revoluci贸n y destotalizaci贸n. Paper presented at the Seminario El pensamiento cr铆tico frente a la hidra capitalista, CIDECI, Unitierra, San Crist贸bal de Las Casas, Chiapas, M茅xico.
Traverso, E. 
(2007). El pasado. Instrucciones de uso. Madrid: Marcial Pons. 
Vergara-Camus, L. 
(2016). Tomando el control: autonom铆a, subsistencia y desmercantilizaci贸n. G茅rmenes de otra econom铆a en las luchas de los zapatistas en Chiapas y los sin tierra en Brasil. En J. L. Coraggio (Ed.), Econom铆a social y solidaria en movimiento (pp. 129-142 ). Buenos Aires: Universidad Nacional de GeneralSarmiento.
Wallerstein, I. 
(2015). La crisis estructural, o por qu茅 los capitalistas ya no encuentran gratificante al capitalismo (B. R. d. l. Concha, Trans.). En W. Immanuel; R. Collins; M. Mann; G. Derluguian;, & C. Calhoun (Eds.), 驴Tiene futuro el capitalismo? (pp.15-46). M茅xico: siglo XXI editores. 
Zapatistas, M. 
(2013). Participaci贸n de las mujeres en el Gobierno Aut贸nomo. Cuaderno detexto de primer grado del curso de 鈥淟a Libertad seg煤n l@s Zapatistas鈥. Chiapas: EZLN.
Zibechi, R.
enlace relacionado: 



Fuente: Argentina.indymedia.org