May 18, 2022
De parte de CNT Madrid
241 puntos de vista

La individualidad a la que nos avoca este sistema, en ocasiones, nos hace no ver salida ante las numerosas irregularidades que se producen en nuestros puestos de trabajo. En muchos sectores, la práctica de la subcontratación y sus aparejados contratos de meses, semanas y días, no deja lugar a una mayor escapatoria que la resignación y el sentimiento de impotencia. Así, la unión y el apoyo mutuo nacen de esa brecha que supone el sentimiento de injusticia, la razón de los y las que luchan por lo que es suyo.

Eso es lo que ocurrió con un compañero de CNT Madrid, trabajador de una subcontrata de Madrid Destino (Cultura, Turismo…). Tras ir de un contrato temporal a otro, decidió pasarse por nuestros locales de Embajadores para informarse de qué forma podía luchar por sus derechos. Si estás solo o sola la andadura es difícil, pero si estamos juntos y juntas todo es posible. Los compañeros de Acción Sindical y de la sección en la empresa le orientaron en los pasos que debía dar para intentar convertir su contrato en uno indefinido.

La empresa accedió, y a ello se sumaron otras demandas relacionadas con ciertas situaciones precarias que se repiten en la subcontrata, ligadas a la prevención de riesgos laborales o el impago de dinero adelantado por parte de la plantilla para el acceso a algunos puestos de trabajo. Esta victoria, que es la de todos y todas, ha hecho cambiar la visión que el compañero tenía de los sindicatos para llegar a la determinación de que “si la mayoría de los trabajadores y trabajadoras estuvieran afiladas y reivindicaran sus derechos a través del sindicato se lograría una mayor presión hacia la empresa y seguro que una mejor situación laboral”.

El trabajo incansable de las secciones sindicales, la autogestión que se vive en Acción Sindical y el tesón que la nueva afiliación demuestra son el eje vertebrador de nuestra lucha, que no cesa, y que tampoco delega. Queremos todo para las trabajadoras y los trabajadores, y no dejaremos de organizarnos y aprender unos de otras para conseguirlo.

El compañero, que ya tiene su merecido contrato indefinido, nos ha dedicado unas palabras de agradecimiento que ahora extendemos a toda aquella persona que aún tenga dudas de la importancia de la afiliación en un sindicato combativo y de clase como CNT Madrid.

Hola, trabajo en puestos de información turística que tiene el Ayuntamiento distribuidos por la ciudad a través de una subcontrata, y la verdad es que nunca había tenido la experiencia de estar en un sindicato y pensaba que no tendría mucha utilidad, pero mi pensamiento ha cambiado bastante en poco tiempo.

Después de estar saltando de un contrato temporal a otro, con contratos de meses, semanas e incluso días dentro de la empresa, decidí contactar por e-mail con el sindicato de la CNT en Madrid y visitar su local de Embajadores, para ver si se podría denunciar tal situación y reclamar el fraude de ley por encadenamiento de contratos temporales. Desde el principio tuve una buena impresión, tras reunirme con dos compañeros que entendieron perfectamente la situación y me ofrecieron la ayuda necesaria para reclamar, desde ese mismo momento, a través de la acción sindical.

Una vez afiliado, y ver que mi contrato estaba a punto de finalizar por enésima vez, decidimos realizar un escrito desde la sección sindical en la empresa para solicitar a la empresa la nulidad del despido y la renovación del contrato como indefinido, algo a lo que la empresa accedió. Además, junto con los compañeros de la sección decidimos reclamar otras situaciones precarias que llevan tiempo dándose en la actividad de la empresa, como la existencia de situaciones de prevención de riesgos laborales o el impago de dinero adelantado por la plantilla para el acceso a algunos puestos de trabajo.

Todas las reclamaciones del sindicato han tenido una respuesta por parte de la empresa y consecuencias positivas para mejorar las condiciones de los trabajadores. Por ello, mi opinión respecto al sindicato es bastante positiva y considero que si la mayoría de los trabajadores y trabajadoras estuvieran afiladas y reivindicaran sus derechos a través del sindicato se lograría una mayor presión hacia la empresa y seguro que una mejor situación laboral. Algo que he entendido es que quejarse sobre una situación laboral injusta a un superior, o a un compañero/a, no es efectivo, lo realmente efectivo para que cambien las cosas es organizarse en el puesto de trabajo, dejar constancia de las situaciones irregulares, injustas o que no cumplen nuestros derechos, y hacérselas llegar a la empresa a través de las secciones sindicales.

Con todo ello, quiero agradecer la labor de apoyo mutuo del sindicato para que juntos mejoremos las situaciones laborales de los trabajadores y trabajadoras.




Fuente: Madrid.cnt.es