April 16, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
382 puntos de vista


No me sorprende nada que un tirano como Erdogan desprecie a la presidenta de la Comisi贸n Europea y no le ofrezca un asiento acorde con el protocolo. Es necesario situar al personaje para entender que el 煤ltimo gesto del presidente turco es pecata minuta en comparaci贸n con todos los delitos que carga a su espalda.

Est谩 acusado por Alemania de cr铆menes de lesa humanidad contra la minor铆a kurda. La reconocida magistrada Carla del Ponte, ex fiscal internacional para los cr铆menes de la ex Yugoslavia, recomienda que Erdogan sea investigado por cr铆menes de guerra cometidos por el ej茅rcito turco durante operaciones militares en Siria.

La m谩s reciente decisi贸n del dirigente turco ha sido la de retirarse del tratado contra la violencia machista. En Turqu铆a se estima que en 2020 m谩s de 300 mujeres fueron asesinadas por machismo.

La lista criminal es larga. Por tanto, entender谩n ustedes que no me sorprenda en absoluto que decidiera tratar a Von der Leyen como una persona de segunda categor铆a.

Lo que s铆 me resulta sorprendente es la actitud de la propia Van der Leyen y, sobre todo, del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Llama la atenci贸n que Michel, un hombre que -a priori- deber铆a ser ejemplo de equidad, no haya tenido el valor de asumir como suyo este desaire a la presidenta de la Comisi贸n Europea y, o bien cederle su silla, o bien sentarse con ella en el amplio sof谩 donde Von der Leyen, despu茅s de unos inc贸modos segundos, se tuvo que situar.

El presidente del Consejo ni se movi贸, haci茅ndose c贸mplice absoluto del gesto fuera de protocolo, maleducado y machista del presidente turco. Ni el m谩s m铆nimo adem谩n de cortes铆a hacia la representante europea. Se mantuvo impert茅rrito en el lugar que el gobernante turco le hab铆a asignado, ante el evidente malestar de Von der Leyen.

Ella tampoco dijo nada. Se sent贸 en el 煤nico sitio donde pod铆a hacerlo, sin que nadie del protocolo le indicara nada, lo que demuestra que la situaci贸n estaba claramente planificada de antemano para que Von der Leyen quedase en situaci贸n de inferioridad con respecto a los caballeros.

Imagino que ella actu贸 de esa manera por diplomacia o por inercia y aceptaci贸n a las normas del anfitri贸n. No hizo amago de exigir el mismo trato que su colega Charles Michel. Probablemente para no rebajarse al nivel del turco y respetar los usos diplom谩ticos de la prudencia.

Este no es un caso m谩s de torpeza o de falta de sensibilidad, como tantos otros que podemos ver a diario. Este es un gesto cargado de intencionalidad ideol贸gica y pol铆tica de un jefe de Estado que niega la igualdad entre hombres y mujeres, que asume la versi贸n m谩s radical del islam y que incumple la carta de derechos humanos de la ONU.

La presidenta de la Comisi贸n tard贸 poco en hacer saber al gobierno turco a trav茅s de su equipo que tan inapropiada situaci贸n no se podr铆a repetir. Y ahora es de esperar que Charles Michel haya tomado nota y aprenda que no se puede, ni se debe permitir que se rebasen principios b谩sicos de la UE como la igualdad entre sexos.

FUENTE: Carla Reyes Uschinsky / El Espa帽ol

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org