April 18, 2021
De parte de Terraindomite
326 puntos de vista


General Electric y el chip para detectar covid

El proyecto, para el que General electric, el gigante energético estadounidense, ha recibido una subvención de 500 mil dólares, es crear un dispositivo, lo suficientemente pequeño como para caber dentro de un teléfono o reloj, que pueda «capturar, detectar e identificar directamente» las partículas del virus COVID-19.

Como venimos publicando hace meses, el COVID es ya toda una industria de un billón de dólares, y quienes se benefician de él se asegurarán de que nunca desaparezca. El Instituto Nacional de Salud (NIH) en los Estados Unidos otorgó una subvención de dos años a el gigante multinacional General Electric para desarrollar un microchip que pueda detectar la presencia de partículas COVID-19. El contrato de dos años comenzó el 21 de diciembre de 2020 y la financiación para el año inicial asciende a $ 581,785. Además, el NIH ha  que financiará proyectos de este tipo hasta por un total de $ 10 millones.

General Electric  la subvención de la agencia de salud del gobierno, ya que los NIH  financiar proyectos de desarrollo para «enfoques novedosos y no tradicionales para identificar el virus SARS-CoV-2 actual». El proyecto es crear un dispositivo, lo suficientemente pequeño como para caber dentro de un teléfono o reloj, que pueda «capturar, detectar e identificar directamente» las partículas del virus COVID-19. La idea es que los “biorreceptores” sean capaces de detectar partículas del virus y diferenciarlas de otras partículas con las que entren en contacto. 

Una vez que los sensores hayan determinado la presencia del virus, transmitirán «automáticamente» esta información «a una pantalla táctil u otro dispositivo digital».

El equipo de General Electric con sede en Nueva York está dirigido por uno de sus principales científicos de investigación, Radislav Potyrailo, quien elogió el proyecto como una de las «primeras líneas de defensa». Â«El santo grial es detectar una sola partícula de virus», dijo .

El equipo de Potyrailo está diseñando una especie de «sabueso digital», un «microchip más pequeño que una moneda de diez centavos con nanopozos o poros diminutos, que solo puede ser activado por una molécula en particular, en este caso, una molécula del coronavirus».

Cada uno de los nanopozos contendrá «biorreceptores» que solo se activarían al reconocer las partículas de virus para las que fueron diseñados. 

A pesar del pequeño tamaño de los sensores, Potyrailo declaró que tendrían «las mismas capacidades de detección que los instrumentos analíticos de alta gama del tamaño de un horno microondas».

Aunque el enfoque inicial es el uso de dispositivos de pantalla táctil para recopilar dichos datos debido a su uso excepcionalmente generalizado en todos los días, la tecnología no se limita solo a los teléfonos. El NIH predijo que podría «integrarse en el teclado, el mouse y otras superficies que se tocan con frecuencia».

Además informan que los sensores podrían integrarse en «la superficie de los detectores de virus especializados», que por lo tanto se utilizarían en lugares públicos para detectar la presencia del virus «en gotitas respiratorias en el aire». Al imaginar que los sensores serían tan comunes como las alarmas contra incendios o los detectores de humo, los NIH propusieron que se pudieran instalar en lugares como «centros de vida para personas mayores, hospitales, aviones y espacios de reunión». 

La tecnología se convertiría así en parte de la vida diaria, y «otras aplicaciones digitales para condiciones de salud y enfermedad capturarán el impacto inmediato de los virus u otros patógenos en la salud y el comportamiento en tiempo real».

Una nueva era digital de seguimiento con microchips

Si bien el proyecto de General Electric ha aparecido en los  las noticias, la compañía no está sola en la tarea de desarrollar tecnología que podría obligar a las personas a tener su entorno y su salud constantemente monitoreados. El NIH ha pronosticado que financiará proyectos hasta por un total de $ 10 millones.

Los NIH están financiando , centrados en la creación de sensores para la detección de COVID-19. 

La Universidad de Washington  está desarrollando un dispositivo de detección de virus «compatible con pantalla táctil», después de recibir $ 466,500 de los NIH. 

La Universidad de Emory ha recibido $ 449,696 para desarrollar tecnología para la “vigilancia automática y rastreo de partículas de COVID en el aire”. Esto se basaría en la «tecnología ‘Rolosense’», que es un «micromotor de ADN» para detectar el virus, y puede ser visto por la cámara de un teléfono inteligente normal conectado a una aplicación, proporcionando «tanto seguimiento geográfico como vigilancia».

La Universidad de Washington en St. Louis aceptó una subvención de $ 433,266 para desarrollar un «biosensor electroquímico», que detectaría partículas de COVID-19 en el aire, así como «otros patógenos futuros».

Estos, y muchos otros, son parte del programa “Rapid Acceleration of Diagnostics (RADx)” de los NIH, que se ha elaborado para acelerar el desarrollo y la implementación de tecnologías novedosas para las pruebas COVID-19. 

Como otro subgrupo de esta iniciativa, los NIH también lanzaron la «iniciativa RADx Radical (RADx-rad)», que se centra en el uso de tecnologías nuevas o existentes de formas únicas, que incluyen «detección no convencional, marcadores biológicos o fisiológicos, nuevas plataformas». y dispositivos en el punto de atención «.

El RADx-rad, aunque inicialmente se redactó con el pretexto de detectar y compartir información sobre COVID-19, también se utilizará con referencia a «otros agentes infecciosos aún desconocidos».

Las preocupaciones sobre la privacidad y la posible violación de los derechos humanos no son difíciles de imaginar, ya que todos los datos recopilados por los diversos proyectos se envían a un “centro” recién creado, el Centro de Coordinación de Datos (DCC), y luego, a su vez, al marco más amplio de los NIH . Esto incluiría información de los propios sensores, pero también datos de «fuentes públicas», como datos del censo, registros médicos electrónicos y datos administrativos.

El DCC también cooperará con otros “esfuerzos de investigación de COVID-19 a gran escala”, compartiendo su propia cosecha de datos.

Tales revelaciones vienen junto con la propia tecnología invasiva del Pentágono en la campaña financiada por el estado para el registro y seguimiento de la salud y la vida diaria de las personas. Científicos de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) han fabricado una sustancia similar a un tejido en gel, que . 

El inserto «analizaría continuamente su sangre» y reaccionaría con sustancias en el cuerpo, para emitir una luz de bajo nivel, visible para un sensor o una aplicación de teléfono inteligente. 

El Dr. Kayvon Modjarrad, investigador científico del Pentágono, se hizo eco de los comentarios peculiares expresados ​​en las diversas subvenciones otorgadas por los NIH, afirmando que estaban trabajando en tecnología y vacunas que serían universalmente efectivas: “Estamos tratando de no solo hacer una vacuna para este virus, estamos tratando de hacer una vacuna para toda la familia de coronavirus «.

Por otro lado, las últimas tecnologías, desarrolladas por DARPA y General Electric entre otras se derivan hacia la guerra, pero no sólo estas ultratecnologías, sino otras más comunes como el 5G.

Si el 5G es tan inocuo, por qué se usa para la guerra.

Militares chinos están ensayando ataques con enjambres de docenas de drones cargados de explosivos diseñados para destruir objetivos terrestres. Estos escuadrones kamikazes son imposibles de neutralizar con armas convencionales, así que los militares norteamericanos han encargado un dispositivo para derribar escuadrones completos de forma instantánea: se llama Leonidas.

Leonidas es capaz de hacer frente a un gran número de enemigos desde un punto único. Su creador —la compañía de defensa norteamericana Epirus— afirma que lo hace utilizando un haz de alta energía que puede penetrar en el cerebro de los drones aunque estén blindados contra la radiación.

Según ‘New Scientist’, el sistema Leonidas derribó a 66 drones militares en una reciente prueba con el Ejército de los Estados Unidos. Lo hizo tanto por grupos, desactivando docenas de ellos simultáneamente, como de forma individual.

Epirus asegura que el haz puede ampliarse para cubrir grandes zonas del aire o cerrarse para derribar un dron de forma quirúrgica. En un comentario a la revista de divulgación científica, el investigador del ‘think tank’ de defensa RUSI Justin Brook afirmó que esta flexibilidad y capacidad de puntería era fundamental para evitar daños colaterales en equipamiento electrónico amigo. Los haces de energía del Leonidas no dañan a los seres humanos u otros organismos, dicen, sólo a los dispositivos electrónicos.

Cómo funciona

Según Epirus, la base del sistema Leonidas es una matriz de emisores de nitruro de galio, un compuesto habitual en la industria de los semiconductores. La matriz está alojada dentro de un panel que se asemeja a la de un radar móvil, anclado sobre una plataforma móvil que lleva las baterías necesarias para dispararlo.

Estos emisores son muy similares a los que usan las antenas de comunicación 5G, excepto que utilizan una energía mucho mayor. Al activarse y centrarse sobre sus blancos, el haz puede penetrar los blindajes enemigos para interferir con sus componentes electrónicos. Al cabo de unos segundos, los enemigos caen del cielo, muertos como moscas borrachas de insecticida.

La compañía norteamericana también está trabajando en un sistema más compacto que podría ser llevado en una mochila o incluso por otro dron, como muestra la imagen bajo esas líneas.

Los drones están revolucionando el comercio, la industria y la guerra, desde repartos de paquetes de Amazon, recogida de datos para agricultura y medioambiente, vigilancia o el campo de batalla. Van desde pequeños dispositivos disponibles para cualquiera con unos cientos de euros hasta grandes aviones de combate como los Predator y Reaper, capaces de llevar misiles y cargarse un tanque desde el aire.

En el futuro veremos drones circulando habitualmente por los cielos de ciudades y campos. La cuestión es ¿para qué?

Microchips, 5g, la tecnología avanza… hacia nuestro sometimiento

Fuentes:

Trikooba

El confidencial




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org