September 11, 2021
De parte de Briega
183 puntos de vista


Mientras Grecia Arde, el Estado Consolida su Poder

 

En Grecia, mientras este verano se han descontrolado los peores incendios forestales vistos en d茅cadas, los casos de COVID-19 se han disparado, impulsados por una econom铆a que depende del turismo y un movimiento antivacunas similar al de Estados Unidos. Mientras tanto, en su posici贸n como uno de los guardianes de la inmigraci贸n en Europa, el gobierno griego contin煤a buscando una respuesta autoritaria a una crisis humanitaria. Sin embargo, es posible que las cat谩strofes ecol贸gicas pongan pronto a muchxs griegxs en la misma situaci贸n a la que se enfrentan hoy lxs refugiadxs que entran en Grecia.

De diversas maneras, la situaci贸n en Grecia nos ofrece una mirada a un futuro dist贸pico en el que gobiernos cada vez m谩s autoritarios aprovechan los desastres para consolidar su poder. Para comprender el futuro al que nos enfrentamos, debemos comparar los sucesos en Grecia con las consecuencias de los incendios forestales y el hurac谩n Ida en Estados Unidos.

Con ese esp铆ritu, ofrecemos este informe de Grecia, el 煤ltimo de una serie de informes sobre el contexto griego.

Cielos Cenizos

Este agosto, despu茅s de que una intensa ola de calor en junio y julio secara los bosques, Grecia ha experimentado una ola de incendios sin precedentes. Durante un mes, desde la campi帽a de Evia hasta el Peloponeso y el centro de Atenas, la gente se despert贸 con el humo y el holl铆n en el aire y reportajes televisivos propios de una pel铆cula apocal铆ptica. El 19 de agosto, el 谩rea quemada ya era un 450% m谩s grande que el 谩rea promedio quemada anualmente durante los 煤ltimos 12 a帽os.

Al menos dos personas han perdido la vida en los incendios, una de ellas un bombero voluntario, Vasilis Filoras, que fue golpeado por un poste de luz que se cay贸. Lxs bomberxs voluntarixs constituyen al menos el 15% de los efectivos de prevenci贸n de incendios de Grecia.

El cambio clim谩tico, la explotaci贸n desenfrenada del agua y el desarrollo insostenible de la tierra han convertido los montes en un polvor铆n. En 2018, bajo la administraci贸n de Syriza, 103 personas murieron como consecuencia de los incendios en la localidad costera de Mati. El estado afirm贸 que un hombre de 65 a帽os fue el responsable de los incendios que se iniciaron al quemar le帽a en su tierra. Tambi茅n hay acusaciones sobre l铆neas el茅ctricas sin mantenimiento e incendios provocados por constructorxs oportunistas.

No obstante, la desastrosa situaci贸n de este a帽o ha representado una victoria pol铆tica para el partido de derechas Nueva Democracia, ya que este verano ha muerto menos gente que durante el gobierno de Syriza en 2018. De todos modos, algunos de los bosques del pa铆s se han quemado por completo, miles de personas han perdido sus hogares, muchxs han resultado heridxs o sufrir谩n traumas a largo plazo y se enfrentar谩n a consecuencias financieras, e innumerables animales, tanto salvajes como dom茅sticos, han muerto o sufrido lesiones graves o la p茅rdida de su h谩bitat.

Ovejas api帽adas en la isla de Evia, una de las zonas m谩s afectadas por los incendios de este verano.

Al comparar el n煤mero de muertxs, lxs miembrxs de la extrema derecha han tratado de presentarse a s铆 mismxs como personas preocupadas por la santidad de la vida humana. Sin embargo, como hemos se帽alado anteriormente, desde que asumi贸 el poder, Nueva Democracia ha canalizado el dinero de los hospitales y el personal m茅dico hacia los presupuestos policiales y militares. Los departamentos de bomberxs y los fondos de conservaci贸n de tierras tambi茅n han sufrido recortes. Esta administraci贸n no ha priorizado la salud de aquellxs a lxs que gobierna; ha hecho un uso oportunista de la pandemia para concentrar recursos en la preservaci贸n, a toda costa, de su status quo. Su fracaso para contener estos incendios no ha sido una cuesti贸n de priorizar vidas, ni el resultado de la falta de fondos; ha sido una cuesti贸n de voluntad pol铆tica.

Al principio, algunos medios de comunicaci贸n apoyaron firmemente el discurso del estado. Culparon a lxs pir贸manxs y avivaron el sentimiento racista y antiinmigrante con un titular sobre el arresto de una mujer afgana en un parque de Atenas conocido como Pedeion tou Areos鈥攑arque que no se sit煤a en absoluto en ninguna zona cercana a los incendios. Este fue un intento, en colaboraci贸n con la polic铆a, de desviar la atenci贸n de los oportunistas incendios provocados por razones financieras, el cambio clim谩tico y la carencia de mantenimiento de la infraestructura el茅ctrica, con el fin de convertir en chivo expiatorio a una mujer extranjera con una enfermedad mental que encontraron en un parque portando mecheros.

Lxs fascistas se apuntaron a esta narrativa, se帽alando conjuntamente a anarquistas y comunistas como las personas que probablemente ser铆an responsables de los incendios, en un feo paralelismo con los rumores de extrema derecha que tuvieron lugar en el noroeste de EE.UU. el oto帽o de 2020. Mientras los grupos fascistas se organizaban en algunas regiones para 鈥渧igilar鈥 a estxs inexistentes anarquistas y extranjerxs pir贸manxs, la polic铆a se moviliz贸 para evitar que muchos grupos anarquistas llevaran a cabo campa帽as de ayuda mutua para combatir los incendios y asistir a lxs afectadxs. Adem谩s, los campos de refugiadxs en la Grecia continental sufrieron las consecuencias de un humo denso y de la incertidumbre de no saber si ser铆an trasladadxs si los incendios se acercaban鈥攃omo un campo que fue completamente evacuado鈥攁l mismo tiempo que tem铆an que lxs fascistas pudieran usar los incendios como una oportunidad para realizar ataques incendiarios contra los campos de refugiadxs, como lo han hecho en el pasado .

Finalmente, cuando qued贸 claro que el gobierno hab铆a abandonado a la clase media, los medios de comunicaci贸n se vieron obligados a cambiar su enfoque para informar sobre los incendios y sus causas.

Bomberxs voluntarixs e improvisadxs han hecho todo lo posible para detener los incendios con poco apoyo del estado. Este hombre de la isla de Evia lo est谩 haciendo lo mejor que puede, equipado solo con una rama.

El gobierno de Nueva Democracia abord贸 los incendios con el mismo enfoque autoritario que ha probado en respuesta a la pandemia. En las evacuaciones masivas, la polic铆a movi贸 por la fuerza a las personas que intentaban combatir los incendios. La polic铆a antidisturbios impidi贸 que las personas filmaran bosques en llamas sin bomberxs a la vista y que lxs voluntarixs ayudaran. La polic铆a oblig贸 a las caravanas de suministros m茅dicos donados que llegaban a la zona a darse la vuelta, ya que cualquier iniciativa aut贸noma tendente a aliviar el sufrimiento se consideraba una provocaci贸n. La polic铆a agredi贸 a personas que protestaban por la devastaci贸n y el fracaso del gobierno, permiti贸 ataques fascistas a lxs periodistas que informaban sobre este fracaso y ellxs mismxs no hicieron nada para combatir la crisis.

Al responder de esta manera a incendios que se habr铆an podido contener, Nueva Democracia demostr贸 con su inacci贸n que no le interesa prevenir el da帽o, solo aprovecharse de 茅l.

Las Verdaderas Causas de los Incendios

Si bien el estado y los medios de comunicaci贸n se apresuraron a utilizar a individuxs aisladxs y comunidades marginadas como chivo expiatorio, la verdadera causa de los incendios radica en fuerzas estructurales.

Una de ellas es el desarrollo de la tierra. De manera similar al patr贸n que vemos en la Amazon铆a brasile帽a, lxs terratenientes y constructorxs han sido acusadxs en m煤ltiples ocasiones de quemar vastas extensiones de bosque para minar las leyes de regulaci贸n ambiental o forzar proyectos de desarrollo a trav茅s del ecocidio. El 10 de agosto, 586 incendios ya estaban en activo en Grecia. Si bien es posible que nunca sepamos cu谩ntos de ellos se iniciaron intencionadamente, algunos de ellos bien pueden haber sido iniciados por el af谩n de lucro de construir nuevas viviendas, expandir tierras agr铆colas o promover nuevos contratos de construcci贸n.

Aunque el primer ministro Kyriakos Mitsotakis reconoci贸 que los incendios fueron el resultado del cambio clim谩tico, cuando el 9 de agosto se disculp贸 por la incapacidad del gobierno para abordar la situaci贸n, el historial medioambiental de su gobierno es p茅simo. El uso de incendios, para despejar los montes de 谩rboles con el fin de allanar el camino para la construcci贸n de turbinas e贸licas u otros proyectos capitalistas verdes, ha sido un problema constante en Grecia, as铆 como en otras partes de la Uni贸n Europea, incluidas Hungr铆a e Italia. Con la ca铆da del turismo debido al COVID-19, muchas 谩reas verdes, que sol铆an ser econ贸micamente valiosas por su belleza, han perdido valor; para algunas personas, esto podr铆a ser una motivaci贸n para quemar y despejar estas 谩reas con el fin de hacer sitio a empresas m谩s rentables.

La desregulaci贸n del sector energ茅tico griego, que comenz贸 en la d茅cada de 1980, tambi茅n puede haber contribuido a provocar los incendios. Al igual que en los casos de California, las empresas el茅ctricas tienen poca responsabilidad legal por las infraestructuras cuyo estado es peligroso. El estado de la red el茅ctrica, cuyo mantenimiento ya era por si deficiente, se vio agravado el invierno pasado por una extra帽a tormenta de nieve que derrib贸 谩rboles y da帽贸 las l铆neas el茅ctricas, muchas de las cuales apenas se repararon debido a las medidas de reducci贸n de costes de la industria privada; esta red disfuncional supone un tremendo riesgo de incendios para los bosques secos.

El capitalismo industrial es la fuerza impulsora detr谩s de todos los factores estructurales antes mencionados, ya que incentiva a las personas a obtener la mayor cantidad posible de beneficios a cualquier precio, al tiempo que proporciona cada vez mayores medios t茅cnicos para hacerlo. Incluso cuando el estado griego culpa al cambio clim谩tico por los incendios, contin煤a participando en una carrera armamentista con Turqu铆a para competir por el control de las reservas de gas natural en el mar Mediterr谩neo. El estado y la industria han demostrado que tanto el bienestar humano como el ecol贸gico ocupan, en el mejor de los casos, un lugar secundario en sus prioridades.

La idea de que los recursos que sustentan a la humanidad son principalmente el resultado de la innovaci贸n humana y no el fruto de una biosfera saludable, ha inculcado en la gente la idea de que, hoy en d铆a, cualquier cosa en el mundo puede ser reemplazada. Lxs pocxs que se benefician de la situaci贸n actual est谩n dispuestxs a hacer todo lo que est茅 en su mano para preservar la idea de que su autoridad puede resolver los problemas que ellxs mismxs han generado. El gobierno griego ha anunciado planes para compensar a lxs afectadxs por los incendios y para financiar nuevos proyectos de reforestaci贸n y desarrollo 鈥渆col贸gico鈥 en las cenizas.

Los incendios forestales se est谩n extendiendo por todo el mundo. Los incendios en Grecia, aunque menores en comparaci贸n con los de California o Siberia, ponen el foco sobre los grandes desaf铆os a los que nos enfrentamos a nivel mundial. Tanto las causas de los incendios, como las respuestas que hemos visto, muestran las formas en las que los gobiernos probablemente continuar谩n actuando a medida que empeore la cat谩strofe clim谩tica.

El humo de los incendios forestales griegos visto desde el espacio, 10 de agosto de 2021.

La Crisis Migratoria

Si bien no pudo defender la tierra bajo su control de los incendios forestales, el estado griego respondi贸 a la nueva toma de control de Afganist谩n por parte de los Talibanes, levantando 40 kil贸metros de nuevas vallas e introduciendo, en la frontera turca, una serie de equipos de vigilancia de alta tecnolog铆a no especificados. Al mismo tiempo, la Uni贸n Europea ha dado a Turqu铆a siete mil millones de d贸lares para evitar que lxs refugiadxs huyan a Europa. Lxs pol铆ticxs de ambos lados de la frontera est谩n jugando con discursos xen贸fobos y nacionalistas para apaciguar y distraer a sus frustradas bases.

En la isla de Xios, la polic铆a griega detuvo recientemente a 25 refugiadxs que hab铆an cruzado el mar desde Turqu铆a鈥攎uchxs de ellxs afganxs que hu铆an de los talibanes鈥攜 lxs mult贸 con 5000 euros a cada unx. Esta es la multa estipulada para lxs turistas que llegan al pa铆s sin una prueba PCR adecuada o el certificado de vacunaci贸n COVID-19, este es solo un ejemplo del uso de medidas antivirus para perseguir a migrantes, refugiadxs y otrxs 鈥渋ndeseables鈥. El estado solo retir贸 las multas despu茅s de que los medios corporativos de izquierdas publicaran la historia. Sin la cobertura de la prensa, lxs refugiadxs podr铆an haber estado atrapadxs en un estado de deuda permanente dentro de un sistema ya notoriamente corrupto y burocr谩tico. Es muy posible que otros sucesos similares hayan pasado desapercibidos.

Una acci贸n art铆stica realizada con un t铆tere de 3,5 metros de altura llamado 鈥淟ittle Amal鈥, que se asemeja a una joven refugiada siria, ha comenzado una marcha de 8.000 kil贸metros desde Turqu铆a hasta el Reino Unido en un intento de concienciar sobre las luchas de lxs refugiadxs. Cuando este grupo lleg贸 a Grecia a principios de agosto, lxs fascistas de la ciudad de Larissa lxs recibieron intimid谩ndolxs y con la amenaza de realizar acciones violentas contra ellxs. Se supon铆a que la marioneta aparecer铆a en el centro de Atenas a principios de septiembre, pero los grupos fascistas realizaron m煤ltiples amenazas. El t铆tere finalmente hizo acto de presencia desde la seguridad de un tejado, pero lxs participantes cancelaron la marcha y la exhibici贸n debido al riesgo potencial de sufrir la violencia de lxs fascistas.

La peque帽a Amal y su s茅quito desfilan por las calles.

Este gesto simb贸lico ofreci贸 un punto de encuentro para la extrema derecha; en respuesta, antifascistas y anarquistas se reunieron con urgencia en el centro de Atenas. La noche del viernes 3 de septiembre, un grupo de hooligans fascistas, con el apoyo de otrxs individuxs de extrema derecha, realiz贸 una manifestaci贸n en el barrio de Metaxourgeio, en el centro de Atenas, cerca de donde se hab铆a planeado realizar el evento art铆stico. La comprensiva polic铆a rode贸 y defendi贸 a la juventud fascista.

Una manifestaci贸n antifascista intent贸 marchar hacia la concentraci贸n fascista, pero la polic铆a antidisturbios inmediatamente les lanz贸 gases lacrim贸genos y lxs atac贸鈥攃reando una situaci贸n en la que antifascistas y anarquistas se dispersaron por toda la zona. Peque帽os grupos se reunieron y corearon consignas hasta que lxs antifascistas hicieron otro intento de reunir a la gente para enfrentarse a lxs fascistas. Una vez m谩s, la polic铆a arroj贸 gases lacrim贸genos directamente a la marcha, luego persigui贸, golpe贸 y arrest贸 a muchas personas al azar. Sin embargo, como resultado, lxs titiriterxs pudieron exponer su punto de vista de una manera alternativa, y la fuerza y el n煤mero de antifascistas que se enfrentaron a lxs xen贸fobxs demostr贸 que, sin la protecci贸n de la polic铆a, estxs no habr铆an podido imponer su agenda.

Atenas, 3 de septiembre: la polic铆a se moviliza para defender a lxs fascistas que se reunieron para oponerse a una expresi贸n de solidaridad con lxs refugiadxs.

COVID-19 de Nuevo en Aumento

La pandemia contin煤a devastando Grecia, apareciendo en todas partes excepto en los titulares. Las estad铆sticas contin煤an superando las tasas m谩ximas de infecci贸n anteriores. Los hospitales siguen sin contar con fondos suficientes, mientras que la extrema derecha, como en muchos pa铆ses occidentales, ha adoptado una falsa postura de rebeli贸n contra la industria de la salud y las medidas sanitarias del estado. Las mismas personas que desean ver a fascistas y polic铆as atacar a lxs migrantes tienen la audacia de presentarse como partidarixs de la libertad personal.

Ya sea por una creencia equivocada en la protecci贸n divina o por la preocupaci贸n por supuestas conspiraciones jud铆as, la extrema derecha en Grecia se ha opuesto a la vacunaci贸n. Al igual que en EE.UU., el acceso a las vacunas en el primer mundo no garantiza que Grecia tenga una poblaci贸n ampliamente vacunada.

Ver Twitter Teacher dude

En julio, en su mayor manifestaci贸n, lxs participantes del movimiento anti-vacunas se enfrentaron con la polic铆a mientras buscaban invadir Exarchia en busca de antifascistas y anarquistas. Si bien estas personas no merecen ninguna simpat铆a, es cierto que el r茅gimen se ha aprovechado de la pandemia de COVID-19 para consolidar su poder mientras la gente es m谩s vulnerable y sufre de m谩s ansiedad. No hay forma de predecir si habr谩 otro confinamiento o si las tasas de infecci贸n ser谩n altas despu茅s del verano, pero cuando llegue el invierno, el dinero de lxs turistas no estar谩 aqu铆 para protegernos de los mandatos gubernamentales que existen para servir al poder pol铆tico.

Gentrificaci贸n

A medida que los AirBnB utilizados por titulares de 鈥Visa oro鈥 pierden fuerza debido a la pandemia, lxs lugare帽xs se enfrentan una vez m谩s a la deuda y el estr茅s. El COVID-19 ha ocasionado que muchxs pierdan sus trabajos y los alquileres se est谩n disparando en algunos barrios que sol铆an ser populares entre lxs turistas. El alquiler en Atenas supera con creces el salario medio griego de 600 euros al mes鈥攄e aquellxs que tienen un trabajo. Muchxs lugare帽xs que no pueden pagar los impuestos a la propiedad o el alquiler esperan ser desalojadxs.
A principios de este verano, lxs residentes de Exarchia expulsaron a lxs top贸grafxs que fueron enviadxs para planificar una estaci贸n de metro no deseada y destrozaron un AirBnB, lo que ayud贸 a expresar la oposici贸n local a la gentrificaci贸n.Graffiti en una plaza de Atenas.

El Patriarcado Vuelve a los Titulares

En nuestro 煤ltimo informe, destacamos las actuales manifestaciones contra el patriarcado. Si bien la violaci贸n, el abuso y el feminicidio han sido durante mucho tiempo componentes de la sociedad griega, posiblemente reforzados por la Iglesia Ortodoxa, el COVID-19 ha exacerbado este tipo de violencia y puesto el foco sobre ella.

Dimitris Bougioukos, un polic铆a griego, fue arrestado en julio por traficar con una mujer de 19 a帽os. Bougioukos la secuestr贸 y la oblig贸 a realizar actos sexuales, consumir coca铆na y firmar un contrato para actuar para una empresa pornogr谩fica llamada Sirina Entertainment. Varias partes se enfrentan ahora en el enjuiciamiento, incluido el padre de la mujer. Las manifestaciones en respuesta al arresto tuvieron lugar en el sur de Atenas, como parte de un movimiento creciente contra el profundamente arraigado patriarcado griego.

Represi贸n y Solidaridad

Como hemos descrito en informes anteriores, 煤ltimamente las operaciones policiales en Grecia est谩n llegando a parecerse a las, ya familiares, t茅cnicas utilizadas en Estados Unidos. Por ejemplo, las autoridades exigieron recientemente que, un estudiante arrestado durante la okupaci贸n de una universidad el a帽o pasado, proporcionara una muestra de ADN. Durante el desalojo de la okupaci贸n, la polic铆a confisc贸 botellas y las someti贸 a pruebas para buscar ADN. Una de las muestras, que afirman haber encontrado en las botellas vac铆as, era supuestamente similar a la sangre encontrada en 2014 en algunos papeles en la calle de Exarchia, despu茅s de que la polic铆a de Delta fuera atacada durante la noche con c贸cteles Molotov. Estas acusaciones parecen basarse en pruebas d茅biles y circunstanciales. Sin embargo, la voluntad de llevar a cabo investigaciones muchos a帽os despu茅s de un suceso, dirigidas tanto a acciones de confrontaci贸n como a acciones no violentas, y de utilizar una gran cantidad de recursos, en un pa铆s que se enfrenta a graves problemas fiscales, representa un nuevo enfoque de la actuaci贸n policial, inspirada en la llamada 鈥calidad de vida鈥, tan familiar para la polic铆a de la ciudad de Nueva York.

El compa帽ero anarquista Dimitris Chatzivasiliadis, cuya actual persecuci贸n detallamos en nuestro 煤ltimo informe, fue arrestado el 9 de agosto tras un intento de expropiaci贸n en un banco. Llevaba huido desde 2019, cuando fue sentenciado, in absentia, a 16 a帽os durante el juicio de Vangelis Stathopolous. Desde su arresto, ha sido trasladado en r茅gimen de aislamiento a la famosa prisi贸n de Korydallos en Atenas. Dimitris emiti贸 un comunicado sobre su actual encarcelamiento y las circunstancias de su arresto. En declaraciones anteriores, realizadas mientras era un pr贸fugo, Dimitris habl贸 sobre una redada policial en 2019 y expres贸 su solidaridad con Michael Reinoehl y la lucha en Estados Unidos.

Ver Twitter Community of squatted prosfygikaUna pancarta colgada en Atenas en solidaridad con Dimitris.

Como se discuti贸 en nuestro informe de febrero, un gran movimiento estall贸 en respuesta a la huelga de hambre de Dimitris Koufontinas. Como consecuencia, decenas de personas se enfrentan a煤n a cargos, multas y otras formas actuales de represi贸n. Un grupo solicita apoyo financiero.

Adem谩s, Tameio, que ofrece apoyo a lxs presxs de larga duraci贸n, solicita fondos continuamente, especialmente despu茅s del cierre y el levantamiento de la pol铆tica de asilo universitario, que han hecho casi imposibles las anteriores formas de recaudaci贸n de fondos.

Hacia un Futuro Incierto

Los meses de verano no han aliviado nuestra frustraci贸n; solo han cambiado el origen de nuestras preocupaciones de la pandemia al clima. La respuesta al mismo tiempo autoritaria y negligente del estado a los incendios, a la crisis de refugiadxs y a la pandemia muestra un enfoque de gobierno que puede volverse m谩s com煤n en todo el mundo a medida que las condiciones contin煤an deterior谩ndose.

Aqu铆 nos quedan por delante varias pruebas dif铆ciles. Si las universidades abren en primavera, lxs estudiantes se enfrentar谩n a polic铆as armadxs despu茅s de d茅cadas en las que los campus fueron legalmente reconocidos como espacios de libertad. Miles de personas ser谩n compensadas por las casas destruidas durante estos incendios鈥攁l menos hasta que los titulares cambien la atenci贸n a alg煤n otro tema. La pandemia y la crisis econ贸mica no muestran signos de amainar.

No obstante, contin煤an la acci贸n directa, las campa帽as de ayuda mutua y las iniciativas organizativas, junto con acciones de solidaridad con las luchas en todo el mundo. El futuro es impredecible, pero lo afrontaremos en pie.

Esta actualizaci贸n es parte de una iniciativa, desarrollada durante largo tiempo, para fomentar la conciencia internacional y la solidaridad con el movimiento anarquista en Grecia. Lxs autorxs han proporcionado aqu铆 actualizaciones constantes durante los 煤ltimos a帽os. Sin embargo, este informe ya no est谩 asociado con Bad News Report o Radio Fragmata Grecia. Aun as铆, ambos proyectos contin煤an y te recomendamos que los sigas para estar al d铆a de los movimientos en Grecia y en el extranjero. Tambi茅n recomendamos athens.indymedia.org. El twitter @exiledarizona, Abolition Media Worldwide y Enough is Enough 14 tambi茅n publica constantemente informaci贸n en ingl茅s sobre sucesos en Grecia.

 




Fuente: Briega.org