April 19, 2021
De parte de Paco Salud
269 puntos de vista


 

 Miguel García
Vivancos – del  grupo Los Solidarios

El 19 de abril de 1895 nace en
Mazarrón (Murcia) el militante y combatiente anarcosindicalista y después
pintor Miguel García Vivancos. Aprendiz de mecánico en el arsenal de Cartagena,
su padre murió en América y marchó con su madre y sus hermanos en Barcelona en
1909, donde se adhiere a la CNT en unos años de fuertes enlucidos sociales y
fuerte represión. Después de pasar algunos meses en prisión, trabajará como
descargador del muelle y después de farinaire.

1917 luchará en las barricadas
contra la policía y el ejército. Durante los años 20, cuando la violencia crece
con la creación de los Sindicatos Libres y los pistoleros de la patronal se
dedican a aniquilar militantes revolucionarios, García Vivancos se integrará en
el grupo de defensa confederal «Los Solidarios», desde su fundación en 1922,
con Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso, García Oliver, Gregorio Jover,
Ramona Berri, Eusebio Brau, Manuel Campos y Aurelio Fernández. Participó con
este grupo en diversas acciones, entre ellas el asalto al Banco de España en
Gijón en septiembre de 1923 y el intento de liberar Torres Escartín el mismo
año. 1924 es condenado a tres meses de prisión.

Liberado, exilia una temporada en
Francia y se encargará de conseguir armas para la insurrección de Vera de
Bidasoa, también en 1924. Después irá con Durruti, Ascaso y Jover en
Latinoamérica (México, Cuba, Perú, Chile). De vuelta a Francia, es detenido por
mor de las «expropiaciones» practicadas por el grupo en América. Escapando de
milagro de la extradición, es expulsado finalmente de Francia, encontrando
refugio en Bélgica. 1927 vuelve a Barcelona, ​​donde trabajará de taxista y
continuará con la lucha clandestina, participando durante los años 30 en varias
tentativas insurreccionales. Detenido, será internado un año en Burgos. En
julio de 1936 tomará parte activa en la Revolución, comandando la «Columna Los
Aguiluchos», distinguiéndose en los combates de los frentes de Huesca y de
Huerrios, entre otros.

Una vez aprobada la
militarización exigida por los estalinistas y de la que García Vivancos era
partidario, es designado, en septiembre de 1937, responsable de la 25 División,
en lugar de Antonio Ortiz, con la que conquistará Belchite y luego Terol, pero
será herido en un brazo en enero de 1938. En mayo de 1938 será nombrado
coronel. Se dice que se opuso a que Franco Cavero y Lozano Guillén se
dirigieran a Barcelona en mayo de 1937 para aplastar los estalinistas tal veces
porque una vez rechazada por la mayoría la dictadura anarquista que propuso
García Oliver, se mostró rígido a defender la República (disciplina, ganar la
guerra) de aquí que algunos, especialmente Ortiz, molesto por haberle despojado
del mando de la 28 División, lo consideraran un criptocomunista.

 Terminada la guerra, como responsable del
sector de Puigcerdà, se encargará de la evacuación a Francia antes de pasar él
el 13 de febrero de 1939. Restó internado durante cuatro años en los campos de
concentración de Le Vernet de Sant Cebrià, de donde fue sacado por la
resistencia y se incorporó a los maquis hasta la Liberación. En 1945, en
Marsella, en un congreso de la CNT, será excluido de la organización por sus
tomas de posición alejadas de la práctica libertaria, al estar interesado en la
creación del Partido Obrero del Trabajo (POT) de García Oliver y favorecer las
tesis de las regionales de origen. Viviendo en París en la miseria, comenzó a
pintar escenas y paisajes de París a pañuelos que luego vendía a los soldados
estadounidenses, y así, poco a poco, se hará artista pintor.

Establecido en Coursan animado
por el pintor Pablo Planas, en 1947 conoció Picasso que lo acogió y le buscó
marchando (María Cuttoli). El año siguiente realizó su primera exposición en la
galería parisina Mirador y se convirtió rápidamente en un pintor naif
(ingenuismo) de renombre, muy elogiado por André Breton. Sus obras fueron
adquiridas por personajes famosos, como, Greta Garbo, David Rothschild, Helena
Rubinstein, Francois Miterrand, etc. Es autor de El combate continúa (París,
1960) y de Aclaración obligada al libro de Ricardo Sanz. Los sindicalismo y la
política (París, 1967).

Miguel García Vivancos murió el
23 de enero de 1972 en Córdoba  en viaje
de vacaciones.




Fuente: Pacosalud.blogspot.com