March 16, 2023
De parte de Nodo50
1,706 puntos de vista

Mikel Martin, militante de EHGAM y referente en el activismo transmaribibollo, entre otros, falleci贸 el pasado 2 de marzo. En este art铆culo, Julen Zabala, amiga y compa帽era en EHGAM de Mikel/a, quiere recordar su personalidad, su activismo y su lucha por la liberaci贸n sexual. En esta lucha comenzaron all谩 por 1979, saliendo a las calles donostiarras por primera vez en junio de ese a帽o con el lema 鈥楢qu铆 estamos y no nos ocultamos鈥.

Mikela leyendo el manifiesto tras finalizar la manifestaci贸n en Donostia para denunciar el asesinato de Francis, 12 de junio de 1979. / Foto del archivo de EHGAM.

Quedar con Mikel/a era una aventura. Quienes le conoc铆amos sab铆amos perfectamente que al quedar con 茅l/ella/elle (lo que cada una/o/e prefiera) lo de menos era el motivo de la quedada, pues tras ello habr铆a una interminable lista de nuevas ideas, planteamientos, cuestiones, informaciones, proyectos, asuntos, todos expuestos con tal pasi贸n que pareciera que fueran lo m谩s importante del mundo. Y, s铆, as铆 eran al menos en 鈥榥uestro鈥 mundo, ese peque帽o mundo en el que perpetr谩bamos las m谩s diversas conspiraciones para nuestra/s luchas/s por la liberaci贸n (homo)sexual鈥 Tambi茅n sab铆amos que cada encuentro acabar铆a con una interminable lista de tareas pendientes y con el compromiso de llevarlas a cabo cuanto antes.

Bueno, hay que decir que resultaba imposible afrontar todo lo que incansablemente nos indicaba. Pero una de sus grandes virtudes era que tambi茅n sab铆a escuchar a las dem谩s, sus propuestas e iniciativas, y, acercando posturas y sensibilidades, establecer consensos y aceptar cuanto fuera o nos pareciera m谩s razonable para abordar en ese momento.

Y, de igual modo, sab铆amos que alguna bronca nos esperaba si nuestro compromiso se hubiera quebrado o no hubi茅ramos logrado los objetivos deseados en alguna de las acciones llevadas a cabo. Sin embargo sab铆a dar la vuelta a esas situaciones y cualquier enfado no le duraba m谩s que el tiempo necesario para recomponerse/nos, dando un giro al asunto en cuesti贸n con un nuevo planteamiento o proponiendo una nueva actividad que resultara m谩s eficaz.

Incansable y pertinaz, Mikel/a estaba hecho/a de otra pasta y su manera de afrontar el activismo era de otra 茅poca, la de la lucha antifranquista y de la llamada transici贸n, un modo de hacer que pr谩cticamente casi nadie mantuvo. Por eso y por su forma de entender que la lucha era global, que no se limitaba a un 煤nico aspecto, Mikel/a es irrepetible. Y, bueno, no olvidemos tampoco su capacidad de estar en todas partes, en las que se coc铆a algo que pareciese interesante y en las que se fraguaba un nuevo hito para nuestra lucha.

Dar un peque帽o paseo con 茅l, no solo por Errenteria, sino por (casi) cualquier pueblo/ciudad de Euskal Herria era imposible sin pararse cada dos pasos, pues siempre se topaba con alguien a quien saludar, preguntar por esto o aquello, interesarse por su compa帽era/o/e o dar, sin m谩s, una muestra de afectividad.

En su lucha nada le era ajeno y tanto le preocupaba la situaci贸n de las personas migrantes como la de las sintecho o las enganchadas a lo que fuera; se implicaba en todo lo trans, por supuesto, y tambi茅n le interesaba lo relativo a lo no binario; las vivencias de chaperos y dem谩s trabajadoras del sexo; las seropositivas; las precarias; las desfavorecidas; las marginadas; las personas en situaci贸n de discapacidad; y, claro, cuantas sufr铆an acoso por su orientaci贸n o identidad sexo-gen茅rica; siempre pendiente de las reci茅n llegadas e interes谩ndose por el destino de las que part铆an鈥; todas las gentes, las m谩s cercanas y las m谩s lejanas (incluso aunque fueran desconocidas), y todas sus luchas le importaban. Luchaba por un mundo mejor, en el que todas tuvieran cabida y pudieran vivir sin sufrimiento alguno por mostrar su manera de ser, de estar y de sentir.

La trayectoria de Mikel/a es inabarcable en un texto como el presente. Por ello, solo quiero recordar aqu铆 algunos momentos que nos acerquen, de uno u otro modo, a recordar esbozos de su (peculiar e irrepetible) forma de ser.

Como es bien conocido, en enero de 2005 sufri贸 una brutal agresi贸n. Como cada jueves, hab铆amos tenido una reuni贸n del grupo de EHGAM de Gipuzkoa. Normalmente sol铆a quedarme con Mikel/a para ir a cenar y a tomar luego algo por el ambiente. Pero aquel d铆a, por alg煤n motivo que no recuerdo, no le acompa帽茅, algo de lo que siempre me he arrepentido, pues, tal vez, aquel ataque no se hubiera producido.

Mikela, en Errenteria en 2021. / Foto del archivo de EHGAM.

A la ma帽ana del d铆a siguiente, todav铆a muy malherido, me llam贸 (ser铆a la primera llamada del d铆a, a煤n no hab铆a trascendido nada) y me estuvo repasando diferentes temas de la reuni贸n: 鈥淗az ese cartel para el cine f贸rum tal, llamo a fulana, voy a quedar con mengana para no se qu茅, etc茅tera鈥. Pero, notando que no estaba del todo bien, le pregunt茅 si le pasaba algo y tras bastantes 鈥渘o, nada鈥 e insistir me relat贸 lo que le hab铆a sucedido la noche anterior. As铆 era Mikel/a: por encima de cualquier circunstancia, incluso personal y de aquella gravedad, est谩 la acci贸n colectiva y el compromiso con cualquier cosa que requiriese la militancia y el propio activismo.

De hecho, cuando lo record谩bamos, siempre daba mayor importancia a las agresiones y ataques que recibieron militantes de EHGAM de Oarsoaldea en 1983, coincidiendo con el juicio al polic铆a nacional por el asesinato de Vicente Vadillo 鈥楩rancis鈥. En aquella ocasi贸n se organiz贸 un encierro en la iglesia donostiarra de Santa Mar铆a, bajo el lema 鈥渓os 鈥榠ncontrolados鈥 no nos mover谩n鈥. Un ejemplo m谩s de que Mikel/a pensaba m谩s en el sufrimiento ajeno que en el propio.

En el juicio, cinco a帽os y nueve meses despu茅s, la jueza, antes de que testificara, le pregunt贸 si pod铆a declarar de pie, pues la brutal paliza tuvo serias consecuencias en una pierna. Mikel/a le contest贸: 鈥淏ueno, la verdad es que sentada estar铆a m谩s c贸moda鈥. La jueza, haci茅ndose la sueca, le dijo que ten铆a por costumbre que las declaraciones se hicieran en pie. Y as铆 estuvo Mikel/a, m谩s tiesa que una vela鈥

Cuando se aprob贸 el cambio en el C贸digo Civil que permit铆a el matrimonio entre parejas del mismo sexo, el 30 de junio de 2005, estaba con Mikel/a en Arrasate formando parte de una charla/debate sobre homosexualidad, iglesia y derechos civiles. Una m谩s de las innumerables ocasiones en las que compart铆amos nuestras cuestiones (para combatir prejuicios y desenmascarar la homo/lesbo/transfobia) all铆 donde nos lo solicitaban.

Recuerdo con especial cari帽o aquella vuelta de Arrasate a Donostia por la inmensa satisfacci贸n que le produjo el derecho que logr谩bamos con aquel reconocimiento al matrimonio igualitario, no tanto por tratarse del matrimonio (instituci贸n del 鈥榩atrimonio鈥 hetero/patriarcal que siempre hab铆amos criticado) sino por la igualdad con la que se reconoc铆a el derecho mismo. Atr谩s quedaba una d茅cada que inici贸 Cuerda en Gasteiz y en la que el asociacionismo asimilacionista, institucional y/o reformista hab铆a apostado por leyes de pareja que segu铆an consider谩ndonos (a bollos y maris) de segunda categor铆a y de forma totalmente discriminatorias.

El PP, liderando las posturas reaccionarias contra la igualdad de derechos, intent贸 aguarnos la fiesta con la tramitaci贸n del recurso de anticonstitucionalidad, por considerar que la reforma 鈥渄esnaturaliza la instituci贸n del matrimonio鈥 y que llamar matrimonio a las uniones homosexuales 鈥渆s un fraude de ley鈥.

La resoluci贸n tard贸 m谩s de siete a帽os en resolverse y, cuando empez贸 a anunciarse que estaba al caer, muchas parejas decidimos acogernos al derecho, por si acaso, no fuera que lo que tanto hab铆a costado conseguir nos fuera negado, al menos en id茅nticos t茅rminos de igualdad. Fue nuestro caso y cuando me cas茅 con Manu en enero de 2013, Mikel/a, por supuesto encantado/a, asisti贸 como 鈥榯estigo/a鈥 a nuestra boda en el juzgado de Tolosa.

Tras aquella 鈥榗eremonia鈥, los/as tres pasamos unos d铆as en Gran Canaria, siendo para Mikel/a la primera vez que iba. 隆C贸mo lo disfrut贸! Siempre que lo record谩bamos hac铆amos el comentario de que tras sus idas y venidas casi deja sin arena las dunas de Maspalomas. Como ya conoc铆amos el hotel en el que nos 铆bamos a alojar, antes de emprender el viaje tuve que advertir a nuestro/a Mikel/a que all铆 manten铆an alguna rancia costumbre, como era no permitir acudir a la cena si no era con pantal贸n largo (煤nicamente a 鈥榣os hombres鈥, claro).

A Mikel/a, que siempre tuvo presente todas las reivindicaciones que la COFLHEE (Coordinadora de Frentes de Liberaci贸n Homosexual del Estado Espa帽ol) y muy especialmente los puntos 8 (derecho a vestirse como se quiera) y 18 (derecho al propio cuerpo) de su plataforma de 1978, no le qued贸 m谩s remedio que comprarse un pantal贸n largo para aquel viaje. Y debi贸 ser el primero.

Siempre lo tuvo claro, la vestimenta tambi茅n era una forma de expresar la reivindicaci贸n del derecho a la diferencia. Cuando ocurri贸 el asesinato de 鈥楩rancis鈥 los medios se refer铆an a 鈥渦n hombre vestido de mujer鈥 y eso nos caus贸 especial indignaci贸n a quienes ya particip谩bamos en EHGAM, pues no era sino una manera de disculpar el crimen y revictimizar a la persona asesinada. As铆 lo record贸, hace un par de a帽os, Mikel/a: 鈥淢e cabre贸 mucho, me doli贸, porque se pon铆a el peso en c贸mo iba vestida esa persona, como si ello pudiera justificar un crimen鈥.

Resulta imposible enumerar cuanto Mikel/a ha promovido en su/s lucha/s a lo largo de toda su vida: actividades para dar visibilidad a la diversidad sexual y acciones para denunciar cualquier signo de trans/homo/lesbofobia y otras discriminaciones. Quiero destacar una de las que m谩s satisfacci贸n le produjo: en mayo de 2006, un par de meses despu茅s de que el cineasta Eloy de la Iglesia falleciera entre el olvido y el ostracismo, EHGAM organiz贸 en Zarautz, su localidad natal, a modo de homenaje una sesi贸n de cine f贸rum.

Contactamos con el entorno del gaztetxe de entonces (Putzuzulo) y pudimos emitir all铆 (en una enorme s谩bana blanca a modo de pantalla) su pel铆cula El diputado, de 1978. Mikel/a, como no podr铆a ser de otra forma, lio a alguien para que hiciera la oportuna presentaci贸n, que en este caso fue el apasionado cin茅filo Xabier Portugal. Los aplausos de la juventud asistente al finalizar la proyecci贸n del filme (28 a帽os despu茅s de su estreno) fue el mayor homenaje y reconocimiento que Eloy podr铆a recibir en 鈥榮u鈥 Zarautz y as铆 lo sentimos.

Del mismo modo, apenas un a帽o despu茅s, cuando EHGAM estaba organizando con los colectivos Medeak y Garaipen el ciclo de cine 鈥極tros amores鈥, otros tiempos鈥︹ para el mes de junio de 2007, nos impact贸 recibir la noticia del suicidio de Aimar/Moio en Hernani. Y decidimos, con rapidez, incluir una sesi贸n all铆, que tuvo lugar en Sandiusterri. Mikel/a no tuvo ninguna duda en tirar de sus contactos, traer el documental El camino de Mois茅s e invitar a dar sus testimonios como trans al propio Mois茅s Mart铆nez, desde Barcelona, y a Iv谩n Garde, del colectivo Ilota Ledo de Iru帽ea. Fue la excusa perfecta para tributar un espont谩neo homenaje a Moio y acompa帽ar a su familia. Y, una vez m谩s, con la satisfacci贸n del deber cumplido.

Los contactos de Mikel/a han marcado, sin duda, nuestro activismo. Si no conoc铆a a alguien, ya se encargaba de mover los hilos adecuados para llegar a 茅l/ella/ elle. De igual modo sus aficiones y pasiones tambi茅n nos han dejado huella: nada le era ajeno, pero sent铆a especial estima por las actividades culturales, lecturas y publicaciones, cine y teatro, espect谩culos y cabaret鈥 En todo ello cualquier manifestaci贸n de la diversidad afectivo-sexual y del homoerotismo le fascinaba.

Y a煤n m谩s si proven铆a de los m谩rgenes, del underground o de la contracultura. Recuerdo c贸mo enloquec铆a al encontrarse con un grafiti con alguna connotaci贸n er贸tico/festiva. Cualquier descubrimiento de este tipo lo compart铆a con sus compa帽eros/as, al igual que cualquier noticia que apareciese en (toda) la prensa que tuviera relaci贸n con 鈥榥uestras cosas鈥, por muy peque帽a o marginal que fuera. Las fotos que hac铆a de esas noticias, sus recortes, sus notas y sus apuntes鈥 隆c贸mo vamos a echar de menos todo eso!

Otra de las acciones de las que sent铆a muy orgulloso/a fue la concentraci贸n que realizamos en enero de 2010 en las inmediaciones de la catedral del Buen Pastor, contra Munilla y su apolog铆a del odio, en su toma de posesi贸n como obispo de la di贸cesis de San Sebasti谩n. Dijo entonces Mikel/a: 鈥淓stamos hablando de un hom贸fobo que se considera a s铆 mismo 鈥榮anador de los impulsos neur贸ticos que est谩n presentes en el deseo homosexual鈥, y que afirma que la pandemia del sida se debe a la 鈥榦bsesi贸n pansexualista de las autoridades’鈥.

Mikel/a consideraba la lucha de una forma global, y todas sus facetas eran caras de un mismo poliedro: por eso apostaba por la apostas铆a, el laicismo y la separaci贸n de las instituciones religiosas y pol铆ticas; el antimilitarismo y la insumisi贸n; el derecho a la autodeterminaci贸n de naciones y de cuerpos; el feminismo y la liberaci贸n sexual; contra el machismo y sus violencias; contra el racismo y sus violencias; contra el capitalismo y el gaypitalismo y sus violencias; por la justicia social, los derechos humanos, el desarrollo sostenible, el ecologismo鈥 Nadie como Mikel/a pon铆a tanta pasi贸n para luchar por cuanto le parec铆a justo y necesario: c贸mo olvidar, por ejemplo, su implicaci贸n en la recogida de firmas para la Iniciativa Legislativa Popular en defensa del Mar Menor.

El 煤ltimo encargo que me hizo Mikel/a, y como (casi) siempre de forma urgente, fue el cartel para anunciar la 煤ltima concentraci贸n del 1 de diciembre en Donostia, otra fecha clave en nuestro particular calendario, en la que se conmemora el d铆a mundial de lucha contra el vih-sida. Solo me coment贸 que el lema de este a帽o era 鈥渋ndetectable = intransmisible鈥. As铆 lo hice, pero le a帽ad铆 鈥溌縤nVIHsible?鈥, pues me parece que todav铆a est谩 lejos de normalizarse la situaci贸n de las personas seropositivas. Por supuesto, le gust贸, la idea y el cartel. Y, como cada a帽o, comentamos a ver cu谩ndo conseguir铆amos cambiar el nombre de la plaza en la que se hace esta concentraci贸n anual: no es de recibo que Donostia dedique una plaza a Teresa de Calcuta, 鈥榓pologeta del odio鈥 como la que m谩s, y menos a煤n que en ella se ubique el lazo rojo en recuerdo a las v铆ctimas del sida.

Mikela con Mar Cambroll茅, hace unos meses, delante de una placa en memoria de Francis. / Foto del archivo de EHGAM.

Ese 1 de diciembre, por la enfermedad que le iba minando, Mikel/a ya estaba muy cansado/a y con su mirada nos dec铆a lo mismo que a aquella jueza (鈥渂ueno, la verdad es que sentada estar铆a m谩s c贸moda鈥). Ya no puso carteles, con esa visibilidad que le caracterizaba; se limit贸 a difundirlo por las redes. Y no asisti贸 a la concentraci贸n del 1 de diciembre. Pero todav铆a tuvo fuerza para acudir a otras movilizaciones en defensa de la ley trans.

Se fue, sin duda, con el enorme agrado de ver aprobada esta ley, que tantos disgustos le hab铆a producido por el rechazo de compa帽eras/os en antiguas batallas, y tambi茅n por haberse encontrado con una persona interesada en escribir la historia de Francis y que hab铆a logrado contactar y recoger mucha informaci贸n de su entorno familiar y de amistades, algo que no hab铆amos conseguido por nuestros medios. Y, eso, nos dej贸 algunas tareas y con la satisfacci贸n del deber cumplido.

El 1 de diciembre pasado no asisti贸, como digo, a la concentraci贸n de la lucha contra el vih/sida, pero s铆 vino, ese mismo d铆a, al acto que Alternatiba (formaci贸n en la que tambi茅n participaba) organiz贸 en Errenteria para desmentir los bulos en torno a la ley trans y en defensa del reconocimiento de los derechos de las personas trans. Entre las invitadas al acto estaba la hist贸rica activista trans Mar Cambroll茅. Mikel/a, 隆c贸mo no!, fue a recibirla y se fotografiaron en el paso de cebra arco铆ris contra la trans/lesbo/homofobia que el pueblo dedic贸 a Francis en 2014, al cumplirse el 35 aniversario de su asesinato. Al revisar esa foto me doy cuenta de lo mal que ya estaba nuestro/a Mikel/a: se hab铆a puesto un pantal贸n largo.


Sigue leyendo:

Historia de vida de Mikel Mart铆n Conde

Fortalecer alianzas: de la liberaci贸n gay a la liberaci贸n sexual

Antonio Kintana, in memoriam




Fuente: Pikaramagazine.com