March 8, 2021
De parte de Asociacion Germinal
309 puntos de vista


El caso Zabaltza est谩 lejos de ser una excepci贸n a la norma. El Instituto Vasco de Criminolog铆a ha documentado al menos 4.113 casos de tortura s贸lo en Euskadi. La Fundaci贸n Euskal Memoria eleva hasta 5.657 los casos verificados de tortura en el Pa铆s Vasco y Navarra.

El caso Zabaltza est谩 lejos de ser una excepci贸n a la norma. El Instituto Vasco de Criminolog铆a ha documentado al menos 4.113 casos de tortura s贸lo en Euskadi.

La Fundaci贸n Euskal Memoria eleva hasta 5.657 los casos verificados de tortura en el Pa铆s Vasco y Navarra.

鈥撀緾贸mo describir铆as lo que fue Intxaurrondo?

鈥揊ue la casa de los horrores

Quien habla es Idoia Zabaltza, hermana de Mikel Zabaltza. En 1985, su hermano era un joven de 33 a帽os. Era de Orbaizeta, un pueblo de la monta帽a de Navarra, pero viv铆a y trabajaba en Donosti, en la compa帽铆a de autobuses. No ten铆a ning煤n tipo de vinculaci贸n con ETA. Sin embargo, 芦como era habitual禄 despu茅s de muchos atentados, despu茅s de un ataque en Guip煤zcoa, la Guardia Civil procedi贸 a una redada. Se lo llevaron a 茅l, a su pareja, a otro chico del pueblo y a su primo, que estaba en su casa pasando una temporada. 芦Nosotros no supimos nada de su detenci贸n, porque no nos comunicaron nada. Del resto s铆, pero de 茅l no. S贸lo sab铆amos que no hab铆a ido a trabajar禄, explica Idoia, recordando los primeros momentos. Les negaban que estuviera detenido, aunque sab铆an que lo estaba.

Fueron pasando los d铆as y el caso era muy extra帽o. Todos los dem谩s sal铆an en libertad menos 茅l. Su madre se acerc贸 hasta Intxaurrondo 鈥攅l cuartel comandado por el general torturador Enrique Rodr铆guez Galindo- pidiendo explicaciones. El guardia civil de turno le respondi贸 que 芦preguntara en objetos perdidos芦. Siguieron pasando los d铆as y llamaba tanto la atenci贸n que las autoridades dieron una versi贸n diferente de la inicial: que hab铆a sido detenido, que aquella misma noche hab铆an ido con 茅l a supuestamente comprobar un zulo y que entonces se les escap贸. Las p谩ginas en el calendario siguieron pasando. Al cabo de 21 d铆as de la desaparici贸n, el cad谩ver de Mikel Zabaltza apareci贸 flotando en el r铆o Bidasoa, todav铆a esposado, donde supuestamente hab铆a huido seg煤n la Guardia Civil.

La versi贸n oficial se mantuvo desde entonces: intent贸 escapar saltando al Bidasoa. Pero la familia y el entorno de Mikel Zabaltza no daba ning煤n tipo de validez. Al cabo de diez d铆as de la redada, ya fueron saliendo el resto de detenidos. Tambi茅n hab铆an estado en Intxaurrondo y oyeron gritos y v贸mitos. Tambi茅n que alguien dec铆a 芦se nos va禄. E incluso su pareja vio un cuerpo tapado. Como siempre en estos casos, la palabra del polic铆a contra la del detenido.

No ha sido hasta ahora, sin embargo, que se ha podido conocer un nuevo elemento. Gracias al documental Non dago Mikel? (驴D贸nde est谩 el Mikel?) ha emergido la grabaci贸n de una conversaci贸n entre mandos de la Guardia Civil. Los que hablan son el entonces coronel del CESID, Juan Alberto Perote, y el capit谩n de la Guardia Civil, Pedro G贸mez Nieto. Fue de la siguiente manera:

PEROTE: El tema de Zabaltza est谩 muy feo

G脫MEZ NIETO: S铆, muy mal.

PEROTE: 驴Has hablado con Felipe y estos?

G脫MEZ NIETO: No, no he hablado. Yo, mi鈥 Un juicio as铆 r谩pido m铆o de valores, que se les ha ido la mano, que se les ha quedado en el interrogatorio

PEROTE: 驴T煤 crees que se les muri贸 en Intxaurrondo?

G脫MEZ NIETO: S铆, mi impresi贸n es que en el interrogatorio. Posiblemente fue un paro cardiaco como consecuencia de la bolsa en la cabeza. Esta es mi impresi贸n. Cometieron muchos errores. Estar interrog谩ndolo habiendo al lado los familiares鈥

Idoia Zabaltza ya conoc铆a el documento. Hab铆a le铆do las transcripciones. Aun as铆, escuchar la grabaci贸n de los propios guardias civiles 芦impacta禄, admite hoy. 芦Impacta no ya por lo que dice, sino por el tono. Por la total naturalidad con la que hablan禄, asegura la hermana de Mikel Zabaltza. 芦Hablan con la naturalidad que un jardinero dice que ha colocado cinco 谩rboles o un pe贸n de obra diciendo que ha colocado una veintena de ladrillos禄, afirma.

Una prueba muy evidente. Sin embargo, cuando lleg贸 a los tribunales en 1996 a trav茅s de las transcripciones, estos la denegaron. El juez justific贸 que 芦no presenta una m铆nima calidad convictiva禄. G贸mez Nieto neg贸 la existencia de la conversaci贸n y el ministro de Defensa, Eduardo Serra, dijo que no exist铆a 芦ning煤n documento que contenga informaci贸n que pueda contribuir al esclarecimiento de las circunstancias en las que se produjo la muerte de Mikel Zabaltza禄. Ahora han emergido los audios, pero el caso sigue sin reabrirse. En 1995 un guardia civil tambi茅n confes贸 que hab铆a visto el cuerpo de Zabaltza en un ascensor de Intxaurrondo, pero nada de nada. Durante m谩s de tres d茅cadas se ha perpetuado la sensaci贸n de impunidad. La versi贸n policial siempre se ha impuesto. De hecho, el teniente Gonzalo P茅rez Garc铆a, inicialmente procesado por el caso, fue absuelto y despu茅s ascendido a coronel.

El caso Zabaltza est谩 lejos de ser una excepci贸n a la norma. El Instituto Vasco de Criminolog铆a ha documentado al menos 4.113 casos de tortura s贸lo en Euskadi

Pero el caso de Mikel Zabaltza est谩 lejos de ser singular o una excepci贸n a la norma. El prestigioso forense Paco Etxeberria, del Instituto Vasco de Criminolog铆a, lider贸 el estudio m谩s exhaustivo al respecto, por encargo del Gobierno vasco. Fue presentado el 2017 y pudo documentar hasta 4.113 casos de tortura y maltratos entre los a帽os 1960 y 2014 siguiendo el protocolo de Estambul, el mismo que ha adoptado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Sin embargo, el mismo Etxeberria advert铆a que la incidencia fue mucho mayor. En primer lugar, porque no pudieron acreditar muchos casos de la dictadura (trabajaban con un censo de m谩s de 20.000 detenidos). En segundo lugar, porque s贸lo se centra en la Comunidad Aut贸noma Vasca, pero no Navarra, donde no se ha hecho ning煤n estudio como este. Hay que tener presente, como denunci贸 entonces el experto forense, que fue un arma sistem谩tica en el marco de la lucha antiterrorista.

De los casos documentados por Etxeberria, en 1.792 est谩 implicada la Guardia Civil, que recorr铆a sobre todo a la bolsa en la cabeza. El Cuerpo Nacional de Polic铆a (CNP) es responsable de al menos 1.785 casos, y optaba especialmente por las descargas el茅ctricas y la pr谩ctica de la ba帽era. En 336 casos ha sido a cargo de la Ertzaintza, que hac铆an uso de posturas forzadas y otras formas para producir extenuaci贸n f铆sica y cansancio. El 43% de los torturados acabaron saliendo en libertad. El r茅gimen de incomunicaci贸n, que tambi茅n aplicaron a Mikel Zabaltza, es el que permit铆a este tipo de vulneraciones.

L'advocat Sebasti脿 Salellas valora la sent猫ncia d鈥橢strasburg acompanyat dels encausats

FOTO: El abogado Sebasti脿 Salellas llev贸 la defensa de los quince independentistas catalanes

Hay otros balances y estimaciones. Es el caso de la Fundaci贸n Euskal Memoria, que tiene como objetivo reconstruir la memoria hist贸rica de Euskal Herria, que trabaja en este tipo de casos y que colabora de forma a menudo con el Instituto Vasco de Criminolog铆a. Su centro de documentaci贸n eleva hasta 5.657 los casos verificados de tortura en el Pa铆s Vasco y Navarra. En unas proporciones similares, el 47% es de la Polic铆a Nacional, el 41% de la Guardia Civil y el 7% de la Ertzaintza.

Si bien la tortura fue una herramienta generalizada con los detenidos en Euskal Herria, no se circunscribe a este territorio. En Catalunya tambi茅n ha habido denuncias en este sentido. Sin ir m谩s lejos, la primera condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en este sentido fue de quince independentistas catalanes detenidos poco antes de los Juegos Ol铆mpicos del 92. En 2004, Estrasburgo conden贸 al Estado espa帽ol por no investigar las denuncias de torturas f铆sicas y psicol贸gicas presentadas por estos, en el marco de la Operaci贸n Garz贸n, bautizada as铆 por el magistrado instructor Baltasar Garz贸n.

La primera condena del TEDH en Espa帽a fue por no investigar las denuncias de quince independentistas catalanes

Ahora Paco Etxeberria trabaja como asesor del Gobierno en materia de memoria democr谩tica, pero se remite a lo que ya dijo anteriormente. Ya hace a帽os que ha denunciado c贸mo era una pr谩ctica 芦sistem谩tica禄 contra cualquier detenido. Hab铆a documentado casos de todo tipo, que no se limitaban al 芦entorno de ETA禄, un concepto tambi茅n ambiguo. Entre los 4.113 hay cirujanos, profesores universitarios, militantes sindicalistas, sacerdotes e incluso militantes del PNV o del PSOE. Un dato sintom谩tico: s贸lo 1.081 denuncias corresponden al periodo de la dictadura y a los primeros a帽os de la transici贸n. El resto, al periodo de 芦democracia plena禄, utilizando los t茅rminos del Gobierno.

芦Fue sistem谩tica y generalizada禄, confirma Ainara Esteran, de la fundaci贸n Egiari Zor, que trabaja por los derechos de las v铆ctimas que han sufrido la violencia de los Estados franc茅s y espa帽ol en el marco del conflicto vasco. 芦Ha sido sistem谩tica y generalizada porque hab铆a un pacto de Estado que lo facilitaba, que perpetuaba inercias franquistas hasta la democracia禄, constata la representante de la entidad. Se帽ala como incluso se 芦increment贸禄 despu茅s de la dictadura. 芦Es impensable que una pr谩ctica prohibida bajo cualquier circunstancia en una democracia pueda alargarse durante tantas d茅cadas si no es con un pacto de Estado禄, insiste Esteran. Un pacto de Estado que tambi茅n es un pacto de silencio y de impunidad.

Basta hojear las sentencias condenatorias. Por estos miles de casos de tortura, seg煤n el informe del Instituto Vasco de Criminolog铆a, ha habido s贸lo 20 resoluciones de condena del Tribunal Supremo sobre un total de 31 personas afectadas. Ha habido 49 personas condenadas por estos maltratos. En cambio, un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) habla de 448 condenados por 芦sufrimientos f铆sicos y mentales禄 entre los a帽os 2013 y 2019. Tambi茅n incluye a los funcionarios de prisiones, otro punto oscuro.

De los pocos polic铆as condenados, muchos han sido indultados, condecorados e incluso ascendidos

No s贸lo eso. En los casos donde hubo condena por tortura, los agentes condenados fueron posteriormente indultados por el Gobierno. Es el caso de los responsables de la muerte de Joxe Arregi, ahora hace cuarenta a帽os. Los dos polic铆as condenados, Juli谩n Mar铆n y Juan Antonio Gil Rubiales, fueron indultados por el ejecutivo de Felipe Gonz谩lez. Los dos agentes se reincorporaron al CNP. Incluso Gil Rubiales fue ascendido a comisario jefe provincial en Tenerife. El general Enrique Rodr铆guez Galindo, responsable de Intxaurrondo, fue condenado a 71 a帽os de prisi贸n por el caso Lasa y Zabala. S贸lo pas贸 cinco a帽os privado de libertad.

Idoia Zabaltza se帽ala varios condicionantes que han permitido esta impunidad. En primer lugar, indica c贸mo las personas que han sufrido torturas salen con un 芦miedo atroz禄. Pero tambi茅n c贸mo 芦era habitual禄 que denunciaran a qui茅n ten铆a el valor de denunciar torturas. Adem谩s, desde los medios de comunicaci贸n estatales se les acusaba de estar 芦al servicio de ETA禄. Lamenta como s贸lo aquellos casos 芦con secuelas muy evidentes禄, como el caso de Arregi o de otros que han acabado en el hospital muy graves, ha habido depuraci贸n de responsabilidades.

Ha habido una negativa de la pol铆tica a reconocerlo y una ausencia de la justicia a la hora de depurar responsabilidades. Pero los medios de comunicaci贸n tambi茅n fueron una parte importante del engranaje de esta impunidad. Como ejemplo, el reportaje que publicaba El Pa铆s en mayo de 2002, titulado Torturas en el Pa铆s Vasco: 驴realidad o simple propaganda?. El periodista destacaba que 芦en comparaci贸n con otros pa铆ses, el sistema espa帽ol puede ser considerado garantista禄, que s贸lo eran unos 芦casos aislados禄 y compraba el relato de la polic铆a. 芦ETA utiliza los supuestos maltratos infligidos por la polic铆a a los detenidos para ganar simpatizantes para su causa禄, conclu铆a.

FOTO: Mural en recuerdo a Jos茅 Antonio Lasa y Jos茅 Ignacio Zabala, muertos a manos de los GAL

El negacionismo ha sido una parte clave, una herramienta al servicio de la tortura,禄 denuncia Ainara Esteran. La responsable de Egiari Zor se帽ala toda una cadena de complicidades: 芦No s贸lo son responsables el polic铆a, el guardia civil o el ertzaina de turno. Tambi茅n lo son los jueces que han mirado hacia otro lado, o la implicaci贸n imprescindible de muchos m茅dicos forenses禄. Si hubiera habido depuraci贸n de responsabilidades, asegura, 芦no se habr铆a alargado durante tantos a帽os禄.

Condenas internacionales

No ha habido depuraci贸n de responsabilidades a pesar de las numerosas condenas internacionales al Estado espa帽ol por no investigar las denuncias de torturas. La primera fue la de los 15 independentistas catalanes detenidos por los Juegos Ol铆mpicos de Barcelona. Pero desde entonces no han parado de caer nuevas sentencias. Desde el 2004, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido hasta once sentencias condenatorias contra Espa帽a por vulneraci贸n del art铆culo 3, por no investigar c贸mo toca estas denuncias. Como hecho sintom谩tico, en siete de estas condenas el juez instructor era el entonces magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, hoy ministro del Interior del gobierno de Pedro S谩nchez y Pablo Iglesias.

Pero la primera condena internacional lleg贸 antes, en 1998, de la mano del Comit茅 contra la Tortura de las Naciones Unidas por el caso de una ciudadana vasca detenida por la Guardia Civil. El mismo comit茅 tambi茅n ha condenado al Estado espa帽ol en 2005 y en 2019. El relator de la ONU visit贸 Madrid y Euskal Herria en el 2004, una visita de la que sali贸 un informe con 芦recomendaciones禄. Estas recomendaciones directamente fueron despreciadas por el gobierno del Estado. Calific贸 el informe de 芦falso禄 y las recomendaciones de 芦absolutamente inaceptables禄.

El Estado espa帽ol acumula 11 condenas de Estrasburgo por no investigar denuncias de torturas

Organismos internacionales de derechos humanos tambi茅n han hecho reiterados toques de atenci贸n a Espa帽a. Es el caso de Amnist铆a Internacional, que ha emitido informes en varias ocasiones. En 2017, pidi贸 al Gobierno que investigara las denuncias de torturas y no obstaculizara las distintas iniciativas de gobiernos auton贸micos. Es el caso de la ley vasca de reconocimiento y reparaci贸n de v铆ctimas de vulneraciones de derechos humanos entre 1978 y 1999. La Moncloa la llev贸 al Tribunal Constitucional. Finalmente, los dos gobiernos llegaron a un acuerdo en el marco de la comisi贸n bilateral. 芦Oponerse al reconocimiento de las v铆ctimas de torturas, sin proponer medidas alternativas, s贸lo sirve para consolidar la impunidad禄, advert铆a entonces Amnist铆a.

驴Conf铆an las v铆ctimas en que haya justicia? 芦La verdad, al menos, la estamos sacando a la luz despu茅s de much铆simas d茅cadas. El negacionismo ha sido vencido por informes como el del Instituto Vasco de Criminolog铆a, que tiene car谩cter oficial,禄 subraya Ainara Esteran. A falta de tribunales que act煤en, mientras las v铆ctimas van desapareciendo, consideran que pueden 芦entender la verdad como un elemento de justicia禄. En este sentido, insiste: 芦Que 40 a帽os despu茅s haya un informe que diga que esto existi贸, que no ment铆an, puede ser considerado como un elemento de justicia禄. Se帽ala el 芦desequilibrio禄 en el ejercicio de la justicia entre unas v铆ctimas y otras en el marco del conflicto violento vasco.

En los mismos t茅rminos se expresa la hermana de Mikel Zabaltza. 芦Si habr谩 justicia, no tengo ni idea, porque poco a poco se nos est谩 cerrando esta puerta芦, asegura. No tiene 芦ninguna esperanza禄. A pesar de todo, s铆 que la tiene en la verdad. 芦Quiz谩s hay que renunciar a impartir justicia para saber la verdad禄, a帽ade. Y concluye: 芦Igual cuando ya no haya nadie que lo pueda pagar, que tenga que rendir cuentas, igual entonces llegar谩 el momento que podremos saber toda la verdad禄.

Fuente: El Nacional

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org