January 16, 2023
De parte de Indymedia Argentina
164 puntos de vista

Fue detenida en enero de 2016 por participar en un acampe. Desde entonces se construy贸 una sucesi贸n de acusaciones con el fin de disciplinarla a ella y a su organizaci贸n. El escenario de persecuci贸n y hostigamiento por parte del poder ejecutivo provincial y de autoridades judiciales persiste con consecuencias para su salud f铆sica y ps铆quica.

El 16 de enero de 2016, a pocas semanas del comienzo del primer mandato de Gerardo Morales, Milagro Sala fue detenida por participar de un acampe frente a la casa de gobierno de Jujuy. Desde entonces fue encerrada dos veces en una unidad penal y hasta este momento sigue privada de la libertad en su domicilio. La prisi贸n preventiva y la sucesi贸n de acusaciones en su contra busc贸 desde el comienzo disciplinarla a ella y debilitar su organizaci贸n. En los 煤ltimos tiempos su situaci贸n procesal fue utilizada por Morales en funci贸n de sus propias estrategias pol铆ticas. El escenario de persecuci贸n y hostigamiento construido por el poder ejecutivo provincial y las autoridades judiciales tuvo y tiene consecuencias graves para la salud y la integridad f铆sica de Milagro.

Apenas asumi贸, en diciembre de 2015, Morales anunci贸 que las organizaciones sociales deb铆an empadronarse en un registro de cooperativas. Ante un pedido de reuniones por parte de distintas organizaciones para entender las medidas, Morales no quiso mantener di谩logo ni dar explicaciones. Eso provoc贸 que distintos grupos hicieran el acampe frente a la gobernaci贸n. A los pocos d铆as, dict贸 un decreto que dispon铆a la suspensi贸n de la personer铆a jur铆dica y otros derechos de las organizaciones que se quedaran en el lugar. Algunas se fueron pero Milagro Sala y la Tupac Amaru mantuvieron el acampe. Sobre esta organizaci贸n recay贸 una serie de medidas de criminalizaci贸n, que incluy贸 la detenci贸n de su referenta.

Casi dos semanas despu茅s, se orden贸 su excarcelaci贸n. Pero ese mismo d铆a, antes de que fuera liberada, se pidi贸 otra vez su detenci贸n por otra causa. As铆 comenz贸 un ciclo de denuncias que la mantiene encerrada hasta el d铆a de hoy. En esta nueva investigaci贸n se la acusaba de defraudaci贸n en perjuicio del Estado, extorsi贸n y asociaci贸n il铆cita. El gobierno de Jujuy subordin贸 al poder judicial provincial en funci贸n de sus objetivos pol铆ticos: de manera encadenada y superpuesta se le iniciaron procesos y se reabrieron otros en los que se la hab铆a desvinculado. A Milagro se le abrieron 12 causas y atraves贸 seis debates orales y p煤blicos. La finalidad de esta estrategia es asegurar su situaci贸n de encierro y desprestigiarla.

A partir de su delicado estado de salud f铆sico y mental, cuando estaba presa en el penal de Alto Comedero, en noviembre de 2017 la Corte IDH le exigi贸 al Estado argentino que adopte 鈥渓as medidas de protecci贸n que sean necesarias y efectivas para garantizar la vida, integridad personal y salud鈥 de Milagro. En ese momento, el tribunal internacional consider贸 que su estado revelaba 鈥渦na situaci贸n de extrema gravedad鈥.

El hostigamiento ejercido estuvo acompa帽ado por situaciones de humillaci贸n p煤blica y privada, como haber recibido notificaciones judiciales cuando estaba en la cama de un hospital durante una internaci贸n. Ning煤n var贸n que participe en pol铆tica vive el grado de persecuci贸n, intimidaci贸n y acoso que transita Milagro Sala, con el af谩n de limitar su influencia y acci贸n. La b煤squeda por menoscabar su construcci贸n popular, se cruza con la violencia pol铆tica por razones de g茅nero que se ejerce contra ella y la racializaci贸n de la que es objeto.

En 2021 el CELS junto con Abogadas y abogados del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (ANDHES) denunciamos al Estado argentino ante la CIDH por la situaci贸n de hostigamiento y criminalizaci贸n que padecen tanto ella como la Tupac Amaru.

En diciembre del a帽o pasado, la Corte Suprema rechaz贸 el recurso de les abogades de Milagro para rever el caso de defraudaci贸n y asociaci贸n il铆cita, en el que la hab铆an condenado a 13 a帽os de prisi贸n. Con esa decisi贸n, el m谩ximo tribunal convalid贸 lo realizado por el poder judicial de Jujuy, sin contemplar las irregularidades que tuvo el proceso y las violaciones a las garant铆as constitucionales que aleg贸 su defensa. En la 煤ltima semana, su estado de salud empeor贸 y sus m茅dicos eval煤an intervenirla por una patolog铆a previa.

Durante estos siete a帽os de privaci贸n de la libertad de Milagro, tambi茅n varies de les integrantes de la Tupac Amaru sufrieron similares episodios de hostigamiento, con el objetivo de desarticular definitivamente la organizaci贸n. La causa judicial contra la protesta que dio origen a su detenci贸n sigue pendiente de juicio oral y la persecuci贸n por este hecho contin煤a hasta hoy. En toda la Argentina, por supuesto incluida la provincia de Jujuy, la protesta y la organizaci贸n pol铆tica y social son derechos. Su ejercicio nunca puede ser blanco de la persecuci贸n penal.




Fuente: Argentina.indymedia.org