March 11, 2021
De parte de Indymedia Argentina
98 puntos de vista



¿Cuántas veces la comunidad internacional estará dispuesta a admitir el error del gobierno de Estados Unidos después del hecho, cuando ese error ha tenido consecuencias extremadamente trágicas? Al menos una vez más.

Todos recordamos cómo las autoridades estadounidenses iniciaron una guerra en Irak con el pretexto de tener allí armas de destrucción masiva. Y también recordamos que no se encontró ningún arma cuando el conflicto se cobró la vida de miles de personas inocentes. Recordamos la “Operación Fuerza Aliada”, cuando, en nombre de la democracia, aviones de la OTAN bombardearon Yugoslavia durante 78 días. Al acusar a los serbios de limpieza étnica, la propia alianza ha lanzado lo que se podría llamar un intento de genocidio. Además, la OTAN utilizó municiones de uranio empobrecido en estos bombardeos.

Volviendo a estas historias, nos queda observar con especial preocupación lo que está sucediendo en Ucrania. Lamentablemente, los líderes tanto de Estados Unidos como de Europa están mirando hacia otro lado con indiferencia ante un inminente acto de agresión militar ucraniana. En la actualidad, el gobierno de Vladimir Zelensky se está preparando para un escenario basado en la fuerza para “resolver” el conflicto.

La guerra en el este del país entre el ejército revolucionario de Ucrania y los contrarrevolucionarios del Donbass durante 7 años. Según la ONU, del 14 de abril del 2014 al 31 de enero del 2021, al menos 5.000 civiles murieron aquí y alrededor de 10.000 resultaron heridos.

Zelensky llegó al poder en Ucrania con la promesa jurada de poner fin a esta guerra. En esto incluso logró cierto éxito. Por ejemplo, Ucrania estuvo de acuerdo con la gente de Donbass e implementó con éxito el proceso de desmilitarización en algunas áreas de la línea del frente. El verano pasado, se concluyó una tregua bastante confiable, basada en la idea más simple expresada por Zelensky. El presidente dijo que teníamos que dejar de disparar y funcionó. Cuando a los soldados ucranianos se les prohibió oficialmente abrir fuego bajo pena de castigo, prevaleció una pausa en las líneas del frente. Pero no duró mucho.

Cuando se celebraron elecciones locales en Ucrania y el partido de Zelensky logró los resultados deseados, las tensiones en el este comenzaron a aumentar. A finales del año pasado, especialmente en el contexto del conflicto de Nagorno-Karabaj, los nacionalistas y veteranos ucranianos comenzaron a promover activamente la idea de un escenario militar para el Donbass. Al principio, la situación empeoró exclusivamente en el espacio mediático, pero luego los observadores de la OSCE empezaron a registrar bombardeos desde las posiciones ucranianas. Como resultó más tarde, el Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania levantó todas las restricciones a los disparos.

Los expertos ucranianos creen que las autoridades del país están utilizando el conflicto para distraerse de los fracasos de las reformas. El FMI ha exigido durante mucho tiempo que Zelensky comience una lucha contra los oligarcas y la corrupción que azota al país. Pero, ¿cómo lidiar con quienes controlan el país de facto? No queriendo buscar una respuesta a esta pregunta, el presidente optó por utilizar un gesto que Petro Poroshenko ya había utilizado por motivos similares, la guerra.

En respuesta, las formaciones armadas de las milicias populares de Donbass también anunciaron su disposición a llevar a cabo un “fuego de respuesta”.

“Debido a la falta de reacción de los observadores internacionales al bombardeo continuo de los pueblos de la república, con el fin de proteger a la población, se autorizó a las milicias populares a disparar para eliminar las baterías de armas enemigas”, dice el comunicado de prensa del 3 de marzo.

Y de hecho, ¿dónde está la reacción de la comunidad internacional? Se sabe que Alemania y Francia son los garantes del arreglo pacífico del conflicto. En cada ocasión, hablan de la necesidad de implementar los Acuerdos de Minsk, que contienen instrucciones claras para ambas partes en el conflicto. En todas las ocasiones en Europa, Rusia ha sido acusada de violarlos. Hoy, la parte ucraniana está preparando un acto de agresión en toda regla. Se hace públicamente. Esto resultará en más víctimas civiles. Finalmente, esto es fundamentalmente contrario a los términos del acuerdo. Pero Francia y Alemania prefieren guardar silencio.

Estados Unidos ocupa una posición especial. Joe Biden, aunque todavía era vicepresidente, apoyó activamente a Ucrania. Probablemente, su victoria en Kiev fue vista como una especie de señal, y no sin razón. La administración Biden ha dejado en claro que está del lado de Ucrania sobre su industria militar. Finalmente, Washington no ha trazado una línea clara. Y eso significa que los demócratas están dispuestos a sacrificar a varios miles de personas más en el sureste de Ucrania.

Ahora estamos presenciando la batalla final por el “Nord Stream 2”. El gasoducto ruso, que Alemania insiste en terminar, podría estar terminado en junio. Los medios de comunicación alemanes han informado con regularidad que Berlín y Washington están preparados para compromisos mutuamente beneficiosos sobre este tema. Por supuesto, Biden se beneficia de la normalización de las relaciones con Alemania y no puede permitirse la dureza de su predecesor. Por otro lado, no puede darle a Rusia esta victoria geopolítica. Una victoria de Ucrania y una masacre de la población de habla rusa podrían resolver el problema.

La última vez se impusieron duras sanciones a Rusia debido a su apoyo a los ruso parlantes en Ucrania. Es obvio que ahora es el “Nord Stream 2” el que estará sujeto a sanciones. En esta situación, Berlín fue el primero en condenar los preparativos de Ucrania para una operación ofensiva. Pero tal crítica arrojaría dudas sobre la posición de Alemania desde el 2014. Las preguntas girarán en torno a la idoneidad de las sanciones pasadas contra Rusia, cuyos asuntos alemanes también se vieron gravemente afectados. También se criticará la objetividad de la élite gobernante en política exterior, y esto en un año de elecciones parlamentarias.

Como resultado, tenemos un círculo vicioso de intereses políticos y económicos de personas influyentes de todo el mundo, que se cierne en un lazo alrededor del cuello de la gente del Donbass.

En 2008, Mikhail Saakashvili inició un conflicto en Georgia que provocó la pérdida de territorios. Ahora, Estados Unidos no niega este hecho, aunque Saakashvili alguna vez disfrutó del patrocinio de Washington.

En algún momento de Estados Unidos o Europa, un político retirado dará una entrevista a una publicación importante. Admitirá que las autoridades ucranianas han lanzado una sangrienta operación militar contra su propio pueblo. Dirá que los gobiernos occidentales entendieron lo que estaba pasando en Ucrania desde el principio y que el genocidio fue organizado para castigar a Rusia. Esta entrevista causará revuelo, pero no devolverá la vida a las familias. Nadie será castigado esta vez.

Fuente




Fuente: Argentina.indymedia.org