October 24, 2021
De parte de La Haine
56 puntos de vista

Decenas de miles de personas se han manifestado este sábado en San Sebastián, convocados  por la red de apoyo a los presos etarras Sare, para reclamar el traslado a cárceles del País Vasco y el fin de «la política de excepción penitenciaria» para todos los reclusos de la banda terrorista ya disuelta, que hace ahora diez años anunció el cese de su actividad armada.

En la marcha ha participado una nutrida representación de EH Bildu, con su coordinador general, Arnaldo Otegi, a la cabeza, además del secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez. Asimismo, han asistido miembros de Podemos como la concejala donostiarra Aitzole Araneta y representantes del PNV como el presidente de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Xabier Ezeizabarrena, y la parlamentaria Irune Berasaluze han participado en la protesta.

Además, estaban invitados cinco ex presos catalanes de ERC y JxCat, entre ellos el ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, muy aplaudido por los manifestantes. Junqueras, la expresidenta del Parlamento de Cataluña, Carmen Forcadell, los exconsejeros Raül Romeva y Dolors Bassa, todos ellos de ERC, así como Josep Rull y Aurora Madaula, de JxCat, han marchado tras los integrantes de Sare que sujetaban la pancarta con el lema «Paso a paso en el camino a casa».

La protesta ha transcurrido con normalidad desde el túnel del barrio del Antiguo y, tras recorrer el Paseo de la Concha y algunas de las calles céntricas de la ciudad, ha concluido en el Boulevard de San Sebastián. Los manifestantes han coreado lemas como «Denok atera, presoak kalera» («Todos fuera, presos a la calle») y «Euskal presoak etxera» («Presos vascos a casa»); también se han proferido gritos a favor de la independencia en euskera y catalán.

A la conclusión de la marcha, los portavoces de Sare, Joseba Azkarraga y Arantza Aldezabal, han leído un comunicado en castellano y euskera: «Nos une algo fundamental, como es la defensa de los DDHH. De todos los derechos para todas las personas, sin excepción. Porque los DDHH no pueden parcelarse y defender unos y obviar otros», han proclamado.

«Pedimos una legislación de carácter ordinaria, que impida cadenas perpetuas encubiertas; que posibilite la progresión de grados o los permisos penitenciarios a los que tienen derechos los presos vascos», han recalcado.

Asimismo, han recordado que la Administración vasca, con la gestión de las prisiones en sus manos desde el 1 de octubre, tiene ahora «la posibilidad de desarrollar una política penitenciaria de carácter humanista, no represiva y que acerque a la reconstrucción de la convivencia, tras tantos años de confrontación y sufrimiento». Las reivindicaciones han terminado con un concierto del grupo Gatibu.




Fuente: Lahaine.org