August 9, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
239 puntos de vista

Danilo Albin

Fuego real para guerras reales. Los marinos saudíes que se adiestraron en España para tripular los buques de guerra construidos por Navantia han tenido ocasión de disparar misiles en aguas de la Armada en Cádiz, donde pusieron a prueba la tecnología bélica que llevan a bordo estos barcos.

La entrega de la segunda corbeta de Navantia al régimen saudí, prevista para este martes, ha estado precedida de otro hecho significativo: el cierre del periodo de entrenamiento de los militares que utilizarán el primero de esos buques, entregado en marzo pasado.

La agencia oficial de Arabia Saudí –una de las últimas monarquías absolutistas de la Tierra– publicó el pasado día 23 una reseña de ese particular fin de curso en el sur de España. En un comunicado, relata que había llegado a su fin el programa de entrenamiento de la tripulación” del barco ’Al-Jubail’, “el primer buque de combate del proyecto ’Sarawat’, que incluye la fabricación y construcción de cinco buques de guerra con capacidades avanzadas para hacer frente a diversas misiones de combate con alta eficiencia”.

En efecto, Navantia cerró en 2018 un acuerdo con el Gobierno saudí para la construcción de cinco corbetas por un importe cercano a los 1.800 millones de euros. La operación se cerró en plena campaña de ataques contra Yemen por parte de la coalición militar encabezada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Según describe la agencia del régimen saudí, el programa de formación “constó de tres fases principales”. Tras pasar 46 semanas en el Reino Unido para aprender inglés, los marinos se trasladaron a España, donde “se impartieron cursos fundacionales y avanzados por parte de la Armada española y la Universidad de Cádiz, además de cursos de operación, mantenimiento y adaptación al buque con la Armada española y Navantia”.

Los “ejercicios prácticos en el mar”, que se realizaron en el mes de julio, contaron con la presencia del Teniente General Fahd bin Abdullah Al-Ghufaili, Comandante de la Marina saudí. El alto cargo militar fue testigo de la “puesta en marcha del Buque de Su Majestad ’Al-Jubail’ en la zona de operaciones de la Armada española en el Golfo de Cádiz” donde se realizaron “ejercicios de tiro con misiles tipo MICA”, utilizados “para contrarrestar ataques aéreos e identificar objetivos de forma autoguiada”.

Tras el ejercicio, el Comandante de la Marina “expresó su orgullo” por la “eficiencia y competencia en las etapas de entrenamiento y calificación teórica y práctica”, así como por la “alta capacidad para operar plenamente los sistemas avanzados del buque”, que culminó con el “lanzamiento exitoso del misil” en el Golfo de Cádiz y el consiguiente “impacto directo y destrucción de su objetivo”.

Según avanzó el régimen en esa nota, esa primera corbeta entregada por Navantia ya estaba preparada para zarpar hacia Arabia Saudí e incorporarse a la flota naval del proyecto “Sarawat”, ideado para “elevar el nivel de preparación de las Reales Fuerzas Navales Saudíes”, “mejorar la seguridad marítima en la región” y “proteger los intereses vitales y estratégicos del Reino”.

Bloqueo contra Yemen

En las últimas semanas, Amnistía Internacional se dirigió al Gobierno español para pedirle precisamente que frenase la entrega de la segunda corbeta hasta tener garantías sobre su utilización. Según destacó el organismo de derechos humanos, Arabia Saudí utiliza este tipo de barcos para mantener el bloqueo naval contra Yemen, lo que ha contribuido a agravar la catástrofe humanitaria que atraviesa ese país.

La entrega de este segundo barco de guerra se produce además en un momento particularmente sensible: el próximo 2 de agosto caduca la tregua alcanzada entre Arabia Saudí y los combatientes hutíes. Pese a los esfuerzos de Naciones Unidas para reeditar el acuerdo, las partes involucradas no han confirmado aún si será posible.

Público




Fuente: Grupotortuga.com