August 2, 2022
De parte de Nodo50
264 puntos de vista

Apesar de sus pupilas horizontales, notamos la curiosidad en su mirada. Sus ocho brazos repletos de ventosas y neuronas nos resultan extra帽amente familiares. Quien ha tenido la suerte de ver un pulpo en libertad lo sabe. Parece un ser de otro planeta, demasiado alejado de los humanos en el 谩rbol evolutivo, y pese a ello hay algo que atrae a ambas especies entre s铆, un sentimiento de comprensi贸n mutua. Hay algo de inteligencia y consciencia compartida.

La mayor铆a de los 500 millones de neuronas de un pulpo (algo menos que en el cerebro de un perro) se reparten en sus tent谩culos. Se cree que cada ventosa tiene una especie de pensamiento independiente y a la vez conectado con el resto del cerebro, como explica el fil贸sofo de la ciencia Peter Godfrey-Smith en su libro Otras mentes. Son seres capaces de abrirse camino en laberintos complejos, comunicarse entre s铆 y con otras especies, adaptarse a entornos cambiantes o convertir casi cualquier objeto en una herramienta que sirva a sus prop贸sitos.

Adem谩s de inteligentes, habitualmente son seres solitarios y territoriales, con vidas cortas e intensas. Son curiosos y exploradores por naturaleza y prefieren no estar demasiado expuestos, camufl谩ndose con los cambios de color de su piel, con sus nubes de tinta o escondi茅ndose en los agujeros de su entorno. Por eso, su cr铆a en cautividad ha tra铆do siempre complicaciones y ha motivado las quejas de cient铆ficos y asociaciones animalistas por igual. Si todo sigue seg煤n lo planeado, Nueva Pescanova abrir谩 este verano la primera planta de acuicultura de pulpo del mundo. 

Lo har谩 en Gran Canaria, desde donde producir谩 algo m谩s de 3.000 toneladas de este animal al a帽o. Hasta ahora, la cr铆a en cautividad de este cefal贸podo se hab铆a resistido. No parec铆a un animal hecho para estar encerrado en tanques masificados en los que sentirse expuesto continuamente. 芦Los cefal贸podos son inteligentes y curiosos, les gusta explorar. Tambi茅n son solitarios y territoriales, no les gusta estar en grupo. Y si est谩n en situaciones de conflicto o se sienten vulnerables, con otros animales cerca, buscan refugio, sueltan tinta, se camuflan. En las granjas, suelen estar en tanques abiertos o transparentes y llenos de otros animales. Son entornos muy poco favorables para los pulpos, entornos que les causan estr茅s鈥, explica Heather Browning.

Esta investigadora del proyecto Foundations of Animal Sentience de la London School of Economics es una de las autoras de un informe detallado sobre la capacidad de sentir de los cefal贸podos y los crust谩ceos publicado el a帽o pasado. Tras revisar m谩s de 300 art铆culos cient铆ficos, los autores concluyeron que estos animales son seres sintientes. Su impacto en Reino Unido fue tal que a las pocas semanas fueron catalogados como especies cuyo bienestar debe ser protegido por ley.

La constataci贸n de que los animales sienten y tienen emociones est谩 en la base de las leyes que protegen su bienestar, como la ley de protecci贸n, derechos y bienestar de los animales que acaba de aprobarse en Espa帽a. Desde el punto de vista cient铆fico, no hay dudas, pero la sociedad est谩 todav铆a lejos de admitir que los animales sufren o son felices al igual que las personas. Hacerlo nos pondr铆a frente al espejo. Nos har铆a plantearnos desde la ganader铆a intensiva hasta la experimentaci贸n, pasando por todos los usos l煤dicos y culturales que hacemos de los animales.

Foto: Marcelo del Pozo / Reuters

Los cuervos y el sentido de la justicia

Un hombre en plena crisis existencial inicia una especie de historia de amor correspondida con un ser de ocho tent谩culos. La l铆nea argumental del premiado documental Lo que el pulpo me ense帽贸 parece que nos habla de los cefal贸podos, pero en realidad nos plantea preguntas que tienen que ver m谩s con nosotros que con ellos. 驴Siente el pulpo como sentimos nosotros? 驴O es el humano el que quiere ver sus sentimientos reflejados en el animal? 鈥淓s muy dif铆cil demostrar que un animal tiene sentimientos, porque no los comunica como nosotros鈥, a帽ade Browning. 鈥淣o creo que vayamos a ser capaces de demostrarlo por completo. Pero en lugar de intentar alcanzar una demostraci贸n definitiva, deber铆amos tener en cuenta todas las pruebas que tenemos sobre su comportamiento complejo, sus habilidades, su inteligencia y, a partir de ah铆, decidir hasta qu茅 punto muestran ser sintientes鈥.

A lo largo de la historia se han desarrollado m煤ltiples pruebas para intentar definir la sensibilidad, la consciencia o la subjetividad en los animales. Mirando a los ojos a un perro o a un simio, es dif铆cil dudar de su pensamiento emotivo. Pero sus casos no son 煤nicos. Los cet谩ceos, los elefantes, las urracas, los cerdos, los cangrejos, las palomas, los calamares, las vacas o los caballos tambi茅n sienten. De hecho, la lista es enorme y casi parece que cualquier animal que estudiemos acaba por tener sentimientos.
芦Desde un punto de vista evolutivo, me cuesta creer que haya animales que no gestionen emociones, animales que no sean sensibles en cierto grado a su entorno. Bajo una perspectiva legal, tendemos a crear l铆mites. Pero es dif铆cil pensar que haya animales que puedan haber evolucionado sin sintiencia. 驴C贸mo no va a sentir dolor un insecto?禄, explica Claudia Wascher, investigadora de la Universidad de Cambridge especializada en ecolog铆a del comportamiento.

Su trabajo con c贸rvidos ha resuelto muchas dudas sobre la inteligencia y la sensibilidad animal, y tambi茅n nos ha hecho replantearnos nuestra propia subjetividad. Los cuervos, por ejemplo, tienen un sentido de la justicia muy arraigado. Si se reparten recompensas de forma desigual en un grupo, protestan. Quieren que todos reciban la cantidad que consideran como justa.

鈥淓l sentimiento de injusticia est谩 muy presente en los humanos, pero tambi茅n lo comparten otros animales que viven en grupos sociales. Creemos que desde el punto de vista evolutivo esta habr铆a sido una habilidad muy importante para gestionar las expectativas y las frustraciones dentro del grupo鈥, se帽ala Wascher. 鈥淟o hemos observado en cuervos, perros y simios, pero es probable que est茅 presente en m谩s especies鈥. a帽ade.

La investigadora cuenta tambi茅n que, con los cuervos, sucede algo que todo el que ha tenido un animal de compa帽铆a reconocer谩. Estas aves no solo tienen sentimientos, sino que los comunican y son capaces de entender los de los dem谩s, incluyendo miembros de otra especie: 鈥淓l d铆a que se han levantado gru帽ones te lo hacen saber. Y responden de diferente manera si t煤 est谩s alegre o triste. Expresar y entender emociones es muy importante en seres sociales y en los animales dom茅sticos es m谩s que evidente鈥.

La palabra dignidad est谩 presente en muchas de nuestras reclamaciones. Queremos un trato digno para todos, una vivienda digna, un sistema de salud digno, una educaci贸n digna. Sin embargo, el concepto no est谩 tan definido como podr铆amos pensar. Ha variado a lo largo de la historia y cambia en funci贸n de las ideas filos贸ficas con las que lo fundamentamos. La dignidad humana est谩 muy relacionada con la comprensi贸n de nuestra propia naturaleza y el trato que merecen las personas que posean dicha naturaleza. Es decir, la dignidad va de ser tratado como lo que uno es. Entonces, si extendemos el concepto hacia los animales, todo lo que sea tratarlos en perjuicio de lo que son ir铆a contra su dignidad.

芦En las civilizaciones cl谩sicas, la dignidad estaba relacionada con la virtud. M谩s adelante, la dignidad pas贸 a ser medida en funci贸n de la sumisi贸n a Dios. Y con el despertar del humanismo empieza a valorarse la dignidad de la persona en s铆 misma禄, explica Francisco Capacete, abogado especialista en derecho animal. 鈥淎hora estamos haciendo lo mismo con los animales鈥.
Para el jurista, la dignidad animal ven铆a definida hasta ahora por nuestra relaci贸n con ellos, en funci贸n de la ayuda que nos prestasen. 鈥淐omo si nosotros fu茅semos los dioses y ellos los antiguos hombres鈥, a帽ade. 鈥淎hora nos estamos dando cuenta de que los animales viven sus vidas por s铆 mismos y ah铆 est谩 su valor. No es cuesti贸n de que un animal sea m谩s o menos inteligente, m谩s o menos bonito, o m谩s o menos comprensible seg煤n la conducta humana. La dignidad humana est谩 en cualquier persona y con los animales pasa lo mismo鈥, prosigue.

Aunque estos debates puedan parecer demasiado filos贸ficos, la realidad es que la dignidad es la vara de medir principal a la hora de definir los derechos. Sucede con los derechos humanos y tambi茅n con los animales. Reconocer la dignidad de todos los seres vivos significa que no es el ser humano el que les da derechos a los animales, sino que ellos los tienen por su propia naturaleza. 鈥淪i lo pensamos con amplitud de miras, un animal tiene familia porque tiene un clan, tiene historia, tiene futuro, tiene emociones. Qu茅 derecho tenemos a romper cualquiera de estos v铆nculos鈥, explica Capacete. Para el abogado, la lista de derechos animales es larga: el derecho a la vida, al desarrollo de su propia animalidad, al desarrollo de su personalidad, a disfrutar de un medioambiente adecuado, a respetar su cultura鈥

芦Aunque no entendamos todos sus sentimientos, podemos saber cu谩les son positivos y cu谩les son negativos. El bienestar animal, f铆sico y psicol贸gico, va de evitar causar sentimientos negativos a los animales. 驴Por qu茅 tenemos que someterlos a cosas que ellos, en un entorno natural, tratar铆an de evitar?禄, reflexiona Heather Browning. 鈥淭enemos que empezar a tener en cuenta sus sentimientos cuando tomamos decisiones, cuando decidimos destruir su entorno o construir barreras en su h谩bitat鈥. 鈥淏ajo un punto de vista evolutivo, entender la importancia de las emociones en los animales nos puede ayudar a entender nuestras propias emociones y a derribar muchos mitos que tenemos鈥, a帽ade Claudia Wascher. 鈥淵 entender las emociones de los animales influye en c贸mo los tratamos. Si somos conscientes de que tienen sentimientos, los trataremos de otra manera鈥.

La amistad de las ovejas

Cuando un miembro del grupo muere, las ballenas piloto, las orcas y los chimpanc茅s muestran duelo. Los elefantes lloran cuando algo les hace da帽o y los bonobos comparten la comida para mantener la paz social. Las urracas, los loros o las ratas se r铆en para mostrar que hay confianza en el ambiente. Y las ovejas recuerdan las caras de sus amigos aunque pasen varios a帽os separadas del reba帽o.

Todos estos comportamientos han sido probados en diferentes investigaciones y nos han mostrado un mundo en el que los animales no son solo componentes inconscientes de una especie, sino que son individuos. 鈥淭ienen una percepci贸n diferente de la humana, cada especie con sus matices, y una capacidad de decisi贸n individual鈥, explica Capacete. 鈥淧or lo tanto, los parlamentos y las leyes deben tomarse m谩s en serio el reconocimiento de la dignidad de los animales y el reconocimiento de los animales en s铆鈥.

Pongamos que lo hacen. Pongamos que una ley llega a proteger el derecho de una oveja a no ser separada de su mejor amiga. 驴C贸mo hacer que se cumpla? 驴C贸mo habilitar cauces para que la oveja, que desconoce las leyes y el funcionamiento del sistema legal, haga valer sus derechos? Ah铆 entramos, como se帽ala el jurista, en el terreno del derecho ficci贸n.

鈥淒entro de la teor铆a del derecho se est谩 trabajando con la idea de que los animales, igual que los ni帽os peque帽os, puedan contar con un representante legal, alguien obligado a ser responsable de su seguridad, su bienestar y su salud. Si el responsable no protege estos derechos, debe actuar el Estado. Igual que hay padres que maltratan a sus hijos y hay quien vela por los derechos de esos ni帽os, con los animales podr铆a hacerse lo mismo si el representante legal no cumple con sus obligaciones. Jur铆dicamente tiene sentido鈥.

Por ahora, esto se queda en el mundo de la teor铆a. No hay ning煤n pa铆s en el mundo que haya dado pasos en este sentido, si bien los derechos de los animales han ido ganando protecci贸n legal en algunos lugares. 鈥淗ay mucha resistencia. Si a los animales los consideramos como personas biol贸gicas no humanas, no se podr铆a experimentar con ellos, no se podr铆a cazar, no se les podr铆a explotar en granjas intensivas鈥︹, dice el abogado.

En el mundo cl谩sico, no todos los seres humanos ten铆an dignidad por el simple hecho de nacer. La dignidad ten铆a que ver con el honor y el buen nombre, con el prestigio. Un esclavo no la ten铆a. Un gladiador tampoco. Hoy nos parece algo impensable. Quiz谩 llegue un d铆a en que veamos la caza, la tauromaquia o la vida en cautividad de los pulpos como algo tan lejano como las peleas de un circo romano.




Fuente: Lamarea.com