January 27, 2021
De parte de Terraindomite
145 puntos de vista


Las inyecciones de ARNm de Moderna son, en palabras de la propia compañía, un “sistema operativo” diseñado para programar a los humanos y hackear sus funciones biológicas.

Las inyecciones experimentales que comercializan Moderna y Pfizer no tienen nada que ver con las vacunas convencionales. Estas plataformas de ARNm son un “sistema operativo” diseñado para programar a los humanos y convertir sus células en sistemas eficientes de liberación de sustancias…¡las que ellos quieran!.

Moderna está haciendo públicas las verdaderas intenciones de la plataforma del ARNm. La plataforma tecnológica del ARNm se asemeja a un sistema operativo de computadora, admite la compañía. Los científicos preparan una secuencia única de ARNm que codifica una proteína específica. Una vez inyectado en un humano, este programa se ejecuta en el cuerpo del individuo a nivel celular. La plataforma de ARNm es donde Big Pharma se fusiona con Big Tech, sometiendo a los humanos a un sistema de control diseñado para aprovechar sus funciones celulares y biológicas en un futuro transhumanista.

Moderna admite que los sistemas inmunológicos saludables son una amenaza para su plataforma de ARNm por lo que hay que inactivarlos.

Los dos últimos párrafos de la página a la que reenvía el link puesto al comienzo son una confesión explícita de que se está buscando “reprogramar” al ser humano, sustituyendo su sistema inmunológico natural por un compuesto transgénico que hará de los vacunados organismos genéticamente modificados:

El uso de ARNm para crear medicamentos es una tarea compleja y requiere superar nuevos desafíos científicos y técnicos. Necesitamos introducir el ARNm en el tejido y las células objetivo mientras evitamos el sistema inmunológico. Si se activa el sistema inmunológico, la respuesta resultante puede limitar la producción de proteínas y, por lo tanto, limitar el beneficio terapéutico de los medicamentos de ARNm.

También necesitamos que los ribosomas piensen que el ARNm se produjo de forma natural, de modo que puedan leer con precisión las instrucciones para producir la proteína correcta. Y debemos asegurarnos de que las células expresen suficiente proteína para tener el efecto terapéutico deseado.

O sea, que nuestro sistema inmunológico natural, desarrollado y perfeccionado por la Naturaleza durante millones de años desde nuestros ancentros homínidos para protegernos de las enfermedades, es algo molesto y perjudicial para el medicamente genético artificial de Moderna, por lo que hay que desactivarlo.

Tambien Moderna quiere engañar a nuestros ribosomas, partículas celulares con ADN que fabrican las proteínas naturales que necesitamos, para que obedezcan a su ARNm artificial y produzcan las proteínas ajenas a nuestro organismo que quiere esta perversa empresa farmaceútica.

Pero hay más, no sólo se ha fabricado una vacuna transgénica contra el covid-19 sino que aprovechando tan oportuna pandemia, decretada por la OMS (cuyo mayor financista es, casualidades de la vida el también mayor financiador de Moderna, Bill Gates), nos van a colar una serie de vacunas nanotecnológicas que Moderna viene desarrollando desde 2016 y que lo mismo que la covid-19 te “curan” un cáncer, como otras enfermedades. Y altruistamente, como  podemos comprobar.

Con la excepción de la viruela, ninguna infección fue extirpada por una vacuna. La gripe es un ejemplo. Las infecciones son controladas por la mejora de nuestra inmunidad natural, que los confinamientos obstruyen. Sin embargo, una disparada de los precios de las acciones de las empresas que están desarrollando vacunas, tratamientos y kits de testeo para la enfermedad COVID-19 convirtió varias personas en multimillonarias y acrecentó las fortunas de nueve miembros del club de los más ricos. El más beneficiado por el fenómeno es el flamante multimillonario Stéphane Bancel, CEO de Moderna, un laboratorio con sede en Cambridge, Massachusetts que fue el primero en comenzar las pruebas con humanos para una vacuna para el COVID-19 el 16 de marzo en Seattle. Cuando la OMS declaró la pandemia, la fortuna estimada de Bancel rondaba los US$ 720 millones; desde entonces, las acciones de Moderna subieron más de 103% y la fortuna de su CEO alcanzó la cifra estimada de US$ 1.500 millones. El francés Bancel entró al club de los multimillonarios el 2 de abril, cuando subieron las acciones de Moderna al divulgarse que la empresa planificaba comenzar la segunda etapa de las pruebas de su vacuna.

El “software de la vida” (Software of Life). Así es como Stéphane Bancel, el director ejecutivo de Moderna, describió el ARN mensajero (ARNm), que está en el centro del proceso de desarrollo de drogas de Moderna.

Moderna es pionera en medicamentos de ARNm que se cree que pueden dirigir el cuerpo para producir cualquier proteína de interés, incluyendo anticuerpos y otras proteínas que pueden crear actividad terapéutica. Bancel dijo que el ARNm es una molécula de información: “Es como un software”, dijo.

La compañía, que ha asegurado enormes inversiones en los últimos años, se está acercando cada vez más a ser una empresa comercial en el desarrollo de terapias personalizadas para una amplia gama de enfermedades, incluyendo el cáncer. Para crear esas medicinas personalizadas, la empresa con sede en Cambridge, Massachusetts, se basa en la secuenciación de genes y en una asociación con una de las mayores empresas del mundo: Amazon.

En una entrevista con Jim Cramer de la CNBC durante la Conferencia de Salud de J.P. Morgan esta semana, Bancel dijo que la compañía confía en Amazon Web Services para “comparar cada letra del ADN” en el proceso de secuenciación. Una vez hecho esto, la empresa puede deducir lo que hay que hacer para desarrollar la medicina personalizada, explicó Bancel.

Amazon Web Services, la división de más rápido crecimiento de la empresa, según CNBC, proporciona a las empresas plataformas de computación en nube bajo demanda. Actualmente, Moderna utiliza Amazon Web Services con más de una docena de candidatos a medicamentos en cartera, lo que significa que la plataforma de alta tecnología desempeña un papel central en el programa de desarrollo de medicamentos de la empresa. Como explica la CNBC, la compañía está usando el poderoso servicio basado en la nube para acelerar el tiempo que tarda un candidato a fármaco en pasar de la fase preclínica a la clínica. Además de Moderna, Amazon Web Services está siendo utilizado por varias compañías farmacéuticas, incluyendo Human Longevity Inc. con base en San Diego, Regeneron Pharmaceuticals y más.

La dependencia del programa de alta velocidad podría llevar a la compañía a convertirse finalmente en una entidad comercial 10 años después de su lanzamiento. La semana pasada, justo antes de JPM, Bancel señaló a uno de los candidatos clínicos de la compañía como un potencial éxito de taquilla, un tratamiento experimental para el citomegalovirus (CMV), la supuesta causa infecciosa más común de defectos de nacimiento en los Estados Unidos.

Moderna dijo que el análisis que sigue a un ensayo de fase I, que se realizó después de la tercera y última vacunación, muestra un aumento continuo de los títulos de anticuerpos neutralizantes en los pacientes. La vacuna basada en el ARNm, ARNm-1647, está diseñada para “proteger contra la infección por CMV”. El citomegalovirus está calificado por la ciencia actual (sí, la misma que dice que hay que usar mascarilla, confinarse y la que ha hecho la vacuna transgénica) como un “patógeno común, principal causa infecciosa de defectos de nacimiento en los Estados Unidos”, con aproximadamente 25.000 recién nacidos en los Estados Unidos infectados cada año. El CMV se transmite de la madre al feto. Los defectos de nacimiento ocurren en aproximadamente el 20% de los bebés “infectados”. Los defectos pueden incluir discapacidades del desarrollo neurológico, como pérdida de audición, problemas de visión, diversos grados de dificultad de aprendizaje y disminución de la fuerza muscular y la coordinación. No existe una vacuna aprobada para prevenir la infección por CMV.

En octubre, la compañía recibió la designación de vía rápida de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos para el mRNA-3927, su terapéutica de investigación de mRNA para la acidemia propiónica, que es causada por la incapacidad del cuerpo para descomponer ciertas proteínas y grasas lo que lleva a la acumulación de químicos tóxicos. Moderna tiene previsto iniciar un estudio abierto, multicéntrico y de escalada de dosis en la fase I/II de múltiples dosis ascendentes de ARNm-3927 en pacientes principalmente pediátricos.

Moderna no sólo nos cuela un nuevo concepto de  vacuna, de ARNm, que desarrollan el resto de grandes farmacéuticas, sino que nos coloca nanotecnología y ya que estamos, nos ofrece vacunas transgénicas nanotecnológicas para todo tipo de padecimientos, lo mismo un cáncer, que la covid-19 o cualquier infección, por supuesto achacada a un virus, que da mucho dinero desde la época de Pateur.

Todo con la excusa de un virus que ni siquiera se ha demostrado que exista. Y mientras tanto el número de muertos, secuelas graves e incluso enfermos de covid-19 provocados por la vacuna no deja de aumentar.

Fuentes: 

Alex Keown – Mente alternativa

Realismofantastico




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org