November 15, 2022
De parte de SAS Madrid
201 puntos de vista

Rub茅n, enfermero de una urgencia extrahospitalaria en Vallecas, narra c贸mo fue su 煤ltimo domingo de guardia, que no pudo contar con ning煤n m茅dico a su lado. 

Mientras 200.000 personas desfilaban por Madrid en defensa de la sanidad p煤blica, la peor versi贸n posible de las Urgencias extrahospitalarias dise帽adas por el Gobierno de Isabel D铆az Ayuso sal铆a a la luz. Los Puntos de Atenci贸n Continuada (PAC), con las plantillas mermadas por la falta de contrataci贸n de la Consejer铆a de Sanidad, provocan que haya pacientes que acudan con cuadros graves pero no puedan ser atendidos porque no hay m茅dicos disponibles. El resultado: personal de enfermer铆a obligado a enfrentar situaciones para las que no est谩n formados.

El plan de la Comunidad de Madrid ha convertido los 37 Servicios de Urgencias de Atenci贸n Primaria (SUAP) y los 41 Servicios de Atenci贸n Rurales (SAR) en Puntos de Atenci贸n Continuada (PAC). Un total de 78 Urgencias en centros de salud 鈥揷onocidas como urgencias extrahospitalarias鈥 a cubrir sin reforzar plantillas y a cargo de los trabajadores que antes ocupaban los SAR. El doble de sitios para los mismos trabajadores.

El resultado, al final, es el mismo de antes de la apertura de las urgencias extrahospitalarias: acudir a un hospital, saturados por esa falta de alivio asistencial que deber铆an suponer esas urgencias. “He sido obligado a abrir solo con un celador como apoyo. Solo estoy yo como enfermero”, relata Rub茅n, el enfermero que se vio este domingo sobrepasado por las circunstancias: 24 horas con 茅l como 煤nico responsable del PAC de Federica Montseny, en Vallecas

“Me sent铆 indefenso y desbordado ante la situaci贸n” asegura este enfermero, que tuvo que afrontar sin un m茅dico a un paciente con dolor tor谩cico y sensaci贸n de mareo. Tras una primera valoraci贸n detect贸 una bradicardia severa (el coraz贸n late menos de lo que debe) y decidi贸 llamar al 061 para que fueran a recogerle para trasladarle a un hospital. “Me dispongo a monitorizar al paciente con una aparato que no conozco, para el cu谩l no he recibido ni la m谩s m铆nima instrucci贸n ni indicaci贸n. Desconozco si los parches del desfibrilador est谩n conectados y c贸mo se conectan. Solo consigo ver el latido card铆aco y alguna derivaci贸n. Busco material para colocarle un cat茅ter intravenoso y lo encuentro a cuentagotas, perdiendo un tiempo precioso en caso de emergencia vital”, recuerda por escrito en un parte de incidencias.

Durante todo este proceso, Rub茅n era el 煤nico responsable del funcionamiento del PAC, por lo que se aglomeraron los pacientes y se mont贸 una cola con dos horas de retraso para ser atendidos. Pero el punto m谩s desgradable, asegura, fue cuando esta persona en estado grave se top贸 con otro paciente con complicaciones: “Durante las maniobras de la ambulancia en el parking para el traslado del paciente anterior, un usuario aparece en la puerta del PAC con una fuerte disnea que le dificulta el habla… Sin pens谩rmelo, abordo la ambulancia que ya se iba para una valoraci贸n m茅dica”. La ambulancia tambi茅n consider贸 que ese paciente deber铆a acudir a las urgencias de un hospital, pero tuvo que hacerlo en transporte propio porque la ambulancia no ten铆a capacidad para m谩s personas. 

Rub茅n ha sido durante los dos 煤ltimos a帽os enfermero en el SAR de Perales del R铆o. Tiene experiencia, pero la situaci贸n vivida est谩 fuera de todo buen funcionamiento: “He echado en falta un compa帽ero m茅dico, llam茅 a la UVI para que viniera alguno, para saber qu茅 necesitaba el paciente. Era yo solo para un tel茅fono, ver al paciente, hacer un electro… Dos manos no dan para tanto. Dan, pero si dejas la seguridad del paciente aparte. Esta situaci贸n es inasumible para solo un sanitario en el centro”, recuerda ya por tel茅fono una vez terminada la guardia.

La vivencia de este PAC de Vallecas no dista de la situaci贸n generalizada en la Comunidad de Madrid. De forma sistem谩tica, en torno al 10% de los centros no abrieron sus puertas cada jornada de trabajo porque no hab铆a personal disponible. Hasta en dos ocasiones, los PAC abiertos pero sin m茅dicos superaban el 60% y la mayor铆a de jornadas el guarismo ha rondado entre el 30% y el 40%

Los m茅dicos destinados en los PAC han sido conscientes del entuerto en el que han sido colocados con la reforma de Isabel D铆az Ayuso y la prueba de ello son la cantidad de renuncias al cargo que se han producido. En los primeros 15 d铆as en funcionamiento, los facultativos disponibles en los Puntos de Atenci贸n Continuada (PAC) han ca铆do un 13%. Casi dos profesionales al d铆a han abandonado su cargo y entrado en bolsas de empleo para cambiar de destino y 谩rea.

Enlace relacionado P煤blico.es 15/11/2022.




Fuente: Sasmadrid.org