March 28, 2022
De parte de SAS Madrid
155 puntos de vista

As铆 sigue funcionando, en mitad de la guerra, la empresa de vientres de alquiler BioTexCom, responsable de m谩s de la mitad de los 2.500 beb茅s que nacen anualmente en Ucrania mediante este procedimiento.

KIEV (UCRANIA) // Con la mano derecha, mueve el punz贸n emulando c贸mo se introducen los embriones en el 煤tero de una mujer. Con la izquierda, sostiene el walkie talkie con el que se comunica con el resto de soldados que vigilan los alrededores de la cl铆nica. El doctor Ihor Pechenoga, con tres especializaciones m茅dicas, trabaja desde 2018 como portavoz de la empresa de vientres de alquiler BioTexCom, responsable de m谩s de la mitad de los 2.500 beb茅s que nacen anualmente en Ucrania mediante este procedimiento. Cuando el 24 de febrero comenz贸 la invasi贸n rusa, fue nombrado coronel y es el encargado de la protecci贸n de la cl铆nica, situada muy cerca de la l铆nea de frente de Kiev.

芦Tenemos acogida a una pareja que ha venido huyendo de los bombardeos con sus dos hijos y sus dos gatos. Ella est谩 embarazada de 32 semanas y cuando el otro d铆a se rompieron los cristales de las ventanas por los bombardeos le pregunt茅 c贸mo se encontraba. Me dijo que muy bien, que vaya fastidio鈥, suelta entre risas, quiz谩s sin ser consciente del rechazo que provoca entre las organizaciones de derechos humanos europeas lo que su empresa llama 鈥榤aternidad subrogada鈥.

Se muestra agotado porque desde hace d铆as se dedica fundamentalmente a ense帽ar a los periodistas llegados de todo el planeta el refugio que BioTexCom ha montado para la treintena de beb茅s que no han podido ser entregados a sus clientes. Es parte de la estudiada campa帽a de propaganda b茅lica del Gobierno de Ucrania que sabe que la estampa de reci茅n nacidos siendo cuidados por desconocidos en un b煤nker enciende r谩pidamente el sentimiento m谩s viral que hay, la indignaci贸n. 

Armado con un AK-47 y vestido con uniforme militar, acompa帽a a esta periodista al s贸tano de un edificio de viviendas. En la primera estancia, una mesa llena de tarros de comida, de cereales y de dulces, cinco mujeres con beb茅s en brazos, otro militar armado con un rifle autom谩tico. En la siguiente, una treintena de cunas y cucos, con los beb茅s que BioTexCom traslad贸 hasta aqu铆 despu茅s de que, en los primeros d铆as de la guerra, un bombardeo alcanzase los alrededores de un hospital materno-infantil. Nadie sabe cu谩ndo podr谩n ser recogidos por las parejas extranjeras que los registrar谩n a su nombre en sus pa铆ses. 

Ucrania se ha convertido en uno de polos m谩s importantes de gestaci贸n de beb茅s mediante vientres de alquiler, despu茅s de que Tailandia, India y Nepal lo prohibiesen por las denuncias de explotaci贸n en las llamadas 鈥榞ranjas de mujeres鈥. Tambi茅n sigue siendo legal en otras ex rep煤blicas sovi茅ticas, como Belar煤s, Georgia y Kazajist谩n, y en numerosos estados de Estados Unidos. Seg煤n Pechenoga, ahora mismo hay unas 500 mujeres ucranianas embarazadas que parir谩n en las pr贸ximas semanas y meses, sin que se sepa a煤n qu茅 va a pasar con los menores.

Para poder contratar con estas empresas de vientres de alquiler, el Gobierno ucraniano establece que las parejas han de ser heterosexuales, estar casadas y demostrar un problema de salud para tener hijos propios. Pero, seg煤n ha documentado el equipo de abogados ucraniano Verdys, especializados en reproducci贸n asistida y vientres de alquiler, la falta de regulaci贸n en el pa铆s provoca que m谩s de la mitad de los embarazos por este sistema se haga de manera irregular. 

Un negocio muy lucrativo

Aunque las ocho enfermeras han aprendido a balancear varias cunas a la vez, siempre hay alg煤n beb茅 llorando. Una de las que se afanan por calmarlos es Antonina Efimovich, que dej贸 en Ovruch a sus dos hijas para conseguir un salario que triplica al que recibir铆a de trabajar en un hospital p煤blico: 1.000 euros con los que, subraya, puede sacar a su familia adelante. 鈥Llevo cuid谩ndolos y durmiendo con ellos desde que me contrataron el 23 de febrero. Claro que les cogemos cari帽o, son como nuestros hijos鈥, explica quien se ha encontrado, de repente, con que en su sueldo va incluido hablar con la prensa.

Pero a Efimovich lo que le quita el sue帽o estos d铆as es el destino de su familia, que se ha quedado atrapada por los bombardeos en Ovruch, su ciudad de origen. El doctor Pechenoga le promete uno de los miles de apartamentos que se han quedado vac铆os en Kiev despu茅s del 茅xodo masivo que ha vivido la capital de Ucrania.

Afuera del s贸tano, el sonido de los bombardeos se estrella contra los muros del edificio. Una columna de humo es visible detr谩s de los edificios. Y el doctor insiste en que est谩n preparando la log铆stica para enviar a los beb茅s a la frontera polaca o a Le贸polis, donde ser谩n recogidos por sus clientes.  

El 25 de noviembre de 2021, la cl铆nica BioTexCom public贸 en sus redes sociales un anuncio en el que promocionaba un 3% de descuento para distintos servicios con el eslogan: 鈥淗az realidad tu sue帽o de tener un beb茅鈥. Las cr铆ticas a la compa帽铆a arreciaron, pero el hecho de que divulgase ese cartel publicitario demuestra lo naturalizada que est谩 para parte de la poblaci贸n ucraniana este negocio multimillonario que tiene como objeto seres humanos. 

鈥淓s la segunda vez que estoy embarazada por subrogaci贸n. Lo har茅 una tercera y 煤ltima vez, creo. As铆 le podr茅 dar unas buenas condiciones de vida a mis dos hijas鈥, explica Olesya, una mujer de Dnipro de 41 a帽os que trabajaba en una f谩brica metal煤rgica hasta que acudi贸 a BioTexcom. Es la cabeza de una familia monomarental, sostiene que su hermana y su madre la apoyan en esta decisi贸n, y cuenta que por cada beb茅 entregado recibe unos 16.000 euros. Las parejas que se quedar谩n con el reci茅n nacido pagan entre 39.900 y 64.900 euros. Depende de si contratan desde un principio uno, varios o indefinidos intentos de fecundaci贸n. 

Seg煤n varios reportajes de medios internacionales, se han documentado casos en los que en las cl谩usulas del contrato exigen determinados requisitos a las embarazadas como no tomar caf茅 o no utilizar tintes capilares. Y esto por la v铆a regularizada. Son numerosos los anuncios en p谩ginas de Facebook en los que se ofrecen cuant铆as m谩s bajas para alcanzar un acuerdo directamente entre la pareja contratante y la contratada. Llegan a incluir las compensaciones que recibir铆a la embarazada si requiere hospitalizaciones, abortos o si sufre otras consecuencias m茅dicas. Como el siguiente:

鈥淏uscamos una madre para gestar gemelos. Los embriones est谩n listos. No mayores de 35 a帽os. T茅rminos de pago: 14.000 por el programa; mensualidad, 300 euros; para ropa, 300 euros; transferencia del embri贸n, 300 euros. 

Riesgos y compensaciones: 

-si se requiriese ces谩rea: 1.000 euros. 

-si se requiere aborto: 80 euros por semana de embarazo. 

-p茅rdida del 煤tero: 3.000 euros. 

鈥 

Escr铆beme por Viber si est谩s interesado鈥.

La guerra ha dejado al descubierto la estructura econ贸mica de Ucrania en la que, como en otras ex rep煤blicas sovi茅ticas, han enraizado las pr谩cticas y pol铆ticas m谩s neoliberales, como son la industria de los vientres de alquiler, el uso de las criptomonedas, la exportaci贸n de mujeres para la trata con fines de explotaci贸n sexual o una corrupci贸n end茅mica que atraviesa todas las facetas de la vida p煤blica y privada de este pa铆s. 

Elegir el aspecto de la mujer que parir谩 a tu hijo

Olesya explica que la empresa la ha trasladado a un apartamento en Kiev para que est茅 a salvo de los bombardeos que caen sobre su regi贸n, y que ahora vive sola pero que en su primer embarazo por subrrogaci贸n compart铆a piso con cuatro o cinco mujeres en su mismo estado. Se han denunciado casos en los que estas mujeres eran obligadas a compartir lecho, en los que se las ha humillado cuando han requerido atenci贸n m茅dica o en los que se les restring铆a el movimiento. 

Diariamente se examinan hasta 200 candidatas para ser donantes de 贸vulos y solo el 20% cumple todos los requisitos en el plano de la salud f铆sica y psicol贸gica, la edad, que tengan, al menos, un hijo propio y, por supuesto, los rasgos f铆sicos. La ventaja principal de nuestra base de datos es que ustedes mismos pueden escoger a su donante bas谩ndose en su foto, en su v铆deo y en la imagen 3D de la donante鈥, promete BioTexCom a sus clientes en su p谩gina web.

Esta periodista coincidi贸 en un viaje en tren con una pareja procedente de Espa帽a que hab铆a decidido viajar por su cuenta hasta Ucrania para recoger al beb茅 que hab铆a nacido ocho d铆as antes. La madre que hab铆a parido a la criatura se desplaz贸 con su marido y sus otros dos hijos hasta Le贸polis para entreg谩rselo a quienes hab铆an dado su embri贸n. Pero al contrario que esta pareja de Barcelona, no se conocen muchos m谩s casos de otras que hayan estado dispuestas a asumir el riesgo de adentrarse en un pa铆s en guerra. 

En marzo de 2020, Ucrania se encontr贸 en una situaci贸n parecida despu茅s de que la pr谩ctica totalidad de los aeropuertos internacionales se cerrasen a causa de la pandemia de COVID-19. Seg煤n fuentes oficiales, los beb茅s fueron recogidos por sus familias adoptivas meses m谩s tarde, cuando pudieron viajar al pa铆s. 

鈥淐uando pares, no tienes contacto con el beb茅, se lo llevan inmediatamente. As铆 que no he tenido ning煤n problema de depresi贸n ni de tristeza tras el parto. Me lo tomo como una cuesti贸n de trabajo, nada m谩s鈥, sentencia Olesya, mostrando sorpresa por la pregunta. Ahora, dice, solo quiere que llegue el momento de tener a este nuevo beb茅 para poder volver con sus hijas. 

Mientras terminamos la entrevista, el doctor y coronel Pechenoga atiende a otros periodistas extranjeros. En la avenida m谩s cercana, un letrero luminoso con los colores de la bandera ucraniana, muestra una petici贸n: 鈥淐ierren el cielo鈥, en referencia a la petici贸n a la OTAN del Gobierno de Zelensky de que apruebe una zona de exclusi贸n a茅rea. Tras un mes de guerra, las instituciones ucranianas son conscientes de que la invasi贸n rusa ha bajado a un segundo nivel en las p谩ginas webs de los medios internacionales y que el inter茅s empieza a desinflarse. Por todo ello, a la vez que cada vez ponen m谩s trabas burocr谩ticas a los periodistas para acceder al lugar de los hechos, se esfuerzan por mostrar de manera controlada los estragos que, desde su punto de vista, movilizar谩n m谩s la indignaci贸n de las sociedades occidentales. 

Enlace relacionado LaMarea.com 28/03/2022.




Fuente: Sasmadrid.org