August 4, 2022
De parte de ANRed
280 puntos de vista

Foto: Coordinadora por el Cambio Social.

Con la consigna «El ajuste es violencia patriarcal», las organizaciones sociales que integran la Coordinadora por el Cambio Social movilizarán este jueves 4 de agosto desde las 10 del Obelisco porteño a los Ministerios de Economía, Producción y Agricultura, encabezada por el flamante ministro Sergio Massa, y el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta. Reclaman políticas públicas con perspectiva de género, la aparición con vida ya de Tehuel de la Torre, la implementación real y efectiva del cupo laboral travesti-trans y de la ESI, la IVE e la ILE, y el reconocimiento económico acorde a la tarea para las promotoras territoriales contra la violencia de género y de salud integral. «Denunciamos hace años que la violencia por razones de género es una problemática estructural contra la cual el Estado no toma medidas efectivas y que se verá agravada por la profundización del ajuste que el FMI impone y el Frente de Todos acata sin chistar, con fórmulas que históricamente no han hecho más que aumentar la crisis económica, y con esto la vulnerabilidad y precariedad de nuestras vidas», sostienen. La jornada se replicará a nivel nacional frente a diferentes dependencias estatales. Por ANRed.


Así lo expresó la Coordinadora por el Cambio Social en un comunicado: «lo hecho hasta el momento claramente es insuficiente para combatir la violencia de género y en lo que va del año se han registrado (en los medios, ya que ni siquiera existe un registro oficial) 147 femicidios, la mayoría a manos de parejas o ex-parejas y cuatro transfemicidios/travesticidios, mientras que sigue parada la investigación de la desaparición de Tehuel de La Torre. También queremos exigir al Estado argentino y en particular al Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad que accione a dos años del infanticidio en manos del Estado paraguayo de Lilian y María Carmen Villalba y la desaparición forzada de Lichita, crímenes que continúan impunes y con las mujeres cuidadoras de las niñas criminalizadas», remarcan desde la coordinadora.

En la misma línea, agregan: «esta no es una realidad nueva, los movimientos sociales y los feminismos venimos denunciando hace años que la violencia por razones de género se conforma como una problemática estructural contra la cual el Estado no toma medidas efectivas y que se verá agravada por la profundización del ajuste que el FMI impone y el Frente de Todos acata sin chistar, con fórmulas que históricamente no han hecho más que aumentar la crisis económica, y con esto la vulnerabilidad y precariedad de nuestras vidas. La falta de trabajo afecta en mayor medida a las mujeres jóvenes y a las disidencias sexuales, con una la tasa de desocupación que para nosotres ronda el 8,3% mientras que en el caso de los varones es de 5,9%. La imposibilidad de ser independientes económicamente nos impide acceder a una vivienda y nos condena a permanecer en situaciones de violencia. ¿Qué podemos hacer ante esto cobrando únicamente un salario mínimo por apenas seis meses bajo el programa ‘acompañar’?», se preguntan.

Asimismo, suman que «el 70% de las tareas domésticas no remuneradas son realizadas por mujeres y éstas se ven intensificadas cuando el bolsillo aprieta, porque para satisfacer necesidades básicas como la alimentación hay que hacer mayores esfuerzos». En ese sentido, señalan que «la posibilidad de algunos sectores de pagar niñeras o empleadas domésticas (que también siempre son mujeres) se reduce y eso, por un lado, redunda en una sobrecarga de tareas y por otro en menos puestos de empleo».

Foto: Coordinadora por el Cambio Social.

También dedican una parte de sus demandas a la situación actual de travestis, trans o personas no binarias, cuya situación definen como «dramática»: «la discriminación estructural que impregna nuestra sociedad les lleva a vivir situaciones de extrema violencia desde la niñez, como son las expulsiones tempranas del hogar y el consecuente abandono escolar; el maltrato y el no respeto a su identidad en el área de salud; la violencia y persecución por parte de la policía; y la discriminación para acceder a un trabajo formal con todos los derechos. Para este sector las políticas públicas por parte del Estado son prácticamente inexistentes, y la Ley de Cupo Laboral Trans/Travesti, que tanto nos costó conseguir, se aplica de forma muy parcial e irregular«, denuncian.

También consideran: «el recorte en áreas centrales como salud y educación nos afecta directamente, ya sea porque son nuestros ámbitos de trabajo o porque somos usuaries frecuentes de las mismas, por estar a cargo de las tareas de cuidado de niñes y adultes mayores. Ante esta realidad las mujeres y disidencias sexuales de los movimientos sociales nos seguimos organizando para dar respuestas colectivas a nuestros problemas más urgentes. En este marco es que también nos organizamos para participar del Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Intersexuales, Bisexuales y No Binaries, porque consideramos que ante la indiferencia de los sucesivos gobiernos, este es un espacio que nos empodera, nos da herramientas, nos abre nuevas puertas y nos contiene. Queremos que esta instancia se contemple también dentro de las políticas públicas que exigimos».

Finalmente, recuerdan el importante rol que cumplieron durante la pandemia y que hasta el momento no fue reconocido por el gobierno nacional: «durante la pandemia fuimos las que garantizamos la supervivencia de nuestras familias y de la mayor parte de nuestres vecines. En aquel momento fuimos un eslabón fundamental, fuimos esenciales, pero nunca logramos el reconocimiento salarial que nos corresponde y que merecemos, y muchas veces terminamos supliendo responsabilidades que deberían estar en manos del Estado. Es por esto que salimos a la calle a exigir políticas públicas de forma inmediata. No podemos seguir esperando porque están en juego nuestras vidas. Sin trabajo y con ajuste no existe Ni Una Menos. No podemos esperar más, necesitamos respuesta ya», finalizan.

Los reclamos concretos que impulsan son políticas públicas con perspectiva de género, la aparición con vida ya de Tehuel de la Torre, la implementación real y efectiva del cupo laboral travesti-trans y de la ESI, la IVE e la ILE, y el reconocimiento económico acorde a la tarea para las promotoras territoriales contra la violencia de género y de salud integral.

La Coordinadora por el Cambio Social está integrada por el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Movimiento de los Pueblos (Frente Popular Darío Santillán Corriente Plurinacional, el Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social-MULCS, el Movimiento 8 de Abril e Igualdad Social), FAR y COPA en Marabunta, la Federación de Organizaciones de Base (FOB) Autónoma y OLP Resistir y Luchar.





Fuente: Anred.org