July 26, 2022
De parte de ANRed
214 puntos de vista

Organizaciones sociales realizan desde hoy un acampe de dos días frente a plantas productoras y distribuidoras de alimentos de todo el país contra la especulación de los grupos formadores de precios y señalando que «20 empresarios tienen de rehén la comida de todos los argentinos». Reclaman la quita del 21% del IVA a todos los alimentos de la Canasta Básica Alimentaria, aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil por arriba de la inflación, y refuerzo de ingresos urgente para todos y todas las trabajadoras y jubiladas. «Exigimos al Gobierno Nacional la inmediata aplicación de la ley de abastecimiento. En lugar de criminalizar a las organizaciones sociales, persigan y pongan presos a los que hambrean y empobrecen a un pueblo entero. ¡Eso sí es un delito!», remarcan. Asimismo, señalan que «es urgente el llamado a un paro general por parte de todas las centrales sindicales» y «reducir la jornada laboral: trabajar seis horas, para trabajar todes, sin bajar los salarios». Este miércoles 27 confluirán en la marcha unitaria de la UTEP y Unidad Piquetera a Tribunales contra los allanamientos masivos que sufrieron los movimientos. Por ANRed.


El acampe por dos días comenzará hoy desde las 11 frente a las plantas productoras y distribuidoras de alimentos de diferentes puntos del país. En tanto que en la provincia de Buenos Aires será frente a la de Arcor, ubicada en 197 y Panamericana.

«20 empresarios tienen de rehén la comida de todos los argentinos y argentinas. ¡Bajen los precios de los alimentos! ¡Que la crisis la paguen los ricos! Para que haya trabajo, es necesario reducir la jornada laboral: trabajar 6 horas, para trabajar todes sin bajar los salarios. Frenemos con la lucha el ajuste del Gobierno. Refuerzo de ingresos para todos y todas ante la emergencia. ¡Basta de criminalizar a las organizaciones que enfrentamos el ajuste!», comienza el comunicado de las organizaciones.

En la misma línea, continúa: «en medio de una crisis galopante y de una descomposición salarial acelerada, lo único que aumentan son los precios deteriorando aún más las condiciones de subsistencia de millones de argentinos. Mientras tanto, el gobierno nacional, a las puertas de la debacle, busca encandilado cómo cumplir disciplinadamente las metas del FMI, ajustando aún más hacia abajo sin tocar a los de arriba, mientras se demoniza y criminaliza a las organizaciones sociales (que desde siempre hemos defendido los derechos de lxs trabajadores pobres, precarizadxs y desocupadxs) como medida persecutoria y preventiva ante la política de ajuste generalizado que pretenden implementar. Ejemplo de esto son los allanamientos y causas iniciadas en las últimas semanas contra las organizaciones sociales a lo largo de todo el país, particularmente en la provincia de Jujuy», remarcan.

Asimismo, agregan: «en menos de un mes, las 20 empresas que monopolizan la comida de los argentinos cometieron todas las atrocidades posibles: desabastecimiento y aumento de precios en los alimentos, devaluando aún más la capacidad de subsistencia de millones de personas. El gran ejemplo es ARCOR, cuyo dueño es Luis Pagani, que aumentó en 24 horas un 20% en todos los productos. Mientras que la Aceitera General Deheza, de la familia Urquía (que factura más de 2.700 millones de dólares por año) o la Aceitera Bunge (de los Bunge y Born) se dieron ‘el gusto’ de subir el precio del aceite comestible a más de $700, si es que se consigue, claro», enumeran.

También señalan: «parece que nada pasa con este puñado especuladores que tiene de rehén la comida de los más de 45 millones de argentinxs. Pero no son los únicos. Molinos Cañuelas de Aldo Navilli (el favorecido por el ex secretario de comercio de interior, Roberto Feletti) y Molinos Río de la Plata, aumentaron el precio de la harina de trigo en un 10% en una semana. Que responda la Serenísima cuán millonario hay que serv para comprar un litro de leche, al igual de Ledesma y Bagley, que también se enriquecen a costa de nuestra pobreza».

«Son ellos los principales empresarios que acrecientan su riqueza a base del robo inflacionario de la comida – continúan -, tal como le gusta decir al mismísimo Federico Braun – dueño de la cadena de supermercados La Anónima – ‘remarcamos precios todos los días’, al igual que lo hacen las patronales sojeras y agrarias acopiando en silobolsas esperando al aumento de precios, mientras que nuestro salario sigue en descenso ante el incumplimiento de medidas o la inexistencia de clara sanciones a los especuladores, por parte del gobierno nacional. Muy por el contrario, lxs trabajadores somos empujados hacia el abismo de la pobreza y la indigencia. Es por eso, que lxs trabajadores de los movimientos sociales salimos a las calles, en defensa de nuestro salario, exigiendo medidas concretas contra la especulación, los formadores de precios y a favor de los más pobres».

Ante esta situación general, exigen al gobierno de Alberto y Cristina Fernández «la inmediata aplicación de la ley de abastecimiento», la «quita del 21% del IVA a todos los alimentos de la Canasta Básica Alimentaria» y el «aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil por arriba de la inflación«. «En lugar de criminalizar a las organizaciones sociales, persigan y pongan presos a los que hambrean y empobrecen a un pueblo entero. ¡Eso sí es un delito! En lugar de ajustar a lxs más pobres, exigimos sanciones y cárcel para los especuladores y formadores de precios. Impuestos progresivos a las grandes empresas y bancos con ganancias usurarias. Impuesto permanente a las grandes fortunas», remarcan. Asimismo, agregan que «es urgente el llamado a un paro general por parte de todas las centrales sindicales» y que «para que haya trabajo, es necesario reducir la jornada laboral: trabajar 6 horas, para trabajar todxs, sin bajar los salarios».

Luego de concluidas las dos jornadas de acampe, un sector del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Frente Popular Darío Santillán, el MTD Aníbal Verón, el Movimiento Resistencia Popular (MRP), la FOB y el MTR por la Democracia Directa este miércoles 27 desde las 11 concentrarán en el Obelisco porteño para confluir en la jornada de lucha unitaria que realizarán la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP) y la Unidad Piquetera, con una movilización a los Tribunales porteños contra los allanamientos masivos que vienen sufriendo en todo el país por parte de la justicia.





Fuente: Anred.org