February 23, 2021
De parte de ANRed
318 puntos de vista


Foto: archivo

Organizaciones sociales, de desocupados y desocupadas anunciaron que movilizarán hoy desde las 11 en el cruce de la Avenida 9 de Julio e Independencia «para exigir que ningún salario esté por debajo de la Canasta Básica y que no se le ponga techo a las paritarias». Además, reclaman «una salida sin ajuste, ni represión», que «la deuda es con el pueblo, no con el FMI ni los especuladores», la «aplicación de la Ley de Abastecimiento contra los grandes especuladores» y «tierras para vivir y producir». «En la semana en la que el Indec aseguró que una familia tipo necesitó en enero de 2021 más de $56.000 para no ser pobre y más de $23.000 para no caer debajo de la línea de la indigencia, el presidente Alberto Fernández propone crear una mesa de diálogo entre los empresarios especuladores, burocracia sindical y sectores rancios de la iglesia», denuncian, en referencia al anuncio oficial de la creación del Consejo Económico y Social. Por ANRed.


La jornada de lucha en el microcentro de la Ciudad de Buenos Aires, que comenzará desde las 11 con una concentración en el cruce de la Avenida 9 de Julio e Independencia, se da en el marco de una movilización a nivel nacional de movimientos sociales por recomposición salarial y contra el techo en las paritarias.

«Ante la creación del Consejo Económico y Social impulsado por el gobierno nacional, movimientos sociales y de desocupados y desocupadas rechazamos rotundamente esta nueva iniciativa que intenta instaurar un pacto social en el que la clase trabajadora y los sectores más empobrecidos paguen los platos rotos de una política de ajuste – comienza el comunicado de las organizaciones – Por tal motivo, el martes 23 de febrero a las 11 hs volvemos a salir a las calles para exigir que ningún salario este por debajo de la Canasta Básica y que no se le ponga techo a las paritarias».

En la misma línea, agregan: «en la semana en la que el Indec aseguró que una familia tipo necesitó en enero de 2021 más de $56.000 para no ser pobre y más de $23.000 para no caer debajo de la línea de la indigencia, el presidente Alberto Fernández propone crear una mesa de diálogo entre los empresarios especuladores, burocracia sindical y sectores rancios de la iglesia para implementar políticas en el marco de la crisis económica reinante», remarcan, y agregan: «pero como la historia lo marca, lxs de abajo sabemos muy bien que nada bueno puede salir de este tipo de encuentros. Es que los empresarios que se enriquecen a costa de los y las trabajadoras exigen que el “esfuerzo” lo hagan –una vez más – los y las laburantes ante la complicidad del Gobierno y las conducciones gremiales que responden a las patronales. Esto es evidente si se tiene en cuenta que el gobierno viene haciendo oídos sordos a nuestras demandas por aumento salarial de emergencia y por trabajo genuino. Tal es así que la semana pasada, en el marco de que el presidente se reunía con distintos sectores, realizamos una masiva movilización y no fuimos recibidos por ningún funcionario«, denuncian.

En otro tramo de la convocatoria, destacan su labor en los barrios populares: «a lo largo de la pandemia, los movimientos sociales trabajamos en los barrios populares de todo el país: sostuvimos las ollas populares y los merenderos, realizamos el mantenimiento de las calles y las zanjas, asistimos a las familias aisladas, participamos de los operativos detectar y acompañamos a nuestras compañeras que se encontraban en situaciones de violencia de género. Todos estos trabajos deberían ser reconocidos dentro de los convenios de trabajadores  y trabajadoras municipales, pero lejos de eso el gobierno nos precariza a través de programas de empleo de 10 mil pesos que se encuentran por debajo del nivel de indigencia».

«Por otro lado, el presupuesto elaborado por Martín Guzmán estima una inflación anual del 29%, cifra que contrasta con las previsiones de consultoras privadas que calculan un 50% y con las subas de enero que fueron de 4,6% en la Canasta Alimentaria y 4,2% en la Canasta Básica Total – sostienen – De esta manera, el gobierno pretende discutir paritarias en base a un cálculo inflacionario irreal que generará un año más de pérdida salarial para los sectores ocupadxs. Esto significa un pacto entre los empresarios y el gobierno para poner, de hecho, un techo a las paritarias».

Asimismo, señalan: «a todo este panorama económico desfavorable para la clase trabajadora se le suma la vuelta a clases y las dificultades para garantizar la presencialidad a raíz de las pésimas condiciones edilicias de las escuelas y del vaciamiento de la educación pública. Esto afecta los derechos de los y las estudiantes y también golpea de lleno a los y las docentes que además de ser obligadxs a volver al trabajo en condiciones precarias, se los carga con toda la responsabilidad de tener que abordar falencias estructurales para garantizar la continuidad pedagógica».

«Por último, mientras el gobierno busca estrategias para seguir ajustando a los y las trabajadoras, las mujeres, lesbianas, trans y travestis seguimos siendo asesinadxs cada 24 horas sin que el Estado haga nada. Hace años venimos planteando que sin un presupuesto real para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género no hay ni una menos. El femicidio de Ursula volvió a poner al descubierto la inacción y la falta de políticas públicas que nos deja expuestas una y otra vez a la violencia machista», remarcan.

El comunicado culmina sosteniendo: «por todo esto, nos movilizamos para exigir que se respuesta a nuestras justas demandas y para rechazar la creación del Consejo Económico y Social, que será otra plataforma más para favorecer los intereses de los grupos concentrados de la economía en detrimento de los intereses y derechos de los más vulnerados. No estamos dispuestos a formar parte de este pacto social ni tampoco a quedarnos inmóviles mientras el Poder Ejecutivo se desvive para acordar con el Fondo Monetario Intencional (FMI) y hacer pagar al pueblo una deuda multimillonaria hipotecando nuestro futuro».

La convocatoria finaliza reclamando por «una salida sin ajuste, ni represión. La deuda es con el pueblo no con el FMI ni los especuladores», «aumento de emergencia para los y las trabajadoras cooperativistas y abajo el techo paritario y la pérdida de derechos de los y las trabajadoras», la «aplicación de la Ley de Abastecimiento contra los grandes especuladores», la «solidaridad activa con los conflictos obreros», la «solidaridad con el pueblo de Chubut ante el intento de depredación minera», y «tierra para vivir y producir», remarca el comunicado firmado por el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Movimiento de los Pueblos (Frente Popular Darío Santillán Corriente Plurinacional, Izquierda Latinoamericana Socialista, MULCS- Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social, Movimiento 8 de Abril, Igualdad Social), FAR y Copa en Marabunta, la Federación de Organizaciones de Base (FOB) Autónoma, y OLP Resistir y Luchar.





Fuente: Anred.org