May 13, 2021
De parte de ANRed
236 puntos de vista

Foto: Silvana Colombo

Las organizaciones sociales que integran el frente de Unidad Piquetera habían anunciado un «duro plan de lucha contra el ajuste» para hoy, con cortes de rutas y accesos en todo el país. Pero tras una reunión ayer por la noche con el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, decidieron suspender la medida a la espera del cumplimiento de los compromisos asumidos: «el ministro reconoció la deficiencia de la asistencia, tanto alimentaria como de programas sociales, que viene afectando a millones de personas, en el medio de una situación sanitaria y económica muy grave. En ese sentido, planteamos la necesidad de que los alimentos, los programas sociales y la vacunación de los y las esenciales de los comedores tenga un incremento en los próximos días. Así mismo reconoció las demoras y deficiencias del programa ‘Acompañar’, para compañeras que sufren violencia de género, y se comprometió a acelerar la atención del Estado a esas compañeras. Por lo tanto, dejamos planteado – ante lo que ha sido la situación en los últimos meses-, el estado de alerta y movilización, pero suspendemos las medidas hasta el cumplimiento de los compromisos asumidos», informaron. Por ANRed.


Así lo informaron ayer por la noche los movimientos sociales ue integran el frente de Unidad Piquetera: «el ministro Arroyo en reunión esta noche con las organizaciones de la unidad piquetera reconoció la deficiencia de la asistencia, tanto alimentaria como de programas sociales, que viene afectando a millones de personas, en el medio de una situación sanitaria y económica muy grave. En ese sentido, las organizaciones planteamos la necesidad de que los alimentos, los programas sociales y la vacunación de los y las esenciales de los comedores, tenga un incremento en los próximos días. Así mismo reconoció las demoras y deficiencias del programa ‘Acompañar’, para compañeras que sufren violencia de género, y se comprometió acelerar la atención del Estado a esas compañeras. Por lo tanto, las organizaciones de la Unidad Piquetera, dejamos planteado – ante lo que ha sido la situación en los últimos meses-, el estado de alerta y movilización, pero suspendemos las medidas hasta el cumplimiento de los compromisos asumidos«, anunciaron.

El martes pasado las organizaciones sociales que integran este frente de lucha denunciaban en una conferencia de prensa frente al Obelisco porteño que el gobierno de Alberto Fernández había decidido «recortar 50.000 programas de empleo, comprometiendo a miles familias desocupadas a las que les niega un ingreso elemental», por lo que advertían que eso las iba a empujar a «retomar los planes de lucha para garantizar el alimento de miles de personas dejadas a la deriva». «Sin trabajo, sin alimentos y sin vacunas, no dejamos la calle y el derecho a reclamar», remarcaron.

El reconocimiento de las deficiencias y demoras en la respuesta del gobierno nacional a las demandas de los movimientos sociales en este contexto de pandemia y el compromiso asumido por el ministro Arroyo fue logrado luego de que las organizaciones que integran el frente de Unidad Piquetera anunciara ayer por la tarde y antes de la reunión con el ministerio «un duro plan de lucha contra este ajuste contra el ajuste», que se concretaría hoy con el corte de rutas y accesos en todo el país.

En ese comunicado previo a la reunión, las organizaciones planteaban: «en medio de una pandemia mundial que arrasa con la salud de la población el gobierno nacional sigue aplicando un ajuste salvaje contra la salud, la educación y la atención social imprescindible para millones que lo necesitan. La baja del déficit fiscal y el pago de la Deuda Externa son los objetivos prioritarios para el gobierno, lo que ya ha producido una enorme catástrofe social que ha dejado sin trabajo a mas de dos millones de trabajadores, salarios por debajo de la línea de pobreza, jubilaciones de miseria y planes sociales más bajos que la línea de indigencia».

En la misma línea, planteaban que «la eliminación del IFE no trajo aparejada la apertura irrestricta, como correspondería a la emergencia, de los programas sociales existentes, como el Potenciar Trabajo que esta cerrado y no admite nuevos ingresos«.

Y agregaban: «los miles de trabajadores que sostenemos un trabajo diario en comedores populares y otras tareas venimos también sufriendo un ajuste con recortes en los alimentos, planes sociales que no superan ni la mitad de la canasta de indigencia y programas que se devora una inflación galopante, que no tiene nada que envidiarles a los ajustes clásicos que aplico en todo el mundo el FMI. Ahora el gobierno insiste en recortar programas sociales que estaban por salir al cobro sin explicación alguna. El nivel salarial y de ingresos no para de caer y eso además de ser un crimen social, reduce el consumo de alimentos, afectando la producción y aumentando la recesión. Este ajuste golpea más fuertemente a las mujeres y disidencias que somos quienes sostenemos y garantizamos las tareas de cuidado y sustentabilidad de la vida. Atendemos comedores, cocinamos la comida para barrios enteros y producimos alimentos en las huertas. Construimos, cuidamos de las niñeces y acompañamos a personas que se encuentran en situaciones de violencia machista. Nuestras concretas e invisibles tareas siguen sin reconocerse mucho menos remunerarse y recibimos menos salario por igual tarea. Mientras que el Ministerio de Mujeres Diversidad y Géneros no genera políticas reales para atender las violencias, el ajuste y la precarización recaen una vez más sobre nuestros cuerpos», plantean.

Finalmente, desde el frente de Unidad Piquetera ampliaban: «el curso ajustador que sigue el gobierno se expresó a fondo el 27 del mes pasado cuando el gobierno con el beneplácito de las cámaras patronales y la complicidad de las centrales sindicales y la presencia como invitados de la UTEP fijo una cifra miserable de salario mínimo, vital y móvil de $29.160 recién en febrero del año que viene. ¡Un ingreso que está por debajo de la línea de indigencia! Los salarios han sido también una variable de ajuste y el gasto público ha caído seis puntos producto de la inflación, una línea ajustadora al servicio del pago de la Deuda Externa», finalizaba el comunicado firmado por el Polo Obrero, el MTR Votamos Luchar, C.U.Ba. MTR/Mido, MAR, M29, el Bloque Piquetero Nacional (T.Or.Re, Agrupación Armando Conciencia, RUO, y O.T.L.), el MTR 12 de Abril, el FDU, BUEL, A Trabajar, la Organización 17 de Noviembre (M.D.L., La William Cooke, Mujeres en Lucha), el MTL Rebelde, M.B.T. y el Frente de la Resistencia, Barrios de Pie, el MST Teresa Vive, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Movimiento de los Pueblos (Frente Popular Darío Santillán Corriente Plurinacional, Izquierda Latinoamerican Socialista, el Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social-MULCS, el Movimiento 8 de Abril, Igualdad Social), FAR y COPA en Marabunta, la Federación de Organizaciones de Base (FOB) Autónoma, OLP y Resistir y Luchar.





Fuente: Anred.org