June 18, 2021
De parte de Lobo Suelto
251 puntos de vista


Nadie le conoce el color del pelo ni el iris de los ojos, ni la forma de cejas ni sus p谩rpados. Yendo de arriba abajo se sabe que ten铆a ojos de papel, pero no se sabe nada de la nariz ni de la boca, que emit铆a una voz de gorri贸n. Bajando m谩s, ten铆a pechos de miel -seguramente dos- y bajo ellos, le lat铆a un coraz贸n de tiza. Al final del cuerpo ten铆a peque帽os pies, pero se ignora todo sobre las piernas y sobre lo que pudo haber habido sobre, bajo, dentro o entre las piernas. Con esta informaci贸n, ni el m谩s l煤cido analista de los servicios de informaciones ser铆a capaz de orientar a los choferes de sus Falcon para rastrearla; mejor para ella. De lo que hac铆a, o sol铆a hacer, se conoce tan poco como de su enigm谩tico cuerpito. Como 茅l ped铆a que no corriese (no corr谩s m谩s, no corr谩s m谩s 鈥 -ped铆a-), podemos inferir que los peque帽os pies trotar铆an en un lugar cerrado y que era de noche, cerrada. (Quedate 鈥 hasta el alba 鈥 quedate 鈥 hasta el alba 鈥 -rogaba 茅l-).

Corriendo sobre esos pies peque帽os, se puede calcular que los pechitos de miel -sin corpi帽o-, andar铆an bambole谩ndose mientras los ojos de papel seguir铆an entornados y fijos en ese punto inexistente hacia el que convergen todos los que se apuran. Algo debe haber dicho, ella. De lo contrario, no se le habr铆a notado la vocecita de gorri贸n. Aunque tal vez cantase. Si cantaba: 驴Qu茅 cantar铆a la muchacha de la canci贸n? Cualquier canci贸n, probablemente. Poco probable ser铆a que ella cantase la canci贸n de la muchacha ojos de papel.

驴Se puede concebir una canci贸n en la que el personaje de la canci贸n cante la canci贸n? Ayer hall茅 uno. Hoy voy a se帽alarlo: 芦La Violetera禄. El personaje de este cupl茅, o choti, es una galleguita que a lo largo de treinta compases va cantando la canci贸n de la violetera. Debe haber m谩s ejemplos, pero 芦Muchacha鈥 禄 no es un ejemplo de esto y nadie sabe qu茅 cantar铆a ella. Como era de noche, hay distintos indicios que sugieren qu茅 estuvo haciendo hasta que el flaco comenz贸 a cantarle, a imaginarla, buscando que se quede. Nadie sabe por qu茅 quiere que se quede, pero se sabe que amenaza con construirle un castillo en su vientre. No es mala idea: los castillos son lindos y son caros. En ellos viven pr铆ncipes y princesas de cuento y pueden guardarse murci茅lagos, vampiros y otras aves, y hasta pueden o铆rse por los corredores viejos fantasmas arrastrando bochincheras cadenas de pegar punk. 驴Parece un sue帽o? Justamente, ese es el tema: 茅l quiere que se quede para hacerla so帽ar un sue帽o despacito que se extienda hasta el amanecer. Hasta que el sol los encandile, dice, y la haga re铆r hasta llorar, hasta llorar. 驴Llorar de risa? No est谩 especificado; no se puede saber. Pero se sabe en cambio que ella sigue corriendo desde hace quince a帽os alrededor del mismo centro agujereado a una velocidad de poco m谩s de treinta y tres vueltas por minuto. Su canci贸n es uno de los temas m谩s logrados de la 芦m煤sica joven禄. A prop贸sito de este adjetivo, si en lugar de la canci贸n y de la met谩fora del castillo, el poeta le hubiera hecho un beb茅 a la misma muchacha, el joven, o la joven, a esta altura ya estar铆a en edad de ir a conciertos de M煤sica Joven, y ya habr铆a aprendido a o铆r y tararear la canci贸n 芦Muchacha 鈥 芦, casi como un himno, o un tema piloto.

Como 芦La Cumparsita禄 para el tango, la 芦L贸pez Pereira禄 para la zamba, y 芦Around the Clock禄 para el rock, 芦Muchacha 鈥 芦, m谩s que 芦La Balsa禄, es el tema piloto de la m煤sica joven, y prefigura todo el cambio de significado que ella trajo: no s贸lo anuncia un cambio en la manera de vocalizar y emitir las palabras, y desestima modalidades anteriores de rasguear las cuerdas met谩licas y de marcar los tiempos; tambi茅n trae un nuevo personaje, que viene a reemplazar a la nena (baby) del rock traducido, y a sepultar definitivamente a la mina del tango y a la Mujer del tango y de la canci贸n mel贸dica. Hecha de restos imaginarios y colegiales (papel, madera, tiza), s贸lo hecha para correr, que se resisten al deseo del var贸n (que se quede, que se deje dormir, etc茅tera) como ninguna mina ni mujer de bolero o de tango habr铆a sido capaz de hacerlo.

Las minas siempre se piantan con otro, aunque uno est茅 encanado por su culpa. Las mujeres son estrellas distantes, inalcanzables, o fatales especialistas en besos sabios de fuego y veneno. Pero la mina y la mujer tiene algo en com煤n: son seres dom茅sticos, y cuando piantan del nido, es porque encontraron un calorcito del hogar m谩s confortable, con m谩s venta. El concepto de Muchacha trae otra cosa: aparece cuando la mina sale de la canci贸n y gana la calle y las chicas -las minas de la facultad, las flacas del club, esas- empiezan a autodenominarse 芦mina禄. Para este tiempo, no se pod铆a cantar: minita ojos de papel, ni nena ojos de papel. Esto sonar铆a tan inadecuado como si el tango propusiera: Doncella que me amuraste鈥 o t铆neiyer de mi barrio鈥 驴De d贸nde ven铆a la muchacha? Ahora que vive en la canci贸n, se puede recordar que antes estuvo como personaje: 芦muchacha禄 era la compa帽era de aventuras del h茅roe de las pel铆culas de cine y la televisi贸n (el 芦muchacho禄). Y estuvo como categor铆a en la m煤sica tropical, por causa del espa帽ol an贸malo que hablan en Puerto Rico y otras colonias de Am茅rica. Casi no hay 芦muchachas禄 en la realidad. Hay pibas, chicas, flacas y minas, que si est谩n 芦dadas vuelta禄 por 茅l, el flaco bien puede considerarlas 芦namis禄. Con los a帽os, las minas y las flacas acaban convirti茅ndose en mujeres, y ya nadie quiere salir con ellas, porque a diferencia de las flacas y de las minas, a las mujeres hay que llevarlas a comer a restauranes caros y hay que devolverlas pronto a sus casas porque siempre tienen maridos o chicos esper谩ndolas, o tienen 芦otros compromisos禄, o necesitan volver temprano, porque han tomado una 芦muchacha禄 nueva que todav铆a no est谩 familiarizada con la casa.禄




Fuente: Lobosuelto.com