July 1, 2021
De parte de Nodo50
338 puntos de vista


Donald Rumsfeld, excongresista estadounidense, asistente de varios presidentes republicanos y dos veces secretario de Defensa, ha muerto el martes 1 de julio a los 88 años. Su legado más conocido en España es la guerra de Iraq, en la que el Gobierno de José María Aznar se involucró y que tuvo como consecuencia inmediata los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004.

“Donald Rumsfeld es responsable de miles y miles de muertes y se enriqueció en ese proceso. Lo mínimo que podemos hacer es vincular para siempre su nombre con criminal de guerra”, ha sido la respuesta de la organización estadounidense Veteranos por la Paz ante el conocimiento de la noticia. Antes de ser secretario de Defensa de George W. Bush, Rumsfeld se desempeñó como director ejecutivo o presidente de empresas del complejo industrial militar como General Instrument y Gilead Sciences.

Rumsfeld fue un líder prominente del Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense (PNAC), cuyos otros miembros incluían a funcionarios de la administración Bush como Dick Cheney, John Bolton, Elliott Abrams y Paul Wolfowitz. 

El papel del vicepresidente Cheney y de su amigo Rumsfeld fue clave para que Estados Unidos declarase la guerra a Iraq, basándose en la falsedad de que el régimen de Saddam Hussein disponía de “armas de destrucción masiva”, pese a los dictámenes en contra de Naciones Unidas.

Antes, el secretario de Defensa de Bush había dirigido la invasión de Afganistán, que hoy es la guerra más larga en la que ha estado involucrado Estados Unidos.

Rumsfeld predijo una guerra rápida y fácil en Iraq. “Cinco días o cinco semanas o cinco meses, pero ciertamente no va a durar más que eso”, declaró en noviembre de 2002. Aunque la administración Obama puso fin oficialmente a la guerra de Iraq en diciembre de 2011, las tropas estadounidenses todavía están estacionadas allí hoy, y el presidente Joe Biden bombardeó el país a principios de esta semana.

Guantanamo y Abu Ghraib

El secretario de Defensa de la era Bush jr. también fue una figura fundamental en el programa de tortura. Firmó las técnicas de tortura utilizadas por las tropas estadounidenses en la bahía de Guantánamo, Abu Ghraib y otros lugares donde los prisioneros a veces eran torturados hasta la muerte. También emitió una directiva que permitía a los torturadores frenar la atención médica a los presos interrogados, incluso aunque tuvieran heridas de bala. Más tarde, Rumsfeld exigiría a los médicos que certificaran que los detenidos destinados a ser torturados estaban certificados “médica y operativamente” aptos para el abuso.

A pesar del escándalo de las torturas, en mayo de 2004, pocas semanas después de dejar de ser presidente del Gobierno español, José María Aznar visitó a Rumsfeld en Washington.

Durante su mandato, reclutó a un círculo íntimo de ex ejecutivos corporativos para supervisar las operaciones del Pentágono, procedentes de compañías como Northrop Grumman, General Dynamics o Enron. Tan grande fue la influencia de la industria de armas en el departamento durante el mandato de Rumsfeld que un comentarista lo describió como “Departamento de Defensa, Inc”.

Common Dreams

Adaptación al contexto español del artículo: ‘Merciless War Criminal’ and Ex-Defense Secretary Donald Rumsfeld Dead at 88, publicado por Brett Wilkins en Common Dreams.



Fuente: Elsaltodiario.com