June 16, 2021
De parte de ANRed
1,263 puntos de vista

Nacionalistas israelíes, el 15 de junio de 2021 en la puerta de Damasco, en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Foto: Atef Safadi – EFE

Ayer, el ejército de Israel volvió a bombardear la Franja de Gaza cuando todavía están frescos los ataques del pasado 20 de mayo que arrojaron más de 250 personas fallecidas en Palestina (67 niños) y los cohetes de Hamas que dejaron 12 muertes en Israel. El ejercito comunicó que la reanudación de los bombardeo se debió a que Israel sufriera el ataque con globos incendiarios. Nuevamente, tras la autorización del nuevo gobierno israelí, miles de ultraderechistas marcharon por las calles de Jerusalén coreando cantos racistas. Por ANRed.


Mientras en Jerusalén, ultraderechistas movilizaron celebrando la toma de Jerusalén como capital de Israel a pesar del rechazo internacional y la tensión que genero en Palestina. La marcha que había sido programada para el pasado 10 de mayo y había sido pospuesta por los últimos ataques, estuvo custodiada por el ejercito israelí mientras grupos cantaban canciones racistas contra árabes: “Muerte a los árabes”, “Jerusalén es solo nuestra y de nadie más” o “Vuestras casas arderán”.

Hubo concentraciones palestinas bajo la consigna “un día de ira” en repudio a la marcha y choques con la policía que dejo, al menos 33 palestinos heridos. La Media Luna Roja de Palestina ha informado de que tres de los heridos han sido hospitalizados. La movilización fue autorizada por el nuevo gobierno de ultraderecha israelí encabezado por Naftali Bennet, apoyado por organizaciones religiosas y de colonos que son la punta de lanza de las nuevas ocupaciones en Cisjordania. Lo llamativo es que también participaron miembros del Parlamento.

Tras las movilizaciones que rompieron el acuerdo recientemente firmado, desde Gaza se limitaron a lanzar una veintena de globos incendiarios hacia zonas cultivadas fronterizas del sur de Israel. El Ejército israelí respondió atacando por la noche un campo de entrenamiento en el sur de la franja de Gaza. “La tensión está volviendo a aumentar en Jerusalén en un momento políticamente muy sensible”, advirtió el enviado de Naciones Unidas para Medio Oriente, Tor Wennesland.





Fuente: Anred.org