September 26, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
190 puntos de vista

ÔÇť┬íZhin, Zhian, Azadi! ┬íZhin, Zhian, Azadi!ÔÇŁ (ÔÇť┬íMujer, vida, libertad!ÔÇŁ). Esta es la consigna que se ha extendido durante la pasada semana por todo Ir├ín en solidaridad con Mahsa Amini, la joven kurda muerta el 16 de septiembre en una comisar├şa de Teher├ín, tras ser detenida por llevar mal puesto el hijab o pa├▒uelo isl├ímico.

Ha sido el lema m├ís gritado, junto a ÔÇťMuerte al dictadorÔÇŁÔÇŁ -en referencia al Gu├şa de la Revoluci├│n, Al├ş Jamenei- por cientos de miles de manifestantes que no han dudado en enfrentarse violentamente con la polic├şa. El popular reclamo ya es suficientemente significativo al unir los valores de mujer, vida y libertad frente a las restrictivas normas sobre la indumentaria femenina, algo que no tiene precedentes en Ir├ín si se tiene en cuenta el car├ícter masivo de las protestas, extendidas por un centenar de ciudades del pa├şs.

Pero tampoco tiene precedentes que esa consigna se grite en kurdo, la lengua indoeuropea que se habla en el Kurdist├ín iran├ş, mostrando as├ş un claro acto de solidaridad por parte del resto de Ir├ín hacia esta regi├│n fronteriza con Irak y Turqu├şa, donde viven entre diez y once millones de personas. Se da, adem├ís, la circunstancia de que Zhina (la que da vida), el nombre kurdo que sus padres no pudieron ponerle cuando Mahsa naci├│ hace 22 a├▒os en la localidad de Saquez, est├í vinculado a esas ÔÇťZhinÔÇŁ y ÔÇťZhianÔÇŁ del lema coreado, y tiene el mismo origen etimol├│gico que la familia del lat├şn ÔÇťginÔÇŁ o ÔÇťgenÔÇŁ, de la que proceden las palabras ginecolog├şa o mis├│gino.

Hasta ahora en Ir├ín no se hab├şa producido tal muestra de solidaridad con el pueblo kurdo, pese a que en sucesivas ocasiones, desde la propia instauraci├│n de la Rep├║blica Isl├ímica en 1979, la gente se ha lanzado a la calle para exigir autonom├şa y libertad, lo que ha dado paso a una brutal represi├│n por parte de los Pasdaranes (Guardianes de la Revoluci├│n), que ocupan militarmente ese territorio de 125.000 kil├│metros cuadrados repartidos entre las provincias de Azerbaiy├ín Occidental, Kurdist├ín, Kermanshah e Ilam.

Hay que recordar que los kurdos iran├şes fueron los primeros en levantarse contra la Rep├║blica Isl├ímica dirigidos por el Partido Democr├ítico del Kurdist├ín Iran├ş (PDKI), integrante de la Internacional Socialista. Durante el mismo a├▒o, 1979, el ayatol├í Jomeini les declar├│ ÔÇťla guerra santaÔÇŁ. Desde entonces, en las provincias kurdas se producen estallidos peri├│dicos por cualquier motivo que, de forma inmediata, se extienden como un reguero de p├│lvora por toda la regi├│n, sin que hasta la actualidad hayan encontrado el apoyo del resto de la poblaci├│n iran├ş.

En esta ocasi├│n no ha ocurrido as├ş. En cuanto estallaron las primeras protestas en Saquez, la ciudad de donde era Zhina, y la chispa prendiera fuego en el resto de las ciudades kurdas, inmediatamente comenzaron a producirse protestas populares en otras regiones. Solamente en el Kurdist├ín se han contabilizado, hasta este s├íbado diecis├ęis muertes, m├ís de setecientos heridos y cera de un millar de detenciones.

Teniendo en cuenta que la televisi├│n estatal ha admitido 35 muertes en esta nueva oleada de protestas, se calcula que la cifra total en el conjunto de Ir├ín podr├şa incluso acercarse al medio centenar. En el Kurdist├ín destacan los cuatro muertos en la ciudad de Urmia, junto al lago del mismo nombre, y en la pr├│xima localidad de Shino, donde murieron otros tres manifestantes. Al menos dos de las ciudades insurrectas ÔÇôHasan Abad, pr├│xima a Sanandaj, y Oshnaviyeh, al sur de Urmia- hab├şan quedado hasta este s├íbado en manos de los manifestantes, seg├║n inform├│ a P├║blico Rahim Kaderi, representante del PDKI en Espa├▒a.

Como ya se ha publicado ampliamente en los medios de comunicaci├│n internacionales, Zhina Amini falleci├│ el 16 de septiembre cuando, estando de visita en Teher├ín, fue detenida por una de las ÔÇťpatrullas moralesÔÇŁ y trasladada a comisar├şa. Seg├║n el gobierno, fue enviada a un centro de ÔÇťreeducaci├│nÔÇŁ por llevar incorrectamente el hijab y posteriormente sufri├│ un repentino ataque card├şaco, algo que niega tajantemente su familia.

Fuertes golpes en la cabeza

La misma fuente de la oposici├│n iran├ş ha informado a P├║blico de que, cuando Zhina fue trasladada al hospital, se le detectaron fuertes golpes en la cabeza. Tambi├ęn asegura que, cuando entregaron el cuerpo a su padre, las autoridades le impidieron que abriera el ata├║d para ver el cuerpo de su hija, obligando a la familia a enterrarla de madrugada para impedir que se produjeran concentraciones y posibles manifestaciones de protesta.

Sin embargo, el mismo d├şa del entierro ya se registr├│ una multitudinaria manifestaci├│n en Saquez, con el resultado de un muerto y numerosos heridos, extendi├ęndose despu├ęs la oleada de protestas a una treintena de ciudades kurdas, sobre todo cuando el 20 de septiembre la Coordinadora de Partidos Kurdos realiz├│ un llamamiento a la movilizaci├│n general.

Este organismo unitario est├í integrado, fundamentalmente, por el PDKI y por Komala (Sociedad), de orientaci├│n comunista. Precisamente, la intervenci├│n de estos partidos indica otra diferencia entre las manifestaciones registradas en el Kurdist├ín con las del resto del pa├şs, donde la movilizaci├│n popular tiene un car├ícter m├ís espont├íneo y no existe una clara direcci├│n pol├ştica de la protesta.

Ambas organizaciones, el PDKI y Komala, mantienen desde hace d├ęcadas una resistencia armada y enfrentamientos espor├ídicos con los Pasdaranes que, a su vez, suelen bombardear las zonas del Kurdist├ín iraqu├ş donde estos dos partidos tienen sus bases.

https://twitter.com/ameddicleT/status/1574357344812687361

Las regiones kurdas tambi├ęn se han distinguido durante estas cuatro d├ęcadas de Rep├║blica Isl├ímica por presentar una resistencia especial a las normas isl├ímicas sobre la vestimenta de la mujer, ya que, tradicionalmente, las mujeres kurdas utilizan unas prendas llenas de color, totalmente opuestas a los tonos oscuros y grises que dicta la normativa oficial.

Las mujeres kurdas han dado su principal batalla por mantener su tradicional forma de vestir en la celebraci├│n de las bodas, en las que bailan, en muchas ocasiones cogidas de la mano con los hombres, sin hijab ni otras prendas que oculten sus vistosos trajes.

Precisamente, en uno de los v├şdeos que circulan estos d├şas se puede ver a Zhina bailando en una de estas bodas, que, al principio, eran ÔÇťdisueltasÔÇŁ por la polic├şa, encerrando en la comisar├şa a los novios. Despu├ęs, ante la imposibilidad de detener a todas las parejas que se iban casando, las autoridades optaron por imponer una multa a los contrayentes para, finalmente, tolerar las bodas tal y como la poblaci├│n kurda las ha celebrado desde siempre.

Algo parecido est├í ocurriendo en todo Ir├ín con la obligaci├│n de que las mujeres se cubran todo el cuerpo, de pies a cabeza. La mujer iran├ş ha ido imponiendo su propia forma de vestir hasta reducir esa imposici├│n a tapar solo parcialmente el pelo con un pa├▒uelo.

El gobierno de Ebrahim Raisi ha intentado reconducir la situaci├│n con la ampliaci├│n y relevancia de las citadas Patrullas de Vigilancia Moral, encargadas de que las mujeres lleven bien colocado el hijab en los espacios p├║blicos.

Fue una de estas patrullas la que detuvo a Zhina el 13 de septiembre y la envió a un centro de detención, provocando el actual estallido de violencia que por primera vez une de forma masiva a hombres y mujeres contra el hijab, cuya quema pública tampoco tiene precedentes en estos cuarenta años de república islámica.

El gu├şa de la revoluci├│n, Al├ş Jamenei, y el presidente del gobierno, Ebrahim Raisi, tienen ahora que decidir si, para salvar el r├ęgimen integrista, aflojan la presi├│n sobre la mujer, lo que conducir├í a la desaparici├│n progresiva del hijab, o desencadenan, como en ocasiones anteriores, una nueva escalada represiva que no har├í m├ís que ampliar la base social para una futura y nueva revoluci├│n iran├ş.

FUENTE: Manuel Martorell / P├║blico

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org