March 11, 2021
De parte de Memoria Libertaria
182 puntos de vista


Todoslosnombres.org

Recordamos a las mujeres que sufrieron el exilio. En este caso aquellas mujeres de Ceuta, como Isabel Mesa militante de CNT

https://todoslosnombres.org/content/noticias/mujeres-ceuties-en-el-exilio-republicano

Muy pocos son los datos que tenemos sobre el papel de la mujer ceut铆 en el exilio republicano, en su gran mayor铆a an贸nimas, pero sin las mujeres an贸nimas, 芦no ser铆amos lo que somos hoy禄. Son como se ha escrito ya en muchas ocasiones 鈥渓as olvidadas entre los olvidados鈥 donde destaca la heroicidad humana y entereza vital de aquellas mujeres, que defend铆an a sus familias, las libertades y la incipiente igualdad de aquellos a帽os, y sufrieron el exilio. Que sirvan estos peque帽os apuntes como homenaje a estas mujeres que tuvieron que partir de Ceuta tras el golpe militar del 36.

A lo largo de la II Rep煤blica la mujer alcanz贸 cotas de presencia en la vida social y pol铆tica de nuestra ciudad hasta entonces poco com煤n. Francia y M茅xico fueron los dos pa铆ses fundamentales de acogida de las republicanas espa帽olas. Entre estas ceut铆es exiliadas cabe destacar a Carmen Rosado, que, junto a su marido, Rafael Jimenez Cazorla, presidente del PSOE en Ceuta tuvo que exiliar a M茅xico, tambi茅n la doctora Antonia Castillo, de la que hemos escrito en otras ocasiones, pero tambi茅n partieron hacia el exilio otras muchas ceut铆es de las que apenas sabemos nada, solo datos sueltos.

Que contribuya la difusi贸n de sus nombres como reconocimiento a su compromiso con la democracia espa帽ola, como Amalia Barreto Esquerra de 46 a帽os, embarc贸 en Francia en el barco Sinaia junto a la maestra ceut铆 Mar铆a Luisa Fern谩ndez Gabarr贸n de 29 a帽os, desembarcaron en Veracruz (M茅xico) en junio de 1939. La llegada de este buque desde Francia cargado con m谩s de 1.500 refugiados republicanos marc贸 el inicio de la llegada masiva del exilio espa帽ol a M茅xico, otras pudieron salir de Ceuta hasta el protectorado franc茅s y embarcar en Casablanca, como Amanda Zarzuela L谩zaro de 20 a帽os de profesi贸n modista, embarc贸 junto a su familia en el buque portugu茅s Nyassa, que fue contratado por el gobierno de la Rep煤blica en el exilio y algunas asociaciones de apoyo a los exiliados.

Tambi茅n en este mismo barco tenemos constancia de la maestra Emilia Salvadores Izquierdo fue depurada de su escuela en junio de 1937, tras una dura traves铆a llegaron tambi茅n al puerto mexicano de Veracruz, en mayo de 1942, como Manuela Arrabal Casta帽eda de 65 a帽os, ama de casa, desembarc贸 tambi茅n en Veracruz (M茅xico) Blanca Postigo Garc铆a, desembarc贸 en mayo de 1942, ten铆a 55 a帽os, ama de casa. Engracia Conde Ib谩帽ez, ama de casa lleg贸 en diciembre de 1940. Mar铆a del Carmen D铆az Romero de Segura, ama de casa 29 a帽os, natural de Ceuta, pero resid铆a en Tetu谩n lleg贸 en 1947 a Nuevo Laredo, o Antonia Aguilar Schiaffino鈥

La anarquista ceut铆 Isabel Mesa

Tampoco tenemos que olvidar a la militante de la CNT en Ceuta, Isabel Mesa, tras la guerra civil termin贸 sus d铆as en Valencia desarrollando hasta su muerte compromisos sociales a favor de la igualdad de la mujer. Pertenec铆a al Sindicato de Obreros de la Aguja, donde ten铆a el n煤mero uno en la ciudad. Al tener conocimiento del golpe en la tarde del 17 de julio y poco antes de que una patrulla de falangistas se personara en su casa en la barriada del Sarchal, pudo huir hacia la costa malague帽a en un peque帽o falucho, junto a 12 compa帽eros m谩s. Permaneci贸 en M谩laga durante varios meses, y a mediados de 1937 lleg贸 a Valencia, trabajando durante toda la guerra de enfermera. Tras la ca铆da de Valencia huye hacia el puerto de Alicante, pero al no llegar el barco que esperaban junto a cientos de republicanos se marcha a Almer铆a a pie, se cambia el nombre por el de Carmen Delgado y luego a M谩laga, donde en el a帽o 1941 crea con otras compa帽eras el peri贸dico clandestino El Faro de M谩laga, tal vez pensando en el diario de Ceuta 鈥淓l Faro鈥. Particip贸 en el Congreso de constituci贸n de la Federaci贸n Nacional de Mujeres Libres, llegando a ser secretaria de la agrupaci贸n local en Valencia. Su actividad sindical fue principalmente en la organizaci贸n de mujeres trabajadoras. Hubo una huelga en la f谩brica de conservas en Ceuta durante la Segunda Rep煤blica, la empresa trajo enga帽adas a unas mujeres del Protectorado que cobraban menos de la mitad que las de Ceuta. Isabel habl贸 con ellas para que se unieran, lo consigui贸, y termin贸 la huelga con las reivindicaciones conseguidas. Nunca se resign贸 durante el franquismo a quedarse relegada a las tareas del hogar, como impon铆a el r茅gimen, y sigui贸 en la lucha. Descubierta por la polic铆a es procesada y condenada a dos penas de muerte. Vuelve a Valencia y junto a otras compa帽eras promueve la creaci贸n del colectivo de mujeres 鈥淯ni贸n de Mujeres Dem贸cratas鈥, organizaci贸n clandestina para ayudar a las personas presas y a sus familias y con actividades en contra de la dictadura. Monta un quiosco junto a Maruja Lara, compa帽era anarquista inseparable, empe帽ada en las mismas luchas; en la trastienda ten铆an la prensa anarquista. En el a帽o 1956 es detenida y durante ocho d铆as es torturada en la comisar铆a de la calle Samaniego de Valencia. Posteriormente colabor贸 en la formaci贸n de colectivos libertarios como 鈥淟ibre Estudio鈥, la Federaci贸n de pensionistas de la CNT, 鈥淩adio Klara鈥 y el Ateneo Libertario 鈥淎l Margen鈥 y perteneci贸 a Dones Lliures y a la Fundaci贸n Salvador Segu铆 de Valencia.

Exiliada en la Uni贸n Sovi茅tica: Diana Berm煤dez-Reyna

Cuando la peque帽a Diana recorr铆a las calles de Ceuta en aquel verano de 1936, de la mano de sus padres, nada le hac铆a presagiar que en pocos d铆as cambiar铆a su vida y la de su familia. Su padre era un reputado capit谩n aviador, destinado en el aer贸dromo de Sania Ramel en la capital del Protectorado, Tetu谩n, y en 1933 fue delegado del Gobierno de la Rep煤blica en Ceuta.

En la tarde del 17 de julio, todo cambi贸, su padre defendi贸 junto a otros militares leales al Gobierno el aer贸dromo de Tetu谩n, haci茅ndose fuerte e intercambiando fuego, pero nada pudieron hacer y a las pocas horas fueron detenidos por los militares sublevados, y el 15 de agosto de 1936 fue sacado de la fortaleza del monte Hacho y ejecutado. La madre de Diana se encuentra en Ceuta, sola y con cuatro hijos.

Al proceder de una familia de la alta sociedad madrile帽a, el abuelo paterno de Diana era teniente general y su abuela familiar del escritor Salvador de Madariaga, consiguen que se realice un intercambio, organizado por la Cruz Roja Internacional. Tras llegar a Tanger embarcar铆an en el barco que, hacia la traves铆a, una vez por semana, hacia el sur de Francia y desde all铆 al pueblo valenciano de Russafa.

Cuando todo parec铆a tener una cierta normalidad, una ma帽ana qued贸 marcada en la memoria de la peque帽a Diana, tal y como me lo relat贸 hace unos meses: 鈥淗an pasado muchos a帽os, pero parece como si lo estuviera viviendo ahora, nos encontr谩bamos en el piso de Russafa, mi abuela a un lado y mi abuelo llorando, con las manos en la cara. Dos se帽ores uniformados me cogieron en brazos y nos llevaron a mi hermana y a m铆, mientras yo lloraba y preguntaba por mi madre, recuerdo que me abrac茅 a una mu帽eca y no la solt茅, hasta muchos a帽os despu茅s鈥. Tambi茅n fueron enviado sus dos hermanos, Jos茅 Luis y Flavio, a la URSS en la madrugada del 13 de junio de 1937.

Al llegar a Leningrado, la actual San Petersburgo, la separaron de su hermana y la llevaron a una casa para ni帽as peque帽as. Pocos meses despu茅s de acabar la Guerra Civil, en agosto de 1939, la abuela paterna, Presentaci贸n de Madariaga, un nombre frecuente en los 鈥淓cos de Sociedad鈥 de la prensa madrile帽a de la 茅poca logr贸 que el Gobierno franquista, a trav茅s de sus embajadas en Roma y Londres, consiguiera que los ejecutivos de Mussolini y Chamberlain mediaran para facilitar el retorno de sus cuatro nietos.

El intento fue en vano. Con la invasi贸n de Rusia por parte de Hitler, en junio de 1941, Diana y el resto de los ni帽os fueron evacuados de Leningrado a una aldea en las llanuras del Volga. Nuestra peque帽a tuvo que luchar por salir adelante, aprendi贸 el ruso, era muy inteligente y nada se le resist铆a. Gran modista pronto comenz贸 a realizar trabajos, despu茅s entr贸 a trabajar en una f谩brica de misiles. Los a帽os fueron pasando y la promesa del retorno a Espa帽a no comenz贸 a ser una realidad hasta 1956, para entonces ya hab铆a formado su propia familia al casarse con un ruso de origen ucraniano. Y por fin, el 17 de diciembre de 1990, consigui贸 permisos para toda su familia, incluidos sus tres hijos con sus respectivas parejas y los cuatro nietos que ya ten铆a.

Doctora Castillo, expulsada del Ayuntamiento hacia el exilio mexicano

Fue la primera doctora en Ceuta, con poco m谩s de veinte a帽os termin贸 la carrera de medicina. En 1931comenzo a trabajar como facultativa en el Ayuntamiento. Dado su acercamiento a las clases obreras de la ciudad, interviene en la Casa del Pueblo hablando de temas relacionados con la salud a las mujeres de los obreros. Contrajo matrimonio en enero de 1936 con Luis Abad, catedr谩tico de filosof铆a en el instituto Hispano-Marroqu铆 y presidente de izquierda republicana en Ceuta. A los pocos meses todo cambi贸, y en la tarde del 17 de julio de 1936, llegaron a Ceuta rumores de que las tropas se hab铆an sublevado en la vecina melilla.

La doctora castillo comenz贸 a preocuparse por las consecuencias del golpe militar principalmente para su marido por ser un dirigente pol铆tico, afortunadamente, Luis estaba en Madrid en ese instante. Conforme los d铆as pasaban, la doctora castillo pudo advertir que las detenciones y los fusilamientos sumar铆simos eran constantes, as铆 como las depuraciones de funcionarios. Entre el 17 de julio de 1936 y agosto de 1944, 268 personas fueron fusiladas en Ceuta y cientos de ellos represaliados con largas condenas. En febrero de 1938, recibi贸 una primera notificaci贸n inform谩ndola de que su sueldo quedaba retenido en tanto su proceso se instru铆a, dicho primer expediente tan solo fue el comienzo de un tortuoso camino del que, por desgracia, a煤n le quedaba mucho por recorrer.

Fue la primera doctora en Ceuta, con poco m谩s de veinte a帽os termin贸 la carrera de medicina

El fiscal militar, el 22 de mayo de 1939, en un escrito deja claro su sentencia: 鈥渜ue revistiendo su conducta una notoria peligrosidad es permitido aconsejar que la funcionaria de referencia no debe continuar figurando en el cuadro de los empleados del nuevo estado y acuerda proponer a la comisi贸n gestora del ayuntamiento su destituci贸n y que, adem谩s, se adopten las medidas necesarias para que tampoco pueda volver a figurar en ninguna otra corporaci贸n鈥︹

Las diversas sanciones impuestas a la doctora la obligaron a marcharse de su ciudad y buscar una alternativa causando baja en el colegio de m茅dicos de Ceuta el 30 de julio de 1939. Mientras su marido se encuentra en un campo de concentraciones en Oran.

La doctora Castillo en 1945, decidi贸 definitivamente salir de Espa帽a y tomar el camino del exilio, primero recal贸 en argentina donde estuvo unos meses y despu茅s definitivamente a M茅xico. Y por fin en 1952, tras 18 a帽os desde su separaci贸n se reencuentra con su marido en M茅xico, ya pueden organizar un futuro juntos. Todo eran 茅xitos para ambos, pero a帽oraban Espa帽a y, en 1966, emprendieron viaje de vuelta instal谩ndose en el pueblo almeriense de G谩dor, a principios de 1971, falleci贸 Antonia Castillo y Luis Abad el 13 de noviembre los dos est谩n enterrados en el peque帽o pueblo almeriense.

https://elfarodeceuta.es/mujeres-ceuties-exilio-republicano/




Fuente: Memorialibertaria.org