January 6, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
258 puntos de vista

El pueblo baluchí ha sido objeto de políticas de tortura, masacre, desaparición, violación y aniquilación por parte del Estado pakistaní. Figuras importantes del pueblo baluchí son asesinadas, personas secuestradas, mujeres violadas, niños desaparecidos.

El diario Yeni Özgür Politika ha hablado con el político y activista de derechos humanos Yousuf Murad Baloch sobre los últimos acontecimientos en el territorio.

El Dr. Baloch es una de las numerosas personas que han experimentado personalmente las políticas de represión del estado pakistaní. Como estudiante de la Facultad de Medicina, fue arrestado por las fuerzas del estado pakistaní y sobrevivió a intentos de desaparición. Tras sufrir fuertes torturas, fue liberado sólo después de una creciente reacción pública, pero se enfrentó a prohibiciones políticas. Obligado a abandonar su país, donde nació y se crió, el Dr. Baloch habla de la represión del Estado pakistaní y de los problemas y demandas del pueblo Baluchí.

Sr. Yousuf Murad Baloch, usted es un activista político y de derechos humanos de los Baluchíes y sabemos que a veces escribe sobre los problemas del pueblo Baluchí. ¿Puede contarnos un poco más sobre usted?

Sí, he estado activo en la escena política de los Baluchíes. También he participado en campañas de derechos humanos para el pueblo Baluchí. Actualmente, vivo en Alemania después de haber sido expulsado de Baluchistán por el estado pakistaní. Fui una de las primeras víctimas de la política de desapariciones forzosas de Pakistán en 2005 cuando era estudiante de medicina. Por lo tanto, soy una persona que ha experimentado las torturas pakistaníes y las brutales políticas de restricción del activismo político.

Pakistán es un centro de conflicto con su estructura multiétnica. Sabemos que los diferentes grupos étnicos tienen dificultades para resolver sus conflictos políticos y económicos bajo el paraguas del Estado cuya ideología fundadora es el Islam. En este contexto, ¿cuáles son las principales reivindicaciones del pueblo Baluchí?

Sí, tiene razón. Es, en efecto, un centro de conflicto. De hecho, con su creación, fue preprogramado para ser un área de complejos e intensos conflictos. La creación de Pakistán tiene sus raíces en el movimiento islámico de 1919-1924 que protestó por el resurgimiento del Imperio Otomano. Fue conocido como el Movimiento Khilafat en la India. El movimiento también adoptó la bandera otomana, pero sólo en un color verde en lugar del rojo. Se derrumbó después de algún tiempo, pero antes de su caída, ya había logrado radicalizar a una gran parte de la población musulmana india que soñaba con un Estado islámico en la India.

Fue después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, cuando los británicos quisieron abandonar sus colonias, cuando tuvieron la oportunidad de realizar sus sueños de un estado islámico. Por otro lado, los británicos, participantes en el Gran Juego, querían un país vasallo activo que pudiera contener a la Unión Soviética. Líderes del Congreso como Mahatma Gandhi y Jawahar Lal Nehru, pertenecientes a la escuela de pensamiento socialista, se oponían a la idea de que la India actuara como un dique de contención contra la Unión Soviética. La mejor apuesta que le quedaba al colapsado Imperio Británico era hacer un trato con los radicales islámicos y dejarles crear un país para ellos que pudiera servir a los propósitos británicos. Así se creó Pakistán, un matrimonio entre un imperio en decadencia, su ejército residual y el radicalismo islámico. Eligieron el nombre de Pakistán que, irónicamente, se traduce como “tierra de la gente pura”. Un nombre bastante fascista para los estándares de hoy en día.

La gente a ambos lados de la recién dividida frontera de la India tuvo que pagar con sus vidas. La decisión desconsiderada de los británicos de trazar la frontera no era sólo un trabajo administrativo, era una cuestión de vida o muerte. Más de un millón de personas tuvieron que morir ese año como resultado de los conflictos comunales entre los musulmanes, hindúes y sijs causados por la división de la India. Otros 15 millones tuvieron que abandonar sus hogares. Esta podría ser quizás la mayor migración forzosa de la historia.

Mientras que por otro lado Baluchistán, siendo un país anteriormente independiente con una población mayoritariamente secular, obtuvo su independencia de los británicos 4 días antes de la creación de Pakistán. Pakistán también heredó una gran parte del endurecido ejército indio británico con armas de última generación. El ejército fue dirigido por los oficiales británicos durante mucho tiempo, incluso después de la llamada Independencia de Pakistán.

Casi 7 meses después de la independencia de Baluchistán, Pakistán con su ejército superior y bajo oficiales dirigidos por los británicos invadió Baluchistán y lo anexó a Pakistán. Dado que el principal papel del Pakistán en Baluchistán ha sido reemplazar a los colonos británicos que se marchaban, Pakistán continuó con sus tácticas coloniales de brutalidad, privación económica, racismo, marginación y erradicación de las comunidades indígenas baluchíes. El idioma baluchí fue sustituido por el urdu que, al igual que el antiguo idioma colonial, el inglés, no es la lengua materna de ninguna de las naciones que habían habitado la actual zona geográfica de Pakistán. Se adoptaron medidas sistemáticas para privar a la sociedad baluchí y su cultura del derecho de voto y detener su crecimiento.

Baluchistán, hoy en día tiene una de las peores condiciones sanitarias, educativas y socioeconómicas. A pesar de su enorme riqueza en minerales, petróleo y gas, es uno de los lugares más pobres y sus habitantes los más pobres de la tierra. El aparato económico colonial es tan extremo y completo que el 99% de los bienes de consumo se importan de Pakistán o se introducen de contrabando desde Irán y Afganistán, y el sector financiero está controlado al 100% por los pakistaníes.

La gran mayoría del pueblo baluchí exige la restauración de un Baluchistán independiente y liberado. Incluso los partidos políticos de Baluchistán que no luchan por la liberación de Baluchistán, ven la ocupación de Baluchistán como una continuación del colonialismo británico y quieren algún tipo de independencia de Pakistán, ya sea en forma de autonomía o de mayores poderes para la provincia.

¿Puede hablarnos sobre el idioma y la cultura del pueblo baluchí?

El pueblo baluchí habla dos idiomas principales: el Baluchí y el Brahvi. El baluchí es el único otro idioma principal del noroeste de Irán aparte del kurdo y por lo tanto es el más cercano en relación al idioma kurdo. Tiene tres dialectos principales. El sentido de identidad común en el pueblo baluchí, cuyas raíces se remontan a más de 2.000 años, está cimentado por este idioma común. Sorprendentemente, los baluchíes también remontan su hermandad con los kurdos a más de dos mil años, quizás a los tiempos del Imperio Mede. El Sr. Akhund Saleh, ministro de la corte de Mir Ahmad Khan I, el gobernante de Baluchistán, en su libro Kurd-Gal-Namak, escrito en 1659, postula que la lengua brahvi del pueblo baluchí tiene su origen en el idioma kurdo.

Los kurdos de Baluchistán tienen la forma de una tribu del pueblo baluchí y su número oscila entre 600.000 y un millón. Hablan tanto el idioma baluchí como el brahvi y se concentran principalmente en las zonas de Bolan y Mastung de Baluchistán. El idioma balochi ha estado luchando contra las políticas pakistaníes de asimilación y el imperialismo del idioma urdu en él y, a pesar de la falta de publicaciones modernas y de la escasa circulación y las fuertes influencias de vecinos como el persa, el sindhi, el panyabí y el pashto, ha conservado cierta pureza y el vocabulario baluchí, aunque amenazado, sigue circulando diariamente. El idioma brahvi, hablado por un número menor de baluchíes, está bajo una inmensa amenaza y es considerado como un idioma en peligro por los organismos internacionales.

Los mitos y leyendas del pueblo baluchí, como el respeto al fuego, al sol, a Yalda, a Noroz y a otras fiestas iraníes, aunque fuertemente influenciados por la islamización en el Pakistán, demuestran que tuvieron experiencias históricas comunes con otros grupos étnicos indoiraníes, en particular con los persas y los kurdos. No obstante, el duro entorno de Baluchistán ha desempeñado un papel más importante en la formación de las costumbres y el carácter de la nación baluchí. Tiene una gran influencia en su cultura, su estructura socioeconómica, sus instituciones y su psicología política. El peculiar carácter colectivo o psicológico de los baluchíes se manifiesta en el Mayar Baluchí (el código de honor baluchíes), las tradiciones y los hábitos.

El Baloch Mayar es un conjunto de reglas sobre las que se guían la sociedad y el modo de vida de los baluchíes. Así, el carácter colectivo de los baluchíes los diferencia significativamente de sus vecinos de Pakistán y Persia. La música y los bailes tradicionales de los baluchíes son homogéneos y significativamente diferentes de los de sus vecinos y forman parte del significativo carácter de la nación Baluchí.

Especialmente los conflictos entre el pueblo bengalí que vive en el este de Pakistán y el gobierno central se intensificaron desde 1947. Tras las elecciones de 1970, el pueblo bengalí declaró su independencia bajo el nombre de Bangladesh, con la ayuda de la India. Pakistán es el primer país que se ha dividido después de la Segunda Guerra Mundial. Pero, ¿cuáles son los principales obstáculos para la independencia de otros pueblos? (como Punjabi, Sindhi, Muhajir, Pakhtun y Balochi).

Sí, tienes razón. Pakistán es el primer país que se dividió después de la Segunda Guerra Mundial. También es el primer país después de la Segunda Guerra Mundial que llevó a cabo un genocidio de bengalíes de una magnitud similar al Holocausto de los judíos y con ayuda de Occidente se salió con la suya. Si la India no hubiera intervenido a tiempo, el genocidio habría sido mayor; tal vez inigualable en la historia. A pesar de la intervención de la India, las autoridades bengalíes afirman que alrededor de 3 millones de civiles bengalíes fueron asesinados por el ejército pakistaní en la corta duración de la guerra, de marzo de 1971 al 16 de diciembre de 1971.

Dado que ahora conocemos los fundamentos coloniales y religiosos del Pakistán y su brutalidad, nos resultaría más fácil adivinar por qué es difícil para algunas de las personas que buscan la independencia obtener su propia independencia. El pueblo punjabí, que constituye casi la totalidad del ejército pakistaní, no quiere de ninguna manera la independencia del Pakistán, sino que son los verdaderos impulsores del brutal aparato militar-burocrático pakistaní, que muchos llaman también el establishment. El resto de la gente está en minoría.

Mientras que el factor decisivo que ayudó a los bengalíes a ganar su independencia fue su superioridad numérica sobre los punyabíes, las otras naciones no tienen el número suficiente para reunir suficiente poder democrático a través de las urnas ni tienen suficiente poder militar para desafiar al poderoso ejército del Estado. El pueblo oprimido sólo tiene la superioridad moral en su búsqueda de libertad, justicia e igualdad. Además, al ser Pakistán un Estado cliente de Occidente disfruta de su apoyo incondicional cuando se trata de la cuestión de las nacionalidades en Pakistán.

Las nuevas políticas económicas liberales bajo la guía del FMI, la geografía de Pakistán y el comercio de armas juegan un papel importante en las relaciones de Occidente con Pakistán. Por lo tanto, Occidente tiene todas las razones para barrer la ocupación pakistaní de Baluchistán y las subsiguientes violaciones de los derechos humanos bajo la alfombra y aceptarlas como “necesarias para la construcción de la nación”. De hecho, fue Occidente quien, en lugar de castigar al Pakistán por sus crímenes contra la humanidad y el genocidio del pueblo bengalí, acudió en su lugar a ayudar al Pakistán después de la guerra de independencia de Bangladesh en 1971.

Recientemente, Pakistán se está acercando a China y se ha convertido en un socio importante en su proyecto “One Belt One Road” (OBOR). Este proyecto está básicamente destinado a socavar la hegemonía global de Occidente y ejercer el control chino sobre los acontecimientos del mundo. El cambio de Pakistán hacia China como socio puede alejarlo de Occidente y en el proceso puede abrir nuevas ventanas de oportunidad, para las naciones marginadas de Pakistán, para obtener ayuda de Occidente. Pero para que eso suceda las naciones tendrían que ser políticamente fuertes. Nadie apostaría por un caballo cojo.

¿Por qué los Baluchíes se unieron al gobierno central después de la declaración de independencia de Pakistán en 1947? ¿Por qué declararon o no declararon la independencia como lo hicieron los bengalíes en ese momento?

Como traté de explicar antes y de hecho, los baluchíes habían obtenido la independencia el 11 de agosto de 1947 pero unos meses después Pakistán invadió y anexó el estado baluchí. E incluso hasta su anexión en 1948, el estado baluchí no sólo estaba construyendo un parlamento, un sistema tributario y financiero, sino que al mismo tiempo estaba exigiendo sus tierras (Jacobabad y Dera Gazi Khan) al Pakistán, que fueron entregadas al Pakistán por los británicos.

En su pregunta de por qué no declararon la independencia junto con los bengalíes. Supongo que “podría haber sido debido a la falta de liderazgo y de toma de decisiones políticas en el movimiento de liberación de los baluchíes”. Aparte de eso, un estudio de la literatura baluchí existente de esa época no proporciona ninguna base para este fracaso. No hay nada que yo sepa.

La única ventaja que los Baluchíes sacaron de esas turbulentas circunstancias pakistaníes fue que lograron formar su primer y último gobierno nacionalista en Baluchistán el 1 de mayo de 1972, pero ni siquiera eso fue tolerado y fue removido del poder en un año, el 13 de febrero de 1973. Esto dio lugar a la cuarta insurgencia contra el Pakistán que continuó hasta 1977. Luego se debilitó cuando algunos de los líderes fueron encarcelados y otros forzados a salir de Baluchistán. Se estima que alrededor de 5000 militantes de Baluchistán y otros 3500 militares paquistaníes murieron como resultado de esta insurgencia.

¿Cómo son las relaciones entre el pueblo baluchí y el actual gobierno en los últimos años?

Son extremadamente tensas. En particular, después del asesinato de Nawab Akber Bugti, las cosas tomaron un giro que no puede ser revertido. La quinta insurgencia baluchí se ha extendido por todo Baluchistán. Esta vez las bajas son mucho más numerosas en ambos bandos. Y como resultado de esta guerra, la única relación que existe ahora entre el estado pakistaní y el pueblo baluchí es de sumisión y resistencia. Pakistán quiere forzarlos a la sumisión, con el objetivo final de asimilarse completamente a Pakistán como ciudadanos de segunda clase. Esta pretendida solución pakistaní al problema de los baluchíes tiene limitada la libertad de movimiento, la libertad de reunión, la libertad de expresión y cualquier otro tipo de libertad socioeconómica. Todos los sectores de la sociedad, incluidos el sector de la salud, el sector de la educación y la vida normal en Baluchistán están bajo el control del ejército. Por otra parte, en los esfuerzos por privar de derechos a la sociedad baluche, Baluchistán se ha convertido en un caldo de cultivo y una zona libre para las fuerzas extremistas islámicas como la de ISIS y los talibanes. A veces, incluso enseñar o escribir el idioma baluchí puede resultar en desapariciones forzosas. Estas son las razones por las que algunos de los baluchíes han optado por resistir y se están uniendo cada vez más a organizaciones armadas con enfrentamientos diarios entre estas organizaciones armadas y las fuerzas del Estado.

¿Cuál es el número exacto de detenidos desaparecidos y secuestrados?

No hay una cifra exacta de las desapariciones. Pero las organizaciones de derechos humanos han citado a menudo una cifra de más de 40000 baluchíes desaparecidos. Las cifras son mucho más altas que las que han citado las organizaciones de derechos humanos, particularmente por la razón de que no todas las desapariciones forzosas se registran. El clima de miedo hace imposible determinar las cifras exactas de las desapariciones forzosas. Esto sólo puede lograrse si una fuerza internacional de mantenimiento de la paz aplica un alto el fuego y realiza una investigación imparcial de las desapariciones.

¿Por qué no podemos ver/leer muchas noticias sobre el tema en la prensa mundial y la opinión pública?

Pakistán suele ser clasificado como uno de los países con peores resultados en el Índice de Libertad de Prensa. Mientras que en otros países los medios de comunicación pueden ser relacionados como el cuarto pilar de la democracia, en Pakistán está altamente controlado por el ejército y puede ser calificado efectivamente como el cuarto ala del ejército. Por lo tanto, ha sido fácil para Pakistán hacer cumplir un completo bloqueo de los medios de comunicación pakistaníes. Los medios de comunicación de Baluchistán están sistemáticamente prohibidos y sus periodistas son blanco de las fuerzas de seguridad y sus apoderados, lo que parece indicar que el establishment de las fuerzas de seguridad puede temer su influencia dentro y fuera de Baluchistán. Los periodistas de Daily Tawar y Asaap fueron desaparecidos y asesinados por la fuerza, y más tarde se prohibieron los periódicos en Baluchistán. Los periódicos digitales también están prohibidos y censurados. En muchos distritos de Baluchistán, por ejemplo en Kech y Panjgur, los datos de Internet móvil se han bloqueado durante algunos años para impedir que la gente acceda a las plataformas de medios sociales o a los medios de noticias en línea.

En el frente internacional, el Pakistán ha logrado presentar la insurgencia de Baluchistán como un asunto interno y un procedimiento de construcción de la nación. Los partidos políticos y los líderes de los baluchíes nunca han podido desafiar eficazmente la narrativa pakistaní en los foros internacionales. A pesar de tener nobles objetivos de libertad, antiocupación e igualdad, los baluchíes carecían de una política de diplomacia pública. Si bien los medios de comunicación internacionales desempeñan un papel importante en la formación de la opinión pública, también evitan las estrategias de deslegitimación política de los llamados países soberanos. Los medios de comunicación internacionales tampoco pueden vender al público algo que no se vende. Por lo tanto, la tarea de deslegitimar la ocupación de Baluchistán en los foros internacionales recae en los hombros de los partidos políticos baluchíes y les corresponde a ellos comprometerse con los medios de comunicación internacionales a través de la diplomacia pública, construir su propia narrativa y la legitimidad de su lucha. Les doy su propio ejemplo; el ejemplo de los kurdos.

La cobertura de los medios de comunicación internacionales ha facilitado en ocasiones las formaciones de empatía y comprensión de la audiencia mundial de los kurdos y esto también ha dado lugar en algunos casos a la formación de nuevas alianzas entre los kurdos y movimientos similares en otras partes del mundo, pero el grueso de la propaganda, la representación y la diplomacia pública fue realizado por la propia diáspora kurda, y no por los medios de comunicación internacionales.

Karima Baloch, una de las líderes del Movimiento Femenino baluchí y la primera presidenta de la Organización de Estudiantes baluchí, ha sido encontrada muerta en el Canadá. ¿Podemos obtener los últimos acontecimientos sobre su muerte de usted? ¿Es esto un asesinato? Si es así, ¿quién está detrás de este asesinato?

Las investigaciones están en curso en Canadá, pero yo, como muchos de los baluchí, estoy convencido de que es un asesinato llevado a cabo por un profesional. Y tampoco es difícil asumir que Pakistán la quería muerta y podría estar detrás del asesinato. A principios de este año, Sajid Hussain, un amigo mío y periodista también fue encontrado ahogado en condiciones similares. La similitud entre los asesinatos y la elección de los objetivos y los impactos de estas muertes en la lucha de los baluchí sólo sugieren que puede ser llevado a cabo por Pakistán. Además, los oficiales del ejército pakistaní nunca han evitado declarar sus intenciones de llevar a cabo el ataque a los activistas de los baluchí en Occidente.

¿Es posible decir que el gobierno pakistaní está particularmente inquieto por la lucha de las mujeres?

En efecto. No sólo el Gobierno está molesto por la lucha de las mujeres y su empoderamiento, sino que muchos sectores de la sociedad baluchí también han sido lentos en acomodar la lucha de las mujeres en sus filas. Sólo los partidos de tendencia izquierdista y los partidos proindependentistas se han sentido menos molestos por la idea de la potenciación de la mujer y, por lo tanto, esos partidos tienen una mayor participación de la mujer, pero creo que todavía queda mucho camino por recorrer antes de que se logre una verdadera igualdad entre los géneros.

Usted es alguien que sigue de cerca la lucha kurda. En este punto, ¿es posible comparar la lucha del pueblo baluchí con la lucha kurda?

Sí, estoy particularmente cerca de la lucha kurda ya que mi difunto cuñado Ali Sher Kurd era de la tribu kurda de Baluchistán. Más tarde fue asesinado por el ejército pakistaní. Pero no sólo yo sigo la lucha kurda, casi todos los baluchíes son conscientes de su lucha y también sienten el dolor de estar divididos y oprimidos por las fuerzas coloniales. Porque los dolores y las luchas de los oprimidos, no importa de qué parte del mundo sean, son predominantemente similares.

Siento que hay muchas más similitudes que diferencias entre las dos luchas. La lucha de los baluchíes está dividida en diferentes facciones y, de nuevo, a pesar de las diversas divisiones en la lucha, el pueblo baluchí cruza las líneas del tribalismo, ideologías y dialectos y forma un cuadro unificado de un pueblo que anhela la Independencia y la justicia y creo que es el mismo caso de los kurdos. Otra característica similar de la lucha de los baluchíes y los kurdos es que ambos son predominantemente de izquierda y se adhieren a una escuela de pensamiento secular.

¿Cuál es la mayor amenaza a la que se enfrenta el pueblo baluchí en este momento? ¿Cuál es su llamado al público?

En mi opinión, la mayor amenaza que enfrentan los baluchíes en Pakistán es su existencia como pueblo. Se enfrentan a una asimilación cultural forzada en Pakistán pero, por otro lado, están siendo excluidos de la educación, la vida normal y el desarrollo. Grandes proporciones de los baluchíes que se niegan a asimilar ya están siendo demonizados y convertidos en guetos en las principales ciudades de Baluchistán. Casi todos los pueblos de la franja costera se han convertido en guetos por una combinación de leyes brutales de fuerza, económicas y de propiedad. La ciudad portuaria de Gwadar ya ha sido cercada y la población de los guetos tendrá sólo dos puertas como puntos de acceso, que están controladas por los colonos de la nueva ciudad de colonos que se está construyendo actualmente. Me temo que es sólo el paso inicial hacia un sistema más elaborado de poner al pueblo baluchí en reservas y ocupación de su tierra útil. Este sistema ya ha comenzado, aunque lentamente. Quieren proceder lentamente, tomando cualquier parte de Baluchistán, ya sea tierra agrícola o áreas urbanas, cualquier cosa que pueda ser de valor para ellos. Traerían poblaciones de fuera y crearían asentamientos en estas tierras. Esto se está haciendo por pasos, sin enviar ondas de choque a la gente común. Siendo Pakistán una fuerza colonial no conoce otra opción que esta para llegar a un acuerdo con la población indígena de Baluchistán.

BARIŞ BALSEÇER / MIHEME PORGEBOL

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org