April 5, 2021
De parte de Nodo50
146 puntos de vista


Este artículo está escrito el día después del sábado 27 de marzo de 2021, fecha del tradicional “Día de las Fuerzas Armadas”  [ 1 ] , inaugurado con un desfile marcial digno de un 14 de julio francés en la capital administrativa de Naypyidaw. ¿Es para celebrar mejor que los soldados se han entregado de todo corazón el asesinato de al menos 102 personas, entre ellos algunos niños y un buen número de jóvenes adolescentes  [ 2 ] – la cifra diaria de muertos más alta desde el golpe de Estado del 1 de febrero?

Una vez más, estamos ante una acción concertada: según las cifras proporcionadas por la AAPP  [ 3 ], el ejército disparó munición real en más de 40 distritos de nueve regiones, incluidas zonas residenciales en Yangon, la capital económica y la ciudad más grande del país. La población que vive en varios estados nacionales de la periferia no se ha librado.

El Irrawaddy ha publicado numerosas fotos de (muy) jóvenes asesinados en diversas circunstancias por los militares. Aquí Zue Wint War, de 15 años, asesinado a tiros el 14 de marzo en la región de Yangon. El estudiante de secundaria murió instantáneamente después de recibir un disparo en la cabeza durante una redada nocturna en el municipio de South Dagon. Su familia compartió su nota escrita a mano, que decía: “Si muero en una protesta, no recuperen mi cuerpo y dejenlo. Y sigue luchando. Si nuestra revolución [tiene éxito], estaré feliz de morir. “

La escalada de violencia continúa, inexorablemente, ya que al menos 423 personas ya han perdido la vida. Unos tres mil han sido encarcelados desde el 1 de febrero y más de dos mil continúan detenidos.

Una política de terror sin ambigüedades

La junta gobernante quiere romper la resistencia democrática, cueste lo que cueste en vidas humanas. Para ello, despliega una verdadera política de terror. Una dictadura generalmente tiende a negar o relativizar sus crímenes. La junta sigue esta regla a nivel internacional, pero dentro de Birmania, no ocurre lo mismo. Ciertamente, denuncia a los manifestantes no violentos como peligrosos alborotadores, pero sus palabras también deben aterrorizar. “Estamos apuntando a la cabeza”, proclaman los militares en las redes sociales. El ejército patrulla anunciando por el altavoz: “¡Si construyes barricadas, te dispararán!” Este Sábado Negro, durante el desfile militar, el general Min Aung Hlaing, jefe golpista y número uno de la junta, hablando en la televisión estatal, amenazó inequívocamente a la población: “Aprende la lección de los que murieron tras recibir un disparo en la cabeza y en la espalda … No mueras en vano …” [4]

Los centros de protesta, las escuelas secundarias, las universidades, los hospitales están ocupados por el ejército. Los funcionarios públicos y otros huelguistas están amenazados con severas represalias. Por negarse a recibir órdenes de la junta, los expulsan de sus hogares y los obligan a vivir en condiciones precarias. Se utiliza la violación como arma de guerra. Bajo la amenaza de las armas, los habitantes de los barrios y pueblos se ven obligados a desmantelar las improvisadas barricadas que se habían levantado. Atrás quedaron los días de los encuentros presenciales, cuando la determinación de los manifestantes bastaba para frenar el avance de las unidades represivas. Los jóvenes siempre salen a la calle, pero si sus escudos improvisados los protegen de las balas de goma, no pueden hacer nada contra la munición real. ¿De qué valen los tirachinas, incluso unos pocos sables, frente a francotiradores y tanques? El ejército extiende inexorablemente su dominio. Las minorías nacionales tienen una capacidad de autodefensa armada efectiva, pero no hay nada igual en el país Bamar. [En este artículo, la palabra birmano designa a toda la población de Myanmar y la palabra Bamar a los miembros del grupo étnico mayoritario que habita principalmente en la cuenca del Irrawaddy.] .

Los manifestantes sostienen escudos de metal que los protegen de las balas de goma, pero no de las balas vivas. (Frontera)

Se declara la ley marcial en los distritos populares, dotando formalmente al mando militar de plenos poderes, incluido el de ordenar ejecuciones sumarias. Los bancos privados que se niegan a reabrir sus sucursales se ven amenazados con la nacionalización forzosa. La junta anuncia que quiere meter en prisión a los dueños de supermercados que se atrevan a cerrar sus tiendas. Se incautan los activos de organizaciones sospechosas de financiar la resistencia, como la Fundación Soros. El régimen busca asegurar un control total sobre la información y las comunicaciones. Ya no se pueden publicar periódicos impresos independientes. Grandes operaciones militares se desarrollan en el territorio de las minorías étnicas, provocando los primeros desplazamientos forzosos y masivos de población. El país se hunde en un estado de guerra.

Los huelguistas expulsados ​​de sus hogares.

La resistencia continúa

Sin embargo, el movimiento de desobediencia civil continúa. La huelga todavía paraliza parcialmente la administración, la banca y las empresas. Sobre todo porque en términos de servicios públicos, el know-how del ejército parece limitado, como señalan los trabajadores públicos ferroviarios: por el momento no pueden hacer funcionar los trenes y operar el sistema ferroviario en su lugar.

Los jóvenes todavía salen a las calles ondeando las banderas de la resistencia. Hacen manifestaciones relámpago, a pie o sobre dos ruedas, luego se dispersan ante la llegada de las fuerzas represivas (que utilizan brigadas motorizadas para intervenir más rápidamente). Los barrios están adornados con símbolos “inocuos”, pero que indican su apoyo a las protestas. Se están llevando a cabo protestas de “pueblos fantasmas”, pueblos muertos. Periodistas y fotógrafos están fundando colectivos para informar al mundo, a pesar de las detenciones y brutalidades de las que son víctimas en esta profesión. Las mujeres fabrican dispositivos en sus hogares utilizando azúcar y nitrato de potasio, produciendo una nube de humo que impide que los soldados apunten con precisión. Los funerales de las víctimas son una oportunidad para comprometerse, se levantan tres dedos (signo de unidad de la lucha democrática en la región) para continuar la lucha hasta la victoria, es decir, terminar de una vez por todas con el poder militar establecido en 1962.

Huelgas generales para oponerse al golpe militar.

La “batalla de Hlaing Thar Yar” representó un punto de inflexión en las formas de resistencia. Hlaing Thar Ya es una gran zona industrial ubicada al noroeste de Rangún donde la respuesta al llamamiento a una huelga general fue masiva  [ 5 ]. Esta zona industrial se desarrolló a raíz de la apertura económica iniciada en 2011. Más de 700.000 migrantes del interior trabajan allí: son habitantes del campo, el 80% de ellos mujeres, que viven en dormitorios y chozas de bambú, en un enorme barrio pobre. Las fábricas textiles han surgido como hongos y emplean a la mayor parte de la mano de obra. Sus exportaciones representan el 30% del total del país. Los inversores son un 60% chinos, pero el 75% de esta producción se destina a la Unión Europea y Japón, con franquicia en Europa.

Las movilizaciones callejeras se sucedieron en Hlaing Thar Yar, hasta el 14 de marzo. Ese día, los manifestantes fueron víctimas de soldados armados con ametralladoras y de francotiradores. Apuntan a matar. En respuesta a la represión, los huelguistas atacaron las fábricas, las incendiaron (no sabemos cuántas) y al hacerlo ajustaron sus cuentas con los empresarios chinos que viven de la sobreexplotación: falta de baños, horarios interminables, represión de los sindicatos.  [ 6 ]

El humo sale de una fábrica de propiedad china en la zona industrial de Hlaing Tharyar de Yangon el domingo.

Algunos observadores se preguntan si estos incendios no serían una provocación, para empujar a China a reaccionar, pero nada parece confirmar esta hipótesis. El sentimiento anti-China ha sido evidente desde los inicios de la resistencia democrática, que acusa al PCCh de haber pedido en Naciones Unidas un “diálogo” imposible entre la junta y el Movimiento de Desobediencia Civil. China es también el principal proveedor de armas del ejército birmano (junto con Rusia), pero a pesar de los negocios y la política de influencia también vende armas a las minorías étnicas del norte, en su frontera, que luchan más o menos esporádicamente contra el Ejército Federal (cuyo nombre oficial es Tatmadaw).

Las particularidades del ejército birmano

La primera pregunta que surgió después del golpe de Estado del 1 febrero fue: ¿por qué el ejército ha decidido darlo en un país en el que ya controlan la mayor parte del poder? En parte, para garantizar el futuro del General en Jefe Min Aung Hlaing, cuya edad de jubilación se acercaba, pero mucho para recuperar el control cuando, a fuerza de sucesivos fracasos electorales, la legitimidad política del Tatmadaw decaía a favor de la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Aung San Suu Kyi, quien ganó las elecciones de noviembre sin duda alguna. El ejército birmano eligió hacer de Trump: nunca imaginamos que pudiera ser así, así que no ha sucedido.

El poder del ejército nunca se ha visto realmente amenazado. Estaba garantizado por la Constitución de 2008, que le había otorgado un grupo del 25% de los legisladores sin necesidad de pasar por las urnas y de una minoría de bloqueo, porque cualquier reforma de la Constitución requería al menos el 75% de los votos. Los ministerios clave de Defensa, Interior y Seguridad Fronteriza fueron asignados automáticamente al Tatmadaw. No estaba sujeto a ningún control civil; por otro lado, podía oponerse a cualquier decisión que considerase contraria a sus intereses. En términos de orientación política general, ningún desacuerdo con la LND justificó la ruptura.

Sobre la base de su legitimidad electoral, la LND quería mover los limites, dentro del desigual equilibrio de poder, ampliando gradualmente la esfera de competencias del gobierno civil. Había tenido cuidado de no cuestionar las fuentes de enriquecimiento de los generales y, obviamente, no había anticipado la violencia de su reacción. De hecho, el Tatmadaw ha decidido poner fin, y para siempre, a este reparto de prerrogativas. El golpe de Estado del 1 de Febrero a puesto fin a la convivencia entre el ejército y un gobierno elegido tras elecciones libres, que inevitablemente dieron la mayoría al partido liderado por la “Consejera de Estado” Aung San Suu Kyi  [ 7 ]. De manera más general, la junta ataca a toda la “sociedad civil”, que se había desarrollado tras la apertura económica del país en la última década: asociaciones y sindicatos, derechos civiles, etc. Si el Comité de Desobediencia Civil (CMD) se formó inmediatamente después del golpe de Estado, no fue solo para protestar contra el derrocamiento de un gobierno electo, sino porque sus libertades fueron atacadas directamente: el precedente de 1988  [ 8 ] no se había olvidado.

La segunda pregunta que había surgido en el extranjero, al día siguiente del golpe de estado, se refería precisamente a esta pregunta: ¿actuaría la generación de generales representada por el general en jefe Min Aung Hlaing con la misma brutalidad que la anterior o sería más moderada? Rápidamente obtuvimos la respuesta. El Tatmadaw no ha cambiado.

El Tatmadaw no puede cambiar. Compuesto por al menos 350.000 hombres, es un estado dentro de otro estado, una forma de “poder total”, un mundo aparte. Representa el ascenso social para los jóvenes educados en el culto al cacique; las familias de los soldados viven en un circuito cerrado; los oficiales se benefician de privilegios que los convierten en una sociedad dominante de casta (es lo mismo, por cierto, para sectores de la burguesía globalizada). Ha construido un mito que lo convierte en garante de los intereses de la nación. Más prosaicamente, el cuerpo de oficiales obtiene inmensos beneficios de su control sobre la burocracia estatal y sobre dos grandes conglomerados, Myanmar Economic Corporation (MEC) y Myanmar Economic Holdings Limited (MEHL)  [ 9 ], así como el tráfico de piedras preciosas o madera. A veces constituyen cuasi-monopolios que abarcan muchos sectores: aviación, banca y seguros, energía, productos farmacéuticos, importaciones, construcción, turismo, minas (especialmente jade), etc.

El ejército otorga autorizaciones y licencias en muchos sectores de actividad. La “economía caqui” no es exclusiva de Myanmar, ni mucho menos, pero está particularmente desarrollada aquí, dando lugar a un “capitalismo clientelar”, un instrumento de corrupción y control. El poder del Tatmadaw no está organizado solo a nivel nacional. El ejército constituye una autoridad paralela que duplica, de arriba abajo, la administración civil, dándole a cada nivel una fuerte capacidad de influencia en la sociedad. Incluso en tiempos de crisis, es incierto esperar deserciones significativas (a diferencia de la policía, donde han ocurrido). La experiencia pasada le da confianza en su capacidad de perdurar, frente al estigma y las sanciones internacionales (todas relativas).

Ejemplos de budismo

En este país budista donde la orden monástica está dividida en 9 sectas que reúnen a unos quinientos mil monjes, el clero ha permanecido apartado durante mucho tiempo de las protestas. Se supone que las autoridades oficiales (la Sangha) no deben involucrarse en política, pero no se privan de ella, brindando tradicionalmente apoyo al régimen vigente. Después del 1 de febrero, el estado mayor ha tenido especial cuidado en cortejar a la jerarquía religiosa.

Sin embargo, los movimientos de referencia budistas pueden, según el período o el tema, cubrir todo el espectro político.

En 2007, la junta en el poder decidió aumentar los precios de los combustibles sin previo aviso, lo que provocó una crisis social  [ 10 ]. Los activistas de la generación de 1988, inmediatamente movilizados, fueron reprimidos. El relevo a la cabeza de las manifestaciones masivas lo tomaron los monjes budistas y su organización clandestina, la Alianza de Todos los Monjes Birmanos. En otros movimientos, en otras épocas o en otros temas, el papel predominante ha sido ocupado por una extrema derecha budista fascista, como fue el caso de la Organización para la Defensa de la Raza y la Nación (Ma Ba Tha) que jugó un papel clave en el genocidio rohingya.

Hoy, bajo la presión continua del movimiento de desobediencia civil, la alianza conservadora entre las autoridades religiosas y el régimen militar se está desmoronando. Una de las figuras más influyentes, Sitagu Sayada, muy cercana al general en jefe, sufrió una oleada de críticas en las redes sociales. Su secta, los Shwe Kyin, acabó pidiendo a los militares que fuesen más comedidos en la represión. Los monjes a favor de la democracia están haciendo oír sus voces, especialmente en Mandalay, el segundo centro urbano de Birmania, donde varios monasterios han entrado en abierta disensión. En esta ciudad, cada día, los monjes lideran una manifestación relámpago, sabiendo que su presencia constituye una protección.

Más recientemente, el presidente del Comité Nacional de la Sangha – una estructura establecida por la junta donde nombró a los “venerables” de su elección – anunció que cesaría todas sus actividades. Â¡Malas noticias para la junta!

Impacto geopolítico

Si el movimiento de desobediencia civil hubiera sido aplastado rápidamente, la junta probablemente hubiera podido salirse con la suya a nivel internacional sin demasiado daño. En términos de inversión y comercio, la integración de la economía birmana es sobre todo regional: Singapur, China, Tailandia, India… (el primer país occidental afectado es Gran Bretaña). La regla de oro de la ASEAN  [ 11 ] es la no injerencia en los asuntos internos de sus países miembros (esta asociación es un club de regímenes autoritarios). Esta es también la posición tradicional que defiende China en el Consejo de Seguridad de la ONU. Las empresas occidentales (de las que Total es un ejemplo típico) juegan un papel económico y financiero considerable, pero están acostumbradas a trabajar sin escrúpulos con dictaduras.

Pero el movimiento de desobediencia civil no se ha extinguido y de repente ha cambiado las reglas del juego diplomático. La actitud de China atestigua esto. En tiempos “normales”, se habría contentado, con Rusia, con oponerse en el Consejo de Seguridad de la ONU a cualquier “interferencia” en los asuntos internos de Birmania (la prensa china había descrito al comienzo el golpe de Estado como una gran reorganización ministerial). Esta vez, si se opuso a que el Consejo condenara a la junta, pero tuvo que aceptar que expresase su “seria preocupación” y pidiera la “liberación inmediata” de todos los detenidos, así como el fin de las restricciones a periodistas y activistas.

De manera más general, Beijing debe reconciliar intereses en conflicto, lo que se vuelve difícil en tiempos de crisis aguda. Aung San Su Kyi tenía excelentes relaciones con Xi Jinping; ahora está encarcelada y se ha anunciado su juicio por alta traición. El PCCh considera que los territorios fronterizos ocupados en el norte por minorías nacionales forman parte de su perímetro de seguridad geoestratégica y les vende armas. Sin embargo, necesita asegurar las importantísimas inversiones realizadas en el país, lo que requiere un acuerdo con los militares en el poder. El acceso al Océano Índico sigue siendo un objetivo importante, que el “corredor birmano” (además del “corredor” paquistaní) le ofrece. En estas condiciones, la “estabilidad” de Myanmar, por el momento imposible de lograr, es probablemente su prioridad.

No hay amor entre Beijing y el muy anticomunista Tatmadaw (no es que sean “comunistas” en el lado chino, pero no es seguro que los generales birmanos opinen lo mismo). Sin embargo, en los malos momentos, los golpistas pueden contar con el apoyo más o menos entusiasta de China, Rusia, Vietnam, Camboya. Todos estos países estuvieron representados en la plataforma durante la celebración del “Día del Ejército”, Beijing un poco más discretamente que Moscú. La junta ha designado un gobierno que incluye a figuras civiles birmanas conocidas por sus vínculos con el PCCh (en el campo de la cooperación económica o cultural)  [ 12 ]. Una medida destinada, probablemente, a facilitar el despliegue del escudo protector chino.

Parece que Xi Jinping tendría intereses en el golpe de Estado del 1 de febrero (¿podía evitarlo?), pero lo cierto es que la carta china ha sido considerada como un activo clave por la junta, alentándola a llegar hasta el final. Puede contar con sus dos principales proveedores de armas, China y Rusia.

Las sanciones

Algunas sanciones impuestas después del golpe de Estado hacen daño, como la congelación del presidente Biden de una transferencia de mil millones de dólares del Banco Federal de los Estados Unidos a Myanmar. Otras muestran lo que sería posible hacer y son un estímulo a la solidaridad internacional que puede, en el contexto actual, ser eficaz. Sin embargo, en general, las medidas se dirigen únicamente a miembros de la junta o a bloquear ventas a las fuerzas de orden; no afectan al imperio económico del Tatmadaw y no se aplican, por el momento, a las principales empresas que comercian con el Estado y la economía caqui.

Ya en 2017 y con la persecución de los rohingya, algunas empresas habían comenzado a salir de Myanmar, como la cementera Lafarge-Holcim. La empresa franco-suiza anunció en el verano de 2020 la liquidación de su filial birmana, cuando fue citada en el informe de expertos independientes de la ONU por tener vínculos contractuales o comerciales con el ejército. La cervecera japonesa Kirin anunció a principios de febrero que planeaba poner fin rápidamente sus relaciones con el ejército birmano (opera dos fábricas de cerveza locales). La Unión Europea, sin embargo, permanece en un segundo plano en esta cuestión, así como, en particular, las empresas francesas. El grupo hotelero Accor está jugando a ser inocente, aunque está asociado con un conglomerado de la “economía caqui” en la construcción de un hotel de cinco estrellas y 366 habitaciones en Yangon, el Novotel Yangon Max. Su socio es Max Myanmar Group. Esta empresa ayudó al ejército a construir infraestructura que impidió que los rohingya regresaran a su tierra en el estado de Rakhine (Arakan) después de las persecuciones de 2017 que los empujaron al éxodo. En 2019, expertos independientes de la ONU concluyeron una investigación que dictaminó que el socio de Accor debería ser objeto de una investigación criminal que podría dar lugar a un proceso judicial por contribuir a un crimen de lesa humanidad. ¡Solo eso!

Desde 1992, la petrolera Total ha estado operando parte del campo de gas Yadana, frente a la costa de Birmania. En 2020, el presidente birmano otorgó a Moattama Gas Transportation Co, la subsidiaria registrada en Bermudas del grupo internacional Total, el “premio al mayor contribuyente” en la categoría de “empresas extranjeras” para el año fiscal 2018-2019. De manera más general, Total es el mayor, o uno de los más importantes, contribuyentes financieros al estado birmano, transfiriendole 257 millones de dólares (213 millones de euros) en 2019. A partir de ahora, según denuncia la ONG Justicia para Myanmar, “los inversores extranjeros financiarán un régimen militar brutal e ilegítimo, como era el caso antes de 2011”. La CPHR, que representa la continuidad del parlamento electo, por lo tanto la autoridad legal del país, exigió que Total dejara de pagar impuestos de cualquier forma a la junta y al ejército. Al negarse a hacerlo, Total respalda el golpe.

Los maestros participan en el movimiento de desobediencia civil en Mandalay. / El Irrawaddy

Canal + (grupo de televisión francés, filial de Vivendi) tiene un holding registrado en Singapur. Transmite, entre otras cosas, la radio y televisión estatal de Myanmar (MRTV). Pero afirma ser técnicamente incapaz de quitarlas de su plataforma (lo que si hizo Facebook).

Las agencias de viajes en línea Hotels.com y Oui.sncf continúan ofreciendo estancias en Birmania en un hotel frente a la playa que se cree es propiedad del hijo del general Min Aung Hlaing. Otras empresas francesas buscan entrar en el mercado birmano de sistemas de identificación biométrica y de ciberseguridad.

De hecho, el número de empresas francesas y europeas que participan en Birmania con el Estado o la economía caqui es muy importante. No deberían poder continuar tranquilamente con su negocio.

La Unión Europea y las sanciones

La Unión Europea se basa en una definición reductiva de sanciones. Según un diplomático, los cancilleres de los 27 estados miembros de la UE dijeron el lunes 22 de febrero que estaban “dispuestos a adoptar medidas restrictivas contra los directamente responsables del golpe militar y sus intereses económicos”. “Las sanciones solo pueden tener como objetivo determinadas administraciones o determinadas personas, militares o no, pero primero es necesario reunir las pruebas y constituir una base legal para estas sanciones”  [ 13 ]. Como subraya Sophie Brondel, de la asociación Info Birmanie “Nosotros debe apuntar no solo a los militares, cuyos ahorros a menudo se invierten en Singapur, sino a las grandes empresas que fortalecen su poder ”.

Bamars y minorías nacionales

La llegada a la vanguardia de una nueva generación militante, la llamada “Generación Z”, muy joven (estudiantes de secundaria) y el poder del movimiento de desobediencia civil permite plantear en nuevos términos la cuestión crucial de la relación entre Bamars, en el centro del país (68% de la población), y minorías nacionales, en la periferia. Las autoridades birmanas, incluida la Liga Nacional para la Democracia (LND), nunca han implementado planes de desarrollo comunes. El etnonacionalismo Bamar es muy poderoso, así como el sentimiento de alienación de los grupos étnicos, a menudo armados, que pueblan las fronteras. La cuestión del federalismo nunca se ha resuelto, aunque el nombre oficial del país es Unión de Birmania o República de la Unión de Myanmar. Las relaciones entre el régimen militar y los estados minoritarios están, sobre todo, salpicado de acuerdos de paz o de alto el fuego que fluctúan según las circunstancias y las prioridades del régimen.

En general, en contra del golpe de Estado del 1 de febrero, las autoridades oficiales (parlamentos) de los Estados nacionales permanecieron un tiempo a la espera. Por otro lado, casi en todas partes se produjeron manifestaciones espontáneas contra el golpe de Estado, parte de la juventud, en particular, identificándose con el movimiento global de desobediencia civil.

El estado de Karen (o estado de Kayin) está a la vanguardia en la oposición a la dictadura. Está en la frontera con Tailandia. La Quinta Brigada de la Unión Nacional Karen (KNU) es uno de los grupos armados más grandes del país que inmediatamente se declaró listo para recibir y proteger a los miembros clandestinos de la CPHR. Estallaron intensos combates y el ejército bombardeó el distrito de Papun. Más de diez mil personas huyeron de sus aldeas, algunas de las cuales se refugiaron en Tailandia, donde fueron rechazadas  [ 14 ].

En el estado de Kachin, en el extremo norte, con India y China como países fronterizos, el Ejército de Independencia de Kachin atacó un puesto militar remoto en una acción de represalia después de que las fuerzas armadas mataran a manifestantes del Movimiento de Desobediencia Civil (MDC). En la ciudad de Shwegu, se dice que más de 400 empleados del gobierno, incluidos agentes de policía, participan en el movimiento  [ 15 ].

En Arakan (Estado de Rakhine), la junta sacó al Ejército Arakan (Ejército Arakan, AA) de la lista de organizaciones terroristas y se firmó un alto el fuego. Sin embargo, AA amenaza con romperlo si el ejército continúa atacando a la oposición democrática en su territorio.

Lo mismo ocurre en otros estados minoritarios. Las autodefensas permanecen en una postura de espera, pero reaccionan cuando el ejército asesina a los manifestantes.

La gente lleva a un manifestante que resultó herido en el tiroteo de la policía contra la protesta contra el régimen en Aungban, en el sur del estado de Shan.

Para las minorías nacionales, la cuestión del federalismo es fundamental. Frente a la adversidad, la Liga Nacional para la Democracia está (finalmente) comprometida a tomar en cuenta este tema de manera efectiva. Si este compromiso toma forma, puede suponer un cambio del juego geopolítico en la propia Birmania. De lo contrario, algunas minorías amenazan con exigir la independencia.

Por ahora, China sigue pesando sobre el posicionamiento de los estados fronterizos del norte. En cuanto a la junta, hace todo lo posible para cooptar a las élites sociales de las minorías. Se está produciendo un enfrentamiento complejo, cuyo resultado ayudará a dar forma al futuro del país.

Podemos esperar que la dramática (y muy específica) historia de la larga persecución y el genocidio de 2017 contra los rohingya, una población predominantemente musulmana que vive en el estado de Rakhine (Arakan), finalmente pueda ser revisada por las generaciones jóvenes.

Una nueva situación política y la necesidad de solidaridad

La oposición masiva al golpe del 1 de febrero dio a luz al Movimiento de Desobediencia Civil (MDC), que originalmente agrupaba a los sanitarios y la “Generación Z”, cuya entrada en lucha fue inmediata, así como sindicalistas, incluidos los miembros de la federación CTUM que convocó a la huelga general el 8 de febrero. Constituye un marco de auto-organización de la resistencia que no está bajo la autoridad de la Liga Nacional para la Democracia. Su rápida constitución muestra hasta qué punto hemos entrado en Myanmar en un nuevo período, constituyendo una experiencia fundamental para las generaciones más jóvenes.

En el país Bamar, las movilizaciones a menudo se realizan en nombre de la legitimidad electoral de la Liga Nacional para la Democracia y Aung San Suu Kyi (75 años), pero el MDC es una estructura independiente de este partido y, a nivel local, la resistencia democrática debe auto-organizarse frente a la adversidad. Todo esto afectará la relación entre la LND y la población. ¿Cómo y en qué medida?

Para quien no conoce íntimamente el país (como en mi caso), es difícil entender toda su complejidad. Sin embargo, las líneas de fuerza parecen claras. En ningún otro país hoy hay una dictadura tan asesina en acción que intente romper una resistencia democrática tan excepcionalmente amplia. Una situación que implica un deber imperativo de solidaridad. Por su parte, la asociación FSE ofrece en su sitio web  [ 16 ] información continua sobre la evolución de la situación y ha lanzado un llamamiento a la solidaridad financiera  [ 17 ]. Lamentablemente, tenemos que reconocer que la solidaridad en Francia está muy por debajo de lo que sería posible y esencial  [ 18 ]. El NPA es una de las pocas organizaciones que se ha comprometido realmente en esta área.

Versión ampliamente ampliada de un artículo escrito para el mensual L’Anticapitaliste .

1 ] Conmemoración anual del levantamiento contra el ocupante japonés en 1945

2 ] El Irrawaddy , ESSF (artículo 57390), sábado – ‘Día del terror y el deshonor’ ve a más de 100 asesinados por el régimen militar de Myanmar .

3 ] Association for the Assistance of Political Prisoners, una organización no gubernamental (ONG) local que registra el número de muertes desde el golpe y es informada por el diario en línea Irrawaddy.

4 ] Citado por Bruno Philipp, Le Monde, 27 de marzo de 2021.

5 ] El Comité de desobediencia civil se constituyó inmediatamente después del golpe de Estado del 1 de febrero y la convocatoria de una huelga general fue lanzado el 8 de febrero, incluyendo la federación CTUM.

6 ] Véase el artículo de Arthur Poras en Le Monde del 23 de marzo de 2021.

7 ] Oficialmente “Consejera de Estado”, Suu Kyi era jefa de estado de facto, pero no podía ser de jure, porque los militares habían introducido en su contra una cláusula constitucional según la cual este puesto no podía ser ocupado por alguien cuyo cónyuge o hijos fueran de nacionalidad extranjera, que era el caso de su marido.

8 ] Una crisis muy comparable a la que vivimos hoy cuando la oposición democrática había sido aplastada en un baño de sangre: unos tres mil muertos en tres meses.

9 ] Según un informe de Amnistía Internacional, MEHL habría distribuido, entre 1990 y 2011, 18.000 millones de dólares en dividendos a soldados activos o retirados.

10 ] Para una historia de las crisis pasadas y presentes en la Birmania contemporánea, ver ESSF (artículo 57154), Frédéric Debomy, Birmania: ¿Puede el ejército dejar el poder algún día? La historia pasada y el problema actual .

11 ] Acrónimo en inglés de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

12 ] The Irrawaddy , ESSF (artículo 57422), Realpolitik: El gabinete del régimen de Myanmar incluye algunas viejas manos de China .

13 ] Citado por Bruno Philip y Julien Bouissou, Le Monde, 3 de marzo de 2021.

14 ] El Irrawaddy , ESSF (artículo 57407), 10,000 Karen Flee Myanmar Military Airstrikes .

15 ] El Irrawaddy , ESSF (artículo 57448), el Ejército de Independencia de Kachin ataca una comisaría de policía del régimen de Myanmar .

16 ] http://www.europe-solidaire.org

17 ] ESSF, artículo 57155, Birmania / Myanmar: Ante una dictadura militar asesina, un llamamiento urgente a la solidaridad financiera con las organizaciones populares .

18 ] ESSF, artículo 57310, En Birmania, un estado de guerra contra la población – en Francia, una lucha unida por liderar .




Fuente: Sinpermiso.info