December 21, 2020
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
188 puntos de vista


El ejército español que, al parecer, anda sobrado por todos los lados de dinero para estas y otras cosas, pone en marcha su enésima campaña de propaganda y lavado social de lo que es una institución creada por y para el empleo de la violencia a gran escala al servicio del orden establecido. Muy triste nos parece el papel de las personas de la sociedad civil que se prestan a hacer de coartada en esta maniobra. Nota de Tortuga.


Fernando Cancio

A principios de año, el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Francisco Javier Varela, se marcó entre sus muchos objetivos el de «mejorar la percepción y conocimiento del Ejército en la sociedad española». Para ello, decidió crear la «Marca Ejército» como forma de fijar una identidad corporativa que defina los valores propios de esta institución. Esta idea es una realidad desde esta semana, cuando además de presentar esa identidad, el JEME nombró a 120 embajadores para promocionar a sus miembros.

«Solo se puede querer lo que se conoce». Con estas palabras, el director de la «Marca Ejército», general de brigada Víctor Mario Bados, defendió el proyecto porque servirá para «acercarnos a nuestros compatriotas, mejorando la comprensión, el conocimiento de lo que somos y contarles qué hacemos, cómo y por qué lo hacemos». Lo hizo en el acto de presentación, que tuvo lugar en el Casino de Madrid, en el que estuvieron 34 de esos 120 embajadores cuya misión ahora es la de contribuir a fortalecer la imagen del Ejército, en particular, y de las Fuerzas Armadas, en general.

Se trata de profesionales de diferentes ámbitos que coinciden en su cercanía al Ejército y en su compromiso con dar a conocer esta institución a los ciudadanos. Entre ellos destacan el pintor Augusto Ferrer Dalmau, el ex seleccionador de Fútbol Vicente del Bosque, el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, o el director de LA RAZÓN, Francisco Marhuenda. A todos ellos, el general Varela les mostró su agradecimiento porque «necesitamos personas como vosotros, que con vuestra intachable trayectoria nos ayudéis en este proyecto».

Embajadores, el nexo con la sociedad

Pero, ¿cuál es la misión de estos embajadores? A grandes rasgos, difundir y fortalecer la imagen positiva de la Marca en sus ámbitos de influencia, convirtiéndose en cierto modo en un importante nexo entre la institución y la sociedad. Y lo harán difundiendo sus opiniones y comentarios en redes sociales, sirviendo de plataforma de difusión de los menajes del Ejército de Tierra o prestando su imagen para determinadas campañas, tal y como explica el artículo 2 del «Reglamento de la figura del embajador de Marca Ejército».

Además de esta normativa, los embajadores también han recibido un manual con los «conocimientos básicos sobre la importancia de la Seguridad y la Defensa» y con una explicación sobre la organización, cometidos, misiones y, sobre todo, sus valores (Disciplina, compañerismo, espíritu de sacrificio, honor, lealtad…) . De hecho, el lema de esta «Marca Ejército» es «La Fuerza de los valores».

Pero sobre todo, también tratan de acabar con el mantra de que hay que «reducir fondos en Defensa para dedicarlos a Sanidad o Educación». Para ello también cuentan con el documento «Las claves del por qué», en el que tratan de acabar con mitos como que la compra de blindados 8×8 detrae recursos para gasto social, que España no está amenazada o que las maniobras dañan el medio ambiente.

Todo esto es lo que en definitiva engloba la «Marca Ejército», para la que también se ha ha creado un logo más moderno con el águila coronada y la cruz de Santiago con los colores de la enseña nacional y se ha compuesto una sintonía que sirva de identificación.

«Lo que se conoce hasta ahora es muy superficial y muchos no saben lo que somos o lo que hacemos», apuntó el JEME, quien consideró clave «llegar a los corazones y mentes de los ciudadanos».


La Razón




Fuente: Grupotortuga.com