March 5, 2021
De parte de La Haine
248 puntos de vista


芦Los que han participado de las v铆as institucionales no han logrado pr谩cticamente ning煤n derecho fundamental para nuestro pueblo; simplemente son pol铆ticas de subordinaci贸n禄

Hace unos d铆as el senador Francisco Huenchumilla propuso sentar en una misma mesa a representantes del Estado, agricultores, empresas forestales y distintas comunidades mapuche. Su idea es iniciar un di谩logo entre las partes supervisado tal vez por la ONU. 驴Qu茅 piensa la CAM respecto de una iniciativa como 茅sta?:

-De partida, hay un aspecto que es interesante en la propuesta, que tiene que ver con internacionalizar la causa mapuche. A nosotros nos parece procedente, porque las razones por las cuales nosotros estamos luchando hoy d铆a tienen que ver con la recuperaci贸n del territorio, la recuperaci贸n de la autonom铆a, que son nuestras demandas fundamentales. Ahora, este enfoque no tiene tanta cabida en la sociedad chilena, debido al manejo que hacen los medios y la clase pol铆tica del tema, va en contra de su discurso oficial. Sin embargo, a nivel internacional, tenemos m谩s acompa帽amiento, se entiende mucho mejor la causa mapuche y que tenemos la raz贸n, que estamos por justicia para nuestro pueblo. Ese aspecto nos parece interesante.No s茅 si la ONU sea la instancia correspondiente, pero s铆 [deber铆a contar] con observadores o garantes en esta b煤squeda de una soluci贸n.

Habr铆a que explorar eso un poco m谩s. Si bien Huenchumilla tiene buenas intenciones, no olvidemos que 茅l es un pol铆tico, representa el establishment pol铆tico en Chile. Es militante de la Democracia Cristiana, fue intendente por lo mismo, y tambi茅n maneja el tema mapuche. Pero nosotros le hicimos la cr铆tica en su momento de que 茅l no ve el fondo del problema, o sea, no analiza las razones de fondo de este conflicto, que tiene que ver con que ac谩 ha habido una arremetida del capitalismo en el Wallmapu. Esta arremetida, a trav茅s de pol铆ticas extractivistas, de la apropiaci贸n de nuestros recursos, ha golpeado fuertemente lo que es el territorio ancestral mapuche. Por eso ha habido una agudizaci贸n de este conflicto hist贸rico. 脡l propone medidas cortoplacistas, medidas dentro de la institucionalidad y no necesariamente medidas que tengan que ver con los estructural, que ataquen el fondo del problema, que se relaciona con la restituci贸n del territorio para la naci贸n mapuche y con la posibilidad concreta de construirnos desde la autonom铆a, la soberan铆a para nuestro pueblo-naci贸n. Entonces, hay un aspecto que podemos aceptar dentro de esta propuesta, que es la posibilidad de ser interlocutores v谩lidos, porque nosotros estamos en la resistencia, en la contraparte y, por lo tanto, debemos tener una voz.

En un sentido estamos de acuerdo, cuando 茅l dice que no se debe conversar con aquellos que tranquilamente est谩n tomando mate o los que son amigos de los partidos pol铆ticos, sino que si el Estado quiere encontrar una soluci贸n tiene que conversar con quienes estamos representando la resistencia mapuche. Ahora bien, un acuerdo como lo est谩 planteando la derecha o este gobierno, ah铆 nosotros tenemos nuestros reparos, porque no nos vamos a sentar [en una mesa de di谩logo] con una pistola en la mesa, no nos vamos a sentar si tienen desplegados a los militares en puntos neur谩lgicos del territorio mapuche. Eso nos ofende, nos agrede y violenta como pueblo-naci贸n. Porque nosotros tenemos la raz贸n y siempre hemos tenido la raz贸n respecto de nuestras demandas territoriales y pol铆ticas.-

Lo que se ha visto en los 煤ltimos meses, incluso en los 煤ltimos a帽os, es un mayor nivel de violencia en la Araucan铆a. Desde la derecha y sectores m谩s duros dicen que no se pueden sentar a conversar con personas involucradas en acciones violentas. Por lo tanto, parece haber aqu铆 una suerte de di谩logo de sordos, 驴no le parece?:

-Claro, eso tiene que ver con que nuestras reivindicaciones de tipo territorial y pol铆tica chocan de frente con los intereses del gran capital. El problema est谩 ah铆 y por eso la derecha toma una posici贸n tan cerrada en defensa de los poderosos. Esto no es como se presenta medi谩ticamente, como lo quiere presentar el gobierno o los medios, de que nosotros tendr铆amos conflictos con la sociedad chilena o con los agricultores. No, no es as铆 el asunto. El problema que nosotros tenemos es que la restituci贸n territorial y pol铆tica choca de frente con los intereses de los capitalistas, en este caso, con las forestales, que son las que tienen las propiedades usurpadas en el territorio mapuche. Tiene que ver con las grandes inversiones capitalistas, es ah铆 donde est谩 la matriz de este problema, no hay otra situaci贸n. Por lo tanto, se entiende que este gobierno haya profundizado la pol铆tica represiva.

Nosotros a煤n estamos disponibles para conversar y por eso valoramos la propuesta de Huenchumilla. Pero nosotros no vamos a conversar para dar continuidad a las pol铆ticas de integraci贸n o pol铆ticas sociales, que a nuestro juicio son puras migajas, y que en el fondo no resuelven en ning煤n sentido lo que son las demandas de nuestra gente por territorio y autonom铆a. Y esto qued贸 en evidencia con el fracaso de la pol铆tica ind铆genas y el fracaso de la pol铆tica de entrega de tierras. El fracaso de la pol铆tica ind铆gena es que al final cientos o tal vez miles de demandas que han sido canalizadas a trav茅s de la institucionalidad, ninguna ha sido resuelta. Y es porque toca los intereses de los ricos.Esas, creemos, son las razones por las cuales hay una agudizaci贸n del conflicto, es decir, hay una nula voluntad de querer resolver los temas de fondo respecto de nuestras demandas. –

La postura de la CAM es bastante conocida [reivindican acciones en contra de infraestructura de grandes empresas forestales]. Pero esa no es la 煤nica postura en el mundo mapuche. Ac谩 en Santiago, cuando uno ve acciones como la quema de una casa, ya no se entiende el discurso en contra de las grandes forestales, porque lo que se ve son acciones en contra de personas comunes y corrientes. 驴C贸mo ve usted eso?:

-Lo que pasa es que aqu铆 ha habido una estrategia comunicacional muy fuerte. Los medios est谩n al servicio de las grandes empresas y del poder pol铆tico. Lo que nosotros observamos es una campa帽a de demonizaci贸n de la causa mapuche. As铆 ocurri贸 en el pasado con el caso Luchsinger, que es un caso excepcional, que claro que es una situaci贸n compleja. Pero si analizamos el momento mismo en que surge la causa mapuche, aqu铆 hay una crisis que se agrava porque los gobiernos decidieron salvaguardar los intereses de los poderosos, en este caso de las forestales, grandes latifundios y de grupos econ贸micos que arremeten con fuerza en nuestro territorio. Esa ha sido la constante.Y si hoy d铆a existe militarizaci贸n, drones, helic贸pteros, blindados, tanquetas, fuerzas especiales, que reprimen a las comunidades, es porque se protegen las inversiones capitalistas. Nosotros hemos denunciado todo este escenario, pr谩cticamente de guerra en contra del pueblo-naci贸n mapuche, pero tenemos muy pocas salidas.

Lo que s铆 existe es un proceso, en marcha, de deslegitimar la causa mapuche. Y siempre ha sido as铆. Anta帽o se nos mostraba como salvajes, en situaci贸n de barbarismo, despu茅s como alcoh贸licos, en fin, siempre ha habido una estigmatizaci贸n de nuestra gente y de nuestros procesos. En el 煤ltimo tiempo se nos presentan como delincuentes, terroristas, y la 煤ltima campa帽a en nuestra contra da a entender que ser铆amos narco-terroristas mapuche. Han sido par谩metros con los que se han manejado los medios tambi茅n.Nosotros como organizaci贸n – y por eso damos esta entrevista- tenemos muy claro que la lucha es en contra del capital, de las forestales, en contra del latifundio, de un sistema de propiedad usurpada. Y aqu铆 el pa铆s est谩 al debe, en el sentido de la restituci贸n de los territorios y de la autonom铆a. Eso no quiere decir que no haya incidentes aislados [en contra de particulares], pero no se puede generalizar la lucha mapuche. No se puede decir que nuestros enemigos sean los camioneros, los gremios o peque帽os agricultores, eso no es as铆.

Nuestros enemigos son las forestales. Hay cientos de recuperaciones en contra de las forestales. Nadie habla de esos procesos, que existe esa disputa territorial, que la mayor铆a de los enfrentamientos y de los hechos de violencia giran en torno a las forestales. Eso podemos decir al respecto [de su pregunta]. No se puede caer en el juego de la manipulaci贸n, en estas teor铆as tipo goebbelianas de mentir y mentir porque algo queda, de las verdades producidas. El “conflicto mapuche” es contra un sistema de propiedad, porque las empresas forestales hoy d铆a tienen entre cinco y ocho veces m谩s territorio que los mapuche. Solo dos grupos empresariales, s贸lo dos forestales, tienen m谩s territorio que todo el pueblo naci贸n mapuche.Hoy el pueblo-naci贸n mapuche tiene entre 500 mil y 800 mil hect谩reas; la forestal Mininco y la Forestal Arauco tienen m谩s de 3,5 millones de hect谩reas. Imag铆nese la desproporci贸n e injusticia que existe.Y no estamos hablando de que esa propiedad usurpada est茅 al servicio de los sectores sociales, no; est谩n al servicio de la acumulaci贸n del capital, por no hablar de la depredaci贸n de los suelos, del ecocidio que est谩n generando estos monocultivos. Todos estos procesos han golpeado fuertemente a las comunidades mapuche.

Entonces, 驴en qu茅 condiciones estar铆an dispuestos sentarse en una mesa como la que propuso el senador Huenchumilla? 驴Y bajo qu茅 circunstancias no lo har铆an de ning煤n modo?

-Hoy d铆a existe un escenario m谩s b茅lico en contra de la causa mapuche. Esta agudizaci贸n de contradicciones que ha tra铆do hechos de violencia pol铆tica no es responsabilidad del mundo mapuche, que quede claro: es responsabilidad del Estado. Este no s贸lo ha deso铆do nuestras demandas, sino que ha arremetido en contra de los mapuche para defender los intereses de los poderosos y de los ricos. La confrontaci贸n la ha puesto el Estado, los gobierno de turno, hasta llegar a instalar una verdadera guerra en contra de los mapuche por sus demandas. Hoy se ha instalado un verdadero escenario para la guerra, con l贸gicas del enemigo interno, lo que se conoce como conflicto de baja intensidad, a煤n no de guerra. Ese conflicto lo ha instalado el Estado, hace tiempo que ellos vienen militarizando el territorio mapuche. De hecho, el asesinato de Camilo Catrillanca por parte del Comando Jungla es evidencia de la l贸gica de guerra que ha instalado Pi帽era.El gobierno hizo un llamado a un acuerdo nacional, pero siempre bajo la l贸gica de la seguridad, de la militarizaci贸n y del Estado policial. En ese plano es dif铆cil poder conversar. En la pr谩ctica el Estado pone la pistola sobre la mesa para negociar. Nosotros no podemos conversar con amenazas permanentes de Estado de Sitio. Nosotros vivimos eso hace casi dos d茅cadas: tenemos comunidades sitiadas, tenemos asesinados pol铆ticos, hay prisi贸n pol铆tica, persecuci贸n indiscriminada y tambi茅n selectiva en contra de los principales representantes de nuestro pueblo; el caso hurac谩n, la ley antiterrorista, la ley de seguridad interior del Estado.-

Usted fue v铆ctima en el caso Hurac谩n, ocurrido en el segundo gobierno de Michelle Bachelet. Parece no haber tantas diferencias entre la centro izquierda y la derecha en las din谩micas que usa el gobierno central en la Araucan铆a.

-Claro, y por eso no nos plegamos plenamente a la propuesta de Huenchumilla, porque 茅l fue un representante del gobierno de Bachelet. Y en su gobierno se dio continuidad a las pol铆ticas en contra de nuestro pueblo.-

Pero todav铆a no me responde la pregunta. 驴En qu茅 condiciones la CAM estar铆a dispuesta a sentarse en una mesa de di谩logo?

-Primero, tendr铆an que ofrecernos garant铆as para que podamos llegar a esa instancia. Garant铆as b谩sicas, porque ha habido varias iniciativas en el pasado llamando al di谩logo, al acuerdo, pero nos han dejado marginados. Esto parece el cuento del t铆o; siempre est谩n diciendo que van a conversar con los sectores que est谩n en la resistencia, pero terminan hablando con su propia institucionalidad, y terminan desarrollando pol铆ticas en funci贸n de salvaguardar los intereses de los ricos y de las forestales en este caso.

-Cuando dice que terminan hablando con los mismos, en el caso del mundo mapuche, 驴se refiere a ENAMA, por ejemplo?

-Va m谩s all谩 de ENAMA, me refiero a todos los representantes de los partidos de la institucionalidad. Los representantes de la derecha y de la Nueva Mayor铆a conversan entre ellos y dejan de lado al mundo aut贸nomo mapuche, eso siempre es as铆. Si conversan con representantes de la resistencia, eso podr铆a ser un avance. Tambi茅n lo ser铆a contar con un garante u observadores internacionales.-

Antes se recurr铆a a la Iglesia Cat贸lica o a una mediaci贸n papal. 驴Lo descartan?

-Lo descartamos por los compromisos que existen entre la oligarqu铆a, los ricos y la Iglesia. Yo creo que es mejor la participaci贸n de estamentos internacionales, que tengan como norte la paz, la justicia social. Y ah铆 estaremos disponibles a conversar, pero para tratar temas de fondo.Hay que hablar sobre los temas de fondo, que tienen que ver con la territorialidad. Actualmente, existen casi mil recuperaciones de tierra. Algunas provienen de la v铆a institucional y otras del control pr谩cticamente armado, eso lo debemos reconocer. Porque aqu铆 hay una confrontaci贸n con fuerzas de ocupaci贸n, eso es real. Aqu铆 no estamos diciendo que el pueblo naci贸n mapuche es un grupo violentista en s铆, lo que nosotros hacemos es autodefensa, porque no queremos que las fuerzas de ocupaci贸n nos asesinen o maten.Las fuerzas de ocupaci贸n est谩n ah铆 para cualquiera que quiera verlas: los blindados, las Fuerzas Especiales, no solo Carabineros, hoy en d铆a tambi茅n hay militares. Ellos est谩n con armamento para la guerra. Y ah铆 nuestra reflexi贸n es que no podemos tener una movilizaci贸n pac铆fica, cuando el bando opuesto est谩 dispuesto a asesinarnos, a masacrarnos.Estamos disponibles para conversar, pero temas de fondo. Y no s茅 si Huenchumilla lo habr谩 presentado en esos t茅rminos. Porque, claro, 茅l se basa en la tesis de que est茅n los representantes del Estado, los representantes de las forestales, de los agricultores, y nosotros vamos a quedar en minor铆a, tres contra uno, contra toda la institucionalidad y ordenamiento jur铆dico del Estado, que para nosotros es de opresi贸n, ligado a un razonamiento colonial.

驴Decretar estado de sitio es echarle bencina al fuego?

-Por supuesto. Ha sido una medida hist贸rica en contra del pueblo naci贸n mapuche. Este llamado a unidad que hace Pi帽era, de querer buscar una supuesta soluci贸n, siempre es con la mirada de que hay que profundizar la represi贸n. Pero no est谩n diciendo nada respecto de justicia para el pueblo mapuche. Esa es una soluci贸n que llevar谩 a que el conflicto sea m谩s profundo, m谩s encarnizado, m谩s agudizado.Si nos vienen a agredir, tendremos que defendernos y resistir de alguna manera. Esa ha sido una caracter铆stica de nuestro pueblo. Es una situaci贸n que analizamos entre las comunidades, estamos junt谩ndonos, haciendo mucho traw眉n, articulando a las fuerzas, llamando a la unidad para la resistencia, en eso estamos nosotros.-

驴Dan por cerrado cualquier tipo de avance en lo que resta de este gobierno?

– Es que es iluso pensar que va a haber un avance para el pueblo mapuche con un gobierno de derecha. De hecho, es m谩s una ultraderecha, que est谩 en sinton铆a con esta casta de poder que existe ac谩 en el Wallmapu, lo que algunos denominan la Araucan铆a. Es una casta de una derecha fan谩tica, anti mapuche, muy racista, de tipo colonial, que creen tener un poder que ni siquiera se puede cuestionar.Estamos en una desventaja en ese sentido, pero la fuerza para que esto tenga otro camino tiene que ver con la sociedad civil, con otros estamentos de la sociedad, no necesariamente un acuerdo nacional con los representantes de la institucionalidad.

驴Cu谩les son las garant铆as para nosotros en un acuerdo nacional como el que propone Pi帽era?

– Lo 煤nico que ah铆 se va a lograr es que se profundicen las pol铆ticas represivas. Ahora el Congreso discute la modificaci贸n de la ley antiterrorista, cuando los organismos internacionales han dicho una y otra vez que no procede aplicar la ley antiterrorista a un pueblo originario. Sin embargo, ah铆 est谩n queriendo modernizarla, queriendo hacerla m谩s efectiva (…) para penalizar y aumentar las penas en contra del pueblo mapuche. Eso significa c谩rcel, significa muerte.

驴C贸mo explica la s贸lida representaci贸n de la derecha pol铆tica que ha tenido la Araucan铆a hace d茅cadas?

Nosotros convivimos con esta casta de poder que ocup贸 La Araucan铆a hace ya 140 a帽os a sangre y fuego, de una ocupaci贸n militar en la que el Estado est谩 involucrado totalmente. Se financi贸 y se dio rienda suelta a un ej茅rcito que masacr贸 nuestro pueblo para someter y exterminar a comunidades mapuche y hacerse del territorio, por eso se perdi贸 m谩s del 95% del territorio ancestral.Los que recibieron el bot铆n de esa guerra fueron la burgues铆a, los militares, el inquilinaje que viene detr谩s, y se vienen reproduciendo hace casi un siglo con una mentalidad y cultura anti mapuche. Se instal贸 una cultura de derecha y, adem谩s, con el paso de las d茅cadas los mapuche ya no son la mayor铆a demogr谩fica en la regi贸n. Creer que el pueblo mapuche vota por la derecha es una irresponsabilidad, es un contrasentido. El pueblo mapuche pr谩cticamente no vota. Aqu铆 los que est谩n votando son los lacayos, los serviles, los inquilinos, el peonaje que tiene el latifundio y que tienen los colonos, y las forestales que tienen comprado pr谩cticamente a todo el mundo ac谩. Eso explica un poco la fuerza que tiene la derecha en materia electoral.Si hasta la supuestamente “nueva” derecha ac谩 es recalcitrante. Basta con ver a Ev贸poli, cuyos representantes defienden a brazo partido a las forestales y son los que m谩s piden el Estado de Sitio ahora.-

El proceso constituyente tiene cupos reservados para pueblos ind铆genas. 驴Puede venir de ah铆 un avance?

-Es m谩s de lo mismo, en el sentido de reproducir la forma de hacer pol铆tica para abordar las demandas de nuestro pueblo. Los partidos pol铆ticos, que ya est谩n subordinados al poder pol铆tico y econ贸mico que est谩n ac谩 en la zona, hacen un llamado a participar bajo un ordenamiento jur铆dico e institucional que no ha cambiado sustancialmente. Nosotros no participamos por esa v铆a, porque estamos en la idea de reconstruir nuestro pueblo con nuestras propias formas culturales, ideol贸gicas, espirituales. Es un poco la uni贸n de hacer el weichan, con el kimun con el rakiduam mapuche. No podr铆amos participar en la institucionalidad opresora. Esa es nuestra posici贸n desde la CAM y desde el movimiento autonomista. Los que han participado de las v铆as institucionales no han logrado pr谩cticamente ning煤n derecho fundamental para nuestro pueblo; simplemente son pol铆ticas de integraci贸n, de subordinaci贸n. A nosotros no nos parece que a trav茅s de esa v铆a consigamos mucho. Estamos por la v铆a del control territorial y la autonom铆a de facto. De hecho, vamos recuperando metro a metro y desde ah铆 vamos transformando una realidad que nos golpea a diario a trav茅s del latifundio y de las forestales. Nosotros estamos desarrollando un proceso para sentar las bases para la liberaci贸n del pueblo-naci贸n mapuche, y eso pasa por una estrategia de resistencia, por un lado, y de reconstrucci贸n, por otro lado. Luchamos muy concretamente en terreno, para desalojar esas estructuras y cambiarlas por nuestro mundo mapuche, desde el 谩mbito social, val贸rico, espiritual de nuestra gente, que pensamos que es absolutamente mejor que estas pol铆ticas destructivas, extractivas y ultra capitalistas.

Las pr谩cticas econ贸micas en la Araucan铆a, como el extractivismo y el da帽o medioambiental que menciona, no son muy distintas a las del norte del pa铆s. Es un tema que va m谩s all谩 de la causa mapuche, 驴no cree?

-M谩s all谩 de los efectos ecol贸gicos que han producido las pol铆ticas extractivistas, la ocupaci贸n por desposesi贸n de territorios ancestrales mapuche ha producido lo que hoy d铆a se est谩 viendo, una respuesta organizada por parte de nuestro pueblo. Se trata de una respuesta social, pol铆tica y tambi茅n material y militar, 驴y por qu茅 no? Si nosotros estamos siendo violentados, arrasado en nuestras formas de vida.Aqu铆 la gente debe tener claro que las forestales han devastado este territorio, lo tienen sin agua, territorios que los tiene convertidos pr谩cticamente en desiertos, cuando antes hab铆a una biodiversidad incre铆ble. Las inversiones capitalistas nos han transformado. Estas pol铆ticas de monocultivo, pol铆ticas energ茅ticas, y ahora vienen por el agua, aqu铆 ha habido una profundizaci贸n del modelo de desarrollo en el marco de un capitalismo a ultranza, salvaje, por eso la lucha se ha tornado tan fuerte.-

Mirando hacia el futuro, cuando habla de autonom铆a, autodeterminaci贸n, soberan铆a, 驴a qu茅 se refiere? 驴A otro pa铆s dentro de Chile? 驴A una confederaci贸n? Porque la idea del Estado nacional unitario es una idea fundacional muy arraigada en el pa铆s 驴Tiene en mente alg煤n ejemplo internacional?

– No tenemos una referencia internacional, pero miramos con mucho respeto varios casos, sobre todo los que dicen relaci贸n con procesos de liberaci贸n de los pueblos. –

驴Palestina podr铆a ser un s铆mil?

-Nosotros compartimos muchos elementos con la lucha palestina y la de pueblos originarios que reivindican la reconstrucci贸n de sus naciones originarias. Pero el trasfondo nuestro, la matriz ideol贸gica y cultural de nuestra propuesta, tiene que ver con lo que se vivi贸 anta帽o, lo que desarroll贸 nuestro pueblo, lo que nos permiti贸 ser una naci贸n. Si nosotros estamos reivindicando este concepto, tiene que ver con esos elementos que ten铆an nuestros antepasados, que dieron cuenta de que s铆 era posible una naci贸n mapuche. Luchamos por ese legado, en el sentido de que debemos dejar de ser estas comunidades reduccionadas, c谩rceles al aire libre. Queremos reconstruir comunidad, donde el sentido sea lo colectivo, lo comunitario y de ah铆 a construir el valor del lof, que son centros neur谩lgicos para articular estamentos mayores, que son los rewe, los aylla rewe y posteriormente los butalmapu que son estas grandes regiones mapuche para finalmente reconstruir la naci贸n mapuche, esa es nuestra propuesta pol铆tica. Entonces nuestros referentes son lo que nos legaron nuestros antepasados. Por eso no participamos en la institucionalidad opresora, tenemos nuestras propias expresiones, con nuestros lonkos, machi, werken, weichafe, ah铆 vamos a reconstruir ese tejido social.

Nosotros tenemos un norte estrat茅gico, que es la liberaci贸n de nuestro pueblo, sobre la base de un proyecto de autonom铆a, que hoy la entendemos como una independencia ideol贸gica, pol铆tica, de reafirmaci贸n de lo propio, una autonom铆a que implica tambi茅n mucho trabajo con reconstruir nuestro pueblo desde abajo, desde la base.Ah铆 viene una propuesta de autonom铆a que es m谩s amplia, y eso lo tiene que ir discutiendo cada comunidad, cada estamento. Qu茅 tipo de autonom铆a, zonas demogr谩ficas y geogr谩ficas tendremos, lo iremos resolviendo en su momento con la capacidad que tengamos. Por ahora estamos en los procesos de reconstrucci贸n de los lof y de la resistencia a trav茅s del control territorial.Para lograr la liberaci贸n de nuestro pueblo, necesitamos el territorio, el que hoy en d铆a est谩 principalmente en manos de las inversiones capitalistas. Ese el punto que ha generado el conflicto en s铆 y eso nos tiene que hacer reflexionar de por qu茅 un gobierno empresarial, de derecha, le pone tanto af谩n en defender a los grupos econ贸micos. Nosotros estamos peleando aqu铆 con la familias Matte, Angelini y Luksic. Ellos son los verdaderos enemigos de la causa mapuche.-

驴Qu茅 pasa con los agricultores que ya llevan generaciones en el territorio?

Hay que hacer diferenciaciones. Hay agricultores que no tienen grandes problemas con la causa mapuche, porque no est谩n vinculados a la usurpaci贸n. Pero otros est谩n en territorios usurpados, y han hecho uso y abuso de los territorios en contra de los mapuche. Que no se vengan a hacer las v铆ctimas ahora, cuando estuvieron pr谩cticamente un siglo abusando de los mapuche.Aqu铆 lo que se est谩 haciendo es justicia, pero principalmente contra las estructuras de poder. Hay agricultores que han respetado al mundo mapuche y esos agricultores no han tenido conflictos con la causa mapuche. Hay agricultores de derecha, fascistas, anti mapuche; ellos tienen que cosechar lo que han sembrado no m谩s.-

驴Se refiere a la gente agrupada en APRA?

No, ellos son un grupo muy selecto, muy manipulado, no est谩n ah铆 todos los sectores organizados de los agricultores. Nosotros nunca hemos hecho una declaraci贸n en contra de todos los agricultores, y eso lo saben. Hemos conversados con algunos de ellos, que han tomado la decisi贸n de no meterse y algunos tambi茅n est谩n en contra las forestales, porque no pueden producir, algunos por falta de agua. Imag铆nese cuando ven que la mayor铆a de las fuerzas de Carabineros est谩n concentrados en defender forestales y no agricultores, que ven c贸mo defienden a los poderosos y no a la gente trabajadora. En esto tambi茅n hay un artificio construido, de que nuestra lucha es en de la sociedad chilena, en contra de los agricultores o los camioneros. Nosotros respetamos a los camioneros, si son personas que se ganan su vida trabajando, no podr铆amos ir en contra del mundo pobre.En el 煤ltimo tiempo el empresariado, en especial las forestales, se hace el desentendido, cuando los grandes empresarios tienen una participaci贸n y responsabilidad directa en este conflicto. Hacer suponer que se trata de un conflicto con los agricultores o los camioneros s贸lo redime de responsabilidad a las grandes empresas.

Interferencia.cl / Resumen Latinoamericano




Fuente: Lahaine.org