January 27, 2021
De parte de La Haine
136 puntos de vista


 Si por casualidad visitan el museo del Aeropuerto de M谩laga encontrar谩n un panel en el que se explica como la situaci贸n social y econ贸mica de la provincia estaba a punto de colapsar a finales de los a帽os 40 y principios de los 50 del siglo pasado, de ah铆 que el aeropuerto se convirtiese en un elemento estrat茅gico para revertir la situaci贸n y traer bienestar y desarrollo gracias a una incipiente explotaci贸n de las oportunidades tur铆stica que la costa occidental de la provincia pod铆a ofrecer.

No ser铆a hasta casi una d茅cada despu茅s que esa apuesta estrat茅gica de las oligarqu铆as locales y del Estado franquista diera sus frutos, sin embargo, esos frutos no se repartir铆an de una forma equitativa, ni de ninguna manera dar铆an lugar a un bienestar o un desarrollo generalizados, ser铆an los oligarcas franquistas locales los primeros beneficiarse del modelo de explotaci贸n econ贸mica que se iba a instaurar en la franja litoral occidental de la provincia de M谩laga; como explica el historiador Carlos Arenas Posadas en su obra Poder, Econom铆a y Sociedad en el Sur. Historia e instituciones del capitalismo andaluz (2016), los caciques locales fueron adquiriendo a un coste irrisorio terreno que anteriormente se dedicaban a uso agr铆cola para despu茅s venderlo para uso urbano, un negocio redondo: 鈥En la Costa del Sol occidental no les fue muy complicado a los caciques tradicionales de la zona convencer a la multitud de medianos y peque帽os campesinos para que vendieran sus parcelas anteriormente dedicadas al cultivo de uvas, hortalizas y ca帽as dulces. El negocio promet铆a ser rentable; el precio del metro cuadrado de suelo r煤stico en los a帽os cuarenta era de cinco pesetas en Torremolinos y de diez c茅ntimos en Fuengirola. Entre 1957 y 1965 el precio del suelo en la costa se multiplic贸 por cincuenta seg煤n datos del Gobierno Civil de M谩laga. La oportunidad era 煤nica para quienes pose铆an o compraron suelo y ten铆an buena informaci贸n, perspectiva de futuro, conexi贸n pol铆tica e influencia sobre el vecindario. M谩laga reproduc铆a el modelo olig谩rquico de desarrollo que le hab铆a caracterizado en el siglo anterior, aunque ahora eran otros apellidos los que se dividieron armoniosamente el territorio a modo de 芦feudos禄, como lo llamaron los contempor谩neos. El ministro de Trabajo, Jos茅 Antonio Gir贸n de Velasco, localizar谩 su feudo en Fuengirola; Alfonso de Hohenlohe y Ban煤s en Marbella; la familia Bol铆n, en Benalm谩dena; Jos茅 Meli谩, en Torremolinos. Seg煤n la Cooperativa de Promotores de la Costa del Sol, que presidi贸 en los sesenta Gir贸n de Velasco, los 芦espa帽oles禄 acaparaban el 75% de los beneficios de la reconversi贸n del suelo r煤stico en urbanizable. La especulaci贸n urban铆stica fue afectando a espacios cada vez m谩s alejados de la costa, a pie de monte, en parajes rec贸nditos, incluidos torrenteras y lechos de r铆os, burlando una legislaci贸n exhaustiva pero inoperante鈥.

Lo que ocurri贸 a partir de entonces en ese espacio que se ha venido llamando de forma colonialista como Costa del Sol solo se puede entender en un contexto andaluz de opresi贸n nacional, dependencia y subordinaci贸n, con unas elites locales que ejercen un poder omn铆modo encargadas de mantener disciplinada a la clase obrera y sectores populares. En cuanto a la denominaci贸n Costa del Sol, fue inventada por el austriaco Rudolph Lussnigg en los a帽os 20 del pasado siglo como gancho para atraer turistas y posteriormente popularizada por los jerarcas fascistas antes nombrados.

Fue en la 煤ltima d茅cada del franquismo cuando la Costa del Sol empez贸 a llenarse de mafiosos italianos. Generalmente, ven铆an de la mano de los fascistas italianos a los que Carrero Blanco sol铆a dar refugio despu茅s de cometer sangrientos atentados en Italia. La cuesti贸n era sencilla: el r茅gimen franquista hac铆a la vista gorda y permit铆a a estos mafiosos, en un principio de la Camorra napolitana y de la Cosa Nostra siciliana, escapar a la Costa del Sol huyendo de alg煤n ajuste de cuentas o de alg煤n requerimiento judicial a cambio de dos cosas: una, fundamental, que no hubiera derramamiento de sangre, la otra, que invirtieran su dinero en el incipiente negocio hostelero y urban铆stico de la Costa del Sol. Fue as铆 como las diferentes mafias se fueron asentando, acu帽谩ndose con el tiempo el t茅rmino 鈥淐osta Nostra鈥; estaban ah铆, todo el mundo lo sab铆a, pero no hac铆an ruido y hasta pasaban desapercibidos. Tras la muerte de Franco, los sucesivos gobiernos de UCD y el PSOE continuaron con el mismo pacto no escrito. Hasta que la URSS y las democracias populares europeas del Este se desmoronaron, lleg贸 la mafia rusa con la violencia y la ambici贸n por banderas; 茅stos no entend铆an de pactos y comenzaron con una macabra org铆a de sangre sin precedentes. Al final los italianos acabaron rompiendo el pacto y comenzaron a ejecutar vendettas en Mijas, Fuengirola, Marbella o Estepona, y junto a ellos georgianos, moldavos, albaneses, turcos, b煤lgaros, colombianos, irlandeses, suecos, mexicanos, corsos, franco-argelinos, etc., cada grupo mafioso se ir铆a especializando, por ejemplo, los colombianos en el tr谩fico de drogas y en los asesinatos a sueldo. Mientras todo esto ocurr铆a firmaban suculentos negocios con Jes煤s Gil, sin embargo, la org铆a de sangre se llegar铆a a cobrar la vida de un ni帽o de 7 a帽os en 2004, en un ajuste de cuentas en Marbella en el que tambi茅n cay贸 asesinado un ciudadano italiano de 36 a帽os.

En esos a帽os, a pesar de su discreci贸n, destacar铆a la figura del empresario jud铆o brit谩nico Judah Binstock, el que era considerado como el verdadero poder en la Marbella de Gil y aut茅ntico due帽o de la ciudad, relacionado no solo con el Ayuntamiento marbell铆, especialmente con Juan Antonio Roca, sino con el que fuera todopoderoso n煤mero dos de la Junta de Andaluc铆a del PSOE durante los gobiernos de Manuel Ch谩ves, Gaspar Zarr铆as. El misterio siempre ha rodeado la figura de Binstock: presuntamente relacionado con el conocido traficante de armas sirio Monser Al Kasser y en general con el tr谩fico de armas, as铆 como con el MOSSAD israel铆, etc. Muri贸 en un accidente dom茅stico, siempre seg煤n su entorno, en diciembre de 2016, en su mansi贸n de La Magnolia, Marbella.

Como hemos dicho antes, la presencia de elementos fascistas internacionales tuvo lugar, por un lado, con el desembarco de la Camorra napolitana en lo que se refiere a elementos fascistas italianos que participaron en los 鈥渁帽os de plomo鈥 y bajo el manto protector del franquismo, sin embargo, por otro lado, ya mucho antes tras la derrota de la Alemania nazi, se producir铆a la primera llegada de refugiados fascistas acogidos por el franquismo; el caso m谩s conocido ser铆a el del destacado nazi belga fundador de la Legi贸n Valonia adscrita a las Waffen SS, Leon Degrelle, que morir铆a en Benalm谩dena en 1994, tras ser acogido y asilado por el r茅gimen franquista en 1945. Pero la lista de nazis que encontraron refugio en la Costa del Sol es mucho m谩s amplia: Wolfgang Jugler, 煤ltimo jefe superior de Asalto de la Primera Compa帽铆a Escolta SS Adolf Hitler; el noruego de la SS, Fredrik Jensen, condecorado por Hitler o Hans Hoffman oficial de la Gestapo y diplom谩tico, curiosamente su hijo Juan German Hoffman acabar铆a siendo buscado por la Interpol al estar involucrado en la Operaci贸n Malaya, acusado de ser el testaferro de Juan Antonio Roca. Un caso particular y mucho m谩s reciente fue el del austriaco Gerd Honsik, conocido autor negacionista, detenido en Benalm谩dena y extraditado a Austria en 2007, que tuvo una notable influencia y especial relaci贸n con el movimiento nazi en M谩laga, agrupado entonces en el partido Alianza Nacional.

Hasta aqu铆 estamos hablando en paralelo, es decir, por un lado de mafias y por otro de nazis, aunque en el caso de los fascistas italianos y de la Camorra napolitana al parecer si hubo al parecer cierta colaboraci贸n a la hora de procurar alojamiento, trabajo, ofertas de negocio, etc., pero en general, que se sepa, han compartido espacio en paralelo sin relacionarse m谩s all谩 de estos casos o de lo meramente puntual, hasta que el pasado mes de diciembre de 2020 fueron detenidas por la Guardia Civil tres personas, dos alemanes y un brit谩nico, acusadas de proveer de armamento a las bandas de narcos de la Costa del Sol y de la vecina comarca del Campo de Gibraltar. Uno de los ciudadanos alemanes, detenido en Co铆n, se encargaba de adquirir armas en Europa oriental, les cambiaba el ca帽贸n, borraba el n煤mero de serie, las pintaba y quedaban como nuevas; el otro alem谩n, detenido en Alhaur铆n el Grande, las almacenaba, mientras el brit谩nico, detenido tambi茅n en Co铆n, se encargaba de vender las armas ya modificadas a las bandas de narcotraficantes. La Guardia Civil se hizo con el siguiente arsenal: 121 armas cortas, 22 fusiles de asalto, 8 subfusiles, casi 10.000 cartuchos de diverso calibre, 273 cargadores y una granada anticarro con un kilo y medio de explosivo. Hablamos de AK 47, fusiles de asalto que se fabricaban en la desaparecida Yugoslavia como los Zastava M70, etc. Armamento de guerra que ha sido ya utilizado en los llamados vuelcos entre narcos, enfrentamientos entre bandas, ajustes, etc. Recordemos por ejemplo que en febrero de 2020 un jubilado muri贸 por una bala perdida que proced铆a de un Kalashnikov en un tiroteo en el barrio malague帽o de La Palmilla.

La cuesti贸n es que uno de los alemanes detenido, concretamente el que hac铆a las labores de almacenamiento en Alhaur铆n el Grande, est谩 vinculadoa grupos nazis en Alemania, seg煤n la escasa informaci贸n que ha dado la Guardia Civil sobre la identidad de los miembros del grupo. En el almac茅n, adem谩s de las armas, los agentes encontraron todo un museo de tem谩tica nazi: banderas, uniformes, etc. Seg煤n diversas informaciones, ese ciudadano alem谩n podr铆a ser Tilo Kranzler quien alarde贸 en un programa de radio (https://www.larazon.es/espana/20210102/pqdmztrjnbbr5n5z4nmr2nohm4.html) de ser el nieto del ch贸fer de Hitler, algo que no est谩 del todo demostrado y que probablemente no sea cierto, pero, en todo caso, indicar铆a su clara inclinaci贸n ideol贸gica.

A partir de aqu铆 surgen tres preguntas que consideramos b谩sicas: la primera, 驴han podio haber m谩s casos como 茅ste?; la segunda, 驴ha podido servir esta actividad para financiar a grupos nazis en Alemania o incluso en el Estado espa帽ol?; y la tercera, 驴qu茅 relaci贸n ha podido tener este ciudadano alem谩n con grupos nazis locales de M谩laga, del resto de Andaluc铆a y del Estado espa帽ol? Por la informaci贸n publicada hasta ahora no podemos responder a estas preguntas, ni por prudencia, lanzar ninguna hip贸tesis, pero no deja de ser inquietante la posibilidad de contactos con grupos fascistas locales, dados los antecedentes del negacionista Honsik o del mismo Leon Degrelle.

La cuesti贸n es que poco o nada est谩 transcendiendo de esta operaci贸n de la Guardia Civil que por su relevancia y por sus, digamos, curiosidades, deber铆a haber sido objeto de m谩s atenci贸n medi谩tica. En todo caso, todo esto no hace m谩s que poner de relieve el papel asignado al litoral andaluz en general, muy especialmente a dos comarcas vecinas, la ya aludida de la Costa del Sol y la del Campo de Gibraltar donde el lujo y la opulencia de una corre en paralelo de la degradaci贸n social de la otra. Igualmente, este papel asignado al litoral andaluz nos ha de hacer llegar a la conclusi贸n de que todo esto solo es posible en un pa铆s andaluz configurado en la dependencia, la subordinaci贸n y en el desarrollo del subdesarrollo.




Fuente: Lahaine.org