November 16, 2022
De parte de ANRed
264 puntos de vista

Familiares de Robinson en una de las marchas en Villa La Angostura para pedir justicia. | Foto: Diario Digital 7 Lagos.

El 20 de julio murió Robinson Gatica en medio de un procedimiento policial por el que cinco policías de la Comisaría 28 de Villa La Angostura (Neuquén) se encuentran imputados por el delito de homicidio agravado. La investigación por su asesinato dejó al descubierto complicidades policiales de alto nivel. «¿Hasta cuándo la policía de Neuquén tendrá ‘licencia social’ para matar, cuando tenía la oportunidad y – supuestamente – la formación para actuar debidamente. Hubo un procedimiento policial, ante un llamado de ayuda, que terminó con la muerte de un joven en manos de cinco policías, entre ellos escopeteros, que utilizaron sus armas sin medir consecuencias», denuncian familiares y amigues del joven, que apuntan a la responsabilidad institucional de Dante Catalán, jefe de la unidad, que permanece en su puesto. Desde ese espacio crearon el perfil de Instagram @justiciaxrobin, con el fin de tener «un espacio claro y seguro de difusión sobre el estado de la causa», dado que «muchos medios de desinformación y parte de la defensa de los policías imputados tergiversan los hechos y manipulan documentación del legajo judicial». Por ANRed.


«Están los autores materiales, faltan los responsables institucionales», señalan familiares y amigues de Robinson Gatica, que el 20 de julio murió en medio de un procedimiento policial por el que cinco policías de la Comisaría 28 de Villa La Angostura (Neuquén) se encuentran imputados por el delito de homicidio agravado, con prisión domiciliaria.

«Robin perdió la vida a manos de cinco policías de la Comisaría 28 de Villa La Angostura, en un procedimiento cuya responsabilidad institucional inmediata es de Dante Catalán, jefe de la unidad que permanece en su puesto como si nada hubiera pasado – remarcan – Hasta ahora, la investigación judicial estuvo centrada en la causa de muerte de Robin, poco después de las 7 de la mañana del miércoles 20 de julio pasado. Pero, la muerte es el más doloroso de los hechos que deben investigarse, comenzando por las decisiones profesionales al disponer el procedimiento en la vivienda familiar. Es indispensable precisar el papel que cumplió cada uno de los cinco policías imputados en el homicidio de Robin, especialmente en los minutos en que quedan a solas con la víctima dentro de la vivienda: cómo concentraron golpes con descargas de munición antitumulto, a qué distancia, en qué ubicación«, señalan.

Imagen de la Comisarpia 28 de Villa La Angostura. Foto: Diario Digital 7 Lagos.

En la misma línea, agregan: «además, es fundamental conocer el papel que cumplió el comisario Catalán, que llegó al lugar cuando Robin acababa de morir boca abajo, con la manos esposadas por la espalda. Trató que Lidia Quintriqueo, madre de Robin, abandonara la escena del crimen. En ese momento, Catalán ya planteó la hipótesis del consumo de drogas por parte de la víctima. Él fue quien ordenó a los profesionales del hospital público local que retiraran el cuerpo sin vida, sin esperar que llegara al lugar el fiscal de turno, quien en realidad debió resguardar el cuerpo, de acuerdo a los protocolos vigentes. Cuando los familiares fueron detrás de la ambulancia al hospital, Catalán ordenó desalojar viviendas familiares ubicadas en el mismo predio que no fueron escenario del procedimiento. Junto con la mayoría de los que hoy están imputados, permaneció en el lugar del crimen durante un buen tiempo a solas (sin nadie de la familia cerca), con total dominio del lugar y de las pruebas», relatan familiares y amigues del joven.

«En plena democracia las fuerzas policiales ejercen la violencia en forma permanente y deciden arbitrariamente sobre las vidas, sobre nuestras vidas – denuncian – Cuentan con el visto bueno y la garantía de la impunidad del Poder Judicial. ¿Hasta cuándo la policía de Neuquén tendrá ‘licencia social’ para matar, cuando tenía la oportunidad y – supuestamente – la formación para actuar debidamente. Hubo un procedimiento policial ante un llamado de ayuda que terminó con la muerte de un joven en manos de cinco policías, entre ellos escopeteros, que utilizaron sus armas sin medir consecuencias».

Familiares de Robinson en una de las marchas en Villa La Angostura para pedir justicia. Foto: Gentileza.

También destacan la importancia de la causa por justicia por el asesinato de Robin: «como comunidad estamos ante la oportunidad de sentar un precedente que repare no sólo el daño que se le causó a familiares y amistades de Robin, sino por todas las víctimas de la violencia policial que Villa la Angostura dejó en el olvido. Para que no se vuelva a repetir: ¡Justicia por Robin! ¡Qué paguen todos los responsables!«, reclaman.

En este marco, desde el espacio de pedido de justicia por su muerte crearon el perfil de Instagram @justiciaxrobin, con el fin de «tener un espacio claro y seguro de difusión sobre el estado de la causa y las diferentes actividades que iremos realizando», donde «la comunidad y medios de comunicación puedan acceder a los avances en la causa judicial y a las acciones que se impulsen».

El motivo de este canal de difusión responde, señalan, a que «muchos medios de desinformación y parte de la defensa de los policías imputados tergiversan los hechos y manipulan documentación del legajo judicial». En ese sentido, denuncian que «generan confusión en la opinión pública y, además, instalan mensajes de odio e ideas peligrosas, como ‘honraron el uniforme’ o ‘fue un operativo exitoso’, para justificar el procedimiento policial fatal». «Nos urge como sociedad correr el foco de la vida personal de Robin y su familia», remarcan, finalmente, sus familiares y amigues, que impulsan en las redes sociales las consignas hashtags #JusticiaxRobin y #QuePaguenLosResponsables.

«A Robinson Gatica lo mató una policía racista, clasista y patriarcal»

Familiares y amigos repudiaron la violencia ejercida por la policía. Foto: Diario Digital 7 Lagos.

La familia de Robin y sus amigues no se encuentran solos. A fines de julio organizaciones sociales, comunidades mapuches, asociaciones civiles y espacios organizados se manifestaron a través de un comunicado de prensa en el que expresan: «lo primero que creemos importante señalar, es que a Robinson Gatica lo mató la policía. La mañana del 20 de Julio, rápidamente, medios locales sostuvieron una única voz, la de Cristian Hugo Pettorosso, abogado defensor del policía. Pettorosso intentó desde el inicio garantizar la impunidad de la fuerza con brutales declaraciones, como que Muñoz y sus compañeros habían ‘honrado el uniforme azul’ «.

Asimismo, denunciaron: «algunos titulares incluso buscaron presentar lo sucedido como una acción exitosa contra la violencia de género. No permitiremos que asesinen en nombre de nuestro feminismo. Una vez más banalizan nuestras demandas e instalan macabramente un sentido odiante, racista, discriminatorio y totalmente apático con los derechos humanos. Nosotres insistimos, a Robín lo mató la policía. Lo mató una policía racista, clasista y patriarcal, defensora del status quo. La misma policía que en cada barrio popular del país humilla, violenta, tortura y asesina a jóvenes y mujeres. Solo por contabilizar, de diciembre 2019 a diciembre 2021 fueron asesinadas 981 personas por el Estado en sus diferentes modalidades represivas, con preeminencia de un considerable aumento de las muertes en lugares de encierro (datos de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional-CORREPI). Pero al gatillo fácil hay que sumarle los femicidios de uniforme, muertes en cárceles y comisarías, desapariciones en democracia y la represión a la protesta social en aumento».

También remarcaron: «no son casos aislados, no es un loquito suelto con un arma, es toda una institución que nos sigue arrebatando vidas. Víctor Hugo Muñoz, David Ezequiel Cuevas, Erwin Alejandro Mora, Alejandro Bravo y Darío Luis González deben ser juzgados y encarcelados sin lugar a dudas. La exigencia de Justicia es central para seguir adelante, la familia lo necesita, el pueblo lo necesita. Exigimos juicio y castigo sobre los responsables de que hoy Robín no esté con su familia, con sus hijes y amigues. Y exigimos al intendente Fabio Steffani (MPN), al gobernador Omar Gutiérrez (MPN) y al presidente Alberto Fernández (FdT), que cese la represión y la violencia institucional como salida a los conflictos que atraviesa nuestra localidad, nuestra provincia y nuestro país».

«Exigimos que sean respetados los derechos humanos en un país que gritó, grita y gritara ¡Nunca más! Nunca más al aparato represivo del Estado, nunca más al gatillo fácil, nunca más a la impunidad. Los hacemos responsables de cualquier nueva violencia, censura o persecución que se presente contra la familia y allegades, que reclamen y exijan justicia por Robinson Gatica», señalan en el comunicado una gran diversidad de organizaciones, como el Colectivo del Barrio FPDS CP, Vivas y Furiosas VLA, Aquelarre Marica VLA, Educadoras Feministas VLA, la Cátedra Abierta de Género y feminismo del ISFD N°15, Comunidades del consejo zonal Lafkence de la confederación Mapuche de Neuquén, Lof Melo, Lof Kinxikew, Lof Kintupuray y Lof Paicil Antriao, FM Pocahullo San Martín de los Andes, la Colectiva Plurinacional de Abya Yala San Martín de los Andes, la Colectiva Comarcal Ni Una Menos, la Asamblea Transfeminista de San Martín de los Andes, el Frente Popular Darío Santillán Corriente Plurinacional, FAY- Feministas del Abya Yala, Correpi- Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, MULCS- Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social, MdP- Movimiento de los Pueblos, Feminismo Comunitario Antipatriarcal Bolivia, Frente Popular Darío Santillan, Cátedra libre Virginia Bolten UNLP, Pañuelos en Rebeldía, Lunáticas, Futuro Trans Asociación Civil, Vecinxs sin Techo y por una Vivienda Digna, Colectivo de comunicación ContrahegemoniaWeb, Hilo Rojo, Vecinos Autoconvocados contra la Ceamse y el Care de González Catán, el Centro Cultural Deportivo y Ambiental Galpón 3 y el Espacio de trabajadores de la Matanza.





Fuente: Anred.org