April 1, 2021
De parte de ANRed
84 puntos de vista


Entrevistamos a Marcos Campos, trabajador polivalente desde hace 14 años del servicio de quirófano del Hospital Castro Rendón de Neuquén. Desde las 4:30 de la mañana Trabajadorxs Autoconvocadxs de Salud de distintos hospitales y centros de salud de la provincia como Añelo, Cutral Có, Plaza Huincul, Centenario, El Chañar , Plottier, Senillosa confluyeron en la Ruta 22 en Arroyito para hacer un corte total en el fin de semana turístico. Al mismo tiempo también se mantiene el corte en Piedra del Águila y San Martín de los Andes. «De parte de la gente recibimos sus aplausos y acompañamiento que son de corazón pero la responsabilidad es de Vanina Merlo y de Gutiérrez que le dan la espalda a los trabajadores de la salud». Por Manuela Wilhelm (ANRed)

Hace más de un mes que la huelga de trabajadoras y trabajadores autoconvocados de la salud estalló en Neuquén. Hoy jueves santo llevan adelante un corte total de la Ruta nacional 22 a la altura de Arroyito y la medida cuenta con el apoyo de la comunidad del Alto Valle que reconoce el esfuerzo y las condiciones de extrema vulnerabilidad en las que trabajaron durante todo el año pasado ante la pandemia de covid 19. El 25 de febrero las dirigencias sindicales de ATE y UPCN  acordaron con el gobierno un aumento del 15 % en consonancia con el aumento que recibieron trabajadores de la educación. El pacto no contempló que más de 20 asambleas de distintos hospitales y centros de salud habían votado rechazar ese acuerdo y exigirle al gobierno un aumento del 40 % ya que durante 2020 se cogeló su salario mientras la inflación subía. El desgaste y la angustia del sector trabajador de salud de la «primera línea» se transformó en bronca y organización en asambleas.

Entrevistamos a Marcos Campos, trabajador polivalente del servicio de quirófano del Hospital Castro Rendón, que se desempeña hace 14 años como mucamo y camillero.

¿Cómo surge la organización de trabajadores y trabajadoras autoconvocados de salud y por qué se inicia el conflicto?

-Siempre estuve afiliado a ATE y siempre participando de las asambleas y con este último acuerdo que firmaron se desató bronca porque estuvo en desacuerdo con las 20 asambleas de los hospitales, la firmó gente que nunca atendió un paciente y nunca arriesgó su vida en la primera línea. Que hayan firmado un acuerdo que nos robe el 40 % de nuestro salario desconoce todo lo que pasamos los trabajadores del hospital. No estamos discutiendo salario del 2021 estamos discutiendo que el año pasado mientras nosotros estábamos combatiendo y dejando la vida durante la pandemia, compañeros que no van a volver porque quedaron con secuelas horribles del contagio, mientras nosotros estábamos ahí nos estaban robando el sueldo y eso no lo quieren reconocer e indigna a los trabajadores por eso estamos en la ruta un mes después.

¿Cuáles son los principales puntos a discutir?

El reclamo principal es el 40% de aumento que nos deben del año pasado porque estaban congelados nuestros sueldos; el pase a planta de nuestros compañeros eventuales que entraron durante la pandemia y arriesgaron su vida y la de su familia y eso lo reconocemos, y después hay compañeros de sectores que plantean la reducción horaria a 6 horas porque como sabrán lo que fue el trabajo durante la pandemia fue agotador y lo que el gobierno salió a decir en los medios no lo pudieron cumplir como los diagramas burbuja, hospitales a quienes no les querían dar las herramientas porque no eran hospitales covid como el heller o el centenario y el sistema colapsó. Esos compañeros están planteando el agotamiento y el estrés de lo que significa trabajar durante la pandemia y que se reconozca la reducción horaria. Además Siprosapune plantea la discusión de la carrera. Pero lo que nos atraviesa a distintos actores de salud desde el técnico de laboratorio, mucamo, administrativo, médico, enfermero es transversal a los sindicatos por eso hoy estamos parados en la ruta. La mayoría somos afiliados a ATE, algunos a UPCN, a Siprosapune, al SEM y que no están afiliados a ninguno también.

¿Se podría decir que hubo un estallido de la salud en Neuquén? ¿Cómo vivieron la pandemia?

-Es una acumulación de cosas, en principio cuando dijeron que íbamos a estar en la primera línea y que nos íbamos a enfrentar a algo que no teníamos ni idea nos dijeron que nos teníamos que preparar para lo peor, cuando llegó lo peor empezaron a contagiarse y a caer compañeros y compañeras, lloraban en los pasillos por sus familias y durante todo este tiempo nos congelaron el sueldo, nos pagaron en cuotas el aguinaldo, nos fueron dando bonos y mientras tanto nosotros no tuvimos ni tiempo de llorar a los compañeros que se fueron, entonces cuando llegó el momento de reconocer el trabajo que estábamos haciendo el gobierno nos dio la espalda, el mismo que nos había aplaudido y que dijo que no tenía nada para reprocharnos. No puede ser que haya falta de respuesta del sindicato de Carlos Quintriqueo, da bronca que junto con el MPN no reconozcan el trabajo que hicimos los trabajadores de la salud de hecho nos vacunamos antes que todo el mundo sin saber qué era esa vacuna.

Imaginate que 20 asambleas de los hospitales de entrada votaron rechazar el acuerdo, y cuando fue el plenario de ATE hubo solo un voto en contra que era de los trabajadores de la salud, entonces ¿dónde estaban todos esos votos de las asambleas? Eso generó muchísima bronca con la dirigencia sindical.

¿Cómo se organizan para llevar a cabo la lucha?

Las asambleas es algo que a partir de este conflicto los trabajadores empezamos a recuperar. Las asamblas del hospital Casitro Rendón no se podía hacer mociones para que se votara, solo te informaban lo que habían firmado o lo que iban a hacer. Lo democrático lo empezamos a recuperar ahora cuando se valora cada opinión y se vota, por eso se vuelve cada vez más fuerte este movimiento de trabajadores que estamos reclamando. Antes no había delegados, y las discusiones de las bases no salían. Claramente los trabajadores nos cansamos, jugaron con nosotros y con todo. La indignación se acumló.

¿Cómo piensan su reclamo en relación a las demás luchas sindicales en salud que hay en otras provincias?

Nosotros vamos a estar otra vez en la segunda ola y en la primera línea y además nos vamos a estar preocupando porque no llego a fin de mes, porque un pantalón está 4000 pesos, porque el alquiler es impagable, son precios petroleros. En Mendoza los trabajadores vitivinícolas también se levantaron, entonces hay como una línea para bajarle el sueldo a todos los trabajadores. Esto es un ajuste en curso que tiene de cómplice a las burocracias sindicales. Y a lo largo y anchos del país los trabajadores están organizándose, los de salud en particular, en Chubut, en Santa Cruz, Buenos Aires están habiendo movimiento de autoconvocadxs.





Fuente: Anred.org