March 11, 2021
De parte de Nodo50
193 puntos de vista


Pablo Fluiters

La tradici贸n antimilitarista en la m煤sica es anterior al movimiento por la insumisi贸n, pero ambas se deben a la lucha de los primeros objetores pol铆ticos en los a帽os 70. Artistas como V铆ctor Manuel, Adolfo Celdr谩n o Cecilia ya hab铆an cantado a los soldados que no quer铆an luchar. Para frenar el apoyo social que cosechaba el Movimiento de Objetores de Conciencia, el PSOE cre贸 en 1984 una Ley de Objeci贸n de Conciencia (LOC) parcial y est茅tica que buscaba deslegitimar los argumentos de los activistas ofreciendo soluciones parciales.

Surge en este contexto el movimiento insumiso, cuyo objetivo es impedir la ejecuci贸n pr谩ctica de esa Ley de Objeci贸n de Conciencia. La m煤sica volvi贸 a prestarse como veh铆culo para concienciar a un p煤blico joven, que era al final quien deb铆a tomar los mayores riesgos cuando fuese llamado a filas. As铆, los zaragozanos Misi贸n Imposible retrataban la s贸rdida vida del recluta en su tema 鈥淢ili no鈥. En 1988 muchas bandas de punk rock participan en el disco Rock Anti Mili. Cada vez m谩s grupos se unen al movimiento.

La LOC establec铆a un tribunal que juzgar铆a a cada objetor, delimitando el derecho a objetar de forma arbitraria. En 1985, casi 3.000 objetores enviaron cartas id茅nticas redactadas colectivamente alegando su intenci贸n de objetar. Tres a帽os despu茅s, la cantidad de objetores se acerca a los 10.000 casos. Enviar cartas colectivas imped铆a al tribunal juzgar casos individuales. En la pr谩ctica, o rechazaban a todos, evidenciando el fraude que supon铆a la ley del PSOE, o aceptaban a todos, demostr谩ndose su incapacidad. Durante los primeros a帽os, el criterio fue aceptarlas todas, libr谩ndose as铆 cientos de j贸venes de tener que tomar las armas.

Para animar a los j贸venes a luchar colectivamente, las bandas introducen a las organizaciones en sus composiciones. Reincidentes publicar铆a en 1991 su tema 鈥淢ili KK鈥, compartiendo nombre con el colectivo antimilitar. En el 93, Kojon Prieto y los Huajalotes lanzan un himno, 鈥淚nsumisi贸n鈥. En ella aconsejan a los j贸venes: 鈥淪i te sales del reba帽o; y no te va el uniforme; vete directo al MOC. O si no, vete a Kakitzat; que te informan y te explican; lo que es la insumisi贸n鈥. Los pamplonicas tambi茅n dicen 鈥渘o me gusta la corneta, pa鈥 eso me hago de la ETA鈥, una estrofa por la que hoy te puede caer una pena similar a los dos a帽os y cuatro meses de c谩rcel a los que se expon铆an los j贸venes insumisos.

A pesar de que el movimiento hab铆a comenzado a mediados de los a帽os 80, es a comienzos de los 90 con la participaci贸n espa帽ola en la Guerra del Golfo cuando crece en apoyos. El esp铆ritu antimilitar se expresar铆a desde las formas sutiles del d煤o Amistades Peligrosas en 鈥淓l pr铆ncipe valiente鈥 a la m谩s expl铆cita 鈥淣inguna bandera鈥, de Barricada o las soflamas del floreciente anarcopunk estatal.

Pronto se establece una clara diferencia entre los j贸venes quintos e insumisos y los militares, un antagonismo que tambi茅n reflejaban los pioneros del rap en espa帽ol Codigo Mortal. Con su 鈥淩ap de la Mili鈥 en 1989 propon铆an: 鈥淪oluci贸n; un ej茅rcito profesional; 驴o si no? Supresi贸n del servicio militar鈥. En la misma l铆nea, la banda A Palo Seko declaraba en su 鈥淒eserci贸n鈥: 鈥淨ue arriesguen ellos su vida, que vayan al frente a luchar; ellos que han elegido la carrera militar鈥. Ska-P se enfrentan al 鈥淪argento Bolilla鈥, que les espeta en la canci贸n que nunca ser谩n buenos militares, en un cuadro que recuerda a las vi帽etas de Historias de la Puta Mili de Iv脿.

El apoyo social tambi茅n era clave. Militantes y artistas se presentaban en los juicios a los insumisos para autoinculparse por haber inducido a los j贸venes a rechazar la mili, forzando a los jueces a condenarlos y dar mayor repercusi贸n a los juicios. El cantautor catal谩n Lluis Llach ser铆a uno de ellos. Llach incluso grab贸 鈥淚nsubm铆s鈥 con colaboraciones de insumisos para hacer los coros. Otros artistas de su generaci贸n tambi茅n pondr铆an su m煤sica al servicio de la causa. V铆ctor Manuel incluir铆a su tema 鈥淐ruzar los brazos鈥 junto con Miguel R铆os para el disco en directo El gusto es nuestro. Estos artistas a los que la obligaci贸n del servicio militar les quedaba lejos usaron su credibilidad para mostrar que los insumisos no eran los chavales nihilistas y vagos que el gobierno y los medios quer铆an dar a entender, sino j贸venes concienciados contra el militarismo. Autores consagrados apoyaron en su disco debut a Javier 脕lvarez, que en 鈥淯no, dos, tres, cuatro鈥 tambi茅n animaba a los j贸venes a rehuir la mili.

En 1993 se publica Grita Insumisi贸n, un doble casete con 57 temas de bandas diferentes y acompa帽ado de un libreto de letras antimilitaristas. Para entonces hay m谩s de 9.000 insumisos en el Estado. Terminada la Guerra del Golfo, muchas canciones pasan a se帽alar las repercusiones del servicio militar en la vida de los j贸venes. Chicharrica lo compara con un secuestro como ya hicieran Reincidentes en 鈥淪ecuestro legal鈥. Soziedad Alkoholika dice en 鈥淢ili mierda鈥 鈥渘o pienso perder todo un a帽o鈥 y los metaleros Ob煤s hablan de 鈥渄oce largos meses鈥 en su 鈥淶ona militar鈥. El cantante de Ob煤s lanza con su otra banda, Saratoga, el tema 鈥20 a帽os鈥.

La juventud de los insumisos es otro argumento que perjudica a la imagen de jueces y pol铆ticos. Los conquenses Kuero tambi茅n lo reflejan en su tema 鈥淒esde ni帽o鈥. Los conciertos de tem谩tica insumisa se suceden, incluyendo la celebraci贸n en Bilbao del Intsumisio Eguna, que se realiz贸 desde 1994 hasta 2001.

Mientras, el PSOE intenta poner en funcionamiento la Prestaci贸n Social Sustitutoria (PSS). La oposici贸n de los insumisos a la PSS es doble. Por una parte, su duraci贸n de 18 meses frente al a帽o de mili evidencia su car谩cter disuasorio. Adem谩s, se trata de tiempo de trabajo gratis, no un servicio civil. La idea del gobierno es minar el apoyo de los trabajadores desempleados a los objetores. En su 鈥淢uy mal rollo II鈥 la banda Mani谩tica lo explica: 鈥淟a PSS quita puestos de trabajo; y ya somos tres millones de paradas, sin sindicato, sin sueldo y obligadas鈥. Skaparapid anima a los j贸venes a pasar tanto 鈥渄e lo militar鈥 como 鈥渄e objetar鈥 en 鈥淚nsumisi贸n鈥. Con el mismo t铆tulo, la canci贸n de Club Negro reza 鈥渘i civil ni militar鈥.

En 1997 y ya con el PP en el poder, el gobierno empieza a tener problemas para ubicar a los reclutas de la mili. Se calcula, adem谩s, que para entonces hay casi 800.000 objetores a los que no tienen d贸nde asignar para cumplir el servicio sustitutorio, ayudados por colectivos y ONG que ponen trabas para colaborar con el Estado. Y a eso se suman miles de insumisos.

La investidura de Aznar que se pact贸 con CiU tuvo la eliminaci贸n del servicio militar como condici贸n, lo que lleva a m谩s j贸venes que nunca a desertar u objetar, sabiendo que si prolongan la cuesti贸n un par de a帽os, la mili ser谩 abolida y quedar谩n libres de obligaciones. La situaci贸n insostenible lleva al ejecutivo a adelantar su final, terminando con ella en un Decreto Ley el 9 de marzo de 2001.

La organizaci贸n de los grupos por la insumisi贸n, m谩s all谩 de las muchas militancias que la conformaban, permiti贸 en apenas 15 a帽os lo que a comienzos de los 80 parec铆a una utop铆a: la abolici贸n total del servicio militar obligatorio. Fue gracias a la determinaci贸n de quienes se sacrificaron a penas m谩s duras y prolongadas que la propia mili y al empe帽o de una sociedad civil que no dej贸 que la pusieran en contra de sus j贸venes. Su ejemplo despert贸 una solidaridad que mantuvo uno de los pocos frentes que derrot贸, sucesivamente y hasta gran victoria, al poder y los vestigios del franquismo. Su lucha no termin贸 ah铆, fue el mismo colectivo antimilitarista fuertemente equipado el que organiz贸 en 2003 las multitudinarias protestas contra la guerra de Irak. 20 a帽os despu茅s de aquel triunfo 煤nico, hay pocos rincones del poder satisfechos con el papel que decidieron jugar. Por eso es en la memoria de la lucha, inmortalizada en versos solidarios y rabiosos, donde podemos encontrar la inspiraci贸n para seguir luchando.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/music…




Fuente: Antimilitaristas.org