February 25, 2022
De parte de CNT
2,321 puntos de vista
  • Las empleadas del hogar logran que el Tribunal de Justicia de la Uni贸n Europea (TJUE) reconozca que es una discriminaci贸n su trabajo no tenga acceso al paro en Espa帽a
  • Su reivindicaci贸n que se une a otras b谩sicas al no estar dentro del Estatuto de los Trabajadores y con las consecuencias de la pandemia a煤n latentes

Empleadas de segunda. As铆 se sienten las mujeres que trabajan en la limpieza, cuidado y asistencia en los domicilios. Pese a que sus empleos y funciones fueron catalogadas de esenciales en medio de la pandemia, sus derechos laborales no reflejan ese reconocimiento social. Decimos ellas porque son mayoritariamente mujeres quienes acceden a estos empleos. Y muchas de ellas, migrantes. Ellas est谩n fuera del marco general de los trabajadores (el Estatuto), tienen que luchar con mucha precariedad, la falta de estabilidad e incluso situaciones de violencia.

La nueva regulaci贸n del R茅gimen General de Trabajadoras del Hogar regula la contrataci贸n, que deber谩 de ser por escrito, incorpora dos pagas extra frente a las dos medias pagas establecidas anteriormente, y da derecho al descanso semanal, la baja por enfermedad y la baja por accidente. Aunque en la pr谩ctica no hay ninguna responsabilidad p煤blica mediante inspecci贸n laboral para que se cumpla esa normativa debido al derecho a la inviolabilidad del domicilio y tampoco se reconoce el derecho a la prestaci贸n por desempleo.

Por eso, esta reivindicaci贸n, que han llevado al Tribunal de Justicia de la Uni贸n Europea (TJUE) desde asociaciones como Territorio Dom茅stico, ha sido un buen impulso a esta lucha de a帽os. Se trata de igualar en derechos a estas trabajadoras con el resto, para lo que tambi茅n se solicita la ratificaci贸n del Convenio 189 de la OIT, que desde el Gobierno actual se asegura que est谩 en marcha pero que no termina de llegar.

Una situaci贸n de desigualdad y discriminaci贸n por g茅nero que sufren m谩s de 400.000 mujeres en el pa铆s pero que de forma informal, sin estar afiliadas a la Seguridad Social, la cifra superar铆a las 550.000 personas en el Estado espa帽ol. Dice la demanda que 鈥渓os datos sobre este nivel de ocupaci贸n que resultan demoledores y que en absoluto han sido discutidos por la demandada, de manera casi el 100 % del colectivo de los empleados de hogar, en Espa帽a, lo forman mujeres, y m谩s de un tercio, ciudadanas extranjeras鈥.

Concretamente, la sentencia del TJUE reconoce que el colectivo de trabajadoras ha sido discriminado ya que sus condiciones no son suficientes para excluirlas del derecho al paro al compararlas con las situaciones laborales de otros trabajadores. Adem谩s, reconoce que el hecho de que estos empleos se desarrollen en domicilios particulares y con empleadores no profesionales aumenta el riesgo de fraude, de reducci贸n de la cuota declarada o de otras violaciones de los derechos laborales que si tuvieran derecho a la prestaci贸n por desempleo estar铆an m谩s protegidas.

鈥淪e opone a una disposici贸n nacional que excluye las prestaciones por desempleo de las prestaciones de seguridad social concedidas a los empleados de hogar por un r茅gimen legal de seguridad social, en la medida en que dicha disposici贸n sit煤e a las trabajadoras en desventaja particular con respecto a los trabajadores y no est茅 justificada por factores objetivos y ajenos a cualquier discriminaci贸n por raz贸n de sexo鈥, dice la sentencia.

Desde CNT exigimos que a las trabajadoras del hogar se les reconozca los mismos derechos que al resto de sectores inmediatamente. Seguir posponiendo esta discriminaci贸n supone mantener al colectivo en situaci贸n de esclavitud y vulnerabilidad, siendo el Estado el principal responsable.




Fuente: Cnt.es