December 12, 2022
De parte de Briega
159 puntos de vista

A partir de varias entrevistas personales realizadas a miembros de la Plataforma de Familias por las Muertes en Prisi贸n, un compa帽ero nos habla de qui茅nes han formado recientemente este colectivo y los motivos que les han llevado a ello. Historias de familias que han perdido a alguien fallecido bajo custodia de Instituciones Penitenciarias y que han decidido no callarse y luchar para que sus casos no sigan repiti茅ndose.

El pasado 6 de octubre varias decenas de familiares de presos fallecidos bajo custodia acudieron de diferentes puntos de todo el Estado y se concentraron en Madrid, frente a la Secretar铆a General de Instituciones Penitenciarias. En la concentraci贸n demandaban a la instituci贸n verdad y justicia en el esclarecimiento de la muerte de sus familiares. Los familiares implicados, en su gran mayor铆a madres y hermanas de presos fallecidos aprovecharon para contar sus casos y expresar su rabia y su sufrimiento, se帽alando el trato inhumano al que sus parientes fueron sometidos y reclamar la investigaci贸n sobre la muerte. La concentraci贸n fue la primera que realiza la Plataforma de Familias por las Muertes en Prisi贸n, colectivo que espera poder realizar m谩s acciones de este tipo y dar visibilidad a la situaci贸n de injusticia, opacidad, torturas y falta de medios sanitarios en las prisiones del Estado.

Las familiares acudieron a la prisi贸n con carteles que alud铆an a la violencia institucional y la falta de investigaci贸n de las conductas delictivas. Las fotograf铆as de los fallecidos estampadas en las pancartas o las camisetas se acompa帽aban de mensajes como 鈥淪iempre contigo, Miguel 脕ngel鈥 o 鈥淎ntonio Rivero Juez: investigaci贸n y justicia, su familia, pedimos la investigaci贸n del fallecimiento bajo custodia en el centro penitenciario de Badajoz, el 25 de abril de 2020鈥. A prop贸sito, la antrop贸loga Mar铆a Pita se帽ala la funci贸n testimonial de este tipo de fotograf铆as y mensajes como un medio para simbolizar el sufrimiento y reclamar justicia, un elemento que permite dar al fallecido el estatus que se merece como persona y que el Estado le neg贸. Como me contaba Ana, hermana de Juli谩n, fallecido en la prisi贸n de Alcal谩 Meco, la fotograf铆a de su hermano 鈥渞epresenta las injusticias鈥 de 茅l, y de todos los que han fallecido ah铆, todas las injusticias que se cometen ah铆 adentro en las que nadie, NADIE toma cartas en el asunto, ni un juez ni un fiscal鈥. La concentraci贸n transcurri贸 con normalidad, con momentos de fuerte emotividad al canalizar la rabia contra las instituciones.

驴Qu茅 ten铆an en com煤n estas mujeres? La mayor铆a pertenec铆an a clase trabajadora, sus familiares, todos j贸venes de entre 18 y 35 a帽os ten铆an problemas de drogadicci贸n o salud mental y hab铆an acabado en la prisi贸n-dep贸sito, ese espacio institucional en el cual el control se ejerce no a trav茅s de la disciplina o la correcci贸n, sino como dir铆a Basaglia, a trav茅s de la droga o la enfermedad como medios de control por destrucci贸n. Sus hermanos o hijos se encontraban en m贸dulos conflictivos y de aislamiento, aquellos que la instituci贸n considera aptos para los peligrosos o dif铆ciles, a los que se controla mediante la perpetuaci贸n de sus problemas. Todas estas mujeres hab铆an decidido dar un paso adelante, politizar el malestar y convertir el sufrimiento en un elemento pol铆tico.

Por lo general, las familiares ve铆an la prisi贸n como un espacio en el que la integridad f铆sica de sus hermanos o hijos estaba en peligro antes de su muerte, ya fuera por sus problemas de salud, la falta de recursos para tratarlos, los conflictos con los carceleros u otros presos y el f谩cil acceso a drogas y psicof谩rmacos. Es preciso se帽alar que las c谩rceles cuentan con 200 m茅dicos para atender a 55.000 presos, de los cuales entre el 50 y el 75% tiene problemas de salud mental o drogadicci贸n. Como se帽ala el informe del Comit茅 de Prevenci贸n de la Tortura (CPT) de 2021 la atenci贸n psiqui谩trica es pr谩cticamente inexistente.

El miedo dificultaba adem谩s que estas mujeres actuaran libremente para denunciar dichas situaciones por lo que pudieran hacer contra sus familiares. Mari 脕ngeles, madre de Adri谩n, fallecido en Mor贸n, me relataba c贸mo una vez que su hijo hab铆a fallecido, la instituci贸n ya no la pod铆a acallar porque no ten铆a nada que perder: 鈥渟e aprovechan del miedo que infunden ellos, del terror, porque son terroristas鈥 el miedo paraliza, pero a m铆 ya no me pueden hacer nada鈥.

Las familiares cuentan c贸mo vivieron la situaci贸n de fallecimiento, dando una versi贸n muy diferente de los hechos a la de la prisi贸n. Pamela, hermana de Manuel, fallecido en la prisi贸n de Badajoz reclama que su hermano no recibi贸 atenci贸n m茅dica cuando la requiri贸: 鈥渆stuvo un a帽o con leucemia, le mandaban paracetamol, no le hicieron anal铆ticas, no le sacaron y muri贸鈥e sacaron para morir鈥. Asimismo, M贸nica relataba la situaci贸n de su hermano Samuel en Tenerife II, que con 31 a帽os y estando en silla de ruedas falleci贸 con golpes en la cabeza y las manos: 鈥渓o que queremos saber es de qu茅 son esos golpes si la autopsia no lo recoge 驴por qu茅 est谩n esos golpes? Y hay pruebas, incluso hay un m茅dico forense que pagamos la familia que reconoce que los golpes que tiene Samuel son golpes contusos vitales鈥.

Tanto en la concentraci贸n como en las entrevistas, las mujeres hacen referencia a la falta de inter茅s en investigar los fallecimientos. Victoria, madre de Jes煤s, que su hijo falleci贸 en la c谩rcel de Sevilla I me contaba que a la investigaci贸n de su hijo le quer铆an 鈥渄ar carpetazo鈥ye perdona mira, pero 驴una sobredosis en prisi贸n? 驴c贸mo? 驴si en la prisi贸n no se puede entrar droga? Mi hijo estaba bajo custodia de Instituciones Penitenciarias鈥 se帽alando as铆 la responsabilidad 煤ltima del Estado sobre el fallecimiento. Aina Graciela, madre de Claudia Ximena, fallecida en Wad Ras, denunciaba que la investigaci贸n llevada a cabo por parte de los mossos constaba de 6 folios: 鈥測o quiero claridad, quiero transparencia, quiero que se me diga, se帽ora, este es el protocolo, este funcionario hizo as铆, actu贸 de esta forma, su hija ese d铆a peleo con el funcionario por esto鈥 pues vamos a investigar a ese funcionario, ser铆a lo correcto鈥. Al respecto Ana, hermana de Juli谩n me contaba que su impresi贸n era que las autopsias eran 鈥渃opias y pegas鈥 y que se sent铆a muy poco respaldada por la justicia, puesto que ten铆a pruebas de la negligencia m茅dica que hab铆a sufrido su hermano, testimonios de que a su hermano no le llevaron al m茅dico pese a las demandas reiteradas de todos sus compa帽eros.

Los familiares apuntan continuamente a que sus parientes detenidos han recibido un tratamiento inhumano. As铆, interpelan directamente a la instituci贸n, intentando poner a prueba, con Ranci猫re, el enunciado de la igualdad del ser humano: 驴estar privado de libertad implica merecer el mismo trato a nivel sanitario? 驴tener el mismo acceso a la justicia? 驴tener el derecho a ser protegido, a ser respetado, a vivir? Como me contaba 脕ngeles, cuyo hijo Jos茅 Joaqu铆n falleci贸 en la prisi贸n de Sevilla: 鈥溌縩o son seres humanos? QUE SON SERES HUMANOS鈥 tenemos que acabar con esto es una injusticia muy grande, que se haga esto por 500 euros por los que estaba condenado mi hijo鈥 y los poderosos, sus hijos no entran, no la pisan鈥.

El CPT en su informe de 2021, que las familiares tuvieron oportunidad de relatar, indicaba las m煤ltiples deficiencias del Estado Espa帽ol en materia de prevenci贸n de la tortura, se帽alando la perpetuaci贸n de pr谩cticas de maltrato f铆sico y verbal, la falta de investigaci贸n de las quejas de los internos, la ausencia de cobertura de las c谩maras de seguridad y las dificultades de acceso a las grabaciones: 鈥渓a visita del CPT en 2020 demuestra que sigue existiendo un patr贸n de malos tratos f铆sicos infligidos por los funcionarios de prisiones como reacci贸n desproporcionada y punitiva鈥.

Tras el fallecimiento, las familiares describ铆an el trato de la prisi贸n como vejatorio. Algunos de ellas recibieron la noticia por tel茅fono y no pudieron recoger las pertenencias de sus parientes. Aina Graciela me contaba que el mismo d铆a que falleci贸 su hija acudi贸 a la prisi贸n donde le sacaron sus enseres en 鈥渂olsas de basura鈥 todas las cosas de mi hija salen en bolsas negras鈥 todo tirado鈥 o sea鈥 aqu铆 tiene las cosas, ll茅vese a su muerto, y ya est谩鈥.

Las situaciones de duelo a las que los familiares se enfrentan son complicadas. Algunas de estas mujeres se encuentran en tratamiento psicol贸gico y psiqui谩trico a consecuencia del fallecimiento: la gravedad de los hechos, la falta de investigaci贸n, de explicaciones claras y de reconocimiento institucional dan lugar a una vivencia traum谩tica. Algunas de ellas hab铆an tenido que dejar de participar en grupos de apoyo por las dificultades que les supon铆a enfrentarse cotidianamente a hechos similares. Otras se帽alaban que el poder expresarse ten铆a cierto componente cat谩rtico, pero, en cualquier caso, todas indicaban la importancia de tener una red de apoyo para poder lidiar con la situaci贸n.

Los familiares de los presos son una de las formas de protecci贸n m谩s importantes contra la impunidad. Su lucha puede contribuir a la mejora de las condiciones de vida de la poblaci贸n reclusa, a la vigilancia de malos tratos y la reducci贸n del punitivismo. La Plataforma no s贸lo lucha por la investigaci贸n de sus casos, sino por evitar que m谩s casos como los suyos sucedan. 脕ngeles me dec铆a 鈥測o ya no le voy a dar a mi hijo la vida鈥 pero no quiero que eso le siga pasando a los chavales porque es que ellos no tienen protecci贸n ninguna ah铆 adentro, es que hacen con ellos lo que les da la gana, y es una injusticia muy grande鈥.  As铆 mismo, las personas de la Plataforma luchan contra la negaci贸n del sufrimiento que comete la mayor铆a social por el hecho de que las v铆ctimas son personas presas. Como me contaba Mari 脕ngeles de Sevilla: 鈥渓o mismo que las mujeres maltratadas, que antes sufr铆an y les dec铆an que ten铆an que hacerle caso al marido, lo ve铆an normal鈥 hoy en d铆a hay una ley que las defiende y las protege, pues esto tiene que ser igual, a base de luchar, luchar y luchar鈥. Esperemos que sea as铆 y que esta concentraci贸n sea s贸lo un primer paso para la Plataforma.

Para contactar con la Plataforma: pmuertesenprision@gmail.com




Fuente: Briega.org