October 8, 2021
De parte de La Haine
331 puntos de vista


Poco se informa en Europa sobre la situaci贸n social, pol铆tica y econ贸mica de Nicaragua y mucho y mal, o de forma manipulada, de los pr贸ximos comicios. Frente a la charlataner铆a y propaganda barata, datos concretos, contrastados y reales. Empiezo.

La realidad es que Nicaragua tendr谩 elecciones libres y casi 4,5 millones de ciudadanos podr谩n ejercer su derecho al sufragio en uno de los 3.106 centros de votaci贸n establecidos a lo largo y ancho del pa铆s. Culminados los procesos de impugnaci贸n, objeciones鈥 ha quedado publicada la lista final de candidatos y candidatas a las elecciones generales del 7 de noviembre. Concurrir谩n 7 Partidos Pol铆ticos y Alianzas: Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Alianza Frente Sandinista de Liberaci贸n Nacional (FSLN), Partido Camino Cristiano Nicarag眉ense (CCN), Partido Yapti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka (YATAMA), Partido Alianza Liberal Nicarag眉ense (ALN), Partido Alianza por la Rep煤blica (APRE), Partido Liberal Independiente (PLI).

De cara a la campa帽a electoral y al escrutinio de los votos

El 25 de septiembre se dio el pistoletazo de salida a la campa帽a electoral, que durar谩 hasta el 3 de noviembre. Una campa帽a at铆pica por la situaci贸n de emergencia sanitaria provocada por la pandemia mundial de la COVID-19 y que se est谩 desarrollando en un ambiente de paz, tranquilidad, justicia, tolerancia, respeto, plena garant铆a, convivencia pac铆fica y seguridad ciudadana. Se han establecido medidas preventivas, desde el compromiso con la salud de todas y todos los nicarag眉enses. Se ha puesto en marcha, por parte del Consejo Supremo Electoral (CSE), y atendiendo lo marcado por las autoridades sanitarias, un protocolo de bioseguridad, que contempla medidas como evitar eventos presenciales masivos y con un tiempo m谩ximo de una hora y treinta minutos, no realizar caravanas electorales鈥 y que hasta la fecha, todas las candidaturas est谩n respetando.

Tras la campa帽a se proceder谩 a la votaci贸n. S贸lo dos datos, de decenas que se podr铆an usar, y que desde el sentido com煤n desmontan los disparates medi谩ticos que algunos medios de comunicaci贸n lazan como un mantra, pero sin contraste period铆stico alguno, sobre la falta de garant铆as democr谩ticas y derechos humanos en este proceso que analizamos: Uno, la Procuradur铆a para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), con una ampl铆a experiencia t茅cnica y profesional en procesos electorales, cubrir谩 todos los centros de votaci贸n y dos, los Partidos Pol铆ticos y Alianzas propondr谩n a m谩s de 190.000 Fiscales para las Juntas Receptoras de Votos (JRV). Si tenemos en cuenta que hay 13.459 Juntas Receptoras de Votos habr谩 14 ciudadanos fiscalizando plenamente la actividad en cada Mesa Electoral, 61 si hablamos de colegios electorales. Parece que las candidaturas cuentan con medios transparentes y suficientes para garantizar un proceso electoral libre y justo, escrutinio incluido.

Recientemente, he analizado varias encuestas, estudios, publicaciones con rigor cient铆fico鈥 sobre el momento pol铆tico en la Rep煤blica de Nicaragua. Una de los trabajos m谩s interesantes es el publicado por la Consultor铆a M&R, una agencia independiente de inteligencia de mercado con m谩s de 30 a帽os de experiencia. Extraigo un dato demoledor de mis pesquisas: el 94,4% del pueblo asegura que 鈥減or el bien del pa铆s deben aceptarse los resultados de las elecciones del pr贸ximo noviembre鈥. Y es que, aunque no se diga, Nicaragua, con su gobierno al frente, est谩 haciendo lo necesario para garantizar unas elecciones libres, transparentes y competitivas; democracia, que se llama. Y ser谩 por esto, por lo que casi el 64% de los nicarag眉enses asegura estar entusiasmado con este proceso electoral.

La estabilidad pol铆tica, social y el proceso de recuperaci贸n econ贸mica, por mucho que pese a imperialistas y lacayos, es un hecho y lo constata los datos de probabilidad de emigraci贸n del pa铆s. Si en 2004 el 69,4% de las y los nicarag眉enses indicaban un planteamiento de posibilidad de emigrar, ahora s贸lo se lo contempla un 36,6%, un 铆ndice inferior, en muchos casos, al resto de pa铆ses de Am茅rica Latina.

Nicaragua tiene problemas, como cualquier pa铆s del mundo, y m谩s de dos terceras partes de la ciudadan铆a tiene conocimiento de ellos, pero el mismo 铆ndice poblacional valora positivamente la capacidad del Gobierno para la resoluci贸n y gesti贸n de ellos, y lo m谩s importante, tiene confianza en que as铆 ser谩. No en vano, m谩s del 71% de la poblaci贸n muestra confianza y credibilidad hacia el trabajo realizado por el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo. Hasta el 93% llega la calificaci贸n respectiva a la legitimidad, mientras que un paup茅rrimo 7% rechaza el trabajo realizado por el l铆der del Frente Sandinista. Obras son amores y no buenas razones.

Los 铆ndices anteriores se reflejan tambi茅n en la opini贸n del pueblo respecto a la 鈥渄irecci贸n por la que conduce el presidente Ortega al pa铆s鈥, un 63% piensa que van por 鈥渓a direcci贸n correcta鈥. Y debe ser por ello que el 92% de los nicarag眉enses comparten el mensaje de unidad de Daniel Ortega para ser 鈥渕谩s fuertes鈥 y 鈥渄errotar la pobreza鈥, o que casi el 77% abogue por el 鈥渞establecimiento del di谩logo tripartito鈥 despu茅s de las elecciones del 7 de noviembre. Que el pa铆s retome la paz, la estabilidad y progrese es, sin duda, el principal reto al que deber谩 enfrentarse el proyecto sandinista si, como es previsible, gana las elecciones. De ah铆, la importancia de estos comicios, que podr铆an batir r茅cord de participaci贸n desde 1990, calificados como 鈥渕uy importantes鈥 por el 89% de la poblaci贸n.

Vivir en paz y libertad

鈥淰ivir en paz y libertad鈥 es el imaginario de la democracia nicarag眉ense para m谩s de la mitad de la poblaci贸n, quienes dan un notable alto al 铆ndice de respeto de los derechos fundamentales en el pa铆s, tales como la libertad de religi贸n, el derecho de la ciudadan铆a a la propiedad, la libertad de empresa, el derecho a movilizarse dentro del territorio nacional y hacia el extranjero, el deber y derecho a elegir mediante voto a las autoridades del pa铆s. Del mismo modo, el 68,8% entiende que se cumple el derecho a expresarse libremente, con un 68,2% los derechos humanos de la poblaci贸n y con un 66,2% la libertad de expresi贸n de los medios de comunicaci贸n.

El 铆ndice de satisfacci贸n con los servicios p煤blicos que ofrece el gobierno tambi茅n es muy alto, con un 72,1% de media, las y los nicarag眉enses se muestran satisfechos con el estado de las carreteras, el sistema educativo, el servicio de transporte interurbano, el servicio de energ铆a domiciliar, el acceso al agua potable, los servicios de salud p煤blica, el alumbrado p煤blico, la seguridad鈥 y las oportunidades de trabajo.

Una amplia mayor铆a cree que el grado de libertades en Nicaragua es alto, para que la ciudadan铆a piense, diga, haga lo que considere, siempre y cuando se respeten las leyes y buenas costumbres de la sociedad.

Para el 68,6% de los y las nicarag眉enses lo m谩s importante de la democracia es que el pueblo tenga oportunidades reales de mejorar su calidad de vida, mientras que un 25% ponen el foco en la celebraci贸n de elecciones. En este apartado electoral el 83,3% entiende que si el pueblo lo decide, quien ejerce el gobierno puede ser reelecto, sin ning煤n problema, a un nuevo periodo, sin embargo, el 13,8% considera que bajo ninguna circunstancia debe permitirse la reelecci贸n.

El pueblo de Nicaragua se muestra abiertamente a favor de los servicios p煤blicos y de calidad, frente a modelos de colaboraci贸n p煤blico-privado. As铆 98,3% apuesta por un sistema de salud p煤blico, mientras un irrisorio 1,7% prefiere la sanidad privada. Lo mismo ocurre con la educaci贸n donde el 97,7% de la poblaci贸n defiende la gratuidad.

Esta tendencia no var铆a en lo referente a recursos vitales b谩sicos como el acceso a la energ铆a, el agua o la vivienda, donde hay un amplio respaldo a la pol铆tica impulsada por el Gobierno Sandinista para garantizar la accesibilidad universal y subsidiar estos bienes a qui茅n m谩s lo necesita.

Es probable que ninguno de estos datos abra portadas de peri贸dicos ni sea noticia en ning煤n informativo europeo, pero es de justicia social que se conozcan y difundan. Nicaragua avanza.

* Ismael S谩nchez Castillo es Diputado en el Parlamento de Andaluc铆a
www.mundoobrero.es




Fuente: Lahaine.org