July 19, 2021
De parte de La Haine
172 puntos de vista


En 2006 el pueblo volvi贸 a votar masivamente por el FSLN. Y a continuaci贸n, empez贸 a lavarse las heridas legadas por la verdadera dictadura: la neoliberal

A los interesados en conocer los mejores momentos de la revoluci贸n sandinista, recomiendo una estupenda antolog铆a de ensayos y discursos de Sergio Ram铆rez: Las armas del futuro (Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1987). Si la consigue o ya la tiene, gu谩rdela en un cofre junto con un 38 corto. Dicen que los opositores de Daniel Ortega andan busc谩ndola para incinerarla [porque es de cuando S. Ram铆rez aun no hab铆a seguido la senda de Vargas Llosa].

De mi lado, admito que ech茅 al fuego el ditirambo del comandante Tom谩s Borge a Carlos Salinas de Gortari (Salinas, los dilemas de la modernidad, Ed. Siglo XXI, M茅xico, 1993). No鈥 no es verdad. Aqu铆 lo tengo, subrayado. Son las ventajas del soporte-papel, no tan f谩cil de que se pierda en la nube.

Sigamos. El siglo XXI empez贸 en 1989, a帽o tormentoso para las izquierdas binarias de Occidente. Como es sabido, el socialismo real implosion贸 y cay贸 sin luchar. Mas poco se ha comentado de su impacto entre los fieles del marxismo extraterrestre. Parafraseando al maestro, la revoluci贸n mundial se hab铆a desvanecido en el aire. Y en su lugar, lleg贸 la proliferaci贸n exponencial de rebeliones nacionales de credo diverso, contra la globalizaci贸n neoliberal.

Tomemos un caso de aquel tormentoso 1989, cuando las izquierdas binarias se las vieron con un dilema m谩s complejo que el maniqueo posicionamiento de Ortega s铆/no: respaldar o condenar al general paname帽o Manuel Antonio Noriega (1934-2017). Noriega hab铆a sido colaborador de la CIA. Pero a mediados del decenio de 1980 se dio vuelta, tras concluir que EEUU jam谩s iba a devolver la soberan铆a sobre el canal, seg煤n lo estipulado en los Tratados Torrijos-Carter (1977).

Washington le solt贸 la mano, y las izquierdas binarias se formularon la pregunta de caj贸n: 驴qu茅 hacer? El debate encendi贸 pol茅micas similares a las de aquellos legisladores de Bizancio, totalmente sordos a las advertencias del pueblo: 隆Ah铆 vienen los turcos! Simult谩neamente, Washington le daba cuerda a los paladines de la democracia en Panam谩.

Por fin, las t谩cticas del golpe suave fracasaron. El 20 de diciembre de 1989 el Comando Sur bombarde贸 los barrios humildes de la capital paname帽a (seis a siete mil 500 civiles asesinados), y el mismo d铆a, en una base militar de la Canal Zone, el narcomagnate Guillermo Endara fue juramentado como presidente constitucional.

En comparaci贸n con otros jefes de Estado antimperialistas, Noriega carec铆a de respeto entre las izquierdas binarias. Sin embargo, comparti贸 junto con ellos el privilegio de ser despreciado por el imperio y fue el gobernante medi谩ticamente m谩s satanizado despu茅s de Per贸n.

La revoluci贸n nicarag眉ense no escap贸 a las generales de la ley. Pero a diferencia de la cubana, carec铆a de un gran timonel. Y as铆, su derrota electoral fue el ep铆logo del proceso que en 1979 prolog贸 Tom谩s Borge con un lema hermoso: El amanecer dej贸 de ser una tentaci贸n.

Diez a帽os y medio despu茅s, lleg贸 el anochecer. De un lado, ning煤n genio de la revoluci贸n hab铆a concebido el inusitado traspaso democr谩tico de un gobierno popular y antimperialista, a uno de signo totalmente contrario. Por el otro, los jefes sandinistas intuyeron que en adelante, ellos y el pueblo nicarag眉ense deb铆an pagar el gas, el tel茅fono y la luz.

Durante el periodo de transici贸n, la Asamblea Nacional (dominada por los sandinistas), aprob贸 las leyes de la pi帽ata. Leyes 85 y 86 que transfirieron tierras, inmuebles, bienes p煤blicos, empresas estatales, f谩bricas de az煤car, etc茅tera, al FSLN y organizaciones afines [para que no pasen a manos de la derecha terrateniente].

Ahora bien, ninguno de los que hoy cargan contra la corrupci贸n de los Ortega y Murillo opt贸 por purgar sus propias culpas en alg煤n convento de carmelitas descalzas.

Lo importante. En los 17 a帽os de saqueo neoliberal (1990-2006), Daniel Ortega reconstruy贸 el FSLN, aunque sea tejiendo alianzas non sanctas. Mientras, los muchachos del sandinismo renovador debat铆an acerca de si la democracia deb铆a ser como en Suecia o Espa帽a (!) o, a falta de m谩s, la democracia made in USA.

En esas andaban cuando a finales del 2006 隆h铆jole!… el pueblo vot贸 masivamente por el FSLN. Y a continuaci贸n, empez贸 a lavarse las heridas y da帽os legados por la verdadera dictadura: la dictadura neoliberal. Los indicadores sociales y econ贸micos mejoraron.

隆Uf!… ni t煤, ni yo: Sergio Ram铆rez se merece el Nobel de Literatura. Por sus novelas, claro. Porque sus nov铆simas ideas de poco sirven si las armas del futuro se cargan con el engrudo ideol贸gico del ultraliberal Felipe Gonz谩lez, mezclado con el engrudo plus del ultraneoliberal Mario Vargas Llosa.

Aunque no estoy seguro que lo gane. Un amigo editor que vive en Suecia me cuenta que la pol铆ticamente correcta academia est谩 pensando en una escritora que sea nicarag眉ense, ex militante del FSLN, experta en asuntos de sexualidad, feminismo y comprometida en la lucha contra todas las dictaduras. Requisito fundamental: que sea G y B (guapa y bella). 驴Qui茅n ser谩?

La Jornada / La Haine




Fuente: Lahaine.org