November 24, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
278 puntos de vista


La integrante del Consejo Presidencial de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), Zilar Stêrk, dijo que no se puede seguir tolerando el aislamiento contra el líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan, encarcelado desde 1999 en la isla-prisión de Imrali, en Turquía.

En una entrevista con Medya Haber, Stêrk además señaló que Turquía experimenta una grave crisis política, económica y social, debido al sistema de aislamiento que comenzó en İmrali y se extendió por toda Turquía.

A su vez, la representante de la KCK aseveró que la lucha organizada de las mujeres, que no se someten al sistema dominante, abrió una brecha en la ideología del propio sistema controlado por los hombres. Al mismo tiempo, subrayó que la lucha de las mujeres no es sólo una lucha por los derechos, sino también por las libertades. Stêrk enfatizó que para seguir desarrollando y profundizando la dimensión de la libertad de la lucha de las mujeres, se necesita ampliar su organización tanto a nivel local como global.

“Los sistemas estatales no reconocen el derecho a la vida de las mujeres –explicó-. Contra esto, las mujeres participaron en la resistencia y la organización, aunque en lugares separados. Mañana es 25 de noviembre. ¿Cómo se organizaron las mujeres para contrarrestar la violencia contra ellas?”.

Stêrk señaló que las mujeres “nos nutrimos del espíritu de libertad y democracia de las hermanas Mirabel. Los consideramos una herencia histórica para nosotras y seguimos llevando su bandera con orgullo como movimiento kurdo por la libertad”.

“Por supuesto, la lucha de las mujeres no se limita a la historia de la lucha organizada –indicó-. Incluso en los procesos en los que las mujeres no estaban suficientemente organizadas, nunca agacharon la cabeza ante el sistema dominado por los hombres, ante la violencia de los hombres”.

Las mujeres “siempre han estado en una posición de resistencia contra ellos, aunque sea a nivel individual –remarcó-. Ninguna mujer ha aceptado la dominación. Hay una lucha histórica muy seria contra esto. Sin embargo, la historia de la lucha de los últimos doscientos años es una lucha más organizada. Como resultado de esta lucha organizada, las mujeres han conseguido algunos derechos en todo el mundo. Lograron obtener algunos derechos políticos, algunos derechos en el ámbito de la educación, algunos derechos sociales”.

“Sin embargo, cada vez está más claro que la lucha de las mujeres no es sólo una lucha por los derechos –expresó Stêrk-. Es una lucha por los derechos y las libertades. Es necesario seguir desarrollando y profundizando la dimensión de libertad de la lucha de las mujeres. Desarrollar y profundizar esto depende de que las mujeres hagan crecer sus organizaciones tanto a escala global como local”.

Para alcanzar esto, en primer lugar “las mujeres deben ampliar sus organizaciones a escala global y local –reiteró la representante de la KCK-. En otras palabras, ningún sistema dominante puede hacer frente a las mujeres organizadas”.

“Asimismo, está suficientemente demostrado que si las mujeres no organizadas intentan luchar como individuos, no tienen mucho éxito –advirtió-. De la organización surge la lucha. De la organización surge la voluntad. En este sentido, las mujeres tienen que desarrollar la organización que ya tienen a nivel local y universal allí donde se encuentren”.

Stêrk analizó que “hay organizaciones de mujeres en todos los países. Podemos definirlas como pequeños islotes de lucha de género. Se están reuniendo en congresos, conferencias, talleres y comienzan a desarrollar sus esfuerzos para transformar el poder de las mujeres en una gran sinergia. Esto es un gran desarrollo y juega un papel impresionante en la política mundial”.

Como segundo punto, la integrante de la KCK señaló que “los círculos que luchan por los derechos y las libertades de las mujeres necesitan tener continuidad en la lucha. ¿Qué es la continuidad en una lucha? Es necesario considerar la lucha por la liberación de la mujer en forma de eslabones de una cadena desde una perspectiva y un marco holísticos. En otras palabras, el hecho de que cada mujer tenga derechos y libertad depende de la consecución de todos los derechos y libertades de las mujeres a nivel universal. Pero la consecución de los derechos y la libertad de las mujeres a nivel universal dependen de la consecución de la libertad de las mujeres a nivel individual”.

“En este sentido, las luchas de las mujeres deben establecer el vínculo entre lo particular y lo universal de forma muy clara –agregó Stêrk-. Esto ha empezado a desarrollarse en los últimos años. Por ejemplo, el desarrollo de la lucha por la libertad de los kurdos, la postura de las mujeres kurdas en la Revolución de Rojava y la postura por la libertad de las mujeres inspiraron la lucha mundial por la libertad de las mujeres, tanto a nivel regional como a nivel mundial”.

Por último, Stêrk afirmó que “hoy en día, la situación de las mujeres afganas emerge como un factor que afecta directamente a la situación de las mujeres en el mundo y de las mujeres en la región. Por lo tanto, el movimiento femenino mundial debe basar la lucha en la continuidad como principio”.

FUENTE: Medya Haber / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org