September 27, 2021
De parte de ANRed
332 puntos de vista


Miembros del movimiento ‘Expropiemos Deutsche Wohnen & Co.’ protestan contra los grandes propietarios de viviendas. Omer Messinger / EFE

Desde la asamblea feminista Ni Una Menos celebraron el resultado del referéndum a favor de la expropiación de las viviendas a las grandes corporaciones inmobiliarias en Berlín, Alemania. «Desde NiUnaMenos venimos insistiendo en la crisis habitacional, causada por la especulación financiera e inmobiliaria e incrementada por la pandemia. Esa especulación se traduce en aumento de alquileres, desalojos y concentración de la propiedad.Es indignante que mientras tanto en la ciudad de Buenos Aires se aprueben proyectos de privatización del espacio público y a favor del lobby inmobiliario». Por ANRed


Bajo la consigna «Ni Una Menos Sin Vivienda» desde la organización feminista Ni Una Menos Argentina celebran el resultado del referéndum en Berlín, Alemania que votó a favor de la expropiación de las viviendas a las grandes corporaciones inmobiliarias.

Mediante un comunicado publicado en la red social Facebook expresaron «Desde NiUnaMenos venimos insistiendo en la crisis habitacional, causada por la especulación financiera e inmobiliaria e incrementada por la pandemia. Esa especulación se traduce en aumento de alquileres, desalojos y concentración de la propiedad. Es indignante que mientras tanto en la ciudad de Buenos Aires se aprueben proyectos de privatización del espacio público y a favor del lobby inmobiliario.Volvemos a decir: Ni Una Menos Sin Vivienda. Basta de especulación a costa de precarizar nuestras vidas».

Desde la mencionada organización feminista argentina han sostenido que la vulneración al derecho de acceder a una vivienda digna también es un tipo de violencia que afecta directamente a millones de mujeres y diversidades sexogenéricas. Muchas mujeres jefa de hogares, deben recurrir al endeudamiento para poder alquilar una viviendo en el mejor de los casos, aunque en otras situación se ven forzadas a alquilar una habitación conventillos, casas tomadas o recurrir a la toma de tierras para conseguir un lugar dónde vivir.

En un Manifiesto publicado en el marco del desalojo a la toma de tierras en la localidad Guernica en el 2020, desde Ni Una Menos explicaban, que la tierra no es botín de conquista de la especulación inmobiliaria y financiera.

«Un cambio de paradigma. Necesitamos la redistribución igualitaria del suelo, contra su colonización financiera. Esto significa un cambio de paradigma de la gestión territorial, transversal y democrática por el derecho a la vivienda, y apunta a la autonomía económica, vital, de mujeres, niñes, adolescentes, lesbianas, travestis, trans y no binaries. La vivienda es hoy un espacio estratégico: se reclama desde las asambleas feministas por la urbanización en las villas, en las tomas de tierras, desde las demandas de inquilinxs, de quienes viven en hoteles. Pero es también parte inseparable de la demanda de soberanía alimentaria y sanitaria. Y es a su vez parte de la demanda de transformar las formas de producción sabiendo que buena parte de los desplazamientos a las zonas urbanas son responsabilidad directa de la extensión de la frontera del agronegocio tóxico y del extractivismo que envenena. Poner la vida en el centro, decimos cuando hablamos de cuidados, es en la tierra y con la tierra».





Fuente: Anred.org