January 17, 2021
De parte de Amor Y Rabia
317 puntos de vista


por Doug Enaa Greene 

Bernie Sanders se presenta a sí mismo como un candidato pacifista. Pero ha votado a favor de casi todas las intervenciones militares estadounidenses en las últimas dos décadas. Un vistazo a su historial…

El 19 de febrero de 2019, el senador de Vermont y “socialista democrático” Bernie Sanders anunció sus planes de presentarse como candidato a la presidencia de EEUU por el Partido Demócrata. El anuncio fue recibido con aplausos de amplios sectores de la izquierda estadounidense que se identifican con su apoyo a la ampliación de los derechos laborales, Medicare para todos, la universidad gratuita y una letanía de otros temas progresistas. Esas parecen ser razones muy convincentes para respaldar la campaña de Sanders. Sin embargo, cuando se trata del imperialismo y las guerras estadounidenses, Sanders puede ofrecer una retórica ligeramente diferente a la de otros candidatos demócratas o a la de Donald Trump, pero su historial demuestra que no es una alternativa en absoluto.

CAÑONES Y MANTEQUILLA

En una entrevista reciente con el New York Times, Bernie Sanders analizaba su historial en asuntos exteriores, particularmente durante la década de 1980 mientras era alcalde de Burlington Vermont. Sanders permanece impenitente en su oposición al apoyo de EEUU a los escuadrones de la muerte derechistas en América Central, afirmando: “Hice todo lo posible para detener la política exterior estadounidense”.
La oposición de Sanders a los escuadrones de la muerte respaldados por EEUU en América Central es bienvenida. ¿Pero hizo todo lo que pudo? Durante la década de 1980, Vermont fue uno de los mayores receptores de contratos de armas del Departamento de Defensa, como la fábrica de GE (General Electric) en Burlington, que producía armas Gatling para escuadrones de la muerte. Cuando los activistas por la paz planearon bloquear la puerta de la fábrica de GE el 20 de junio de 1983, Sanders se negó a apoyarlos y los arrestó. Según Greg Guma, editor de Vermont Vanguard PressSanders Sanders “consideraba que sus electores clave son los sindicatos y los pobres. La economía del pan y la mantequilla era el marco de su análisis, lo que empujaba temas a largo plazo como la reconversión de la industria bélica al márgen de la sociedad”. Incluso durante su “período radical”, Sanders solo se opuso al militarismo excepto cuando afectaba los puestos de trabajo de trabajadores estadounidenses.
Es ese mismo razonamiento el que justifica el apoyo desde hace mucho tiempo de Sanders al avión de combate F-35, que con 1,5 billones de dólares es el programa más caro en la historia de las armas militares. Sanders no ha ocultado que quiere esa inversión en Vermont, que proporcionará al menos 1.400 puestos de trabajo y una inversión por valor de 124 millones de dólares, y ha dicho: “Mi opinión es que, dado que el maldito avión será realidad, prefiero que venga a Vermont en lugar de a Carolina del Sur. Y eso es lo que quiere la Guardia Nacional de Vermont, y eso significa cientos de puestos de trabajo en mi ciudad. De eso se trata”. El lobbyismo de Sanders ha dado sus frutos ya que logró persuadir a Lockheed Martin para que colocara un centro de investigación en Burlington y estacionase 19 F-35 en el aeropuerto de la ciudad.

AÑOS CLINTON

En 1991, Sanders fue elegido miembro de la Cámara de Representantes como independiente nominalmente. En ese momento parecía haber alguna justificación para llamarlo pacifista ya que votó en contra de los presupuestos anuales del Pentágono para la guerra y en contra de autorizar la Primera Guerra del Golfo de 1991. Sin embargo, su oposición a la guerra fue inconsistente. En 1998, Sanders votó a favor de la Iraq Liberation Act (Ley de Liberación de Irak) y otra resolución que apoyaba las medidas estadounidenses para derrocar a Saddam Hussein. Como señaló Jeffrey St. Clair para Counterpunch:

Estas medidas dieron respaldo en el Congreso al plan encubierto de la CIA para derrocar al régimen de Hussein en Bagdad, así como al endurecimiento de un régimen de sanciones económicas que puede haber matado hasta 500.000 niños iraquíes. La resolución también dio luz verde a la Operación Desert Fox, una campaña de bombardeos de cuatro días que alcanzó 100 objetivos en todo Irak. La operación contó con más de 300 incursiones de bombardeo y 350 misiles de crucero Tomahawk lanzados desde tierra, varios de ellos dirigidos al propio Saddam Hussein.

Al votar a favor de estas sanciones e intervenciones, Sanders fue cómplice directo de las muertes que causaron.

Sanders no limitó su apoyo al militarismo estadounidense simplemente a Irak. En 1996, votó a favor de la the Iran and Libya Sanctions Act (Ley de Sanciones a Irán y Libia), que “impone sanciones a las personas que exportan ciertos bienes o tecnología que mejorarían la capacidad de Irán para explorar, extraer, refinar o transportar por oleoductos recursos petroleros y para otros fines”. En 2001, votó a favor de extender la Iran and Libya Sanctions Act (Ley de Sanciones a Irán y Libia).
En 1998, votó a favor de extraditar al revolucionario negro Assata Shakur a Estados Unidos para hacer frente a la “justicia”.
Sin embargo, la acción más destacada de Sanders durante los años de Clinton fue votar a favor del bombardeo estadounidense en Kosovo en 1999. Cuando los activistas pacifistas ocuparon la oficina de Sanders en 1999 debido a su apoyo a la guerra, los mandó arrestar. El respaldo de Sanders a los ataques aéreos en Kosovo llevó a uno de sus asesores, Jeremy Brecher, a renunciar con disgusto, escribiendo: “¿Existe un límite moral para la violencia militar en la que estás dispuesto a participar o apoyar? ¿Dónde está ese límite? Y cuando se haya alcanzado ese límite, ¿qué acción tomarás?”.

De hecho, no hay límite para la cantidad de violencia que Bernie Sanders está dispuesto a apoyar.

LA GUERRA CONTRA EL TERROR

Tres días después de los ataques del 11 de septiembre, Bernie Sanders demostró que incluso los “socialistas democráticos” podían ponerse detrás de la bandera. Votó a favor de la H.R. Res. 64, una autorización para el uso de la fuerza militar que proporcionó un cheque en blanco al presidente George W. Bush para utilizar la fuerza contra los terroristas responsables. Menos de un mes después, EEUU lanzó ataques militares contra Afganistán, que a lo largo de los últimos 18 años han provocado miles de muertes y devastado el país. La Guerra contra el Terrorismo marcó el comienzo del apoyo de Sanders al presupuesto de guerra y las asignaciones al ejército en 2002, 2004, 2005, 2006, 2007 y 2008.
Cuando el gobierno de Bush se preparó para la guerra de Irak en 2003, Sanders votó en contra de autorizar el uso de la fuerza militar. Esto es algo que Sanders y sus seguidores señalan como un reflejo de su historial pacifista. Sin embargo, este es un cebo inteligente y una sustitución. Así como las tropas estadounidenses pusieron sus botas en el suelo en una guerra que mataría a cientos de miles, Sanders votó a favor de una resolución que expresara su apoyo a los militares. Si bien Sanders se ha opuesto verbalmente a la guerra de Irak por considerarla ilegal y errónea, eso no es más que palabrería hueca, ya que vota regularmente en favor de los presupuestos militares. Si la guerra es ilegal y está mal, también lo es votar a favor de su financiación.

ISRAEL

Las opiniones de Bernie Sanders sobre Israel lo ubican bien dentro del mainstream del sionismo liberal. Aunque retóricamente está a favor del juego limpio para ambos bandos, en la práctica se pone del lado de Israel. Aunque a veces deplora los excesos israelíes, finalmente apoya al régimen del Apartheid. En un discurso dedicado en gran parte a respaldar la campaña de Jesse Jackson y su posición sobre Israel, Sanders habló contra el trato de las Fuerzas Armadas de Israel a los palestinos durante la Primera Intifada y dijo que fue una “absoluta vergüenza” y que “la visión de soldados israelíes rompiendo brazos y piernas de árabes es censurable. La idea de que Israel cierre las ciudades y las encierre es inaceptable”. A pesar de ofrecer algunas críticas a Israel, estaba más preocupado por la responsabilidad palestina por la violencia resultante que por cualquier otra cosa. También enfatizó su apoyo a Israel: “Necesitas proteger al estado de Israel. Eso es algo clara y absolutamente correcto”.

El apoyo de Sanders para proteger a Israel no fue solo en términos de palabras, sino mediante votos para proporcionar miles de millones en material militar y ayuda al estado del Apartheid en 1997, 1999, 2004. Cuando Hamas ganó las elecciones palestinas en 2006, Sanders votó a favor de imponer sanciones para expulsarlos del poder. También ha votado por resoluciones a favor de las acciones militares israelíes contra el Líbano en 2006 y Gaza en 2014. En una reunión del ayuntamiento en Gaza, Sanders fue interrumpido por defender las acciones israelíes y dijo a la audiencia que “se callara”
Es cierto que Sanders ha expresado su oposición al gobierno de Benjamin Netanyahu e incluso se ha negado a asistir a un discurso del primer ministro israelí en 2015, pero esto sigue siendo simbolismo vacío. Ha dicho que el movimiento de boicot, desinversión y sanciones (boycott, divestment, and sanctions, BDS) para poner fin a la ocupación de los territorios palestinos está motivado en parte por el antisemitismo.

Si bien Bernie Sanders está dispuesto a decir que se deben respetar los derechos de los palestinos, sus acciones en defensa de sus opresores se oyen mucho más.

EL BOMBARDERO

Durante los años de Obama, Sanders mostró su continuo apoyo al imperialismo estadounidense votando a favor del presupuesto militar en 2009, 2010 y 2013. Apoyó las acciones militares de Obama contra Libia, las sanciones contra Rusia, la entrega de 1.000 millones de dólares en ayuda al gobierno ucraniano de extrema derecha en 2014, y apoyó armar a la monarquía saudí para luchar contra ISIS.
Nada en las candidaturas de Sanders a la presidencia en 2016 o 2020 indica que haya cambiado su apoyo al imperialismo estadounidense. Se ha negado a poner fin al programa de drones, pero promete usarlo “de manera muy selectiva”. Y aunque se ha negado a respaldar el golpe de Estado respaldado por Estados Unidos contra el presidente Nicolás Maduro de Venezuela, ha legitimado la narrativa de la Administración Trump de que el problema es el “autoritarismo” de Maduro y no la intervención estadounidense. Además, también ha pedido a Maduro que acepte el caballo de Troya de la “ayuda humanitaria” estadounidense y que respete a la oposición golpista. Si bien Sanders asegura que prefiere la diplomacia y recortar algunos gastos militares, enfatiza que favorece una defensa nacional fuerte.

Si bien podría haber un cambio de retórica en una administración de Sanders cuando se trata de justificar las guerras estadounidenses (tal vez pintando en drones citas de Eugene V. Debs (conocido sindicalista y uno de los fundadores de la IWW, AyR) para mostrar su buena fe socialista), el historial general de Sanders demuestra que su administración no cambiaría nada fundamental para los que sufren el imperialismo estadounidense.

AMARGA VERDAD

El historial de Bernie Sanders no es de oposición a la guerra y al imperialismo, ya que ha votado continuamente para proporcionar los fondos necesarios para hacer la guerra. Sin embargo, los votos de Sanders a favor de la financiación de la guerra a menudo son justificados por sus partidarios de izquierda, que afirman que está votando por proyectos de ley ómnibus que contiene diversos tipos de leyes que no están relacionados entre ellos. Así que la excusa es que cuando Sanders vota a favor de un proyecto de ley general que incluye los beneficios de los veteranos y el apoyo a la ocupación militar, en realidad solo apoya lo primero y no lo segundo. O que cuando Sanders vota por financiar operaciones militares, es simplemente para mostrar apoyo a las tropas y asegurarse de que estén adecuadamente financiadas.

Sin embargo, esto equivale a excusas para justificar el apoyo de Sanders a la guerra. Las excusas son que no podemos lograr cosas “ultraizquierdistas” como detener a los militares de un plumazo, sino que debemos centrarnos en lograr las reformas sociales mínimas que podamos ahora. Por lo tanto, debemos ser prácticos y centrarnos en conseguir pequeñas reformas ahora. El punto final lógico de esto es la negación tanto de un programa como de unos principios socialistas, que es precisamente la posición de Bernie Sanders.

En lo que respecta a los proyectos de ley ómnibus, Rosa Luxemburgo habló hace mucho tiempo en contra de la lógica del apoyo oportunista al presupuesto militar siempre que esté vinculado a la financiación social y la tributación directa:

Ahora bien, quien dice que deberíamos ofrecer un intercambio, ofreciendo nuestro consentimiento a la legislación militarista y arancelaria a cambio de concesiones políticas o reformas sociales, está sacrificando de esa forma los principios básicos de la lucha de clases por una ventaja momentánea, y sus acciones se basan en el oportunismo. El oportunismo, dicho sea de paso, es un juego político que se puede perder de dos maneras: no solo se pueden perder los principios, sino también el éxito práctico. La suposición de que uno puede lograr el mayor número de éxitos haciendo concesiones se basa en un completo error. Aquí, como en todos los grandes asuntos, las personas más astutas no son las más inteligentes. Bismarck le dijo una vez a un partido burgués de la oposición: “Os privareis de cualquier influencia práctica si siempre y de manera general decís que no…”. Nosotros, que nos oponemos a todo el orden actual, vemos las cosas de manera muy diferente. En nuestro no, en nuestra actitud intransigente, reside toda nuestra fuerza. Es esta actitud la que genera el miedo y el respeto de nuestros enemigos y la confianza y el apoyo de la gente.

En otras palabras, una posición socialista de principios es votar no sin excepción contra todos y cada uno de los fondos destinados a los militares.

Algunos izquierdistas están dispuestos a reconocer el pro-imperialismo de Sanders, pero siguen diciendo que es necesario participar en su campaña para llegar a las masas atraídas por su mensaje. Después de todo, se nos dice que la política consiste en â€œensuciarnos las manos” y practicar el “arte de lo posible”. De alguna manera, se nos dice, hacer este tipo de compromisos apoyando a Bernie Sanders y suavizando nuestras críticas a su imperialismo permitirá a los izquierdistas avanzar en su propia agenda. Sin embargo, el resultado final inevitable de este apoyo es la minimización de cualquier crítica al imperialismo y favorece “tener paciencia” y “ser realista” mientras se favorecen las ilusiones en Bernie Sanders. Al final, el apoyo a las reformas internas de Bernie Sanders se vuelve más importante que oponerse al imperialismo.

En última instancia, si nos tomamos en serio la idea de dar vida al eslogan “¡trabajadores del mundo, uníos!” entonces debemos estar siempre y en todas partes con los oprimidos contra los opresores. Y para los socialistas estadounidenses, eso significa una oposición resuelta e intransigente frente a nuestro propio gobierno, el mayor generador de violencia del mundo. Y en esa lucha, no podemos tener ninguna fe en Bernie Sanders porque su historial deja muy claro que no está de nuestro lado.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com