June 24, 2022
De parte de ANRed
155 puntos de vista

Captura de 芦No est谩n solos禄 del sitio https://memoriaenterritorio.com.ar/noestansolos/

A 20 a帽os del emblem谩tico hecho represivo, la Fundaci贸n Rosa Luxemburgo reconstruye la Masacre de Avellaneda y el legado de Dar铆o Santill谩n y Maximiliano Kosteki. La producci贸n multimedial es en el marco del proyecto 芦Memoria en territorio禄 y con fotos intervenidas, testimonios, videos y audios recuerda los hechos hechos represivos del 26 de junio de 2002, cuando bajo las 贸rdenes del ex presidente Eduardo Duhalde, la pol铆c铆a asesin贸 a los j贸venes militantes piqueteros, adem谩s de herir con balas de plomo a otras personas. 芦San Dar铆o del And茅n. Maxi, el 谩ngel piquetero. J贸venes del conurbano, de la misma generaci贸n, con recorridos distintos, pero, a la vez, tan parecidos, tan hartos de su presente de miseria, de un sistema violento y autoritario. Esa misma historia es la de ellos y es la historia que nos hace. Y son ellos los que nos hacen y, tambi茅n, lo que de ellos nos deshace. Y desde el dolor, nos aferramos a nuestras estampitas. O, como dice Schmucler, nos reconocemos en la muerte para hacer posible la vida. Nuestro And茅n del Plebeyo Piquete. Nuestro Puente Pueyrred贸n con fuego禄, invita el sitio. Por ANRed.


A poco de cumplirse el 20掳 aniversario de la conocida como Masacre de Avellaneda, la reconstrucci贸n de la Fundaci贸n Rosa Luxemburgo puede verse en el sitio memoriaenterritorio.com.ar/noestansolos, que nos propone un recorrido multimedial por la reconstrucci贸n de la salvaje represi贸n ordenada por el ex presidente Eduardo Duhalde el 26 de junio de 2002, en la cual fueron asesinados por disparos policiales los j贸venes militantes piqueteros Dar铆o Santill谩n y Maximiliano Kosteki, y en la que varios y varias manifestantes tambi茅n terminaron heridas con balas de plomo.

芦El 26 de junio de 2002, distintas organizaciones piqueteras y sindicales de Buenos Aires se movilizaron hacia Capital Federal en una jornada de lucha unificada. En tiempos signados por el hambre y la desocupaci贸n masiva, y todav铆a al calor del levantamiento popular de diciembre de 2001. Desde arriba y desde los escritorios, nada cambiaba para bien en Argentina禄, comienza el relato.

Y contin煤a: 芦el presidente Eduardo Duhalde estaba muy preocupado por restablecer el orden y acordar con el Fondo Monetario Internacional. Los pol铆ticos se aferraban a sus sillones mientras todav铆a tronaba el grito popular pidiendo 鈥榪ue se vayan todos鈥. La organizaci贸n del malestar crec铆a en todos los rincones del pa铆s y el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) An铆bal Ver贸n era una expresi贸n de ese contexto: heredando las luchas piqueteras de la Patagonia, nombr谩ndose como el trabajador salte帽o asesinado en la ruta y tejiendo formas nuevas y prefigurativas de hacer pol铆tica禄.

En esos a帽os, cambiar el mundo empezaba en los barrios, en asambleas y en preguntas sobre nuevas formas de organizaci贸n: mandar obedeciendo, horizontalidad, democracia de base, eran todas ideas que reg铆an la organizaci贸n social. Desde abajo y desde las calles, mucho cambiaba para bien en Argentina禄, recuerda la reconstrucci贸n.

芦San Dar铆o del And茅n. Maxi, el 谩ngel piquetero. J贸venes del conurbano, de la misma generaci贸n, con recorridos distintos, pero, a la vez, tan parecidos, tan hartos de su presente de miseria, de un sistema violento y autoritario. Tan pensantes de las injusticias, sensibles a los dolores propios y ajenos. Tan llenos de historia. Esa misma historia es la de ellos y es la historia que nos hace. Y son ellos los que nos hacen y, tambi茅n, lo que de ellos nos deshace. Y desde el dolor, nos aferramos a nuestras estampitas. O, como dice Schmucler, nos reconocemos en la muerte para hacer posible la vida. Nuestro And茅n del Plebeyo Piquete. Nuestro Puente Pueyrred贸n con fuego禄, invita el sitio.





Fuente: Anred.org