October 20, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
348 puntos de vista


Ha pasado un a帽o desde que las fuerzas turcas y sus milicias aliadas del Ej茅rcito Nacional Sirio (ENS) atacaron Serekaniye y Tel Abyad, en el norte de Siria. Si bien los grupos de derechos humanos y las organizaciones internacionales han condenado los abusos generalizados que resultaron de la invasi贸n, la situaci贸n humanitaria no ha mejorado. Turqu铆a viola regularmente el acuerdo de alto el fuego del 17 de octubre, acordado entre Ankara y Washington, y las milicias del ENS en las 谩reas ocupadas contin煤an saqueando, torturando y secuestrando con impunidad.

Incluso las atrocidades que atrajeron la mayor atenci贸n y la condena internacional han quedado impunes. El 12 de octubre de 2019, Hevrin Khalaf, secretaria general del Partido del Futuro de Siria, fue sacada de su veh铆culo blindado, golpeada y asesinada a tiros por miembros del grupo Ahrar Al Sharqiya, respaldado por Turqu铆a, junto con su conductor y otros civiles hechos prisioneros.

Las ejecuciones fueron filmadas y transmitidas al mundo. Los medios turcos se refirieron al asesinato de Khalaf como una 鈥渙peraci贸n exitosa鈥. Grupos de derechos humanos y organizaciones internacionales lo calificaron como un crimen de guerra.

El incidente se convirti贸 en un s铆mbolo de lo lejos que se encuentra la oposici贸n siria de sus objetivos de 2011, y de la persecuci贸n que enfrentan los civiles bajo la ocupaci贸n turca. Un a帽o despu茅s, la reacci贸n internacional parece mostrar cu谩n poca responsabilidad pueden esperar las v铆ctimas de los cr铆menes turcos y del ENS.

El Representante Especial de Estados Unidos para Siria, James Jeffrey, bloque贸 los esfuerzos para condenar formalmente el incidente cuando sucedi贸, lo que gener贸 preguntas sobre por qu茅 un gobierno extranjero interferir铆a en una atrocidad que la comunidad internacional hab铆a visto en video.

Hoy, tanto el gobierno de Estados Unidos como las Naciones Unidas (ONU) parecen estar de acuerdo en que solo un individuo fuera juzgado localmente por el crimen. Un portavoz del Departamento de Estado dijo a Al Monitor, en mayo pasado, que estaban 鈥渁l tanto de un individuo perteneciente a Ahrar Al Sharqiya procesado hasta la fecha por matar a civiles desarmados durante la Operaci贸n Primavera de Paz鈥.

En septiembre, la Comisi贸n de Investigaci贸n de la ONU sobre Siria se帽al贸 que 鈥渦n miembro de la Brigada 123 (Ahrar Al Sharqiya) fue sentenciado por un tribunal militar del 鈥楪obierno Interino Sirio鈥 por el asesinato deliberado de Hevrin Khalaf y otros鈥.

Otras personas involucradas en el asesinato todav铆a est谩n pr贸fugas, lo que sugiere que el juicio probablemente fue una simple palmada en la espalda para que el grupo pudiera evadir la presi贸n internacional. Las publicaciones de Facebook muestran que Hareth Rabath, el camar贸grafo de Ahrar Al Sharqiya que film贸 la ejecuci贸n de los cautivos kurdos, viaja libremente entre las 谩reas de Siria, controladas por Ankara, y la propia Turqu铆a. En el aniversario de los asesinatos, fue visto comprando en un centro comercial en la ciudad turca de Sanliurfa.

Si un caso de tan alto perfil se ha enfrentado con una acci贸n internacional limitada y esfuerzos locales m铆nimos para la rendici贸n de cuentas, es dif铆cil creer que los perpetradores de los abusos casi diarios que tienen lugar en las 谩reas ocupadas por Turqu铆a, sin la atenci贸n de los medios de comunicaci贸n global, alguna vez ser谩n llevados a la justicia en el terreno.

La mayor铆a de los delitos contra civiles en Serekaniye, Tel Abyad y Afrin, regiones ocupadas por Turqu铆a, no se publicitan fuera de los medios de comunicaci贸n locales y los observadores de derechos humanos locales. Muchos de los delitos nunca son denunciados, ya que las v铆ctimas temen represalias por hablar. La poca atenci贸n internacional que se presta a estas violaciones rara vez conduce a la rendici贸n de cuentas.

En solo un ejemplo, el patr贸n generalizado de secuestros y desapariciones en las 谩reas ocupadas, que ocurren a un ritmo de decenas por mes, fue pr谩cticamente ignorado fuera de los c铆rculos kurdos hasta la ubicaci贸n de varias detenidas que hab铆an estado desaparecidas durante casi dos a帽os, y fue revelado en un video. La prueba visual de que tales incidentes ocurrieron, no condujo a un cambio de comportamiento: solo una de las detenidas que se ve en el video ha sido liberada, mientras que los secuestros contin煤an hasta el d铆a de hoy.

Este patr贸n de impunidad sienta un precedente inquietante para las v铆ctimas de cr铆menes pasados 鈥嬧媦 en curso en las regiones ocupadas. Tambi茅n plantea preguntas sobre la seriedad de la comunidad internacional en cuanto a responsabilizar a Turqu铆a y al ENS, una consideraci贸n importante dada la creciente importancia de los juicios internacionales cuando la justicia local ha fallado a las v铆ctimas sirias.

Los juicios por las atrocidades cometidas por ISIS y el r茅gimen sirio, que est谩n comenzando a tener lugar en Europa, muestran que cuando los estados toman medidas, pueden responsabilizar a los criminales de guerra cuando ning煤n otro actor lo har谩. Si incluso se les niega esta opci贸n a los civiles en el norte de Siria, es poco probable que alguna vez reciban justicia.

El deseo de apaciguar a Turqu铆a o las ilusiones sobre los objetivos actuales de los grupos armados de oposici贸n, no deben impedir que la comunidad internacional responda a una crisis humanitaria y ponga fin a la impunidad por las atrocidades cometidas. Desafortunadamente, si el a帽o transcurrido desde la Operaci贸n Fuente de Paz es un ejemplo, parece que estos c谩lculos pol铆ticos han superado a la justicia, traicionando a la gente de Serekaniye, Tel Abyad y Afrin una vez m谩s.

FUENTE: Meghan Bodette / North Press Agency / Traducci贸n y edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org