August 5, 2022
De parte de Indymedia Argentina
216 puntos de vista

Eso le dijeron a un militar que buscaba a su hija desparecida. Este miércoles se llevó adelante la quinta audiencia del juicio Circuito ABO V Declararon por primera vez familiares de Iris Nelida Garcia Soler y Enrique Bustamante, cuya desaparición recién fue denunciada en 2010 aunque sucedió en 1977. Iris,“La Lobita”, que ese momento estaba embarazada. Los dos fueron llevados al Atlético. Iris tuvo a José en la ESMA. Es el nieto recuperado 122. Tanto Bustamante como García Soler permanecen desaparecidos.

La foto de Iris García Soler, la Lobita, exhibida por su hermano Guillermo, quien dio testimonio por primera vez.

Redacción: Alejandro Volkind (Radio Presente)/Camila Cataneo (La Retaguardia). Edición: Fernando Tebele. Fotos: Transmisión conjunta de Radio Presente y La Retaguardia.

El 27 de enero de 1977 desaparecieron a Enrique Bustamante, más conocido como El Lobo, y el 28 de mayo de 1977 a Iris,“La Lobita”, quien en ese momento estaba embarazada. Los dos fueron llevados a El Atlético. Iris tuvo a José en la ESMA. Es el nieto recuperado 122. Tanto Bustamante como García Soler permanecen desaparecidos.

La audiencia arrancó con problemas técnicos. El primer testigo, Guillermo García, no pudo hablar cuando era su turno. Para agilizar la jornada fue llamado Ricardo Bustamante, primo hermano de Enrique.

Ricardo tenía 12 años cuando secuestraron a su primo. Contó que él estuvo días antes en su casa y le comentó que estaba buscando irse. Ricardo siempre pensó o quiso imaginarse que había logrado escaparse, no que había sido secuestrado.

Ya de grande, Ricardo comenzó a buscar la historia de su primo. En 2010, cuando confirmaron que Enrique había sido secuestrado, su padre hizo la denuncia. “Lo que más recuerdo de él era su voz potente, de radio. De chico decían que nos parecíamos mucho, creían que éramos hermanos”, declaró Ricardo, primo de Enrique.
Años más tarde, en 2017, Abuelas anunció el hallazgo de José, el hijo de Iris y Enrique, quien recuperó su identidad recién entonces.

“No la busque más”

Al finalizar el testimonio de Ricardo, volvió a ingresar Guillermo García, quien contó que su padre era militar y buscó a Iris. Cuando desapareció, les preguntó a sus compañeros si sabían dónde estaba. Llegó a conversar con Albano Harguindeguy (ministro de interior de la primera etapa dictatorial) y con el Coronel Morelli, integrante de la Policía Federal, quien le dijo: “no la busqué más”. El padre de Iris estuvo en contacto luego con organismos de DDHH y presentó la denuncia.

Además, Guillermo relató que cuando murió la mamá encontraron una carta que le escribió Iris el 19 de enero de 1977. En ella le contaba que estaba embarazada. La madre nunca la mostró.También habló con un sobreviviente que estuvo con Iris en ESMA. Iris le dio objetos de aseo de su hijo. José los tiene nuevamente en su poder gracias a ese sobreviviente. Entre las personas secuestradas que vieron a García Soler en la ESMA está Nilda Orazi, quien lo narró así en la Megacausa: “Llegué a la ESMA proveniente del CCD Club Atlético a fines de mayo o principios de junio del año 1977, siendo trasladada a esa dependencia junto a una chica apodada ‘la Lobita’ que cursaba un embarazo avanzado. Se llamaba Iris Nélida García. Supongo que después de dar a luz la llevaron de nuevo al Club Atlético pues su marido ‘el Lobo’ seguía allí”. También la vio en la ESMA y la mencionó en sus testimonios Sara Solarz de Osatinsky, entre otras secuestradas que sobrevivieron al genocidio.

“Para nosotros fue una época terrible. Mi padre era militar. Creo que borré muchas cosas de esa época”, contó Guillermo y recordó que Iris era “muy solidaria, iba a las villas a colaborar, a dar apoyo”.

El primo de Enrique Bustamante responde las preguntas del fiscal general Alejandro Alagia.

“Justicia por los 30 mil desaparecidos”

Finalmente habló Nilda Sara Bustamante, prima hermana de Enrique, quien declaró que sabía que su primo militaba en las villas y que era defensor de los Derechos Humanos. “Él venía a vernos para cuidarnos, a mi mamá y a mí. Yo tenía 20 años. Enrique tenía 25 o 26 años cuando desapareció. Una persona maravillosa. La última vez que lo vi fue en el 76. A él lo perseguían. Pero no me contaba para no involucrarme”, aseguró Nilda en plena audiencia. Además dijo: “Después el dolor, que es lo único que tengo. Nunca pude ir a la ESMA, ni leer el Nunca Más. Después de muchos años pude saber que desapareció con su pareja, pero él no me había dicho que estaba en pareja. Ahí me dijeron que ella estaba embarazada. Yo pido justicia por los 30 mil desaparecidos, por esas mujeres a las que les robaron sus hijos. Cárcel común”.

Al concluir la quinta audiencia del juicio ABO 5, se sumó a la transmisión conjunta de La Retaguardia y Radio Presente, Ana María Careaga, sobreviviente de El Atlético, quien conoció a Enrique en el centro clandestino. Careaga contó que “los secuestros de Enrique e Iris fue más difícil rastrearlos porque no había denuncias. Costó ubicar a Iris por sus diferentes apodos”, ya que le decía Tita y también Lobita por ser la compañera de Bustamante.

“Cuando yo llegué al Atlético, ella ya había sido trasladada a la ESMA”, aseguró. A las mujeres embarazadas se las llevaban a la ESMA a los 7 meses para que parieran ahí. Ana María dijo durante la transmisión conjunta de Radio Presente y La Retaguardia, que durante su cautiverio, luego de una sesión de torturas, le dieron el vestido de Iris, porque ella también estaba embarazada. En El Atlético, Enrique le pidió acariciar la panza: “Me dijo que era muy parecida a su compañera. Yo estuve siempre tabicada, con los ojos vendados”, señaló la sobreviviente. Su testimonio en los primeros tres tramos del juicio está incorporado en esta quinta parte, por lo que no será llamada a declarar.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2022/08/no-la-busque-mas.html




Fuente: Argentina.indymedia.org