January 16, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
243 puntos de vista


Corría el año 2008, justo antes de la crisis, mi padre había fallecido justo el año anterior. El pintoresco kiosco/bodega iba de “categoría”. De hecho, en estos cinco años no había tenido ni un día libre de descanso; trabajaba de lunes a domingo. Me lo cuentas ahora y no me lo creo.

Un día me entran dos vendedores muy “profesionales”, a uno de ellos lo conocía del barrio de vista. Por lo visto me pillaron de buenas, de superpardilla. La cagué. Me quedé con una super máquina de auto recargas de móvil en la que el cliente solo tenía que marcar su número, meter la pasta y ya tenía el móvil recargado. Era de una empresa que se llamaba o llama G.M.Vending: se dedican a hacerle a la peña la vida más “agradable” mediante maquinitas de todo tipo: dispensador de condones, librillos de fumar, de sándwiches de mortadela, de bebidas refrescantes, etc. Tienen un surtido que lo flipas. Pues yo “solo” piqué con la maquinita de recargas. ¡Buff, menos mal! Me dieron todas las facilidades de pago, me pidieron un aval -por supuesto me negué- pero al final me la financió el “súper banco amigo” BBVA sin aval ni nada, sin desplazarme a ningún lado. Una firmita y au. Solo tenía que pagar 78 pavos al mes durante 5 años (como casi lo que cuesta un coche). Me dijeron que era un renting y que al terminar de pagarla sería mía.

Bueno, estuve pagando religiosamente hasta el año 2012 (4 años). En el 2013 cerré la “paraeta” y quise devolver la máquina. Misión imposible. La sigo teniendo en un armario del balcón de casa de mi madre. Fui al BBVA para llegar a un acuerdo. Me dijeron que no constaba como morosa, pero hasta día de hoy recibo llamadas de todo tipo de superagentes de todas las nacionalidades, contestadores automáticos, agentes super guais, maleducados… De todo tipo. La solución que veo es cambiar de móvil, pero no me da la gana.

Aún tuve suerte, era la época de las preferentes, de los sellos del Fórum Filatélico, hipotecas por las nubes… Vamos, te agachabas y te la clavaban por todos lados.




Fuente: Grupotortuga.com