November 18, 2021
De parte de Federaci贸n Anarquistas Gran Canaria
288 puntos de vista


El pasado 6 de noviembre se celebr贸 junto al Museo Elder de Las Palmas una concentraci贸n antifascista que reuni贸 a unas 300 personas. El acto fue convocado como respuesta a un discurso del l铆der del partido fascista Vox que clausuraba unas jornadas racistas celebradas en el Hotel AC y organizadas por el ECR (una coalici贸n europea de partidos de ultraderecha) en las que se vinculaba migraci贸n con terrorismo e inseguridad.
Para dicho acto, Vox moviliz贸 una enorme cantidad de recursos humanos y econ贸micos: no s贸lo trajo a las primeras espadas del partido (Ortega-Smith, Buxad茅, De Meer o el propio Abascal), a europarlamentarios y a su s茅quito de guardaespaldas y empleados, sino que moviliz贸 a toda la militancia que el partido tiene en Lanzarote y Fuerteventura. Adem谩s, con ellos vinieron boneheads de Madrid y Burgos, a quienes se les incaut贸 pu帽os americanos, dagas y navajas. A pesar los recursos gastados en el desembarco, la tercera fuerza parlamentaria no logr贸 llenar una de las plazas m谩s peque帽as de Las Palmas de Gran Canaria. Sin toda esa procesi贸n, no habr铆an reunido a m谩s de 150 personas de la isla.
Este estrepitoso fracaso contrasta con la concentraci贸n que organiz贸 la Federaci贸n Anarquista de Gran Canaria con s贸lo 5 d铆as de antelaci贸n. A pesar de la inacci贸n los llamados colectivos sociales, o incluso de los intentos de alguno de ellos de promover la desmovilizaci贸n, el trabajo tenaz de las anarquistas grancanarias logr贸 empapelar la ciudad en muy pocos d铆as, movilizar a afines y reunir a unas 300 personas dispuestas a poner sus cuerpos para parar el fascismo y gritar que Canarias es tierra de acogida y que ning煤n ser humano es ilegal.

Desde las 9:00 de la ma帽ana, compa帽eras se desplazaron a los alrededores de Santa Catalina para vigilar los movimientos de los fascistas, repartir flyers y analizar el dispositivo policial que poco a poco se estaba montando. Esto sirvi贸 para asegurar que la gente que iba llegando se reuniese en un punto seguro. Sobre las 11, una hora antes de la concentraci贸n, el mando policial se reuni贸 con nuestra comisi贸n negociadora. Les expusimos nuestra postura: vamos a llevar a cabo una protesta leg铆tima contra el fascismo, no queremos cargas, no queremos detenidos, no queremos m谩rtires, si hay violencia la responsabilidad ser谩 exclusivamente de las propias autoridades. Sin m谩s impedimentos, nos concentramos tal y como ten铆amos previsto.
A las 12 empez贸 a reunirse much铆sima gente y fuimos conscientes del poder que hab铆an tenido los carteles, el boca a boca y los mismos flayers: migrantes que estaban esa ma帽ana en la zona, se帽oras mayores que combatieron al franquismo, militantes independentistas, parejas LGTBIQ y mucha gente joven se unieron sin pensarlo a nuestra convocatoria. Las provocaciones fascistas fueron respondidas y silenciadas. Cuando un personaje como Javier Negre, vocero y mercenario de la extremaderecha, se acerc贸 para intentar desencadenar un incidente, lo 煤nico que se llev贸 fue una pieza de fruta de recuerdo. La enorme afluencia calde贸 los 谩nimos y los c谩nticos espont谩neos se sucedieron: 鈥淒e aqu铆 o de afuera la misma clase obrera鈥, 鈥淐anarias ser谩 la tumba del fascismo鈥 o 鈥済ofio, cultura y al facha mano dura鈥.

A las 13:30 una compa帽era de la FAGC ley贸 el manifiesto que hab铆amos preparado para concluir el acto y se desconvoc贸 la manifestaci贸n. Ya todos los fascistas de traje y corbata se hab铆an disuelto. Fuimos las primeras en llegar al acto y las 煤ltimas en irnos. Los fascistas, por el contrario, se vieron obligados a empezar su evento con 15 minutos de retraso y a acabarlo 15 minutos antes de lo anunciado. Fue entonces cuando se detect贸 la presencia de  peque帽os grupos neonazis de la pen铆nsula a los que se les hab铆a requisado armas blancas, pu帽os americanos y que contaban incluso con una fotograf铆a de un destacado militante de nuestra organizaci贸n. Al momento se implement贸 el dispositivo de seguridad original para que nadie se fuera sola y se protegi贸 al compa帽ero se帽alado hasta que llegamos a los puntos de seguridad.

Nos marchamos con la tranquilidad de que ninguna persona corri贸 el m铆nimo riesgo de sufrir una agresi贸n fascista y no hubo cargas policiales ni detenciones.
Una vez llegadas a casa, comenz贸 la batalla por el relato. Vox hab铆a publicado en Twitter una foto sacada dos horas antes de que comenzase la concentraci贸n dando a entender que 茅ramos muy pocas. Por suerte, el fascismo se basa en la mentira pero tambi茅n en la ignorancia, y sus propios medios desmontaron el bulo. S贸lo hizo falta utilizar las fotograf铆as que los mismos fascistas hab铆an hecho circular y los directos de sus medios afines para desmontar cu谩ntas 茅ramos realmente. Entendimos entonces que les hab铆amos hecho un da帽o irreparable. No existe otra explicaci贸n para que su cuenta oficial nos se帽alara y nos lanzara una legi贸n de bots dedicados a reportar nuestra cuenta y a petarnos las notificaciones. Incluso altos cargos de Vox Las Palmas tuiteaban desde el fango. Nuestro equipo de comunicaci贸n y muchas militantes dedicaron el fin de semana a desarticular la estrategia de los fascistas. Sin embargo, hemos de admitir que gracias a la burda manipulaci贸n de Vox ha aumentado nuestra visibilidad, hemos conseguido sumar muchos apoyos para futuras movilizaciones y el inter茅s por el trabajo militante de la FAGC ha crecido considerablemente.
En definitiva, podemos concluir que el s谩bado 6 de noviembre el antifascismo canario uni贸 sus fuerzas para mostrar su rechazo al discurso de odio e intolerancia de los fascistas. Esto no habr铆a sido posible sin la r谩pida acci贸n coordinada de las anarquistas, quienes a contrarreloj y a pesar de los obst谩culos que encontramos, logramos realizar una convocatoria eficaz y segura para todas las participantes. Todo este trabajo se vio reforzado por el pinchazo hist贸rico del acto de los fascistas, que congregaron a menos residentes grancanarias que nosotras, a pesar de la abismal diferencia de recursos. Esto es s贸lo el germen de un renacer del antifascismo canario. Ahora nos queda mucho trabajo por delante para reforzar un tejido social solidario, que no permita que el mensaje de odio cale en nuestros barrios y municipios y para seguir se帽alando y combatiendo a quienes ponen en peligro nuestra propia supervivencia. No pasar谩n.



on Twitter


on Facebook




Fuente: Anarquistasgc.noblogs.org